Inicio Conciertos Crónica Concierto DREAM THEATER + SYMPHONY X – Madrid – Barcelona

DREAM THEATER + SYMPHONY X – Madrid – Barcelona

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Documento sin título

Dream Theater

+ SYMPHONY X

Sábado 3 de Noviembre de 2007 – Palacio de los Deportes – Madrid

La noche del 3 de noviembre representó el cumplimiento de un sueño para muchos de los amantes del metal progresivo de Madrid, así como para otros muchos que nos desplazamos a la capital para presenciar la descarga de DREAM THEATER con SYMPHONY X como invitados de lujo. Todo un caramelo que degustar con sumo placer.

 Symphony XSymphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver

El Palacio de los Deportes se iba llenando, pista y gradas, según se acercaba el momento de SYMPHONY X, mientras por los altavoces nos amenizaban la espera con música progresiva de primer nivel: RUSH, OPETH, PAIN OF SALVATION o PORCUPINE TREE fueron algunas de las cosas que se dejaron oír en esos tensos minutos previos a la primera actuación del día.

Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Ante una gran expectación comenzaron a sonar los primeros acordes de “Oculus ex Inferni”, la espectacular intro sinfónica que abre el último trabajo de los de New Jersey y que están utilizando en la presente gira para abrir fuego a un setlist fuertemente basado en el mencionado disco, titulado “Paradise Lost”. Con mucha energía y un sonido no tan afortunado empezó la cosa con la esperada “Set the World on Fire”, que no obstante ya dejó claras las excelencias interpretativas de SYMPHONY X, especialmente Michael Romeo y la voz soberbia de un Russell Allen pletórico. Con el sonido mejorando poco a poco siguió la potentísima “Domination”, probablemente el tema más heavy del grupo hasta el momento, aunque sin dejar de lado la exquisita musicalidad de su interludio instrumental con una interesante interacción entre la guitarra de Romeo y los teclados de Michael Pinella.

Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Siguiendo con temas del último disco llegó el turno de “The Serpent Kiss”, magníficamente interpretado y que antecedió al momento más cálido y emotivo del set con la llegada del corte que da título a su reciente trabajo. Luces de mecheros y móviles entre el público para acompañar la deliciosa delicadeza sinfónica de esta canción, especialmente durante el emocionante estribillo.

Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Llegados a este punto era el turno de canciones más antiguas y, siguiendo en la línea heavy en la que SYMPHONY X parecen sentirse tan a gusto últimamente, “Inferno” (de su anterior álbum “The Odyssey”) fue la elegida. Canción con un estribillo memorable y perfecta para demostrar la envidiable técnica instrumental de la banda, mientras Allen seguía por supuesto en su línea, cantando con una soltura y poder impresionantes.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

Se iba acercando el final de su actuación y para el mismo decidieron dar cancha al que probablemente es su disco más aclamado y clásico: “The Divine Wings of Tragedy”. Las impecables “Sea of Lies” (con Allen chapurreando alguna que otra chorrada en español y jugando un poco con el público, lo que a algunos les pareció algo fuera de lugar pero a mí, sinceramente, me arrancó unas cuantas risas) y “Of Sins and Shadows” cerraron una actuación de alto nivel, algo ensombrecida por un sonido que mejoró hacia el final y también algo breve para mi gusto, pero siendo teloneros es lo que hay. De todos modos creo que no sería nada descabellado tocar una hora completa en vez de 45 minutos y dar un poquito de cancha a su material más progresivo, aunque tendrán sus motivos para no poder tocar más tiempo, evidentemente. En fin, por pedir que no sea, pero aún así creo que dejaron altamente satisfechos a la gran mayoría, entre los que me incluyo.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

La expectación se palpaba en el ambiente durante la larga media hora de paréntesis tras la marcha del escenario de SYMPHONY X, mientras el público se apretaba en la pista para acercarse a un escenario que esperaba a la banda principal de cartel: DREAM THEATER.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

