Inicio Entrevistas AVALANCH – Alberto Rionda

AVALANCH – Alberto Rionda

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
Avalanch
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

– Muerte y Vida, dos caras contrapuestas, pero unidas a la fuerza. ¿Hay algún tipo de sentido detrás del título de vuestro trabajo que tenga que ver con algún concepto o experiencias vividas en los últimos tiempos?

Alberto.- Si, la verdad es que prácticamente todos los temas del álbum surgieron a partir de experiencias propias, o bien vividas directamente por mi, o por personas conocidas o allegadas a mi. Todas y cada una de ellas tienen mayor o menor conexión con estos dos conceptos, tan opuestos y tan ligados el uno al otro. Desde que el hombre es hombre, desde que en algún momento fue consciente de su existencia, comenzo a sentir la necesidad de hacer arte, y seguramente toda su inspiración, surgió irremediablemente a raiz de sus inseguridades y miedos ante la consciencia de su propia vida y de que algún día se encontraría con la muerte…

Avalanch

Para serte sincero, y hablando con conocimiento de causa ya que os sigo desde vuestros inicios, la evolución que alcanzasteis con “El Hijo Pródigo” fue correcta, pero creo que ir un paso más allá podría haberos metido en un callejón sin salida. Creo que “Muerte y Vida” no es solo un paso más en vuestra carrera, sino un giro hacía parte de vuestra esencia. ¿Cómo lo ves tú?

Alberto.- Bueno. Quizás para la gente que haya tenido la capacidad de disfrutar más este Muerte y Vida que El Hijo Prodigo, crea que este último no fue un buen paso para la banda. Pero para serte sincero, tanto la banda, como los fans que han ido siguiendo nuestros pasos en la gira pasada, El Hijo Prodigo fue un grandisimo album, que nos dio momentos inolvidables sobre el escenario, una cohexion como banda mucho mayor de lo que hubiéramos imaginado, y unos temas que en directo funcionaron a la perfección. El Hijo Prodigo fue un disco muy necesario, y que nos demostró que podemos estar ahí dando que hablar, y haciendo el tipo de musica que realmente nos apetece en cadas momento.

Ahora bien. Es claro que este Muerte y Vida tiende hacia unos arreglos más preciosistas, buscando una mayor complejidad, majestuosidad, o como se quiera llamar. Hemos vuelto quizás a nuestra esencia en ese sentido. Creo que Avalanch siempre se caracterizó por cuidar los arreglos, trabajar minuciosamente todos y cada uno de los compases del album, englobar todos los temas dentro de un concepto, tratar cada canción como si de un capitulo de un libro se tratase, en el que ninguno cobra verdadero sentido sin los demas. Y desde ese punto de vista, quizás sea cierto que si: hemos regresado a nuestro terreno, a nuestra esencia.

Es más, creo que a nadie hubiera sorprendido que tras un disco como “Los Poetas Han Muerto”, hubiera aparecido otro como “Muerte y Vida”. ¿Consideras ahora, con la perspectiva del tiempo, “El Hijo Pródigo” como un trabajo de transición que ha ayudado a AVALANCH a re-encontrarse en cierta medida con parte de su esencia?

Alberto.- El Hijo Prodigo es un disco muy necesario en nuestra carrera. Primero de todo nos ayudó a sonar como apisonadoras en directo, pues estaba concebido para ello. A mi me ayudó a dar un paso atrás como compositor, y verlo todo con mayor perspectiva. Además, creo que en ese álbum hay temas que serán prácticamente insustituibles en nuestros set list del futuro. Por poner un ejemplo, el tema Lagrimas Negras nos dio momentos inolvidables en directo, asi como Papel Roto, Alas de Cristal, La Cara Oculta de la Luna, y unas cuantas más… Para mi no fue un disco de transición, es uno mas dentro de nuestra carrera.

Avalanch

Empecemos por el envoltorio, pieza muy importante en la carrera de AVALANCH. Volvéis a contar con Luis Royo para la portada, y personalmente creo, que el resultado es soberbio. ¿Cómo fue volver a colaborar con él? ¿Qué ideas le distéis para que plasmara una portada de tales proporciones?

