Inicio Conciertos Crónica Concierto HARDCORE SUPERSTAR + CRASHDIET – Madrid

HARDCORE SUPERSTAR + CRASHDIET – Madrid

0
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
SMITH/KOTZEN
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD





Documento sin título

Hardcore Superstar

+ CRASHDIET

Lunes 21 de abril de 2008, sala Heineken, Madrid.

El último concierto de la gira española de ambas bandas suecas (¡por fin venían HARDCORE SUPERSTAR tras las suspensiones del año pasado!… y después del éxito superlativo de sus excelentes dos últimos discos) y, no puedo hablar por los otros 3 conciertos, pero el de Madrid supuso uno de los mejores “bolos” que he visto en una sala en mucho tiempo. Ya dije desde el primer momento que escuché “Hardcore superstar” (4º disco pero primero sin duda de su nueva etapa mucho más hardroquera, “sleazy” y dura) que esta banda tenía algo especial y que en directo tenían que ser un cañón. Pues bien, me quedé corto, muy corto, pues aparte de musicazos (especialmente me alucinó el batería “Adde”, ¡qué pegada!, y el nuevo guitarrista Vic Zino, “pequeñito pero matón” como se suele decir, además de un “Jocke” que demostró al 100% lo que debe ser un frontman en directo: el mejor animador y el más entusiasta de toda la sala) demostraron que han nacido para estar encima de un escenario y que su propuesta cada vez más dura, sucia, macarra pero a la vez con clase tiene esa magia de los elegidos para triunfar una y otra vez en estudio y en directo. Es cierto que obviaron totalmente su primera etapa pero, seamos sinceros, ¿cuántos de la sala preferían escuchar el material de los tres primeros discos a sus dos últimos trallazos? Además, ellos mismos han dicho (y demostrado) por activa y por pasiva que se sienten mucho más identificados con su propuesta más heavy, hardroquera y macarra de “Hardcore Superstar” y “Dreaming in a casket” (con los que además han conseguido un gran éxito que, obviamente no tenían antes) que con su pasado más suave y roquero. De hecho, me llamó la atención que el público estaba formado en su mayoría por hardroqueros y heavies (y muchas chicas, por cierto), detalle que me corroboró esta “teoría” al 100%.

Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa

Como teloneros, la gran sorpresa de los también suecos CRASHDIET, a los que había muchas ganas de ver (de hecho, no es nada habitual que antes de empezar las primeras filas estuvieran hasta arriba y con gran expectación en el ambiente… y muchas niñas jóvenes, rollo “fan hardroquera chillona”, las cosas como son… pero no lo digo con malicia, todo lo contrario, fue un detalle que me encantó porque hacía años que no lo veía tan claramente, y esto indica que CRASHDIET están consiguiendo cosas importantes como podían hacer POISON o BON JOVI en sus inicios). Ya con su segundo disco en la calle, y demostrando que se han superpuesto definitivamente a la muerte de su vocalista y guitarrista original, Dave “Lepard”, fue una pasada retroceder en el tiempo y ver a una banda tan joven (ninguno pasa de los 25) con esa actitud, imagen y estilo, 100% “Los Angeles 1988″… Y es que literalmente parecía que estábamos en algún club glamouroso de Sunset Boulevar viendo los comienzos de cualquier buena banda hardroquera de la época, vestidos con mallas, cardados, pañuelos de colores, leopardo y pies de micro con cadenas (¡y medias sierras a lo W.A.S.P.!). Me encantó comprobar en vivo y en directo que no son una banda prefabricada como podía pensar inicialmente (aunque eché de menos la macarrería y el rollo más “Too fast for love” de su primer disco, eso es cierto) y que tienen ese morro, actitud y desparpajo que veíamos en las mejores bandas de época. Eso sí, todavía les falta experiencia y calidad musical (especialmente al guitarrista Martin que, como compositor ni una pega, pero como instrumentista anda todavía lejísimos de lo “malos” que eran en sus comienzos Mick Mars, CC DeVille, Warren de Martini…), y quitarse de encima ese punto de imitar a sus ídolos, especialmente el cantante Oliver, que lo tiene todo para triunfar pero copiar a David Lee Roth hasta en la forma de mover las caderas (sin olvidar que su pose más agresiva la he visto muchas veces en Sebastian Bach) me pareció un tanto excesivo.

Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa

Por lo demás, mucha gente para verles a ellos (detalle que me sorprendió gratamente), unos 40 minutos de concierto en los que dieron bastante cancha a su segundo trabajo, “Unatractive revolution” (además de algunas perlas del primero, por supuesto), el sonido algo flojo, pero ya digo que un lujo el poder disfrutar en 2008 de una banda como CRASHDIET, sinceramente. Destacar el temazo “In the raw” para comenzar, dos cortes más MÖTLEY y cañeros como son “Like a sin” y Needle in your eye” (éste de “Rest in sleaze”), el single “Falling rain”, más a medio tiempo pero superpegadizo (y que Oliver presentó como su tema favorito del disco), o la divertida “Riot in everyone” (dónde el andrógino bajista Peter London, con guapo bajo rosa con lentejuelas, y minifalda encima de las mallas de leopardo, por cierto, le puso un punto guapo a los coros) además del ya clasicazo “Breaking the chainz” para cerrar quizás algo antes de lo que a la mayoría nos hubiese gustado (pero el tiempo manda y más en una sala como la Heineken… y eso que creo que en los anteriores conciertos habían tocado incluso algún tema menos por cuestiones de tiempo). Lo dicho, actitud, desparpajo, mucho descaro y esa frescura que hacía mucho tiempo que no veía en una nueva banda de hard rock… muy bien por ellos y a ver cuándo les podemos ver en solitario… Ah, y acabé su concierto pensando que una versión del “Love bomb baby” de TIGERTAILZ hubiera rematado de lujo, ¿qué no?

Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa

Y tras ellos vendría el torbellino en directo que fue en todo momento el concierto de HARDCORE SUPERSTAR, aunque se hicieron de rogar mientras sus técnicos acondicionaban el escenario con sus telones con la llamativa portada del último disco, convirtiendo el escenario de la Heineken en un auténtico “jardín roquero de rosas”, que le dió un punto realmente atractivo al concierto en todo momento.Y es que cómo me gusta que las bandas cuiden estos detalles para conseguir que, “con cuatro cositas”, un escenario luzca sus mejores galas, y en este caso la iluminación rojiza general y los enormes telones con las rosas de la portada del disco fueron un auténtico puntazo. En el centro se situaba el logo de la banda, justo encima de la enorme batería del no menos imponente Magnus “Adde” (encima de una tarima, como tiene que ser en toda banda que ya es grande), y ya delante teníamos todo el espacio libre por el que camparían a sus anchas y sin parar ni un segundo, tanto el guitarrista Vic Zino (que ha aportado sin duda un toque más heavy a las guitarras que hizo ganar en fuerza y fiereza a los temas), el bajista Martin Sandvik (quizás el más punkroquero de los 4… y que ha ganado bastantes kilos con respecto a las fotos del disco, todo sea dicho), y sobre todo el cantante “Jocke” Berg, que no paró un segundo de corretear, saltar y “macarrerar” por todo el escenario, disfrutando de lo lindo y transmitiendo una energía con su actitud que se contagió desde el primer segundo a todos los asistentes (bastante buena entrada al final, por cierto).

Sonaron como un cañón, con una tralla que hacía tiempo que no escuchaba en una sala como Heineken (quizás podemos poner la pega al respecto que el bajo y la batería en algún momento atronaban de más, con lo que la voz se quedó un punto por debajo del volúmen que debería haber tenido… pero vamos, minucias que no creo que nadie pueda comentar como negativo de un concierto que de principio a fin fue un puto torbellino de actitud, sudor, tralla y buenos temazos de hard rock/punk/rock clásico/heavy que demostraron que actualmente son posiblemente la banda más en forma y más a tener en cuenta del estilo).

Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa
Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa

No sé si meterme a hablar de la actitud de Jocke (un 10 y desde ahora para mí elevado a la categoría de los grandes frontmen como pueden ser, cada uno en su estilo, Dee Snider, David Coverdale, Gleen Danzig -con ese flequillo largo sobre los ojos en todo momento y su pose e imagen de “joker roquero”, jeje…- o el propio Axl Rose en sus tiempos mozos… pero más cercano, como cualquier fan que tiene la suerte de disfrutar de un concierto pero desde encima del escenario… incluso se mordió el labio en uno de sus arranques y estuvo sangrando ligeramente sin inmutarse durante la primera mitad del show, ¡qué tío), del buen rollo que transmitía la banda, del muro de sonido y tralla que nos metieron desde el principio, de la comunicación y conexión entre banda y público en todo momento (sorprendente, porque no es normal que se mueva toda la sala y que se coreen “oés, oés”, puños en alto… tantas veces actualmente como ocurrió el lunes en la Heineken), y la fuerza y magnetismo de todos sus temas en directo. Para mí fue lo que debe ser todo concierto de rock que se precie: actitud, calidad y feeling a raudales, mucho sudor encima y debajo del escenario, y cuatro tíos (enormes nórdicos en este caso… con el permiso del guitarrista, más menudito pero igualmente grande en actitud y personalidad) macarras y tatuados demostrando que los mejores grupos suenan incluso mejor en directo, por muy buenos que puedan ser en estudio.

Comenzaron “a saco” con los dos temas que abren su nuevo disco, la brutal “Need no company”, poniendo las cartas sobre la mesa desde el principio, y “Medicate me” (que, por cierto, es lo que llevaba “tatuado” en su mástil el bajista, aunque el sonido rasgado y más melódico de “Silence for the peacefully” ponía el punto más pegadizo y nos permitía que Jocke nos hablara por primera vez. Sin parar de sonreír y “macarrear” ninguno de los 4, volvían a pisar el acelerador con “She’s offbeat”, primera mirada a su obra maestra “Hardcore superstar”, y que con su toque más de punk rock presentaba el cuarto as de la baraja del estilo de la banda. Con dos de sus mejores temas como son la propia “Dreaming in a casket” (con su comienzo 100% GUNS N’ROSES), también algo más melódica, y la gran “Hateful” del disco anterior, toda la audiencia ya estábamos rendida a la evidencia: que estábamos viendo un concierto increíble, y que HARDCORE SUPERSTAR en directo son una pasada, todavía mejor de lo que me esperaba (y eso que mis expectativas os aseguro que eran muy altas). Uno de mis temas favoritos del último disco, la vacilona “Sophysticated ladies” (que Jocke dedicó de broma a todas las chicas del local… y es que la canción habla de… bueno, digamos que de segundas opciones e ir a por las feas, jeje), con ese estribillo supremo que tiene ese algo especial de los grandes temas.

Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa
Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa

Por aquel entonces la verdad es que era impresionante ver en sus caras que estaban ellos mismos alucinando con la respuesta de la gente, no paraban de sonreír y Jocke nos daba las gracias una y otra vez, mientras nos pedía más movimiento (y eso que él no paraba de corretear y saltar por todo el escenario, de acercarse a la gente, animar, “jugar” con sus compañeros… incluso arrodillándose en un momento dado para agradecernos los “oés”, en un gesto muy sincero y bonito, que no es habitual en el mundo de estrellitas que vivimos a veces). “Wild boys” sin duda fue uno de los puntos álgidos, con ese estilo crudísimo y el punto de LA GUNS, GUNS N’ROSES, MÖTLEY… que tienen los mejores temas de su, si me permitís llamarlo así, primer disco. Espectacular de verdad el punto intermedio con la parte más lenta y toda la sala coreando varias veces el estribillo, y los pelos de punta escuchando un tema que si tuviera 20 años más estaríamos hablando de uno de los clasicazos del rock… y con Vic ya desatado, por cierto, y demostrando que parece que llevara toda la vida con el grupo (recordamos que el guitarrista original, Thomas Silver, dejó la banda cansado de las giras hace pocos meses).

Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa
Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa

La hardroquera “Sensitive to the light” me gustó algo menos (y eso que las melodías del tema y la voz más angelina de Jocke son una pasada) pero “Last forever” y “My good reputation” de “Hardcore superstar” volvieron a sonar como un cañón, aunque ya nos acercábamos al final e intuíamos que el concierto iba a ser corto (por cierto, aquí ya habíamos tenido la oportunidad de ver al batería de CRASHDIET tocando medio tema con ellos mientras el grandullón y melenudo Adde se acercaba a saludarnos cerveza y sonrisa en mano). Para cerrar el concierto “normal”, fue la cañerísima “Bag on your head” la que nos volvía a volar la cabeza, con un Jocke que no paró de corretear y Vic y Martin intercambiando sus papeles en el escenario (la posición, no el instrumento) para interpretar en directo uno de sus temas más rotundos y macarruzos.

Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa
Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa

Tras el corto bis, no podían faltar el puñetazo sonoro directo a la frente que es “Kick up the upperclass” y sobre todo su ya hit single por excelencia “We don’t celebrate sundays” que, con los CRASHDIET al completo sobre el escenario (con los que se nota que tienen un buen rollo especial), puso perfecto punto final al que fue un concierto impresionante.

Para redondear y pensándolo varios días después, quizás el show se me hizo muy corto (y es que de hecho no tocaron más de hora y veinte o así… aunque no se guardaron ni un ápice de energía ni pararon un momento, eso os lo aseguro) y un par de temas más como la preciosa “Standing on the verge” o “Spreading the news” del último hubieran rematado y dejado un concierto de 9,9 en el diez rotundo. Ahora, todo esto ya es por protestar porque de verdad que salí del concierto realmente satisfecho, muy feliz y demostrándome a mí mismo que no es imposible enamorarte hasta el tuétano de una banda actual.

Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa
Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa

Es curioso porque desde el primer momento que escuché “Hardcore superstar” supe que esta banda tenía algo especial, corroborado después con “Dreaming in a casket” (un disco que mejora y mejora con la escucha), el éxito que están teniendo en todo el mundo y sobre todo el hecho de verles por primera vez en directo. Lo digo alto y claro y sin cortarme un pelo: para mí la mejor banda de la actualidad y el próximo supergrupo, por calidad, temazos, imagen, actitud y clase. Lo tienen todo para triunfar y que dentro de unos años cuando vengan a tocar a un recinto mucho más grande nos acordemos con nostalgia de cuando les vimos en una “sala pequeñita” y macarreando a tope (y ni os cuento los que les pudieron ver en Moby Dick hace algunos años…). Hasta entonces… la mejor opción para un festival, ahí lo dejo.

Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa
Hardcore Superstar - Foto: Wences de la Rosa

P.D. – Y por si quedaba alguna duda sobre la grandeza de esta banda… comentaros que justo al terminar el concierto, con la misma ropa y sudoroso, fue el propio Jocke al puesto de merchandising a firmar y hacerse fotos con todo el mundo, y después estuvo vendiendo camisetas como cualquier rodie hasta el final.

Texto: David Esquitino

Fotos: Wences de la Rosa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

CRASHDIET

Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa
Crashdiet - Foto: Wences de la Rosa

 


ANKHARA - Premonicion KIVENTS REYLOBO - El Octavo PecadoEVANESCENCE - The Bitter TruthROCK GUITAR EXPERIENCE
ANKHARA - Premonicion
REYLOBO - El Octavo Pecado
EVANESCENCE - The Bitter Truth
KIVENTS
ROCK GUITAR EXPERIENCE