El vídeo de presentación con imágenes y fragmentos de sonido pertenecientes al pasado de la banda, en orden cronológico, caldeó aún más a una audiencia que estalló en el momento en que los cinco admirados músicos neoyorquinos salieron a escena con “Constant Motion”, el single de su último trabajo, disfrutando de un excelente sonido que se mantendría a lo largo de todo el concierto. “Strange Deja Vu” dio continuidad, magnífico tema que nos dejó con más ganas de un “Scenes of a Memory” que, como buen álbum conceptual, siempre suena un poco fragmentado cuando interpretan sus canciones por separado.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

Una envolvente intro proveniente del teclado de Jordan Rudess anunció el comienzo de “Blind Faith”, gran elección dentro de ese magnífico trabajo titulado “Six Degrees of Inner Turbulence”, el cual parece estar ganando prestigio entre los seguidores de la banda según pasan los años.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

Llegó el turno de “Surrounded”, sin duda uno de los temas más bellos e inspirados que han creado en toda su carrera, en el que James Labrie nos deleitó con su aterciopelada voz y al que no obstante le han dado un lavado de cara en esta gira, añadiéndole una introducción de teclado y una parte solista muy alargada para el “lucimiento” de John Petrucci, y digo lucimiento con comillas porque creo que Petrucci, guitarrista admirado por mí gracias a las grandes composiciones que ha creado en el pasado, en vez de madurar musicalmente con la edad parece estar siguiendo el sentido contrario. Considero absolutamente innecesario e incluso lamentable que un guitarrista de su inmensa capacidad se pierda a día de hoy en ejercicios de autocomplacencia para demostrar un virtuosismo ya de sobra conocido por todos. No sé si pretende impresionar a la audiencia o qué, pero sinceramente creo que debería emplear más tiempo en crear solos melódicos y magníficamente construidos, como los de años atrás, en lugar de esta actitud actual que no hace sino perder ritmo e intensidad al concierto.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

Momentáneos excesos guitarrísticos aparte, el concierto estaba siendo francamente bueno hasta el momento. Labrie bastante bien, en su línea actual tras su recuperación de sus problemas vocales que tanto le han amargado en giras anteriores, y de los otros músicos sobran presentaciones. Portnoy entusiasta como siempre tras su gigantesca batería, Myung impecable con su bajo de seis cuerdas y Rudess que, aunque no sea siempre santo de mi devoción como compositor, es uno de los intérpretes más increíbles que haya visto sobre un escenario. Por cierto que en algunos temas se permitió salir con su teclado portátil a hacerle la competencia a Petrucci.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

Incluso la (por mí) denostada “The Dark Eternal Night” sonó más que convincente esta noche, al igual que “Forsaken”, canción de indudable gancho comercial que fue muy bien recibida.

Y bien recibida también fue, por supuesto, “Take the Time”, uno de sus clásicos más apreciados en el que el público tuvo una importante participación en el estribillo. Canciones como ésta han hecho grandes a DREAM THEATER y no es para menos. Una auténtica gozada. La emotiva “The Spirit Carries On” mantuvo el alto nivel del concierto y precedió a uno de los momentos más esperados: la interpretación de los monumentales 25 de minutos del tema estrella de su último disco: “In the Presence of Enemies”. Todo un lujo poder disfrutar de la versión íntegra del tema, tocado de una pieza.

Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver

Una vez terminado DREAM THEATER se marcharon del escenario durante unos cinco minutos. Volvieron con la atmosférica introducción de “Trail of Tears”, dando comienzo a un extenso medley en el que dejaron caer fragmentos de “Finally Free”, “Learning to Live”, “In the Name of God” y “Octavarium”, que con su épico y grandilocuente final cerró una actuación magnífica de unos DREAM THEATER que en directo siguen sentando cátedra, críticas puntuales aparte. Personalmente eché de menos algún tema del “Awake” y quizá hubiese preferido un solo tema largo y completo en lugar de un medley como final, pero en líneas generales nos ofrecieron un concierto francamente bueno, memorable incluso.

Texto: Saúl Miguel Garrido

Fotos: Carlos Oliver (Barcelona)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre
ellas.

SYMPHONY X

Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver
Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Symphony X - Foto: Carlos Oliver

Symphony X - Foto: Carlos Oliver

DREAM THEATER

 Dream TheaterDream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver
Dream Theater - Foto: Carlos Oliver