Inicio Lanzamientos A-Z RAGE – Carved in Stone

RAGE – Carved in Stone

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon

Tras recibir en la oficina el nuevo disco de los alemanes RAGE, la verdad es que tenía muchas ganas de comprobar si eran ciertos los rumores y “previews” que comentaban que “Carved in stone” sonaba más añejo y duro que su predecesor “Speak of the dead” y que incluso se podía acercar al “rollo” de discos como “The missing link” o “Black in mind”.

Pues bien, antes de meternos a analizarlo en profundidad, hay que decir que es así, y que después de la decepción que supuso para algunos de los viejos fans (entre los que me incluyo sin ninguna duda) el anterior álbum en estudio de la banda de Peavy Wagner, “Speak of the dead” (que gustó mucho a los nuevos e intermedios fans del grupo, digamos de “XIII” en adelante), recuperamos en el nuevo disco ese espíritu crudo, añejo y poderoso que siempre fue santo y seña, junto a la mezcla perfecta entre caña y melodía, de RAGE. Ahora, esto hay que matizarlo porque, si bien es cierto que las guitarras de Victor suenan más duras que nunca (“más Manni” incluso si lo queremos expresar así), y el trabajo en sí es más directo, guitarrero, a la vez que menos épico y grandilocuente, después de un par de escuchas todavía tengo un regusto agridulce echando de menos ese último punto de calidad y feeling que sí escuchaba por ejemplo en “Soundchaser”, para no irnos muy atrás.

Comenzamos con la portada, y es cierto que observamos con agrado desde el principio que ya nos indica que esto tira en parte en la onda de los citados “Black in mind”, “The missing link” o incluso “Welcome to the other side” (un trabajo de 2001 con el finalmente veo bastantes similitudes, por cierto), con el clásico logo (casi inalterable precisamente desde “Black in mind”) y pirañas mecánicas excavadas en la piedra, pero además de una manera más sencilla, menos trabajada y más directa que el estilo gráfico que nos ofrecían en los últimos lanzamientos. Miramos y nos damos cuenta que “sólo” tenemos 10 canciones por delante, y además ninguna supera los 5 o 6 minutos de duración, con lo que ya te aseguras que el disco no llega a los 60 minutos y por tanto no habrá demasiado relleno ni temas excesivamente pesados y largos. Empezamos a escuchar y comienza el álbum con una especie de intro de guitarra dura, épica y de aire mortuorio, sin intro orquestal ni algo rimbombante de primeras… vamos bien. Como digo, sorprenden para bien las guitarras duras, crudas y añejas (aunque a la vez actuales, que decir lo contrario sería faltar al honor de la verdad) que son protagonistas 100% del disco, sonando en primer plano, y por encima de bajo y batería (que suena potente pero algo opaca para mi gusto, muy directa y “cafre” pero no me parece lo mejor de “Carved in stone”… eso sí, habrá que ver qué tal se maneja en directo el nuevo André Hilgers, aunque después de verle un par de veces con AXXIS tengo que decir que me encanta su estilo duro y directo, no tan poderoso como el de Mike Terrana, pero a su vez más básico y heavy en el sentido clásico, quizás).

Seguimos con la escucha, y de repente Peavy comienza a cantar con su tono inconfundible y dando ese matiz melódico/cañero que hace de RAGE una banda especial desde siempre. Eso sí, le noto también menos suelto y forzado que otras veces, quizás faltándole esa última vuelta tanto de mala leche, melodía y feeling. características que siempre caracterizarón su voz en los discos de RAGE y el previo de AVENGER… y sonando la guitarra por encima, en un detalle sin duda buscado, pero que se me hace un tanto extraño (al final asumo que es algo tan propio de las producciones internacionales actuales que no me preocupo, pero disco a disco me suele seguir llamando poderosamente la atención que la música casi siempre aparezca por encima de la voz en muchos de los discos actuales de heavy metal).

El sonido a su vez también es más básico, crudo y potente, más puro, recuperando ese puntito de los discos de antaño aunque ya digo que echo en falta una pizca extra de melodía y toque más pegadizo que sí tenían los temas de los citados discos e incluso otros supremos como “Secrets in a weird world”, “The end of all days” o su obra maestra “Trapped!”, a los que sigo viendo por encima del trabajo realizado en “Carved in stone”… Ahora, no me interpretéis mal, simplemente es que me hice muchas ilusiones después de leer noticias relativas al disco, ver la portada, empezar a escuchar el disco…, y, aunque es notorio la intención de volver atrás con el álbum, creo que se han quedado un tanto a medias, pese a que el trabajo es muy bueno, y seguro que contenta por igual a viejos como nuevos fans, pero ya digo que quizás el puntito de genialidad, que incluso sí había en “Soundchaser”, aquí no termina de aparecer por mucho que “molen” los temas, y que el disco recuerde efectivamente a los tiempos pre “XIII” y “Ghost” (especialmente si nos referimos de “Trapped!” en adelante). ¡Ah!, comentar para terminar a nivel del sonido, que de nuevo el trabajo a este respecto va a a cuatro manos: las de Peavy y Victor, con la ayuda en producción y a nivel de ingeniero de sonido de su habitual colaborador Charly Czaijkowski, y la siempre eficiente y destacable labor de Charlie Bauerfiend a las mezclas.

