Inicio Lanzamientos A-Z DEAD SOUL TRIBE – A Lulluby For The Devil

DEAD SOUL TRIBE – A Lulluby For The Devil

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Nuevo trabajo de esta formación, liderada por Devon Graves, ex miembro de PSYCHOTIC WALTZ, una de las bandas pioneras en los ochenta del metal progresivo, que me ha dejado muy buen sabor de boca llamado “A Lulluby For The Devil”, el cual ha sido editado por la discográfica Inside Out, y que como viene a ser habitual en las bandas de dicho sello, su propuesta consiste en un Metal Progresivo bastante peculiar, ya que a pesar de no basarse en largos y complejos desarrollos instrumentales ni tampoco crear algo realmente nuevo más allá de fusionar diversas influencias (PINK FLOYD, QUEENSRYCHE, JETHRO TULL- sobre todo por las partes de flauta interpretadas por Devon- o SAVATAGE) su oferta musical resulta de lo más valiente y sofisticado que he podido escuchar últimamente, demostrando ser unos expertos a la hora de jugar con distintos ambientes, que unas veces te pueden llevar a los más verdes prados y frondosos bosques y otras en el caos de cualquier gran ciudad, unas veces es bucólico y colorista, mientras que en otras recurren a ambientes más tensos y grises

También es de destacar la portada de este disco, tan sobria como bella y sugerente, en el que se aprecia una representación bucólica del diablo el cual aparece en una pose de flamenco mientras hace sonar su flauta, una postura que recuerda en cierto sentido a la de Ian Anderson (aunque el demonio de la portada de los DEAD SOUL TRIBE sale algo más encorvado) algo cuanto menos curioso, ya que no es la única referencia o guiño a los JETHRO TULL.

Volviendo al apartado un trabajo así con tal cantidad de detalles requiere un trabajo interpretativo muy exigente para que no quede un mero intento y en este aspecto el cuarteto cumple con su cometido de forma sobresaliente. Aquí se lucen todos y cada uno de los miembros de esta banda, sobretodo Devon, sobre el que recae prácticamente todo el peso en lo que se refiere a la interpretación de los arreglos, es decir, las guitarras solistas, las melodías de flauta y todas las voces.

El álbum se principia con la tensa “Psychoesphere” que se caracteriza por un riff repetitivo y una interpretación que me ha hecho pensar en Devin Townsend y sus STRAPPING YOUNG LAD, tanto por las voces de Devon como por la instrumentación, guiada por una sección rítmica desbocada que inspira caos y violencia. Tras este tema Goodbye City Life el corte más progresivo en cuanto a estructura se refiere y musicalidad, un tema que empieza bombástico con unos arreglos orquestales que sugieren la dureza de la vida en una bulliciosa ciudad moderna y la imponencia de las grandes masas de cemento hasta que se da paso a un pasaje más sosegado a teclado de cierta melancolía tras el cual nos llega un muro de técnicos riffs, seguidos por unos compases en los que la protagonista es la flauta de Devon, perfectamente arropada por unos teclados y guiada por una base rítmica marcial que desemboca en un fragmento que sería el resultado de cruzar los SAVATAGE más operísticos con los QUEENSRYCHE de la era “Operation: Mindcrime” tras el cual llega el metálico “Here Come The Pigs”, un corte de guitarras afiladísimas que culminan en un vertiginoso solo y unas voces sampleadas que dotan de cierto dramatismo al tema, enfatizado por un Devon que muestra su lado más oscuro susurrando y empleando un registro algo más grave de lo habitual en el género.

En “Lost In You”, Los mejores SAVATAGE era Zakk Stevens me vuelven a la mente en una composición a medio tiempo en el que juegan de nuevo con partes viscerales en las que potentes guitarrazos se entrelazan con teclados de cariz más ambiental, y sensuales voces se alternan con otras más viscerales. “A Harmony To Nowhere” es un cenagoso corte de bases rítmicas primitivas y tribales sobre las que flotan unos sugerentes punteos de guitarra hasta que Devon entra con su voz inspirando sensualidad, mientras se intercalan partes del Hard Rock más potente con una instrumentación más atmosférica. Sin duda, uno de los momentos más inspirados del disco. En “The Gossamer Strand” siguen con su propuesta de fusionar distintas atmósferas y arreglos de distintos estilos, ya que junto potentes riffs de guitarra, podemos encontrar preciosos arreglos de flauta y efectivos e inspirados solos de guitarra cargados de melodía.

Tras este tema llegamos a uno de los cortes más solemnes y densos del cd, “Any Sign At All”, un tema en el que el las líneas de bajo gozan de mucho protagonismo y cuyos riffs son más prolongados en la primera parte del tema, mientras que en su recta final se vuelven más agresivos. El trabajo de batería es de reminiscencias tribales, y a pesar de que el tempo es bastante pausado, estas tienen gran fuerza merced a la pegada de Adel Moustafa. En lo que se refiere al trabajo de Devon a las voces, este se mueve en registros bajos y medios, transmitiendo misticismo y misterio por todos los costados.

Unas guitarras acústicas sobre las que flotan unas partes vocales de ciertas reminiscencias BEATLE dan entrada a “Fear”, un medio tiempo sencillo pero con cierta atmósfera épica, tras el cual llega otro de los cortes más intensos de “A Lulluby For The Devil”, “Further Down”, él cual destaca por su riff, entrecortado y afilado y unas guitarras solistas más elaboradas que en los temas anteriores a cargo de Devon Graves que se explaya a gusto interpretando unas sugerentes melodías de cariz arabe. Llegamos al final del disco, y no hay nada mejor para ello que una canción de cuna para diablillos (je,je,je…). Obviamente no estamos ante un tema ñoño o descafeinado, sino a una composición bastante completa en la que podemos disfrutar de los DEAD SOUL TRIBE más oníricos y etéreos, pero también de la faceta de la banda más netamente metálica en la parte final del tema.

En conclusión, estamos ante un disco variado, denso, elegante, original pero a la vez muy fresco y ameno que no se hace en absoluto pesado de escuchar apto tanto para aquellos que degusten de este tipo de material como para los profanos del género.

Rafa Torrent