Inicio Conciertos Crónica Concierto SOBREDOSIS – Nueva presentación en Madrid

SOBREDOSIS – Nueva presentación en Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN





Documento sin título

Sobredosis

Sábado 1 de Diciembre de 2007 – Sala Copérnico – Madrid

Más que interesante noche de agradable y heavymetalero “revival” nacional la que disfrutamos el pasado sábado en la madrileña sala Copérnico. Tras las buenos comentarios que todo el mundo resaltó en la primera presentación de los madrileños en la misma sala hará unos 8 meses, y refrendar yo mismo en el Leyendas este pasado verano su fantástico estado en su vuelta a los escenarios tras más de 15 años en el dique seco (al menos como SOBREDOSIS), nos encontrábamos a punto de vivir ese segundo asalto que a la postre resultó tan entretenido, potente y nostálgico (en el mejor sentido) que la primera. Eso sí, al igual que pude comprobar en Mazarrón, todos están en un estado más que excelente (destacando especialmente a Santi que está “que se sale”), además habiendo adquirido en estos años una destreza y calidad que no atesoraban tan claramente en sus inicios, pero a su vez sonando exactamente igual que antaño, sin arreglos modernos ni parches de turno en los temas. No, esto son los SOBREDOSIS de siempre pero en 2007: heavies, básicos, macarras, directos y honestos.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Todos sabéis que los dos únicos de la formación original que no se han adscrito a la reunión han sido el batería Luis García (también ex ÑU entre otros), y el guitarrista Manuel Manrique, ahora con MR. ROCK (precisamente con el cantante del grupo que hizo inmediatamente después de terminar SOBREDOSIS, llamado ATLAS), quien, por cierto, estaba en la sala viendo las evoluciones de sus ex-compañeros y colegas sobre el escenario (además de miembros de bandas como MURO, SILVER FIST, LUJURIA e incluso SANGRE AZUL). Como sustitutos y 100% acoplados a la banda y al propio sonido de SOBREDOSIS, encontramos al joven batería Oscar (que me encantó… a pesar del más que manido amago de principio de “Painkiller” en el sólo), y el gran Manolo Arias, que no sé cómo lo hace pero siempre dota de calidad, clase e incluso elegancia hardroquera (además de toque ochentero a todos los niveles, que a nadie se le olvide, y por eso también se ha acoplado tan bien en mi opinión a los renacidos SOBREDOSIS), a todos los proyectos y bandas en los que está o ha estado involucrado (NIAGARA, BELLA BESTIA, MURO… y ahora con ÑU desde hace ya tiempo).

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Bueno, pues nos juntaríamos unas 200/225 personas en la Copérnico para disfrutar de una noche más de himnos ochenteros, de canciones inolvidables, de estribillos directos y proclamas callejeras (que curiosamente no han quedado desfasadas con el paso del tiempo, como sí ha podido pasar con temas de otros grupos), y de hora y media de buen heavy rock del bueno, del de toda la vida, de pantalón de pitillo, litrona y flequillo ochentero… Aunque los que quedaban de aquellos en la sala habían crecido, pero a su vez había también mucha sangre joven entre el público para rememorar las canciones de un grupo que muchos no habíamos tenido la oportunidad de disfrutar en la época.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Comentar que disfrutamos de un sonido realmente bueno en la sala, una actuación de los músicos perfecta (destacando como digo a Santi, impresionante a la voz y mucho mejor que lo que le he visto en muchos vídeos, muy bien también Óscar, como decía, perfectamente complementado a la base rítmica el bueno de Salva -que además desempolvó en escena el chaleco de cuero y las balas de la época-, y una pareja de guitarristas excelente, con un punto más roquero y elegante quizás que el toque mucho más crudo y macarra de entonces, pero que se complementaron a la perfección y es que es un lujo mirar a un lado al gran Manolo Arias con los ojos cerrados disfrutando cada sólo y riff, y al otro ver a José “Pajarito”, más rítmico y dando mucha cera desde su Les Paul roquera), y un set list que, lógicamente, se basó en tocar casi por completo sus dos álbumes, incluida la versión para cerrar del “Doctor, doctor”(que yo siempre diré que es de Michael Schenker más que de U.F.O., pero vamos, no dejan de ser formas de verlo), además de la repetición del clásico por excelencia de la banda, “Alíate”, con la participación improvisada de Óscar de LUJURIA que andaba por las primeras filas viendo el concierto.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Comenzaron muy potentes y roqueros con el clásico “Dinosaurio del rock” como presentación y guiño a que ya no son tan jóvenes pero han vuelto para dar el cayo igual e incluso mejor que a mediados de los 80. Más caña ya 100% heavy metal nacional de vieja escuela con “Corriendo salvajemente” y la brutal “Bajo el fuego”, que sonó como un cañón. Tras una no tan movida (pero con guapa letra) “Sucio embaucador”, vino el primer punto álgido de la noche con “Sangre joven”, que todos coreamos con muchas ganas (y sinceramente me encantó mirar a mi alrededor y ver mucha savia nueva para que el rock clásico nunca muera… y es que, fuera de los conciertos de los cuatro grupos de “Disney metal” y las bandas más conocidas, que es dónde parece que sólo se apuntan masivamente las nuevas generaciones, es bastante raro ver “sangre joven” en este tipo de shows). Con alusión de Santi a los “yonquis” de antaño, que afortunadamente en estos tiempos no se ven tantos, atacaron la siguiente con “Extrañas criaturas”, uno de mis favoritos desde siempre y que les quedó algo peor, quizás porque hubo algún problema con el micro a mitad del tema.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Casi mediado el concierto, seguía sonando de maravilla (¿porqué en las mismas salas unos conciertos suenan perfectos y otros tan mal?… nunca podré entenderlo…), la gente estaba cada vez más caliente y animada, la banda sonriendo sabedores de que todo estaba saliendo bien… y es que el concierto iba por derroteros perfectos. La vacilona y divertida “Dinero, mujeres y rock” fue la siguiente en caer, aunque la sorpresa positiva fue la inclusión de la preciosa balada “No puedo vivir sin tí”, que Santi cantó de maravilla y que la verdad es que no desentonó en absoluto con el resto de canciones mucho más cañeras… y además me gustó el detalle de Manolo que la terminó con el principio del “Hells bells” de AC/DC.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