Alberto.- Trabajar con Luis es, a parte de un lujo, un autentico placer. A nivel artistico siempre me ha ayudado a trasmitir con una ilustración, todo lo que encerraban nuestros trabajos. Ha sido generalmente, el complemento perfecto a nuestros discos. Desde el principio tuve claro que debia ser el quien trabajara la portada. En cuanto supe por donde irían los tiros musicalmente hablando, más aun. Le llamé y volvimos a sintonizar enseguida. Le envié una maqueta con todas las letras. Charlamos sobre el concepto del álbum, y le conté mi idea. El tema de la mujer, y el bebé en brazos (muerte y vida de la mano), el bebé intentando tocarla, intentando irse con ella, sugiriendo que quizas sea mejor irse y no pasar por esta vida… el cementerio, las rosas blancas. Generalmente nos dibuja tres o cuatro bocetos, y de ahí escogemos uno, pero añadimos unos cuantos cambios. Esta vez nos bastó con dos bocetos, y el que escogimos quedo tal cual. No hubo cambios, por que había dado plenamente en el clavo. Luis es el mejor en su genero, es español, y ademas ya casi lo consideramos uno más de la familia Avalanch.

En líneas generales, el álbum me ha parecido musicalmente muy variado. En ocasiones parece premeditado el encontrar el equilibrio entre fuerza y melodía, calma y agresividad… ¿Era esta la idea inicial o ha surgido tal y como se refleja en el disco?

Alberto.- Era la idea inicial. Pero es cierto que siempre ocurre, que de lo que te imaginas inicialmente, a lo que obtienes, hay una considerable diferencia. Eso es inevitable y es fundamental estar preparado para ello. Estar abierto a la logica evolucion de un tema una vez que te metes en el estudio a trabajarlo. A mi, personalmente, una de las cosas que más me gusta del Heavy Metal, es el gran contraste que se puede crear entre agresividad y dulzura. Creo que este album se caracteriza entre otras cosas por ello, y me gusta que asi sea. Está lleno de dinamica, puedes pasar del cielo al infierno en un instante, puedes irte al purgatorio o viajar a la tierra, y lo mejor de todo: puedes disfrutar en todos estos lugares. De hecho, en su conjunto reside la esencia de la musica, en mi opinión.

Me gustaría repasar un poco algunos de los temas, por que creo que hay bastante miga.

“Angel de la Muerte” es un demoledor inicio, con unas melodías vocales realmente conseguidas bajo unas guitarras muy agresivas. Quizás, las guitarras más potentes sean las que casen más con el sonido del “Hijo Pródigo”. ¿Qué hay detrás del sonido del disco… has intentado innovar de alguna manera, o has preferido coger parte del sonido AVALANCH del pasado?.

Alberto.- He intentado que el disco suene redondo. Aunque parezca obvio, este punto era muy importante. El equilibrio entre la pegada de la bateria y su integración con el resto de instrumentos, la agresividad de las guitarras, afiliadas, pero a la vez con un manto de seda recubriendolas, para que no perdieran esa musicalidad necesaria, esa expresividad que muchas veces se pierde por un exceso de caña en otros trabajos que he escuchado. Los efectos: reverbs, delays, etc… todo excesivamente cuidado y trabajado para que el álbum tuviera ese equilibrio que necesitaba entre la caña y la melodía, entre la muerte y la vida.

Si es cierto que hay temas, en cuanto a producción, muy arriesgados, sobre todo como propuesta inicial. Caminar sobre el Agua, La prision de Marfil, Otra Vida… son claros ejemplos. Fueron un reto, una baza arriesgada, pero disfruté muchisimo sacándolos adelante. Fue un trabajo muy duro, pero muy divertido.

“Muerte En Vida”, letra y música duras, con un puente con ciertos toques extremos. Un tema complejo, donde llama la atención la parte del solo, muy calmada y melódica. Desde la edición de “El Hijo Pródigo”, ¿hay algún músico o banda que crees que pueda haberos influenciado en cierta medida en vuestra composición? Seguramente me equivoque, pero ha sido importante para ti un disco como “Train Of Thought” de DREAM THEATER?

