Inicio Entrevistas SKID ROW – Rachel Bolan y Johnny Solingen

SKID ROW – Rachel Bolan y Johnny Solingen

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

Entrevista con Rachel Bolan, bajista de SKID ROW

ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

Antes del soberbio concierto que la clásica banda de New Jersey dio en la sala madrileña Ritmo&Compás, aprovechamos para charlar un rato con el pequeñito bajista y líder desde siempre de SKID ROW, Rachel Bolan. Con una imagen muy diferente a la que le podemos recordar de las fotos de “entonces”, un simpático, sincero y muy agradable Rachel (de nombre real Jeff Southworth), respondió sin problemas a las preguntas que le hicimos sobre el presente y pasado de la banda. Una interesante entrevista que podéis leer a partir de aquí:

– Hola Rachel, para comenzar coméntanos cuál es la banda que está de gira actualmente como SKID ROW, aparte de Scotti, Johnny y tú, claro.

Rachel.- Pues el batería es Dave Gara, que ya lleva con nosotros unos 3 años. El guitarrista es un amigo de “Snake” (Dave Sabo, el otro guitarrista original del grupo que actualmente no puede salir de gira con ellos), ya que él ha tenido algunos problemas y no puede salir de Estados Unidos por ahora. Entonces, no íbamos a cancelar la gira y “Snake” sugirió a Ryan Cook, un amigo suyo de la banda HAIR OF THE DOG, que puede tocar perfectamente su partes y así podíamos hacer la gira europea sin problemas.

Rachel Bolan -  SKID ROW

– Si nos lo puedes decir, ¿cuál es el problema con Dave?

Rachel.- Bueno, él ha tenido un divorcio realmente problemático (nos mira y se ríe como diciendo, “¿qué quieres que te diga?, no te puedo contar mucho más“). El tema es que tiene que permanecer en el país por si le requiere el Juzgado y está pasando un momento malo.

– Se supone que Keri Kelly (VINCE NEIL, ADLER’S APPETITE, FASTER PUSSYCATS…) ha grabado partes del último disco pero no está de gira con SKID ROW. Además, al principio se habló del guitarrista de CINDERELLA, Jeff LaBar, pero tampoco está tocando con vosotros. ¿Porqué?

Rachel.- No, Keri no llegó a tocar en el disco, sino que sólo “Snake” y Scotti han grabado las guitarras en el álbum. Keri ha tocado con nosotros en alguna ocasión, al igual que Jeff, pero ahora está con ALICE COOPER y como coinciden las fechas de ambas giras, no podía estar con nosotros. Lo mismo que CINDERELLA en Estados Unidos.

– Lo que se aprecia en el último disco, “Revolutions per minute”, es que el sonido se aleja todavía más de lo que fue “Thickskin” de los álbumes anteriores de SKID ROW, aunque no es tan moderno. Es más punk rock y supongo que es la línea musical que queréis seguir a partir de ahora.

Rachel.- Realmente no porque siempre nos ha gustado reinventarnos a nosotros mismos disco a disco. En este caso era lo que queríamos hacer, sin meter baladas y sólo buen rock rápido y directo. Creo que es lo que SKID ROW debe hacer, cosas nuevas y diferentes siempre. Por eso te digo desde ya que el siguiente disco también será completamente diferente.

– Ahora se cumplen unos 10 años desde que Sebastian Bach dejó la banda. ¿Qué valoración haces desde que Seb no está con SKID ROW hasta el momento actual?

Rachel.- Bueno, seguro que todo es menos estresante (risas). Ahora es más divertido y estamos en una época muy buena para nosotros, pasándolo realmente bien. Desde que Johnny está en la banda hemos hecho giras realmente buenas, por ejemplo recientemente con POISON, o en el crucero de Vince Neil. Mi balance es jodídamente positivo, te lo aseguro, desde que Johnny está con nosotros. Es un gran cantante y nos hemos divertido mucho desde entonces.

– ¿Crees que Solinger tendrá que lidiar siempre con las comparaciones respecto a Seb o con los años la gente ya no les compara tanto?

Rachel.- Yo creo que siempre se les comparará, es inevitable, pero cada vez se está reduciendo y los fans aceptan mucho mejor que al principio a Johnny. Él sabe que siempre se le considerará el nuevo, por mucho que lleve ya más tiempo en la banda que el propio Sebastian. De todos modos, es algo normal cuando hay un reemplazo importante en una formación de estas características pero Johnny hace las cosas a su manera, lo está haciendo muy bien y los fans aprecian su esfuerzo y valentía.

– Hablando de la música de la banda, ¿a día de hoy seguís interesados en el hard rock de finales de los 80 o definitivamente lo dejáis atrás?

Rachel.- No, a mí me siguen gustando mucho grupos de aquella época como CINDERELLA, que siempre fue una de mis bandas favoritas, y muchas más, aunque también es cierto que hay otras que ya no escucho. Yo particularmente he vuelto a escuchar mucho punk rock, como cuando era un chaval, y material más heavy pero tanto Snake y yo, que componemos la mayor parte del material de SKID ROW, seguimos metidos en aquello, por supuesto. Al final, a través de los años vas conociendo nuevas cosas y ahora escucho muchos tipos de música diferentes pero no reniego ni mucho menos del pasado.

– La última vez que tuvimos la ocasión de hablar con Sebastian Bach nos comentó que el día que le llamaseis volvería al grupo. ¿Qué opinas de esta idea?

