Inicio Lanzamientos A-Z DEF LEPPARD – Songs From The Sparkle Lounge

DEF LEPPARD – Songs From The Sparkle Lounge

0

Por fin tenemos aquí el esperado nuevo disco de los británicos DEF LEPPARD, la continuación de su interesante trabajo de versiones, “Yeah!” de 2006, y sobre todo el primero en estudio desde el irregular “X” de 2002. De todos modos, esto no deja de ser palabrería barata y papel mojado cuando lo único realmente interesante para empezar a hablar del nuevo trabajo es que por fin nos encontramos con un disco 100% LEPPARD, tras varios años navegando por terrenos peligrosos y editando discos por debajo de la categoría y leyenda de la banda desde “Adrenalize” y “Retroactive” en la primera mitad de los 90. Después de escucharlo varias veces, confirmo las buenas expectativas que todos teníamos leyendo declaraciones, entrevistas y demás, e incluso escuchando el sonido de “Yeah!”, aunque fuera de versiones. Y es que “Songs from the sparkle lounge” es el disco que debería haber seguido a “Adrenalize”, y así que nunca hubiera existido el infame “Slang” que torció negativamente, ¡y de qué manera!, la carrera entonces imparable de la banda. Está claro que desde ese momento no han vuelto a ser los mismos que nos maravillaron con joyas como “Hysteria” o el propio “Adrenalize”, por mucho que ya no tuvieran la garra y fuerza NWOBHM de “High’ n’dry” o “Pyromania”. Y es que, pese a haber mantenido el status y hayan seguido funcionando muy bien especialmente en Estados Unidos, y habernos dejado algún trabajo aceptable como “Euphoria” de 1999, hacía muchos, muchísimos años que los fans esperábamos a los DEF LEPPARD hardroqueros, comerciales en el buen sentido, y guitarreros que afortunadamente sí encontramos aquí.

Después de disipar los temores iniciales, y ya relajados sabiendo que esta vez sí nos disponemos a escuchar un disco 100% LEPPARD, que no deja de ser la mejor noticia o frase sobre “Song from the sparkle lounge”, vamos a desgranar un poco el trabajo. Lo primero es decir que el título (y los temas en sí) viene de una pequeña sala/habitación que tenían en la gira en la que se relajaban antes y después de los conciertos y dónde iban componiendo las canciones que al final componen el disco. Por ello, al menos según comentan ellos mismos, tienen ese toque directo, roquero, fresco y de temas de DEF LEPPARD porque surgieron metidos en el ambiente de gira, conciertos, temas clásicos de la banda y demás. Musicalmente ya digo que no hay sorpresas, y de nuevo encontramos esas melodías pegadizas, los coros y estribillos marca de la casa, unas guitarras excelentes (aunque no dejemos de echar de menos algunos en algún momento la fuerza de los primeros tiempos), para un disco que sin duda en otra época, sin llegar a la maestría de otros álbumes, hubiera sido multiplatino de haber salido antes de “Slang”.

La producción es otro detalle excelente, a medias entre la mano propia y el productor/ingeniero habitual del grupo en los últimos años, Ronan McHugh, y de mucho nivel, propia de una banda tan grande. El disco suena de maravilla, con un brillo y fuerza especial en las guitarras, muy potente en la batería secuenciada de Rick Allen, y con un Joe Elliot cantando realmente bien, con ese punto entre potente y suave tan único, y no me olvido de Rick Savage, el otro fundador de la banda, que marca una base muy sólida con su bajo, aunque ya digo que vuelven a mandar las guitarras de un Vivian Campbell y sobre todo un Phil Collen de nuevo destacando como antaño.

Otro detalle de gran nivel es la presentación, de lujo. De todos modos, hay que decir que el disco se presenta en dos formatos: En la normal nos encontramos con la portada que muchos habéis visto, a modo de teatro con el biombo abierto y viendo entre el público tanto imágenes de los miembros de la formación de todas las épocas, actuales y clásicas, como otras de iconos/personajes históricos como Marilyn Monroe o la Mona Lisa, y algunos más anónimos anónimos, a modo de “bienvenidos al show, con ustedes de nuevo DEF LEPPARD“. Después hay una edición especial, que es la que tengo delante, en exquisito formato disco libro, con portada más sobria y elegante (aunque con el lógo clásico en primer plano, eso sí), y un DVD extra, “Behind the curtain”, con un documental de unos 20 minutos con la banda hablando de los temas, de la composición/grabación del disco, imágenes del videoclip del primer single, y una parte final haciendo retrospectiva de la carrera del grupo y con esas imágenes que a todos nos ponen los pelos de punta, tanto de la época más gloriosa, con esos escenarios de caerse de culo de la gira del “Hysteria” y “Adrenalyze”, y algunas más antiguas. También encontramos una parte más concreta de cada canción explicada por el músico o músico que los han compuesto… aunque una vez más todo sin subtítulos, lástima.