Alberto.- Dream Theater ha influido mucho en mi como músico, aunque no los he seguido mucho últimamente. De hecho ese album no lo tengo, aunque si el ultimo que han editado “Systematic Chaos”. Creo que desde hace ya varios álbumes, no hay ninguna banda que realmente me haya podido influir lo bastante como para cambiar mi manera de ver o sentir la musica. Eso no quiere decir que no haya bandas de las que siga disfrutando, eso espero no perderlo nunca.

“Pies de Barro” u “Otra Vida” tienen esas melodías y coros de discos como “El Ángel Caído”. Pegadizas y emotivas a partes iguales. Al igual que “Hoy Te He Vuelto a Recordar”, temas que a buen seguro serán fijos en directo. Pocos hubieran apostado que temas de este estilo volvieran a salir en un disco de AVALANCH. ¿estilísticamente hablando, ¿te has re-encontrado con parte de tu pasado al componer temas como estos?

Alberto.- Puede que si, aunque no sentí nada de eso cuando los hice. Siempre crei estar dando pasos hacia delante. Claro es que todos y cada uno de los temas que he compuesto desde el principio tienen como hilo conductor mi vida, mi personalidad y las experiencias vividas, y eso probablemente siempre desemboca en que los temas que voy haciendo acaben impregnados de la esencia de cualquiera de esas canciones más antiguas. Ahora, escuchando los temas desde una cierta distancia, si creo que es cierto que pueda haber una conexión con El Angel Caido, pero tambien creo, honestamente, que son temas que bien podrian haber entrado tambien en El Hijo Prodigo. Todo depende del tipo de producción con el que se trabaje, y es probable que en Muerte y Vida, la sonoridad conseguida, el concepto sonoro, este más proximo a El Angel Caido…

Avalanch

Seguramente, en los inicios de AVALANCH, en discos como “Llanto de un Héroe”, sería impensable que aparecieran temas como por ejemplo “Bajo Las Flores”, de la misma manera, que creo que un tema como “Pies de Barro” no hubiera encajado en “El Hijo Pródigo”. Con este trabajo… ¿te has quitado ciertos complejos, crees que has conseguido el estatus de hacer lo que realmente te de la gana sin tener que contentar a nadie?

Alberto.- Bueno. Lo primero de todo: me encanta discrepar, o ver como un oyente ajeno a lo que pasa por mi cabeza, opina que Pies de Barro no encajaria en El Hijo Pródigo. Yo, personalmente siento que si encajaría, pero ahora, a toro pasado quizás sea demasiado facil opinar. Quizás en el contexto del momento en que se grabó El Hijo Pródigo, no me hubiera salido componer un tema asi… eso quizas tenga más lógica. Si es clarisimo que Bajo las Flores nada tiene que ver con la epoca de Llanto de un Héroe.

Lo que si creo que tengo claro, es que a estas alturas, complejos ninguno. He tocado muchisimos palos musicales diferentes, muchos de ellos no muy populares entre la comunidad heavy, y con la cabeza bien alta ¿sabes?. A estas alturas no me saldran los colores por decir que tengo discos de U2, ni por decir que me encanta Soilwork, ni por decir que me encanta Angra, Dream Theater, Extreme, Metallica o Testament, entre muchisimos otros, he tocado folk, he hecho un disco de versiones de canciones Pop con los Stunned Parrots, he colaborado en discos de Hip hop… Las música la creo porque necesito crearla. En una primera instancia, y aunque suene egoista (los músicos tenemos fama de ser muy egocentricos) yo hago música para mi. Lo que me apetece crear, escuchar, transmitir o sentir en el momento. Si intentara componer en funcion de lo que creo que va a molarle a un oyente que no conozco de nada, y que además contenté a otro que opina de otro modo, y al otro, y al otro…. Me volvería loco y me saldría, probablemente un churro de álbum… eso no podría hacerlo.

