Inicio Lanzamientos A-Z NIGHTMARE – Genetic Disorder

NIGHTMARE – Genetic Disorder

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN

Reconozco que le perdí un tanto la pista a este grupo francés después del genial “Silent room” de 2003, que me encantó. De todos modos, en 2005 editaron un también experimental “The dominion gate”, en el que incidían en esas raíces de heavy metal clásico con el que comenzaron en su primera etapa hace más de 20 años (recordemos que sacaron dos discos en los 80, se separaron en 1987, y se reunieron en 1999 como homenaje a su vocalista inicial, recientemente fallecido entonces, Jean Marie Boix… y hasta ahora) pero virando todavía más hacia un power centroeuropeo y probando con sonidos más duros. Ahora vuelven a dar una vuelta de tuerca a su estilo con un trabajo más directo y centrado, no tan variado (estilísticamente hablando), y navegando por derroteros progresivos por momentos, para dar el punto especial a este nuevo álbum de los míticos franceses liderados por el vocalista Joe Amore (batería en la formación inicial allá por mediados de 1985).

Es curioso que desde la vuelta de la banda con el EP “Astral deliverance” del 99, en cada disco han ido incluyendo nuevas influencias y ofreciendo propuestas diferentes pero sin perder su punto tradicional y de heavy clásico, basado en los últimos años en un hipotético punto intermedio entre el estilo de unos SAVATAGE y unos MERCYFUL FATE, pero con los citados ramalazos de power metal (del potente, eso sí, no confundamos) y ese ligero toque progresivo que comento en los últimos años. Si en el anterior las guitarras eran más duras e incluso se acercaban por momentos casi al thrash e incluso al black metal, en este caso siguen sonando crudos pero más heavies que otra cosa, dando mucha importancia a la base rítmica (muy bueno este David Amore, batería y hermano de Joe) y destacando siempre en su sonido la fuerza y la presencia, demostrando que ni son nuevos en esto ni prueban “detallitos” sin ton ni son sino que más bien ofrecen en todo momento una seguridad que impresiona.

Aparte de los temas y la música en sí, quiero destacar dos cosas que creo que aportan un montón para que este disco destaque sobre los muchos lanzamientos más o menos similares que salen todos los meses dentro del estilo: Por un lado, el sonido y producción de Fredik Nordstrom (ARCH ENEMY, DIMMU BORGIR, SILVER FIST…) excelente, muy poderosa aportando mucha fuerza a una base power y progresiva que, calidad aparte, de otro modo destacaría mucho menos y se quedaría quizás a medio gas. Las guitarras te pegan en la cara, la base rítmica es imponente y la presencia sonora general es apabullante, contrastando con una voz no tan poderosa pero con muchos matices e intención que queda niquelada para dar color a este tipo de temas. Por otro lado, hay que destacar la soberbia portada, oscura/futurista y apocalíptica a un tiempo, que se presenta majestuosa en estos tiempos que parece que “todo vale” y que al ser CD no hay obligación de currarse las portadas. Un diez para NIGHTMARE en este sentido que siempre procuran cuidar al máximo estos detalles para presentar visualmente su propuesta de la mejor manera posible (y para las ediciones en vinilo el encanto se multiplica, está claro).

Un disco que en la primera escucha te llama la atención, en la segunda te induce a pincharlo más y a partir de la tercera te engancha. Un “desorden genético” mucho más ordenado de lo que parece en una primera toma de contacto, más heavy y directo que en el trabajo anterior y con los adornos justos para no perder el norte pero apreciar una calidad superior en la música de estos franceses. Desde el buen heavy metal clásico con melodía e intención de “Battleground for suicide” (con genial estribillo “cabalgante” pero muy poderoso) o “Final procession” (más “suave”), el toque más lento y pesado de “Queen of love and pain” (una apisonadora apabullante pero con remaches progresivos) o “Wicked white demon” (que incluso me recuerda a unos MASTERPLAN en su punto menos hardroquero), además del temazo “The winds of the sin” (largo, melódico, duro y poderoso, con un final desquiciado y un Joe desgañitándose “a saco”), me ha dejado muy buena impresión este “Genetic disorder”.

Un disco para escuchar, paladear e ir sacándole matices distintos en cada “pinchada”. Si necesitan dos años para darle forma a trabajos tan buenos, ¿les seguimos dando tiempo hasta 2009 para la próxima joya? ¿con qué nos sorprenderán entonces? Bueno, no adelantemos acontecimientos que ahora toca disfrutar y descubrir “Genetic disorder”… además, les va a gustar más a sus primeros fans que los dos o tres últimos, seguro.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Track list:

  1. Nothing Left Behind
  2. Battleground for Suicide
  3. Queen of Love & Pain
  4. Conspiracy
  5. Leader of the Masquerade
  6. Final Procession
  7. The Dominion Gate (Part II)
  8. The Winds of Sin
  9. Forsaken Child
  10. A Thrill of Death
  11. Wicked White Demon
  12. Dawn of Darkness