Rachel.- Es que no tendría sentido porque había mucho enfado, problemas y malos rollos cuando él estaba en la banda. Yo creo que una vez que él no está es cuando SKID ROW ha encontrado la estabilidad y el camino que tiene que seguir para siempre. De hecho, no he hablado con él en diez años y sigo sin estar interesado en hacerlo…

Skid Row

– Te lo preguntaba porque fue él el que nos lo dijo, por eso lo decía, por si quizás había habido algún tipo de conversación, propuesta, oferta o lo que fuera.

Rachel.- Sí, sí, no te preocupes, no te he malinterpretado en ningún momento… No sé hasta cuando seguiré igual pero ahora mismo no quiero ni pensarlo porque sé que no duraríamos ni una gira sin mosquearnos de nuevo (risas).

– Ya en el tercer disco del grupo, “Subhuman race”, hubo un cambio brusco con respecto a los dos anteriores. ¿Contasteis con el apoyo y beneplácito de la compañía en ese momento?. Fue un disco extraño para todos, especialmente para los fans…

Rachel.- Sí, es cierto, y reconozco que de todos los álbumes de SKID ROW es el que menos me gusta. Es el primero que hicimos con Bob Rock y sin Michael Wagener y se notó. Yo adoro a Michael, es como un hermano para nosotros y además entiende perfectamente a la banda porque fue parte muy importante de su sonido. Bob intentó cambiarnos y además es que justo entonces había un montón de música nueva abriéndose paso, grunge, bandas de rock alternativo…, y esto también influía en el negocio. Entonces, bueno, la compañía estuvo de acuerdo con el cambio y nos apoyó, pero ni mucho menos con la promoción que tuvimos para los dos álbumes anteriores.

– Volviendo al último disco, hay un tema de marcado sonido country como es “You lie”. ¿Porqué quisisteis incluir un tema de este tipo en el disco?, ¿cómo es la reacción de la gente en los conciertos ante este tipo de temas o “When God can’t wait, también en la misma tesitura?

Rachel.- La reacción es muy diferente (risas). Todos piensan que es por la influencia de Johhny, que es un vaquero de Texas, pero la canción la hice yo pensando en un amigo mío que pillo a su mujer en la cama con otro, ya sabes. Está claro que la hice a mi manera o como yo pensaba que él podía pensar en ese momento aunque realmente, ¿quien sabe cómo se va a reaccionar en esa situación? Al final es casi una nota de humor en el disco porque está claro que no somos una banda country del Oeste, y no queremos que la gente nos recuerde como “oh, SKID ROW, el grupo de rock que hace country” (risas)

– ¿Estáis tocando el tema en los conciertos de esta gira?

Rachel.- No, esta vez nos estamos centrando en otro tipo de canciones.

– Quizás en los 80 las bandas tenían que pensar en componer temas que pudieran ser hits, canciones más pegadizas que pudieran tener éxito comercial. Actualmente creo que la música que hacéis está muy apartado de eso, ¿ha cambiado vuestra forma de componer o realmente nunca pensabais consciente en hacer singles?

Rachel.- Por ejemplo en el último disco la única premisa que teníamos era no hacer ninguna balada pero no nos hemos planteado hacer o no canciones pegadizas esta vez, simplemente ni lo hemos pensado. Quizás en los dos primeros discos sí había cierta intención de la compañía de que compusieras temas más melódicos o accesibles, estribillos pegones… y supongo que de algún modo te influía un poco para componer las canciones. Aunque es algo que nunca me ha gustado ya que el tipo de canciones que hacemos es cosa de los músicos y de nadie más. En este caso te aseguro que hemos tenido la mayor libertad a la hora de “Revolutions per minute” y lo agradezco.

– Tenemos noticias de que habéis grabado algún show en Atlanta hace algunos meses para un futuro DVD. ¿Qué nos tienes que decir sobre esto?

Rachel.- Sí, grabamos un concierto pero estábamos muy ocupados entonces para ponernos a editarlo, y además hemos grabado después más cosas en otros sitios porque realmente queremos editar un concierto pero con imágenes de varios sitios. Además, tenemos mucho material guardado de todas las épocas de la banda y, al ser la primera vez que vamos a editar un DVD, nos gustaría que tuviera más cosas y no sólo un concierto de un show preparado para la ocasión. El problema es que la compañía me da patadas en el culo todos los días para sacar el DVD (risas) así que esperamos que las dos partes nos pongamos de acuerdo y en 2008 lo tengamos listo.

– Para “Thickskin” grabasteis una versión alternativa en clave de punk rock del clásico “I remember you” que no dejó indiferente a nadie (y no gustó demasiado a los viejos fans, las cosas como son). Si ahora tuviérais que regrabar más temas de los dos primeros discos, ¿cambiarían mucho con respecto al original?

Rachel.- No sé si cambiarían mucho pero es que el tema de regrabar “I remember you” no fue por nada en especial. Simplemente era una canción que yo tocaba con un grupo de amigos en un proyecto que hacíamos versiones y por ejemplo tocábamos “I remenber you” así. El caso es que grabamos una demo dónde también estaba ese tema y Johnny la escuchó y le gustó mucho porque sonaba realmente bien. Nosotros sabíamos que si la grabábamos en el disco y editábamos “Thickskin” con esa canción dentro había gente que se iba a enfadar pero al final es sólo una bonita canción y podemos hacer lo que queramos, ¿a quien le importa? (risas) Quiero decir que la original está en el primer disco y ésta no es más que otra versión, nada más.