La parte final de “Hoy Te He Vuelto a Recordar” es apoteósica. Los gritos finales de Ramón son espeluznantes. ¿Le pediste tú que lo hiciera, o salió de él?

Alberto.- Creo recordar que fue idea mía. Ramón siempre tuvo esa capacidad para subir. He de reconocer que al principio fui yo quien se negó en rotundo a utilizar ese registro de su voz. Necesitaba sacudirme de encima el mito del cantante agudo, el imperativo de que un cantante debe subir la ostia para molar, cuando hay mil registros más, con muchisimos más matices y muchisimas más cosas que aportar según que momento y que canción. Es cierto que una vez desquitado, y una vez demostrado que se puede hacer buena musica sin esos agudos, volvi a sentir curiosidad por utilizarlos, sobre todo con medida y en los momentos que realmente la canción pide. Me quito el sombrero. La verdad es que hace unos agudos en unos tonos inhumanos, con un gusto y una pulcritud fuera de serie.

Detrás de “Aprendiendo A Perder” hay una historia muy dura. Alguien te contó una experiencia personal, y tú decidiste componer este tema. Al componer temas así, expulsas demonios, te deprimes, entras en la vida del protagonista… ¿Necesitas unas condiciones anímicas adecuadas para encarar la composición? ¿Crees más en la inspiración, o en el esfuerzo?

Alberto.- Creo en la combinación de los dos. La inspiración es necesaria. Sin ella jamás podría sentarme a trabajar. Se trabaja aquello que las musas te dan. Tu eres nada más que el mensajero (el mensajero no es lo importante). Pero una vez llegan las musas a visitarte, debes trabajar. Si te quedas todo el dia pensando en las musas, tampoco conseguirás nada.

Aprendiendo a Perder es un tema muy especial. La cancion nació asi como cuentas. Enfermedad degenerativa que alguien sufre y me cuenta en primera persona. Ni que decir tiene que me conmovió de tal manera que decidi escuchar su petición: hacer una cancion sobre ello. Reconozco que para hacerla bajé a los infiernos animicamente hablando. Intente una y otra vez meterme en la piel de alguien que sufre de esa manera, intenté por todos los medios encontrar una luz, un mensaje de esperanza… y finalmente no lo conseguí. No logré encontrar ese mensaje de ánimo, ese mensaje de: no te rindas, sigue luchando… no lo conseguí, y en el fondo me siento muy mal por ello.

“Caminar Sobre El Agua”, según tú, tiene bastante de auto-biográfico con respecto a los últimos años de la banda. ¿Qué circunstancias han hecho que sean tan duros?

Alberto.- Creo que todo el mundo intuye por donde van los tiros, sobre todo quien sepa algo de nuestra historia reciente. Cuando se reestructuró la banda (y esta claro que nadie está libre de pecado, ni la banda con los musicos más inocentes, bellas personas y mejores amigos del mundo), por todos es sabido que Avalanch no tuvo que comenzar de cero, sino de negativo. Tuvimos que virar la tortilla, pues se puso de moda que “no molaramos”. Recibimos muchos palos por un disco como Los Poetas Han Muerto. Ahora me río con una mueca cuando este o aquel periodista u oyente habla maravillas de aquel album. La gente opina por opinar, habla por hablar de algo que aun no conoce. Es muy fácil opinar, y más aun cuando se ven los toros desde la barrera, cuando no te mojas. Nosotros los músicos estamos mojados todo el dia. Tenemos, la mayoria el agua al cuello. Intentas continuar, cuando has dado tu vida por la musica, has entregado lo que tenías para estar ahí, y lo poco que has conseguido lo has invertido de nuevo en ello, y no me refiero solo al dinero, pues se debe renunciar a muchas cosas (a veces demasiadas). Aun asi lo haces, porque no sabrías vivir de otra forma. Yo se lo que es pasar de tocar viajando en autobús, llenando salas y siendo el rey del mambo, a estar viajando en furgo, conduciendo tu y “por el bocadillo” unos meses después… y aun asi, seguir hacia delante. ¿por qué sigues? Muy facil: es tu vida.