De nuevo volvieron a pisar el acelerador con “Ritual” del primer disco, y con una más conocida y coreada por la mayoría como es “Tú no eres el mejor” (una de las que tiene una letra más adaptable a los tiempos que corren… y eso que entonces no existían los Operación Triunfo y similares). Tras esto vino el preceptivo descanso con un potente sólo de batería que, quitando el tema del “Painkiller” comentado, (es que está más visto que el tebeo, tronco), estuvo muy bien. El tema que daba título a su debut, “Caliente como un volcán”, sonó de maravilla y animó un montón de nuevo a la gente con ese riff que me sigue recordando indudablemente al “Look that kills”, aunque todo apuntaba a que, tras una hora de concierto, el final se acercaba.

 Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

“Fuera de control” precedió a los dos clásicos por excelencia de la banda, ambos de su segundo álbum, y es que “Chico” y “Alíate” son por derecho propio dos de los temas que no pueden faltar en un hipotético recopilatorio imprescindible de las bandas nacionales de los 80. Lógicamente fueron los temas más coreados y “bailados” por la concurrencia y es que es auténtico placer, ¿para qué nos vamos a engañar?, el poder cantar fuera de la discoteca/bar de turno este tipo de clásicos a voz en grito mientras el grupo original lo toca para tí sobre el escenario. Emocionante, intenso y perfecto casi final que, de la mano del irrepetible “Doctor, doctor” de U.FO./Schenker (aunque, por mucho que me guste Manolo Arias como guitarrista, es imposible igualar el feeling y clase del genio alemán), puso la guinda a un concierto más que interesante.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Ante la petición del respetable, salieron para cerrar definitivamente repitiendo “Alíate”, en este caso con la participación improvisada de Oscar de LUJURIA (que, como le preguntó el cantante, se sabía el tema de arriba a abajo, como todo buen amante del heavy nacional que se precie), para poner el punto final a una fantástica noche de buen heavy/rock ochentero y nacional. Eso sí, para próximos conciertos y evitar tener que repetir canciones por falta de repertorio, podrían preparar un par de temas más, alguna otra versión o sobre todo un tema o dos nuevos que, según nos comentó José en una entrevista, ya tenían compuestos… incluso desempolvar alguna de las canciones que supuestamente iban destinadas para el que iba a ser el tercer disco del grupo, que nunca llegó a ver la luz.

Sobredosis - Foto: David Esquitino
Sobredosis - Foto: David Esquitino

Bueno, expectativas cumplidas, excelente estado de la banda en su segundo asalto (por si a alguien le quedaba alguna duda después de lo que todos los que ya les habíamos visto en directo en esta nueva etapa habíamos comentado), muy entretenido concierto… Y nada, hubo que acercarse a los bajos de Argüelles (que están al lado de la sala) para rematar la noche correctamente: tercio en mano, y escuchando buen heavy metal clásico de fondo, por supuesto.

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre
ellas.