Rachel Bolan -  SKID ROW

– Lo que pasa es que es un tema que significa mucho para los fans de SKID ROW, y fue realmente extraño escuchar “profanada” la balada por excelencia del grupo. La gente había crecido con ella… Yo recuerdo que la primera vez no me gustó nada pero después le pillé el punto y ahora me gusta, aunque la considero simplemente como una canción diferente y ya está.

Rachel.- Sí, es que a mucha gente les gustan ambas y no pasa nada. Yo recuerdo que siempre pensé que el estribillo podría quedar muy bien en clave de punk rock, y el tema en sí con un desarrollo más agresivo podría ser interesante y así lo hacíamos en ese proyecto.

– Imagino que “Snake” Sabo seguirá en la banda de aquí en adelante. De todos modos, ¿cómo afrontarías de cara al futuro el tema de la composición de los temas sin contar con la ayuda de tu mano derecha en la banda? ¿Te planteas en el futuro unos SKID ROW sin “Snake”?

Rachel.- No, porque él está todavía en la banda a todos los niveles, a pesar de que en esta gira no pueda tocar con nosotros. Es que la única razón de que no esté en Europa con SKID ROW son los problemas judiciales, nada más. De hecho, ya hemos compuesto cosas juntos de cara al próximo disco, también algo con Scotti, Johhny, pero la mayor parte del material es cosa mía y de “Snake”, como habitualmente.

– Cuando acabó SKID ROW a mediados de los 90, pusiste en marcha un proyecto llamado OZONE MONDAY, ¿porqué no tuvo continuidad?

Rachel.- Siempre fue más un proyecto que una banda seria. Teníamos varias canciones, dimos algunos conciertos… era diversión pero sin ningún tipo de pretensión. Era más punk y una vía de escape, de separarme de SKID ROW por un tiempo. Fue una manera de tomarme un descanso antes de comenzar otra vez con los chicos.

– ¿Y que nos tienes que contar sobre tu participación en el grupo BRUNOROCK?

Rachel.- Bueno, es la banda del cantante y guitarrista Bruno Kraler. Entonces, Michael Wagener iba a mezclar su disco “Interaction” y me llamó por si quería tocar el bajo en alguno de los temas. Lo hice y ya está pero tampoco coincidí con ellos realmente. Era algo distinto a lo que yo suelo tocar porque mezclaba partes más de metal con otras pop pero fue divertido de hacer y un placer como siempre el trabajar con Michael Wagener, que es uno de mis mejores amigos. De todos modos, ya te digo que consistió básicamente en ir a su estudio y grabar algunas pistas de bajo para un disco en el que él estaba trabajando en ese momento.

– Y más recientemente has estado involucrado en otro proyecto llamado THE QUAZIMOTORS, también con el actual batería de tu banda. ¿Qué nos tienes que contar sobre esto?

Rachel.- Es básicamente una banda de punk rock y dónde suelo tocar también como segundo guitarrista. Es algo que hacemos para divertirnos, cosas o proyectos paralelos pero menos serios que SKID ROW que “usamos” para desconectar y pasarlo bien tocando la música que nos gusta.

– Ahora estamos diez años después de la partida de Sebastian Bach y de lo que podemos llamar el período más exitoso de la banda. ¿Cómo os sentís actualmente cuando por ejemplo venís a Madrid y tenéis que tocar en un club pequeño, lógicamente muy alejado de los pabellones y grandes salas que llenabais entonces? ¿Cómo te sientes personalmente con esto?

Rachel.- Bueno, si la gente lo disfruta está bien porque es la única razón por la que comenzamos en esto. Además, es que aparte de mi trabajo o a lo que me dedico, es mi pasión, lo que me gusta hacer en la vida. Entonces, si la gente disfruta en los conciertos, canta los temas… yo toco dónde sea, no me importa el tamaño de los locales o cuanta gente haya delante porque nunca se trató de eso. Podemos echar de menos a veces las comodidades de los grandes conciertos en todo el mundo pero por otro lado seguimos tocando en recintos medianos y grandes en Estados Unidos, o el verano pasado tocamos en el Sweeden Rock ante unas 40.000 personas pero al final me da igual si el concierto es grande o pequeño porque siempre es diversión y rock n’roll.

– ¿Qué es lo que más echáis de menos de los primeros años?… aparte de cosas como chicas, dinero…, claro.

Rachel.- Sinceramente te digo que no echo de menos casi nada. Está claro que antes éramos muy jóvenes y disfrutábamos mucho de todo porque era la primera vez y no estábamos acostumbrados. Claro que ahora es distinto con las chicas o las fiestas, aunque nos seguimos divirtiendo, te lo aseguro, pero no es que eche nada de menos. Cada etapa tiene su encanto y sus cosas buenas y malas, y también sus riesgos. Todavía seguimos haciendo buenos shows, tocando en recintos grandes de vez en cuando y cada día que pasa es una nueva aventura para mí. Por ejemplo en esta gira europea hemos ido a Grecia por primera vez, vamos a comenzar un nuevo tour por locales importantes en Estados Unidos en marzo, seguimos siendo una de las pocas bandas de mi generación con contrato discográfico… Así que de algún modo es un poco lo mismo pero definitivamente ahora lo disfruto más.

– Hace algunas semanas en Nueva York se subió Rob Affuso, batería clásico de la banda, para tocar “Monkey business” con vosotros. ¿Qué relación tenéis actualmente con él?

Rachel.- Hablamos de vez en cuando. Rob vive en Nueva York, está haciendo sus cosas allí, trabaja para una compañía de marketing y también tiene una banda, SOULSYSTEM, que hacen una especie de música tributo a la Motown, tocan funkie, versiones antiguas de gente como SCORPIONS…

– ¿Pero no toca de manera profesional en ninguna banda actualmente?

