Inicio Conciertos Crónica Concierto MIGUEL OÑATE presentó en Madrid su álbum ”Muy personal”. Estuvimos allí

MIGUEL OÑATE presentó en Madrid su álbum ”Muy personal”. Estuvimos allí

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Documento sin título

Miguel Oñate

Viernes 21 de Diciembre de 2007 – Sala Mynt – Madrid

Tras una más que agradable enésima escucha de ese disco “Muy personal” (que por fin hemos tenido el gusto de poder degustar fuera de los conciertos habituales del gran Oñate en las múltiples salas y bares dónde ha actuado en estos últimos años presentando y/o dando forma a algunas de estas sencillas pero bonitas piezas musicales) y peleando codo a codo con el frío madrileño de final de año, me dirigí no al “bar de Katy” sino a la sala Mynt a disfrutar de la presentación oficial en directo del disco de Miguel Oñate.

 Miguel Oñate - Foto: Esquitino
After Forever - Foto: Rafa Basa

Destacar una sala todavía algo desconocida para este tipo de eventos (al menos roqueros, y eso que por ejemplo han actuado este mismo año en ese mismo lugar gente como ALABARDA y LEYENDA) pero que me pareció más que interesante para conciertos de pequeño/mediano aforo (hasta unas 300 o 350 personas), pese a que se encuentra ubicada al lado del estadio Santiago Bernabeu, en los bajos de Torre Europa, en una zona nada habitual para el público roquero y heavy de la capital (y eso que justo al lado tenemos un estupendo bar “de los nuestros”: El Refugio, garito a descubrir, os lo aseguro). Quizás se me asemeje un tanto a Ritmo&Compás (aunque con la barra en un lateral), aunque en este caso lo que más me gustó, además de disfrutar de un sonido muy bueno, fue el sistema de luces, en círculo y justo encima del escenario, dando mucha vistosidad y “vidilla” al concierto de turno.

After Forever - Foto: Rafa Basa
After Forever - Foto: Rafa Basa

Fue una pena que la sala registrara sólo una media entrada pero lo cierto es que la semana siguiente Miguel tocaría gratis en el tradicional concierto de Navidad que todos los años suele dar en el pub Hebe del madrileño barrio de Vallecas, lo que seguro que influyó para que la sala no registrara el llenazo que el concierto mereció… Eso sí, destacar que esta vez el público era totalmente variopinto, no exclusivamente roquero ni mucho menos, pero que seguro que una mayoría habían crecido escuchando los viejos discos de ASFALTO y TRAFALGAR, o al menos los conocían de primera mano más que de sus hermanos mayores o algo parecido… Por cierto, destacar que disfrutamos de la actuación previa de unos payasos (de los de verdad, que nadie me malinterprete que no era un juego de palabras con unos teloneros malos o algo así) que amenizaron de manera peculiar, y sorpresiva para la mayoría, los momentos previos al concierto de Miguel Oñate y su banda.

After Forever - Foto: Rafa Basa
After Forever - Foto: Rafa Basa

Sobre el concierto en sí, decir que duró hora y media larga (presentado por los propios payasos, jeje), que el sonido fue un lujazo y que el set se centró tanto en los temas de “Muy personal”, como en algunas canciones que “por h o por b” se quedaron fuera del “track list” del disco pero que Miguel lleva tocándolas en directo desde hace tiempo (y que suponemos que serán también algunos de los que formaran parte de la que en algún momento constituirá la continuación del mismo). También, como no podía ser de otro modo, hubo algún guiño a los tiempos de ASFALTO que siempre hacen cuanto menos sonreír de placer y nostalgia al más pintado.

After Forever - Foto: Rafa Basa
After Forever - Foto: Rafa Basa

Una vez más me sorprendió comprobar el buenísimo estado de la voz potente, cálida y personal de un Miguel Oñate que nos dejó boquiabiertos desde el primer momento, demostrándonos la diferencia entre un cantante y alguien que simplemente canta canciones. Excelente, sin una fisura y controlando la voz a su antojo, subiendo y bajando cuando el tema lo requería y sin flojear ni por un segundo… impresionante. Del resto de los músicos, comentar que le acompañaban los que han grabado el disco con él: un genial Javier Bermejo a la guitarra (aunque Miguel le acompañó por momentos con la acústica o con una segunda eléctrica, blanca y muy bonita, ya en la segunda parte del concierto), Antonio Reyes al bajo (muy profesional en todo momento) y un batería más joven, Chema Fernández, más roquero, y que también lo hizo muy bien, aunque de los tres destaco especialmente a Javier que me encantó. Comentar que hubo un par de colaboraciones como la de Luis Rico, que acompañó con la armónica a “Esa camarera”, y el “Pequenique” Juan Jiménez que acompañó la preciosa “Fenicio” al clarinete (y fue una pena que no pudieran estar también Lele Laina y Jose Luis Jiménez, dos de sus ex compañeros de ASFALTO, como estaba previsto pero la reciente operación de Lele y su recuperación les impidió estar en el escenario con Miguel… lo mismo que pasó en el Leyendas si recordáis, por cierto).

After Forever - Foto: Rafa Basa
After Forever - Foto: Rafa Basa

Por destacar temas, me encantaron “Contrarreloj”, echando la vista atrás, la intensa “Los tiempos siguen cambiando” o la bonita tranquilidad bluesera de “Fenicio” (con “duendes” incluidos al principio que impedían que la acústica de Miguel sonara adecuadamente), además de las gamberras “Esa camarera” o “El bar de Katy” para cerrar antes de los bises. De su paso por ASFALTO sonaron la citada “Contrarloj”, “Tiempo Gris”, una “La Paz es verde” tremendamente roquera y poderosa, además del clásico “Más que una intención” en una versión acústica y a medio gas que me convenció menos, además de un arranque “a capella” inesperado, sincero y entrañable con el que Miguel explicó a modo de bonita anécdota su primer contacto con ellos. Como último bis, la intensa “Mientras” y una poderosa “Pura filosofía”, del 87, que cerro de lujo un conciertazo que acabó entre sonrisas y confetti…Es que a veces es bonito ir a una sala pequeña, con “cuatro” amigos, un tercio en la mano y sencillamente disfrutar casi en la intimidad de una buena banda tocando canciones bonitas sobre el escenario, ¿verdad?

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre
ellas.