Vamos ya a los temas y, como en todo disco que se precie y que realmente merezca la pena, os comento uno por uno. Lo primero es decir que nos encontramos ante un trabajo de vieja escuela en el sentido de tener 11 temas, todos más o menos interesantes, y quitando esas dos o tres canciones de relleno que casi siempre tienen los discos que pasan de los 45/50 minutos normales. Sin intros ni nada parecido, bienvenidos al show, como decía y “vamos al lío”:

  • La primera piedra de toque del disco descoloca, y es que posiblemente hayan comenzado con el peor corte de todos, porque “Go” peca de moderno y facilón, y quizás es el tema que menos tiene que ver con la generalidad del disco. Es un tema muy moderno y extraño, el garbanzo negro del disco como digo, y totalmente prescindible aparte del estribillo y la voz de Elliot (cuando no está tratada).

  • Tras el susto inicial viene el primer single y un tema más roquero llamado “Nine lives” en el que han contado con la colaboración de la estrella del country Tim McGraw (imagino que muy conocido en Estados Unidos porque en Europa…). De todos modos, ya sí encontramos la tónica del disco, con un riff inicial muy atractivo y pegadizo dando forma a un tema comercial pero con gancho y que no desentonaría en absoluto en “Euphoria” o incluso en “Adrenalize”. Es el tema del que han grabado el primer vídeoclip y como curiosidad decir que lo ponen en las previas y descansos de la NBA en las cadenas norteamericanas (al menos yo ya lo he visto varias veces).

  • Con “C’mon, c’mon” se disipan todas las dudas al escuchar el coro inicial a varias voces típico LEPPARD al 100%, en un tema a lo “Let’s get rocked” aunque no tan potente. La guitarra de base es cojonuda y es un clásico absolutamente LEPPARD, recuperando lo que tantos echábamos de menos. Está basada en riffs de guitarra, batería y la reconocible voz de Joe, como nunca debieron dejar de hacer los temas de la banda.

  • “Love” es una bonita balada/medio tiempo, que empieza muy suave, sólo con voz y acústica, y avanzando con ese tufillo clásico a QUEEN que siempre tienen las composiciones de Rick Savage. Coge algo más de ritmo a mitad del tema y sólo final a contrapunto con la batería es espectacular. Es un tema FM’s total que hace años hubiera reventado listas con su correspondiente videoclip de la época.

  • Seguimos con los mejores temas de la mano de “Tomorrow”, en este caso de Phil Collen, un excelente corte de pop/rock con ese algo que tiene la banda que encandila con las melodías de lujo y estribillo. Tiene también cierto deje a U2 mezclado con los LEPPARD de siempre dando forma a otro potencial hit single, muy melódico y comercial pero que engancha “a saco”. Y guitarra de Collen de 10, por cierto.

  • En el siguiente corte, “Cruise control”, nos acercamos a un toque más actual y experimental, aunque no tanto como en el primer tema, y contando con buenas guitarras y ritmo. Al final no deja de ser un buen tema roquero, con bajo más presente y ese cierto filtro más actual que digo.

  • “Hallucinate” es de las que convencen al instante, con un riff heavy para comenzar y ese regustillo añejo a “Hysteria” y “Pyromania” que tanto necesitábamos. Un corte pegadizo, “bailón”, hardroquero y de nuevo muy LEPPARD.

  • “Only the good die young” es un medio tiempo en el comienzo aunque pronto se convierte en un sencillo tema roquero acorde con la personalidad en los últimos años de Vivian Campbell, menos dura digamos. Un tema agradable al oído pero que junto al primero me parece de lo más anodino del disco… aunque en este caso no es moderno sino algo popero y simplote, y quizás más setentero.

  • El buen tono se vuelve a recuperar con “Bad actress”, más movida y hardroquera, en un tema totalmente para directo, muy roquera y rápida y con las guitarras potentes en primera línea. No sé, me recuerda un poco al “Make love like a man” pero más guitarrera y movida.

  • “Come undone” es otro tema roquero pero más suave, aunque con guitarras potentes y rítmicas dándole fuerza al tema.

  • El disco se cierra con “Gotta let it go”, de nuevo un tanto más actual y con probaturas pero no suena mal. También un tanto a medio tiempo aunque tampoco es de las que más me ha convencido del disco personalmente.

Y hasta aquí la crítica de un trabajo que no pasa de los 45 minutos pero que afortunadamente te deja con ganas de más, como ocurre con los buenos discos. Para cerrar esta vez no me pongo rimbombante ni os cuento nada que no haya dicho hasta ahora, simplemente remarcar que DEF LEPPARD vuelve a sonar a ellos y esta es la mejor noticia para “Songs from the sparkle lounge”. Quizás no sea el mejor disco de la banda, pero al menos hemos recuperado a los LEPPARD de siempre, que no es poco.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Track list de la edición normal:

  1. Go 03:20
  2. Nine Lives 03:22
  3. C’mon C’mon 04:04
  4. Love 04:17
  5. Tomorrow 03:35
  6. Cruise Control 03:03
  7. Hallucinate 03:16
  8. Only the Good Die Young 03:33
  9. Bad Actress 03:03
  10. Come Undone 03:33
  11. Gotta Let Go 03:55