Rachel.- No habitualmente. Él vive en New York y pasa la mayor parte del tiempo allí así que no nos vemos demasiado pero sí hablamos a menudo. Le va bien y está contento con su vida actual.

– ¿Cuáles son los planes para el futuro más inmediato de SKID ROW?

Rachel.- Queremos seguir girando, tenemos muchos conciertos firmamos para el año que viene, el DVD que te comentaba antes, que la idea es sacarlo para el verano, y a su vez grabar el siguiente álbum. Estamos muy excitados porque 2008 va a ser un año interesante para SKID ROW.

– Vamos a hablar ahora sobre los comienzos de la banda: ¿Cómo comenzó SKID ROW, incluso antes de entrar Sebastian Bach, ¿cómo fueron esos primeros años en los que contasteis con mucho apoyo de gente como BON JOVI, o algo más tarde de GUNS N’ROSES?

Rachel.- La banda la comenzamos Snake y yo a modo de dos compañeros que componen canciones juntos, comparten gustos musicales comunes… Snake estaba en una banda que era algo popular en New Jersey, yo exactamente igual por mi lado, y Scotti estaba también en esa banda. Todo fue empezar a componer juntos y darnos cuenta de que teníamos grandes canciones entre manos. Nos pusimos eventualmente el nombre de SKID ROW y luego todo fue lo típico en una banda nueva, llamar a muchas puertas para conseguir un contrato discográfico, que nos mandaran mucho a la mierda (risas). Nos estábamos empezando a desanimar un poco ante tantas negativas pero Snake había crecido con Jon (Bon Jovi) y él fue quien nos puso en contacto con la gente adecuada, nos introdujo un poco en el negocio, firmamos un primer contrato… y a partir de ahí las cosas fueron realmente rápido. Giramos en un primer momento con MÖTLEY CRÜE, con AEROSMITH, GUNS N’ROSES… y nos hicimos importantes con sólo un álbum. Todo funcionó realmente con “Skid Row” y era como estar viendo la MTV y observar qué le pasaba a otras bandas y de repente ser nosotros los protagonistas de los vídeos… Fue cojonudo, realmente alucinante.

Skid Row

– ¿Cómo fue enfrentarse a tamaño éxito mundial con sólo 19 o 20 años? Recuerdo que cuando grabasteis el primer álbum Seb tenía 19 años, y me imagino que el resto andaríais igual…

Rachel.- Sí, sí. Fue un poco una locura porque recuerdo que pasamos de tocar para unas 300 personas en un club, a tocar nuestro primer gran concierto en Dallas con BON JOVI ante a lo mejor 15.000. Recuerdo por ejemplo el correr de un lado a otro del escenario y acabar el concierto sin respiración ¡porque era enorme! Hay un montón de experiencias cuando eres un chico muy joven y vives todo esto. Fue un gran momento para mí, para la banda, puedes comprarles buenas cosas a tu familia, tus amigos… Sientes que por fin puedes tratar a la gente realmente bien y sobre todo consigues el éxito de algo por lo que siempre has luchado.

– Por cierto, tengo una pregunta personal para ti que no puedo dejar de hacerte. ¿Cómo podías tocar por aquel entonces con la famosa cadena que llevabas de la oreja a la nariz?, supongo que en algún momento tuviste que sufrir algún percance en directo…

Rachel.- (Risas) Un par de veces me corté la oreja, te lo aseguro. ¿y sabes una cosa? todo fue culpa de Nikki Sixx (más risas). Estábamos tocando con AEROSMITH en Vancouver y Nikki estaba por allí y estuvo viendo el show. Me preguntó, “¿nunca te has cortado con eso?”, y le dije que no, que nunca. Le miré durante el show y me puse a reír y de repente, “pum”, se me enganchó la cadena con el bajo y fue muy doloroso (risas). La segunda vez fue en Rusia, en el famoso festival por la paz de Moscú en el 89 (Moscow Music Peace festival), y de nuevo estaba en el lateral del escenario viéndonos, le miré y me volví a enganchar y se empezó a partir el culo. Le odio desde entonces (risas).

– Por supuesto que siempre tenéis que tocar en directo “Youth gone wild”. Mi pregunta es, ¿todavía disfrutáis tocando el tema o es más una obligación que un deseo u otra cosa?

Rachel.- No, esa canción era un testamento de lo que era nuestra vida en ese momento y ahora que estoy cerca de los 40 sigo pensando lo mismo y actuando en consecuencia así que todavía le veo mucho sentido a seguir tocándola. Mantenemos ese espíritu rebelde y Johhny me dice cada noche que no importa lo que pase pero que siempre tiene que cantar esa canción. Tiene que ver con el espíritu joven, roquero y rebelde que creo que sigue manteniendo SKID ROW. Está claro que hay canciones que a todos nos gusta tocar, y al público escuchar, como “I remember you”, “18 and life”, “Monkey business”… pero “Youth gone wild” sigue siendo especial. De todos modos, sigo sintiendo ese mismo escalofrío cuando a los fans jóvenes cantando los nuevos temas al igual que los fans antiguos cantan emocionados los viejos.

– Está claro que bandas como KISS o THE RAMONES siempre fueron referencias para SKID ROW. De todos modos, háblanos del resto de influencias de la banda y sobre todo las que se han podido ir incorporando con los años para tener a los actuales SKID ROW.

