Inicio Lanzamientos A-Z BASSINVADERS – Hellbassbeaters

BASSINVADERS – Hellbassbeaters

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Desde hace tiempo se oía hablar de este proyecto del bajista de HELLOWEEN, Markus Grosskopf, que estaba trabajando en un álbum dónde el protagonista fuera el bajo… lo que, a priori, podría resultar cuanto menos extraño. De todos modos, reconozco que hasta que no lo he oído no ha terminado de tomar forma en mi cabeza cómo podría ser un disco de heavy metal sin guitarras.

Pues bien, a modo de información deciros entonces que BASSINVADERS es un proyecto del bueno de Markus (junto a Weiki, sin duda los músicos más heavies y macarras de HELLOWEEN desde siempre… lo que, una vez más, se nota), quien se ha juntado con tres buenas piezas (y buenos bajistas e inconfundibles vocalistas cada uno en su registro, que una cosa no quita la otra) como son Peavy de RAGE, Schmier de DESTRUCTION y Tom Angelripper de SODOM para dar forma a este loco proyecto en forma de disco de heavy metal puro y duro (y con muchos trazos obvios por momentos de thrash y speed metal a la vieja usanza) en dónde las guitarras han sido sustituidas por bajos (algunos sonando en afinaciones menos graves para marcar los riffs y melodías), y han confirmado un variadísimo y más que interesante conjunto de canciones donde por una vez el foco principal no es precisamente el “guitar hero” de turno sino ese hermano rudo y feo al que normalmente se le presta menos atención pero que aquí se reivindica al 1000% y nos da una lección de fuerza y originalidad que sinceramente me ha dejado pasmado.

Es cierto que en una primera aproximación al disco descoloca un poco la experiencia, pero en cuanto el oído se acostumbra, no puedes más que escucharlo con la boca abierta y alucinar con la demostración de fuerza, calidad y toque “old school” impresionante que tiene “Hellbassbeaters” a todos los niveles… además de un sonidazo de 10, muy poderoso y con una actitud que tira de espaldas, todo ello trabajado y conseguido por el propio Markus.

Y por si la nómina de músicos principales no era lo suficientemente buena para convencer al más pintado, de repente Markus coge el teléfono, manda e-mails… y contacta con muchos de sus héroes y de los mejores bajistas rockeros del mundo y de repente te encuentras desde finos artesanos del instrumento de las cuatro cuerdas como son Billy Sheehan (MR BIG, STEVE VAI, DAVID LEE ROTH, TALAS…) o Rudy Sarzo (OZZY, WHITESNAKE, DIO, QUIET RIOT…), acariciadores del “rudo cuerpo de mujer” como Marco Mendoza (WHITESNAKE, BLUE MURDER, THIN LIZZY, SOUL CIRKUS…), Joey Vera (ARMORED SAINTS, FATES WARNING…) o Dennis Ward (PINK CREAM 69), auténticos obreros de vieja escuela sin miramientos por destrozar (con cariño, jeje) todo lo que se les ponga por delante como DD Verni (OVERKILL), Nibbs Carter (SAXON), Peter Baltes (ACCEPT) o Jens Becker (RUNNING WILD, GRAVE DIGGER) o “aprendices” de primera categoría como Dirk Slächter (GAMMA RAY) o Tobbias Exxel (EDGUY) entre otros, para dar forma a una nómina de auténticos guerreros del bajo que ponen su arte y personalidad al servicio de unas canciones impresionantes.

Para terminar de redondear la pléyade de músicos supremos del disco, hay que comentar las colaboraciones de André Hilgers (RAGE, AXXIS y SILENT FORCE) y Stefan Arnolds (GRAVE DIGGER) a la batería, y de Apollo Papathanasio (FIREWIND, EVIL MASQUERADE…) y Jesper Binzer (DAD) a las voces, y con ellos cerramos el círculo alrededor de una auténtica reunión de estrellas del metal que han dado color y clase a un disco que, cuanto más lo escucho, más me atrae.

