Inicio Lanzamientos A-Z ASCENSION OF THE WATCHERS – Numinosum

ASCENSION OF THE WATCHERS – Numinosum

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Damas y caballeros, ¡Burton C. Bell vuelve a la palestra! Y no con la continuación de “Transgression” precisamente, sino con la de “Iconoclast”, el que fuera primer trabajo del proyecto que el vocalista americano fundase con John Bechdel tras la ruptura con los FEAR FACTORY de Dino Cazares y su refundación, con ASCENSION OF THE WATCHERS por nombre, que sorprendentemente, y ante el stand by de FEAR FACTORY, de quienes poco o nada se sabe, vuelven con un nuevo trabajo tres años después del que se creía primer y único trabajo del grupo, mostrándonos una vez más que los gustos musicales del señor Bell no solo trascienden los límites del metal extremo, sino que también los del metal en general.

Así pues y como primera y más importante advertencia, decir que como ya comprobamos en “Iconoclast”, ASCENSION OF THE WATCHERS no tiene absolutamente nada que ver con el metal ni por asomo, por lo que desde ya aviso que quien no esté dispuesto a abrir los oídos al máximo se abstenga de acercarse a un disco que les va a parecer soporífero.

“Numinosum” se grabó en un tranquilo y aislado paraje rural de Pensylvania, en los propios estudios de John, arrojando como resultado una producción cristalina como agua de río, casi hipnótica, muy limpia y sin estridencias de ningún tipo que interrumpan el sueño que Burton ha pretendido hacer del segundo trabajo de AOTW.

Así, este es un trabajo pensado para la evasión, para evocar, para estimular los sentidos y, como ellos mismos afirman, “dibujar las mentes, los corazones y las aspiraciones de la gente y elevarlas al más alto nivel del pensamiento y el sentimiento”.

Y diréis, ¿qué paja mental es esa? Pues sencillo. Se trata, al igual que el primer trabajo, de un sugerente álbum de un post – rock orquestal y sosegado, muy instrumental y en el que contemplamos a un Burton que canta con una sutileza como nunca, a veces gracias a los ecos casi rallando el tono profético, donde como comentaba, la melodía “cansina” y nostálgica es la vía por la que Buton y Bechdel quieren hacernos “sentir todos sus miedos y sus sueños, con el remordimiento de cosas perdidas y olvidadas, pero con una esperanza de luz y rescate en el futuro”, que intuyo se desprende de las partes en las que Bell eleva su voz de forma muy épica, como en la marcial (por el ritmo que impone la batería) “Canon For My Beloved”, donde se le unen unas sencillísimas líneas de teclado de unidas a su voz de verdad sientan como un rayo de sol en la cara.

Por otro lado, creo honestamente que “Numinosum” no supera a su predecesor, puesto que aun tratándose un disco básicamente de post – rock ambiental lo veo en ocasiones un poco lineal, ya que el gran error de este disco diría que radica en que no es capaz de mantener la “intensidad” o el interés, por llamarlo de alguna manera, según van avanzando los temas, y tampoco hubiera estado demás algún tema que se saliera de la constante que supone el trabajo, que creo le habría dado un toque variado que sinceramente pide a gritos.

Aún así, creo que el trabajo cumple su función, y se perfila solo para fanáticos incondicionales de Burton C. Bell o para amantes de la música ambiental en toda su amplitud, con algún toque folk, pero desde luego nada que se parezca al metal, que no creo que esté mal variar de vez en cuando, digo yo…

Jorge del Amo Mazarío

Track list:

  1. Ascendant
  2. Evading
  3. Residual Presence
  4. Canon For My Beloved
  5. Moonshine
  6. Mars Becoming
  7. On The River
  8. Violet Morning
  9. Like Falling Snow
  10. Sounds Of Silence
  11. Quintessence