Rachel.- Está claro que RAMONES es mi favorita, crecí con ellos junto con KISS, ALICE COOPER… cualquier banda de rock que fuera realmente buena y que fueran capaces de sorprenderme. Yo realmente aprecio cuando surge una nueva banda con mucha energía como MY CHEMICAL ROMANCE, que son una gran formación en directo. No hay nada que me aburra más que ver un grupo que tocan parados y mirándose los zapatos, ¿qué coño es eso? Necesito algo más de actitud y que me pateen el culo, ya sabes, algo de agresión, un punto de peligrosidad, que me llamen la atención. Ahora escucho cosas que me gustan pero está claro que no va a ser como lo que descubrí cuando crecía, aunque también lo escucho menos, claro, porque eso es parte de mi vida y de lo que soy como músico y persona. De todas formas, siempre te encuentras de vez en cuando con algo que realmente te mola y te vuela la cabeza, o incluso la manera en que una banda ataca sus canciones en directo, o las propias composiciones, no sé, algo que sea diferente y te llame la atención como sea.

– Ayer tocasteis en Barcelona, esta noche en Madrid… ¿Cómo son los actuales conciertos de la banda? Imagino que tocáis temas de todos los discos de la banda, quizás alguna versión como antaño… Cuéntanos.

Rachel.- Siempre tocamos al menos una canción de cada disco. Por ejemplo esta vez tenemos un par del nuevo disco (aunque sólo tocaron una al final que “Another dick in the system” que estaba en el set no cayó finalmente), un par de “Thickskin”, una de “Subhuman race”, la versión de los RAMONES que aparecía en el álbum de versiones “B-sides”, y varios temas de “Slave to the grind” y del primer álbum. De todos modos, tratamos de cambiar el set cada noche para mantener la frescura de los conciertos aunque bueno, siempre tocamos casi todas las básicas.

Rachel Bolan -  SKID ROW

– Un par de preguntas algo más espinosas para terminar.

Rachel.- Sin problemas, dispara.

– Está claro que SKID ROW sois tú, Scotti y “Snake”, y esto fue así desde los primeros tiempos porque siempre fuisteis los compositores, los que tirabais del carro… Pero al final, mucha gente considera SKID ROW sólo a Sebastian Bach o incluso sólo quiere oír hablar de los tres o más bien dos primeros discos de la banda.

Rachel.- Sí, eso es cierto…

– Un buen ejemplo es que la primera vez que Seb tocó en solitario en Madrid había 2000 personas abarrotando una sala y la segunda, hace aproximadamente 3 o 4 meses, habría 800 personas viéndole. Vosotros hoy tocáis en esta sala pequeña (Ritmo&Compás) y la vez anterior tampoco tocasteis en un sitio mucho más grande. ¿Cómo te sientes con esto?

Rachel.- El tema es que cuando una banda se hace muy popular, tiene que acarrear este tipo de cosas, y aceptar que no siempre va a mantener ese éxito en todos los conciertos de su vida. El tema es que a nosotros nos encanta tocar en directo y no pensamos mucho más allá. Él hace sus cosas y nosotros las nuestras, ya está. Al igual que no te preocupas demasiado cuando tocas delante de 30.000 personas, tampoco creo que haya que hacerlo cuando es lo contrario.

– De todas formas, tengo que decir que en el último concierto de Seb en Madrid su voz estuvo en un estado horrendo. Hoy os voy a ver por primera vez y no puedo opinar hasta entonces pero de verdad que me dolió mucho escuchar a Seb cantando tan horriblemente mal y destrozando “I remember you” o “Midnite tornado”, que siempre fue de mis favoritas. Sigue siendo un frontman increíble pero como cantante de directo está últimamente a un nivel bajísimo.

Rachel.- Sí, eso es lo que he oído en los últimos tiempos. No le he visto en directo desde hace años pero tengo amigos que sí y me dicen que su voz ya no es lo que era… Bueno, a mí ahora sólo me importa Johnny y él lo está haciendo muy bien cada noche.

(Aparece Johhny Solinger mientras están poniendo vídeos antiguos de BON JOVI en la sala y cuando le decimos que hablamos de Seb pone cara de broma en plan “mejor me voy entonces” y se echa a reír)

– La última pregunta, Rachel, es sobre la música actual de SKID ROW. Está claro que hay un antes y un después tras “Slave to the grind”, cuanto menos musicalmente hablando, y supongo que sabes y tienes que aceptar que hay mucha gente, especialmente los viejos fans, que no nos gusta demasiado lo que habéis hecho tras esto y sobre todo que se piense que en esta segunda etapa de la banda, aunque tengáis todo el derecho del mundo, deberíais haber cambiado el nombre de la banda porque estamos ante otra banda, no tanto a nivel de directo pero en cuanto a los discos es obvio que es así. ¿Qué sientes con respecto a esto, y qué le dices a la gente que opina esto?

Rachel.- Yo pienso que es cosa de quien tenga la mente cerrada porque al final es prácticamente la misma formación y con una voz no tan diferente, somos los mismos compositores, el mismo tipo de banda… Es que, de hecho, Johnny ya lleva más tiempo en la banda del que estuvo Seb, pero al final seguimos siendo Snake y yo los que llevamos un poco las riendas de la banda, junto con Scotti ahora. Legalmente es obvio que podemos seguir con el nombre pero moral, histórica o como lo quieras llamar, considero que tenemos al 100% todo el derecho a continuar como SKID ROW.

– Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero la duda o el desacuerdo viene a nivel de los discos, ya que los dos últimos trabajos se alejan mucho del sonido clásico de la banda.