Vamos con los temas, y como siempre me ha gustado hacer con RAGE, os comento brevemente canción por canción:

“Carved in stone” comienza con el tema homónino (con el citado principio guitarrero a modo de intro) en un tema interesante, con muy cañeras guitarras pero algo melódico de más para ser el pistoletazo de salida. “Drop dead!” es de lo mejor del disco, escuchando más caña desde el principio y que me recuerda a los temas y melodías que presidían muchas de las canciones de “The missing link” o “End of all days”. “Gentle murders” es muy poderosa, un total ataque frontal aunque con guitarras más técnicas (y con Victor haciendo más de él mismo, por decirlo de alguna manera). “Open my grave” suena algo más actual y machacona aunque en el estribillo tiene un punto más suave y casi “sideral”, con Peavy cantando más relajado. Para “Without you” parece que nos vamos a encontrar con la balada del álbum y es que comienza de un modo acústico precioso, pero después pasa a ser un medio tiempo con guitarra potente y muy protagonista pero que se me acaba haciendo más sosa, un poco onda “Alive but dead” pero ya digo que menos atractiva para mi gusto.

“Long hard road” es más heavy a la vieja usanza, y además recupera al 100% el tono melódico tan característico de RAGE de siempre en un tema que podía haber entrado perfectamente en “Soundchaser” o “Black in mind”, también de las mejores a mi modo de ver. “One step ahead” es más melódica también aunque esta vez el punto de las guitarras es más actual y también el bajo, aunque puede volver a recordar a los años del “Missing link” pero con menos fuerza. “Lost in the void” es 100% RAGE, todo un ejemplo del estilo mezcla caña y melodía de la banda desde el principio hace más de 20 años (lástima de no haber pisado más el acelerador). “Mouth of greed” me resulta mucho más sosa y en la onda de “Unity” por ejemplo (dura y pesada). Para cerrar el disco nos encontramos con el único tema “diferente” y es que “Lord of the flies” es la única más épica y orquestal, relajada y que sí emparenta con los temas en esta onda de “Speak of the dead”. Ahora, como “outro”, por decirlo de alguna manera sí es perfecto, y me encanta el atractivo comienzo y final a modo de caja de música.

En definitiva, un buen disco que afortunadamente recupera la esencia de RAGE y ese punto más básico y añejo que se había perdido en “Speak of the dead”. Ahora, los grandes discos los hacen los grandes temas y lamentablemente es dónde quizás más cojo se queda “Carved in stone” y es que aquí no hay ningún himno supremo como pueden ser “Deep in a blackest hole”, “Set the world on fire”, “Enough is enough”, “Firestorm”, “Soundchaser”, “Light into the darkness”, “Suicide”, “Solitary man”, “Sent by the devil”, “The mirror in your eyes”, “Don’t fear the winter” y tantos otros cañonazos de su excelente y variada carrera. No sé, habrá que esperar a la reacción de la gente y ver qué opinan tanto los viejos como los nuevos fans de la banda porque, aunque en principio debería gustar a ambos, al final los gustos son como los culos, todos tenemos uno, y encima siempre recuerdas cuando eras más joven y lo tenías más resultón… Tonterías aparte, buen disco, vuelta de tuerca (en este caso hacia atrás) de la gran banda liderada por Peavy Wagner y Victor Smolski (porque desde hace años ya hay que decirlo así), y esperado retorno excavados en piedra, aunque es inevitable evitar en este caso decir que es el mejor disco de la banda o algo por el estilo porque no es cierto.

Por cierto, comentar que la edición en digipack viene con un DVD extra con la actuación especial de la banda en Wacken 2007, con la orquesta Lingua Mortis.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Track list del disco:

  1. Carved In Stone
  2. Drop Dead!
  3. Gentle Murders
  4. Open My Grave
  5. Without You
  6. Long Hard Road
  7. One Step Ahead
  8. Lost In The Void
  9. Mouth Of Greed
  10. Lord Of The Flies