Ahora, de un tiempo a esta parte, parece que vuelve a ir bien, que la cosa va mejorando a pasos agigantados… eso no cambia mi manera de pensar ni de vivir las cosas. Se donde estamos, quienes somos y a donde vamos. Se que Los Poetas Han Muerto era un buen álbum. Se que El Hijo Prodigo y Muerto y Vida también lo son. Ni antes éramos tan malos ni ahora tan buenos. Ponte cara al viento y espera tu momento.

Y para terminar de responder a tu pregunta, quiero que todo el mundo sepa que Rafa Basa fue el primer periodista que me llamó en su día (alla por La Llama Eterna), de forma desinteresada, y simplemente porque le gustamos. Nos vimos en la televisión, sin comerlo ni beberlo dos pininos que estaban por cepillar, tocamos en el Duro con el 98 por que Rafa se empeñó, y años más tarde aquí estamos hablando. Se habla mucho de mucha gente, y a estas alturas no tengo porque dorarle la píldora a nadie. Solo digo esto: si todos fueran como Rafa, otro gallo cantaria…

Hablando de esto, parece como si AVALANCH estuvieran un poco al margen de todo, de escenas, de corporativismos, del negocio… ¿Habéis tenido que pagar algún precio para conseguir esta independencia?

Alberto.- Creo que si. Inclusive en epocas pasadas. Nunca nos sentimos especialmente queridos, sobre todo en un amplio sector de medios y gente del mundillo de Madrid. En su dia dijimos “no” a prácticamente todas las ofertas que nos llegaron de sellos de Madrid. Ofertas, en muchos casos, por llamarlas de alguna forma, porque lo que ofrecian era: nada. Decir “no” fue, para muchos, una declaración de guerra, dio pie a que nos hicieran el vacio en muchos lugares. Nunca nos importó lo mas mínimo. Yo se que si crees en lo que haces y trabajas sin mirar a los lados, la cosa finalmente sale adelante sin depender de esta gente. Luego cuando las cosas comienzan a salir bien, comienzas a ver como todo el mundo te da palmaditas en la espalda, y uno es educado y trata bien a todo el mundo, pero no doramos la píldora a nadie, y tenemos bien claro quien estuvo ahí en lo malos momentos y quien no.

Avalanch

“La Prisión de Marfil” sorprende, por que creo que nadie esperaba que AVALANCH alcanzara tales cotas de agresividad. Tiene voces brutales como en “Muerte En Vida”. ¿Te has adentrado en los sonidos más extremos, o el tema lo necesitaba para afrontar una letra tan dura? ¿Te interesan ese tipo de sonidos?

Alberto.- Como te comenté antes, gracias a Dios, tengo la capacidad de disfrutar de muchos estilos diferentes. Este terreno de las voces guturales me atrae en su justa medida. Sería incapaz de hacer un álbum entero asi, sería muy rallante, pero en dosis pequeñas, y en temas que pidan esta sonoridad, si que me atrae. La letra de La Prision de Marfil tiene un mensaje bastante crudo y directo, y era el tema para probarlo. A Ramon le gusta especialmete, y el cabron, a parte de todos los registros que domina, este lo borda tambien… asi que ¿Por qué no?

Es evidente que cada vez te gusta escribir más sobre temas reales… ¿te sirve como terapia para afrontar toda la inmundicia que nos rodea?

Alberto.- Es la mejor terapia que conozco. Componer, para mi, es casi como una especie de meditación, es una constante busqueda interior. A veces te encuentras con cosas de ti mismo que no te gustan, pero lo grande, al menos eso creo yo, es saber enfrentarte a ello, no tener miedo de cómo eres y aceptarte. Una vez superado ese miedo, comienzas a adentrarte más y más para sacar fuera lo que tienes, y cuando termina el proceso (en este caso el disco), te sientes como si hubieras vivido toda una vida, como si hubieras tenido un sueño muy profundo, como si hubieras vaciado tu disco duro de todas las cosas negativas que habias acumulado en ese tiempo. En una palabra: te desahogas.