Rachel.- Sí, pero es que a su vez “Subhuman race” era muy distinto de los dos anteriores, y “Slave to the grind” lo era con respecto a “Skid row”. No nos gusta repetirnos y si la gente quiere escuchar los mismos SKID ROW de 20 años, para eso están los discos originales, pero ahora estamos en otro punto y ya tocamos esas canciones, que nos siguen gustando mucho, en directo.

– Sí, recuerdo que ya hablamos de esto por teléfono la última vez que tuve la oportunidad de entrevistarte. Recuerdo que te dije que todo esto es parte de la evolución de SKID ROW y lo sigo pensando porque el primer disco es hard rock ochentero, el segundo es más agresivo, más heavy metal, mientras que “Subhuman race” es más duro y moderno, me parece peor pero seguro que es más duro se mire por donde se mire… “Thickskin” vuelve a ser diferente, más moderno, y “Revolution per minute” también es distinto pero más rock básico y garajero, punk rock incluso. Por lo tanto, esta “polémica” no deja de ser parte de la evolución de la banda, aunque tienes que entender las reticencias de los viejos fans con respecto a esto.

Rachel.- Estoy totalmente de acuerdo y sé perfectamente que lo que hicimos después de “Slave to the grind” es diferente con respecto a lo anterior, pero es que si piensas incluso en bandas fuera del rock duro, como los propios BEATLES, te das cuenta que hay discos tan diferentes en su discografía como “Sgt. Peppers” o “Magical mystery”. O bandas como AEROSMITH, VAN HALEN, los propios METALLICA, BLACK SABBATH, IRON MAIDEN… Es que si no creces y vas cambiando tu estilo estás muerto, y también con los años cambian tus gustos, los tiempos, tu manera de componer… pero a veces parece que los de los fans no, y creo que no es justo que se nos juzgue por evolucionar. Pienso de verdad que si trataras de hacer siempre el mismo disco te volverías loco, y es algo que le pasa a casi todas las bandas.

– Ok, Rachel, tengo más preguntas pero las guardamos para otra ocasión que ahora quiero hablar un poco con Johnny. Que tengáis un gran concierto esta noche y hablamos después del show.

Rachel.- Gracias, tío, y espero que te guste el concierto. Hablamos después.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com) (Gracias a Mariano Crespo de Force por la colaboración en la entrevista)


Entrevista con Johnny Solingen, cantante de SKID ROW

Tras la entrevista más larga con Rachel Bolan, aprovechamos para charlar un ratillo con el tejano Johnny Solinger, “nuevo” cantante de la formación (y es que sustituir a Sebastian Bach en la memoria de los fans es una tarea dura) y que me pareció tremendamente coherente y echado para adelante. No incidimos demasiado en las comparaciones con el ex cantante ni en su labor en sí como cantante en los dos discos nuevos de la formación, pero me parece interesante saber su punto de vista con respecto a varias cosas relacionadas con al segunda etapa de SKID ROW. Aquí tenéis lo que nos contó.

– Hola Johnny, llevas en la banda casi diez años…

Johnny.- Sí, desde 2000. De hecho, en un par de meses será el octavo aniversario aquí, ya ves.

– Más que Sebastian, de hecho, como nos decía Rachel hace un momento. Es curioso…

Johnny.- Es cierto, y a veces alguien me lo recuerda pero para mí es simplemente el tiempo que llevo en el grupo, nada más. Hemos girado mucho desde entonces y para mí es otra banda, los nuevos días de SKID ROW. Me siento muy afortunado de haber podido estar con ellos durante tantos años, y espero seguir así muchos más porque estoy realmente a gusto con los chicos. Creo que he participado en el crecimiento de la banda en estos años y lo pasamos muy bien juntos, nos reímos mucho, y es sorprendente cómo suena la banda en directo.

Johnny Solingen y Rachel Bolan -  SKID ROW

– ¿Cómo fue el comienzo?, ¿cómo fue para ti el empezar con una banda con un nombre y un pasado tan importante detrás? ¿Fue duro el estar en SKID ROW después de alguien tan importante para el grupo como Sebastian Bach?

Johnny.- Realmente no porque yo ya tenía una banda antes en Texas, y había tocado en otras por allí, y ésta para mí era la oportunidad de estar en un grupo importante, de viajar por todo el mundo, tocar en grandes recintos… ya sabes, mi gran oportunidad, así que no estaba asustado por nada… al principio (risas). Sí me asusté un poco cuando comenzamos la gira con KISS, ¡sólo 6 semanas después de entrar!, porque era una gran responsabilidad y además iba a abrir para KISS en su gira de “Psycho circus” tocando con SKID ROW, imagínate…

El primer concierto fue como delante de 50.000 personas y ellos veían a un tío delante con el pelo rubio muy largo pero muchos no sabían que ya no era Sebastian Bach el vocalista de SKID ROW. Yo me presentaba a la audiencia pero flipaban un poco porque la mayoría ni sabían qué ya no éramos los mismos SKID ROW que ellos recordaban de los vídeos o lo que fuera.

– Imagino que tuvo que ser complicado comenzar con ellos por el tema de las comparaciones…

Johnny.- Es un reto constante porque está claro que los fans siguen queriendo oír el viejo material, lo mismo que pasa con VAN HALEN, BLACK SABBATH, o cualquier otra banda. Pero lo entiendo ya que por ejemplo soy muy fan de los deportes y a veces me cuesta asimilar que tu equipo de siempre ya no tiene a los mismos jugadores.