Otro de los detalles que más me gusta del trabajo es la variedad absoluta que encontramos dentro del disco, pues de repente estás escuchando un tema de heavy metal ochentero al 100% para pasar a un ataque frontal de thrash metal que te despeina fijo si pones la cabeza cerca de los bafles, en un momento te encuentras con algo más netamente clásico y practicamente setentero y otra vez vuelta a un speed metal tipo “Walls of Jericho” que te obliga a mover los pelos y hacer headbanging. Es curioso (aunque sea lógico) cómo marca cada tema la personalidad del que lo interpreta, especialmente los que llevan la voz y estilo marcado a fuego de RAGE, SODOM y DESTRUCTION, además de dos o tres cortes que, con guitarras y otro tipo de voz (y eso que Apollo y Jesper se salen en el disco), serían las canciones que llevamos años esperando encontrar en un nuevo disco de HELLOWEEN (y esperar a escuchar la versión del clasicazo “Eagle fly free”…). Increíble, de verdad, el pedazo de disco original, distinto y completamente de gusto añejo que se ha sacado de la manga un Markus Grosskopf que quizás nunca ha recibido la atención y elogios justos con respecto a su valía tanto como músico y compositor, pero que seguro que a partir de aquí consigue mucho más respeto y reconocimiento.

De todos modos, al final todo esto son “palabrejas” porque en el fondo aquí no se trata ni de experimentación ni fusión ni gaitas que valga, ya que “Hellbassbeaters” no es más que un excelente trabajado de heavy metal de toda la vida, presentado en un original “formato” y concepción, pero lo que prima es una inspiración, caña, trabajo de composición y producción realmente excelente. Y es que Markus siempre se ha caracterizado por hacer cosas relativamente distintas fuera de su banda original (en la que ya lleva más de 20 años, por cierto), pero en el fondo primando siempre sus gustos clásicos, macarrillas y roqueros de toda la vida, tanto en SHOCK MACHINE, KICKHUNTER y ahora con BASSINVADERS.

¿Los temas?, pues todos cojonudos y ya es cosa de cada uno el elegir favoritos según su estilo o forma preferida de interpretar metal: “We live” es muy clásica en una onda a medio camino entre HELLOWEEN clásico y algo más “70’s”; “Armaggedon” es un cañonazo de heavy ochentero super macarra; “Romance in black” podría pasar por un medio tiempo de lujo de RAGE; “Goodles gods” no hace prisioneros con la voz y estilo de SODOM como encargados de la artillería pesada; “Boiling blood” vuelve a ser más clásica y con regustillo a los primeros HELLOWEEN; “Foor too late” es bastante cañera; “The asshole song” es muy guapa, a medio camino hipotético entre MEGADETH, PURPLE y MOTÖRHEAD; “Dead from the eyes down” es pura “Destruction”, thrash imparable a toda hostia y con batería demoledora; “Razorblade” muy oscura, pesada y poderosa; “Voices” es 100% SABBATH/DIO, muy pesada y oscura pero con ese atractivo prohibido de la elegancia del lado oscuro, “Eagle fly free” en versión “hoy manda el bajo, ¿qué pasa?” es una pasada, y el final a modo de fiesta y cachondeo rockero de la sencilla y divertida “To hell and back” redondea la variedad y versatilidad de un disco impresionante.

Lo dicho, no os asustéis por aquello de que aquí no hay guitarras que de verdad que el disco os va a sorprender para muy bien. Heavy metal clásico, a la vieja usanza, con los bajos en primera línea y avanzando cual apisonadora reclamando el injusto puesto de honor que en muchos discos y producciones parecen tener ya predestinados desde el principio. Buenísimo.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Tracklist:

1. Awakening the Bass Machine (intro)

2. We Live

3. Armageddon

4. Romance In Black

5. Godless Gods

6. Empty Memories (Breaking Free)

7. Boiling Blood

8. Far Too Late

9. The Asshole Song

10. Dead From the Eyes Down

11. Razorblade Romance

12. Voices

13. Eagle Fly Free (versión de HELLOWEEN)

14. To Hell And Back (Tema extra para Europa)