Eso de acabar etapas es cada vez más un recurso muy utilizado. Para AVALANCH, las etapas se cierran con cada disco, o con un conjunto de discos. ¿Consideras “Muerte y Vida” el fin de una etapa o el inicio de otra?

Alberto.- Para mi cada disco resume una etapa de mi vida. Eso lo tengo claro. Con ellos voy cerrando etapas. Al día siguiente de terminar un disco. Me levanto y digo… “¿qué hago hoy? No tengo que ir al estudio…. Mi vida no tiene sentido…” y me doy cuenta de que tengo que volver a empezar. Comienzo poco a poco a llenar de nuevo el vaso de la inspiración. Espero pacientemente a que se llene. Entonces, como dicen quienes me conocen, entro en fase de composición, se me vuelve a pirar la olla de vez en cuando, vuelvo a soñar despierto, vuelvo a sorprenderme tarareando melodías… y cuando me doy cuenta, estoy de nuevo escribiendo. Es un proceso cíclico, que claramente va cerrando etapas en mi vida.

Muchos de los viejos temas, léase “Torquemada” o “Pelayo”, a pesar de que ya no los tocáis, siguen siendo reclamados por buena parte de los fans. Imagino que el motivo de que ya no los toquéis es por zanjar una etapa y una manera de entender la música y la lírica, muy diferentes, ¿es así?

Alberto.- Asi es. Torquemada es el tema estandarte de nuestra etapa mas power. En cierta manera, puede que este tema haya pagado el pato de todo lo que nos pasó. Quizás solo por no dar el brazo a torcer, o por todo lo que significó en su momento, no renegar, sino adentrarnos en otras sonoridades, haga que ahora no nos apetezca tocarla. Aunque más de una vez se oyo a algún músico proponerla en el local de ensayo…¿quién sabe?

Con Pelayo tengo un sentimiento contradictorio. En su dia la escribí desde un punto de vista de alguien que se defiende de un invasor, o de de alguien que defiende su casa, su tierra. Ese es un sentimiento muy digno e incluso puro, respetable. Pero se que hay gente con capacidad para malinterpretarlo. Hasta mi buen amigo Jbara entiende el tema y lo respeta, pues incluso en su cultura hay canciones que narran situaciones similares relaccionadas con héroes locales, invasores y gente que muere por defender su tierra. Ironicamente, y si ir más lejos, algo parecido a lo que ocurrio en Irak.

Pero viendo los tiempos que corren, las injusticias que se comenten con el pueblo árabe (con todos sus errores y costumbres a veces muy equivocadas), creo que no es momento para cantar este tema.

Cuando una banda es encumbrada por los fans, ¿se crea cierta responsabilidad hacía estos fans, o es mejor seguir el propio camino sin pensar en las consecuencias? ¿Hasta qué punto ves lícito la responsabilidad de un músico hacía sus fans?

Alberto.- Creo que ambas cosas son la misma. Me explico: Si eres sincero con lo que haces, con lo que escribes, con lo que creas… y la gente se identifica contigo, te escucha, te sigue, te apoya y te ayuda a seguir en esto, honestamente, creo que la unica forma de serles fiel y no fallarles es continuar haciendo lo mismo: ser sincero con todo lo que hagas. No sería sincero si volviera a hacer un disco sobre la historia medieval en España. No lo sería si volviera a hablar sobre unas Ruinas del Eden. Y la gente que de verdad te entiende y siente lo que haces, creo que tiene dos dedos de frente como para saber que ahora no me pueden pedir que haga Torquemada II, porque no estaria siendo honesto conmigo mismo. Y probablemente, musicalmente hablando, y popularmente hablando, sería para mi mucho más sencillo hacerla, pero no estaría siendo fiel a mis verdaderos fans, que creo, no están entre los que piden Torquemada.

¿Qué queda de aquel Alberto Rionda que apareció en las fotos de “La Llama Eterna” con una camiseta de ANGRA? ¿Qué te inspiraba en aquellos años, y que te inspira ahora?