– Hasta ahora ya has grabado dos trabajos con la banda, “Thickskin” y “Revolution per minute”, que son diferentes especialmente comparados con los dos primeros. ¿Cómo fue para ti el grabar estos discos, y qué piensas de ellos con respecto a los antiguos?

Johnny.- ¡Oh, tío!, es que el último disco de ellos en la primera época es del 95 o así, y los tiempos y las cosas cambian mucho en casi diez años. Cuando se editaron los primeros discos eran tiempos en los que los grupos americanos y europeos de músicos melenudos y heavies dominaban el mundo, pero ahora ya no mandamos en nada (risas), si acaso somos parte del mundo pero poco más. Está claro que los que entonces eran adolescentes han crecido, las bandas de jóvenes melenudos han crecido… Quiero decir que no creo que se tengan que comparar necesariamente los discos porque pertenecen a épocas y momentos distintos.

Yo adoro “Thickskin” porque nunca había llegado a grabar un disco profesional antes de SKID ROW y trabajar con compositores tan buenos como Rachel o Snake te da una visión totalmente distinta de la música que te gusta o escuchas. También ayuda mucho a entender lo que ellos quieren decirle al mundo con estos discos, cuál es su postura ahora con respecto a la vida o la música comparado con la que podían tener hace 20 años… y ya no como músico sino como fan también te abre mucho la mente. Yo no quiero escuchar “Slave to the grind II” como el nuevo disco de SKID ROW, y no creo que los fans de la banda quieran hacerlo tampoco porque no tendría sentido. De todas formas, las cosas cambian pero ellos no han cambiado demasiado, no han crecido, pero por supuesto que la música es diferente. A mí me gusta mucho el rock, algunas cosas de pop, y ellos me han enseñado la sensibilidad que puede tener también el punk en algunos aspectos. Creo que son geniales haciendo la mezcla que hacen pero manteniendo el espíritu como SKID ROW.

– ¿Estuviste realmente involucrado en la composición de esos discos o ha sido cosas de Rachel, Snake y Scotti?

Johnny.- Bueno, hice algunas cosas en varias canciones de “Thickskin” y menos en “Revolutions per minute”, pero son Rachel y Snake básicamente los que componen casi todo en SKID ROW, siempre fue así y yo ya lo sabía cuando entré en la banda, así que no tengo ningún problema con esto. Normalmente ellos tienen las mejores ideas con respecto a las canciones pero si yo en este caso tengo una idea mejor, está claro que se tiene en cuenta, y lo mismo con el resto de miembros.

– Está claro que hay gente que te mira al frente de SKID ROW y no lo aceptan porque no eres Sebastian Bach. ¿Cómo te sientes con esto?

Johnny.- ¡Ah, no me importa!, no le doy importancia ninguna. Yo entiendo las dos versiones pero hago bien las dos partes del grupo, aunque cante los temas antiguos más a mi estilo pero esforzándome mucho en expresar lo que los compositores le dieron inicialmente a la canción. Es que quien quiera oír a Sebastian Bach cantando estas canciones, que vaya a un concierto suyo, es tan fácil como eso. Pero si vienes a un show de SKID ROW nos vas a ver a nosotros porque la banda ha cambiado y yo no estoy aquí como vocalista de una banda tributo o algo así… Quiero decir que llevo en la banda mucho tiempo y creo que ya no se me considera tanto el nuevo cantante sino que los fans me prestan atención al igual que al resto de los músicos, ni más ni menos.

– Por cierto, ¿habéis tenido la oportunidad de coincidir o compartir cartel en algún tipo de festival? Sería una buena posibilidad para los fans de comparar los shows actuales de SEBASTIAN BACH y SKID ROW y decidir, o disfrutar ambos.

Johnny.- No, no hemos tenido la oportunidad y tampoco queremos hacerlo porque, ¿qué sentido tiene escuchar dos versiones de “Youth gone wild” en el mismo festival? Puede estar bien para los fans pero a los músicos no nos interesaría. De hecho, hemos hecho dos festivales en Europa, y en el Sweeden Rock en concreto, que es uno de los más importantes, había 50.000 personas viéndonos y esta noche por ejemplo nuestra actitud será la misma. Quiero decir que no nos escondemos bajo el peso de la historia o algo así. Los conciertos grandes están bien pero preferimos tocar en shows más pequeños en clubs o lo que sea y ver la caras de la gente.

El tocar en el mismo escenario en plan “batalla de bandas” o algo así no me interesa en absoluto ni me preocupa lo más mínimo. Que cada uno haga sus cosas y le vaya lo mejor posible, nada más.

Skid Row

– Vosotros sois una banda americana pero habéis girado varias veces por Europa, ¿cuáles son las diferencias que observas entre el público norteamericano y el europeo?

Johnny.- Me gustan ambos, y me gusta que sea un problema decidir. Por ejemplo ahora estamos haciendo en plan 25 conciertos en un mes aquí y se nota que son países y continentes muy diferentes. Pero, de todas formas, Estados Unidos también es muy grande y hay muchas diferencias entre tocar en un estado y otro. Por ejemplo Texas es de los más grandes y es como 16 veces Suiza, dónde tocamos el otro día… Al final me gusta mucho viajar en general y conocer nuevos países, diferentes culturas, aprender un poco de diferentes lenguajes, probar nueva comida… Son experiencias que enriquecen mucho como persona y que te hacen abrir mucho la mente. A mi no me importa que por ejemplo en algún sitio no conozcan mi nombre o incluso no hayan visto nunca a la banda conmigo, porque siempre es un reto y un placer que te descubran o que vean a SKID ROW por primera vez.