Alberto.- Claramente, el Alberto de hoy, ha crecido como músico y como persona, apoyandose en aquel Alberto. Estoy muy orgulloso de aquella epoca. Esa camiseta de Angra aún la conservo, y años más tarde, aquel inocente chavalin, fan de Angra hasta la medula, ha visto como el mismo Andre Matos ha colaborado en uno de sus discos, o como Andre le invitaba a componer un tema para su ultimo álbum, o como grababa un solo para su disco… ¿Quien lo iba a imaginar no?. Creo que todo esto indica que me apoyo claramente en todo lo que fui, que estoy orgulloso, y que todo aquello fue necesario para llegar a ser quien soy hoy dia.

En aquella época me inspiraba la ilusion y la curiosidad por trabajar y vivir por y para la musica, la incertidumbre de saber si lo lograría, sobre todo después de haber abandonado la carrera con cuatro asignaturas pendientes para terminarla. Recuerdo que me dije:” prefiero verme dentro de 20 años bajo un puente, con una pequeña sonrisa pensando: “al menos lo intentaste”, que verme en una oficina, amargado pensando:”¿qué hubiera ocurrido si lo hubiera intentado?” Hoy dia me inspiro en todo lo que me ha tocado vivir.

De la misma manera que te inspiran cosas diferentes, tendrás diferentes sueños. Que esperabas de AVALANCH hace diez años, y que esperas ahora. ¿Hay algo que te gustaría cumplir en el mundo de la música y que aún te falte?

Alberto.- Me gustaría estabilizar el proyecto. He de reconocer que es más solido de lo que esperaba hace poco tiempo atrás, sobre todo a nivel de infraestructura, de medios para desarrollar el trabajo, para que todo el mundo pueda vivir de esto sin preocupaciones. Estamos más cerca de lo que hubiera creido hace tiempo, sobre todo después de ciertas historias “de miedo” acerca de exmanagers y excompañeros (por fortuna el tiempo y la justicia pone a todo el mundo en su sitio, calla literalmente muchas bocas, sobretodo cuando hay papeles firmados por jueces, esa es la mejor medicina, mejor aún que los dimes y diretes…) Por fortuna, a dia de hoy, no hay nada de lo que tenga que avergonzarme, nada de lo que “no pueda hablar”, nadie a quien tenga que pedirle que mienta para ocultar o proteger esto o aquello, ninguna fotografía que ocultar porque salgo con este o aquel músico (creedme, eso ocurre en otras casas). Gracias al cielo tengo (o formo parte de) una banda de buenos musicos y buenos amigos, gente que me apoya, equipo tecnico, sello discografico, agencia de contratación, manager internacional… poco más puedo pedir a dia de hoy. Si pudiera pedir algo… que esto siga asi mucho tiempo.

Imagino que tus gustos habrán cambiado a lo largo de todos estos años. ¿está relacionada la evolución personal de Alberto Rionda, con la evolución de AVALANCH, o es un factor más musical que personal?

Alberto.- Creo que es un factor más bien personal. Creo que en funcion de cómo se desarrolle tu personalidad, iran variando tus gustos musicales. Por ello, si no evolucionas como persona, corres el riesgo de quedarte toda tu vida escuchando y componiendo lo mismo, lo cual, en mi opinión, seria muy triste. Nunca podria asegurar que en el futuro estare aquí o alli, porque eso seria para mi imposible de predecir.

Bueno, ahora toca gira. La verdad es que AVALANCH no paran de tocar allá donde se les reclama. ¿Cómo es la vida en la carretera?

Alberto.- Muy estimulante. Estamos contando los segundos para regresar. Es el verdadero sentido de todo esto. Los shows en directo son la esencia de una banda, lo que mantiene vivo este mundillo. Un concierto en directo nunca se podra piratear, ni bajarse de la red, y eso demuestra que cada noche es única e irrepetible. Si no estuviste, te lo has perdido para siempre. Por ponerte un ejemplo, no pude ver a Freddie Mercury en directo. Tengo todos sus discos, es una de mis mayores influencias. Se me pudieron los bellos de punta cuando vi un dia en casa de un conocido, un marco con una entrada de un show de Queen. El habia estado alli. Comprendi todo esto que te comento al instante. La magia del directo es irremplazable, y eso es algo que tenemos siempre muy presente, y que nos mantiene vivos, y cada dia más ilusionados.

Tenéis preparada ya la gira para presentar “Muerte y Vida”… ¿habrá alguna sorpresa?

Alberto.- La verdad es que no somos muy dados a las sorpresas ni a reinventar el concepto de show. Me gusta ver a una banda tocando, sonando contundente, hipnotizando al público con su contundencia, con sus tablas. Igual da que sea un pub con 50 personas que una plaza de toros con 5.000. Si eres capaz de lograrlo en ambas situaciones, entonces, para mi, esa banda tiene todo lo que tiene que tener. Al margen de montajes escenicos, grandes despliegues, etc…

Supongo que presentaremos los temas más representativos de MYV, y daremos un repaso a nuestra discografia.

Después de tanta pregunta, me gustaría pedirte tres deseos, y tú me dices si se pueden cumplir o no.

  1. – Grabación de un doble en directo, un concierto de AVALANCH entero
  2. – Re-grabación de “La llama eterna” con la formación actual.
  3. – Edición en vinilo de “Muerte y Vida”.

Alberto.- 1.-Seguro que en un futuro no muy lejano se te concede.

2.-Esto lo veo más difícil, y quizas a lo mejor no por ganas, sino por tiempo. Me explico. Preferiria mil veces emplear ese tiempo y trabajo en crear algo nuevo. Tambien soy de los que opinan que los discos tienen su encanto por lo que significaron en su momento, y tienen un conjunto de cualidades, buenas y malas, que lo hacen únicos, lo cual no quiere decir, que en un momento dado, si a la banda le apetece, no se pudiera hacer.

3.-A mi tambien me encantaria. No es la primera petición. Se estudiará.

Avalanch

Y para acabar, llegó el momento del test de personalidad, solo puedes elegir una:

-Sporting de Gijón, u Oviedo C.F.
Sporting

– Barón Rojo, u Obús.
Barón Rojo

– IRON MAIDEN o JUDAS PRIEST.
Judas Priest

– Ingeniero de caminos, o músico.
Músico

– Componer o grabar.
Componer

– Cd o vinilo.
Vinilo

– Muerte… o Vida.
Me temo que me tocará comerme ambas…¿No?

– Gracias por todo Alberto, un placer como siempre.

Alberto.- Gracias a ti. El placer ha sido mio.

Àlex Sánchez Cerro.


Pregunta de Rafa Basa:

– Ahora que vuelven a estar en boga las óperas rock como Avantasia III, por ejemplo, ¿no te vuelve a picar el gusanillo de repescar tu vieja idea de hacer una ópera rock en la que tu compongas todos los temas, haya un concepto de fondo y multitud de músicos invitados? En el caso de hacerlo, ¿con qué musicos y/o cantantes te gustaría contar?

Alberto.- La verdad es que tengo un guión hecho desde hace muchisimo tiempo, y la música más o menos clara, personajes, etc… Seguro que algún dia me decido a hacerlo. En cuanto a músicos, creo que tambien lo tengo claro, más o menos. Pero quizás, lo mejor sea mantener la incertidumbre, sobre todo, hasta llegado el dia, poder confirmar realmente quienes serian.

– Pasas el 90% de tu vida en Bunker estudios, me imagino que debes tener compuestas muchas ideas o temas que aún no han salido a la luz porque o bien no están terminados, o por razones que tu solo conoces. ¿Tienes mucho material? ¿De qué tipo? Dentro de esas ideas, ¿tienes algunos bocetos que podrían servir para esa hipotética ópera rock?

Alberto.- Asi es. Paso demasiado tiempo alli. Tengo muchisimas cosas hechas. Desde versiones Jazz de Vientos del Sur, hasta músicas para teatro, spots de televisión, etc… inclusive algunos pasajes de esa hipotetica opera rock, pero nada serio.