De todos modos, es obvio que en Europa actualmente el heavy metal y el hard rock está mucho más cerca del corazón de la gente que en Norteamérica, de eso no hay duda.

– Yo no conozco cuál es exactamente la situación real del heavy y rock en Estados Unidos, pero creo que todos tenemos claro que actualmente hay mucho más en Europa y que aquí se ha continuado mucho más la tradición clásico y el amor por esta música que en Norteamérica.

Johnny.- Por supuesto, de eso no te quepa duda. De hecho, en Norteamérica sólo hay un festival importante de heavy metal y se celebra en Oklahoma, el Rocklahoma, que es un festival de 3 días al modo europeo. Poco a poco las cosas van mejorando, hay grupos que se están juntando, y los conciertos de bandas clásicas europeas como JUDAS PRIEST o IRON MAIDEN funcionan muy bien. También muchos grupos americanos que llevaban años más parados vuelven a estar arriba como MEGADETH, AEROSMITH o nosotros mismos. Y también muchos más roqueros van a ver a bandas como CINDERELLA o POISON… Entonces, los “metalheads” siguen estando allí y se nota que el heavy metal y hard clásico está volviendo y funcionando mucho más que en años anteriores. Nosotros por ejemplo hemos girado en Estados Unidos con DEF LEPPARD, con KISS, con POISON, MÖTLEY CRÜE… y te aseguro que los “metalheads” americanos están todavía ahí pero los europeos seguís manteniendo la pasión por el metal con respecto a lo que ocurre en Norteamérica.

– Hablando de canciones, ¿cuáles son los temas del repertorio de SKID ROW que más te gusta cantar?

Johnny.- Está claro que me gusta más encarar las que he grabado yo, y yo le agradezco a la banda que formen como el 40% del show. Por otro lado, entiendo que en los conciertos tienes que representar todos tus discos… así que en general me gusta mucho cantar por ejemplo “New generation”, “Thick is the skin”, “Disease” del nuevo disco, que tiene mucha fuerza aunque es jodida, “Another dick in the system”… pero también disfruto cantando “Piece of me” por ejemplo. El caso es que me cuesta escuchar los primeros discos con los temas sin mi voz, me resulta muy raro.

– Por cierto, ¿eras fan de la banda antes de entrar en SKID ROW o no?

Johnny.- No demasiado. Quiero decir que nunca había comprado un disco de SKID ROW pero es imposible no haber visto sus vídeos en la MTV o escuchar sus canciones en la radio a principios de los 90. Siempre me gustaron los temas especialmente a nivel compositivo, y es que tenían unas canciones de la ostia, además del tipo grande cantando que lo hacía muy bien. Yo tiraba más por BON JOVI cuando era pequeño pero siempre me encantaron lo buenas que eran las canciones, y cómo sonaban las guitarras de la banda. ¡Tío, te aseguro que Scotti Hill era y es uno de los mejores guitarristas de heavy metal de la historia!

– Sí, pero ahora está durmiendo en el autobús y no le puedo preguntar sobre estas cosas (risas)

Johnny.- Sí, es que ayer hubo algo de fiesta después del concierto en Barcelona y Scotti se fue a dormir bastante tarde. Al final somos sólo una banda de rock n’roll y además de tocar nos gusta divertirnos. El tema ha sido levantarnos por la mañana, tomar un buen café cargado, un poco de paella que me encanta ¡y listos para el día de hoy!… pero Scotti es muy dormilón.

– ¿Qué tienes que decir para cerrar la entrevista para los fans españoles?

Johnny.- Que vengan a vernos siempre que puedan. En este caso hacemos 3 shows en España de los 25 de esta gira europea, y nos gustaría hacer más. A ver si en verano podemos hacer algún festival español que nos encantaría. Los conciertos grandes en festivales están muy bien pero a mí encanta también tocar en clubes pequeños como hoy, que es lo que toca en estos días y estamos disponibles para hacer todos los conciertos que sea necesario porque siempre es una fiesta y nos encanta.

– Sí, precisamente esto es lo que me gusta de este tipo de bandas, en este caso hablando de SKID ROW. Quiero decir que el nombre es muy grande, tenéis detrás una historia y leyenda enorme, tanto antes de tí como a partir de tu entrada en la banda, pero de repente tenéis que tocar en un local tan pequeño como antes y lo dais todo igual y nos ofrecéis la mejor versión de la banda al igual que haríais en un gran pabellón o lo que sea.

Johnny.- Por supuesto, así es.

– Creo que es el verdadero espíritu del rock n’roll y me encanta comprobar que SKID ROW es así, porque creo que ésta es la verdadera actitud de quien ama esta música.

Johnny.- Sí, piensa que este mismo año tocamos ante 40.000 en Rocklahoma, y algo parecido en Sweeden Rock, así que en sólo dos conciertos hemos tocado ante casi 100.000 personas, pero a mí me sigue pareciendo maravilloso tocar para 200 o para 3000 porque eso es el rock n’roll. No me imagino a los EAGLES haciendo algo así pero créeme que tienes que tener unas pelotas de acero para hacerlo, especialmente estos tipos como Scotti o Rachel que lo han sido todo para el rock y ahora tienes que verles disfrutando lo mismo o más que entonces. No se trata de números sino de conectar con la gente y poder tocar para el público cara a cara.

– Ok, Johnny, pues muchas gracias por la entrevista, y luego te veo sobre el escenario.

Johnny.- De nada, ha sido un placer.

(NDR: Y efectivamente me pareció en el concierto un excelente cantante y frontman).

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)