Inicio Lanzamientos A-Z MIGUEL OÑATE – Muy Personal

MIGUEL OÑATE – Muy Personal

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Hacía varios años que no sabíamos demasiado de Miguel Oñate (si queréis saber su historia, leer la interesante biografía que él mismo nos cuenta en Miguel Oñate, aparte de conciertos sueltos que hacía en bares madrileños de Vallecas, Usera, Carabanchel, …, con su banda de amigos e interpretando tanto temas propios como viejas versiones de ASFALTO y otros clásicos del rock, además de sus clases de canto en sus estudios CARABOX).

Pues bien, aunque sí teníamos nociones de que llevaba tiempo intentando darle forma de disco a esas canciones, ideas y noches musicales, no deja de ser una grata sorpresa el tener por fin entre manos este álbum “muy personal”. Aparte del juego de palabras, es obvio que el trabajo tiene mucho de la personalidad rockera, bluesera y “hippie setentera” del bueno de Oñate. Con esto quiero decir que nadie se espere un trabajo en la onda de TRAFALGAR o ASFALTO, o incluso un disco de rock al uso porque esto es otra cosa (incluso a mí me recuerda un poco al rollo de aquel lejano “Andando sólo” que sacó el Molina allá por finales de los 80), un producto personal, sacado adelante con mucho morro además de una intensa dosis de cariño, la que desde siempre ha imprimido el genial vocalista a su música (tanto propia como ajena, claro)… y es que ya lo dijo entonces: cantar es algo más que una intención.

Rock&blues como digo pero con la “personalidad Oñate” por bandera, con encanto, con muy buen gusto, inspiración canallesca, canciones de aire añejo y con sabor a cigarrillo disfrutado a medias, a trago de buen bourbon mientras suena de fondo (ya sea en el plato de vinilo o en una oscura tasca de música anónima en directo) un buen disco de “cantautor rockero”, como en el fondo es este bonito y entrañable “Muy personal”. Un trabajo sencillo, sincero, dónde es lógico que destaque la potente, dulce a su manera, y cálida voz de Miguel, con canciones que retratan esa estampa de caradura simpático y canallesco del que ha llegado, mirado dentro, ha sacado pecho y ha tirado p’alante con el descaro y la sabiduría (además de la paciencia y preocuparse más de agradar y sobre todo darse el gustazo propio que de intentar vender o convencer a quienes nunca le han seguido) que dan las arrugas del tiempo.

Además de Oñate (que también ha producido el disco), hay que hablar del resto de buenos músicos y amigos que tienen también que ver con el disco: el guitarrista Javier Bermejo, el bajista Antonio Reyes y el batería Txema Fernández, además de las colaboraciones de gente como los grandes Jose Luis Jimenez y Lele Laina (de “Asfaltopo”), metiendo voces y coros, o del teclista David Pérez. Grandes músicos más o menos anónimos, desconocidos a nivel del mundillo rockero, pero que han aportado su granito de arena para que el disco suene tan cálido, entrañable, diferente y con “espíritu de bar”.

Ya he comentado que la música es sencilla, sin alardes ni estridencias, sólo rock&blues de calidad, con muy buen gusto y toque canallesco, barriobajero (en el mejor sentido) y gamberro a todos los niveles. Obviamente, en un disco como éste las letras siempre tienen mucha chicha, y me ha encantado el tono sincero y sencillo pero que tienen mucho que ver tanto con retratar una cotidianidad como con el tópico de “arreglar el mundo desde la barra de un bar”: pequeñas y grandes historias callejeras, corrientes, comunes a muchos de nosotros pero “muy personales”, pasadas por la siempre interesante “batidora Oñate”, y que te hacen sonreír y recordar, a la par que pensar desde abajo, algo que nunca viene mal.

En este caso no quiero destacar temas porque creo que el disco hay que escucharlo, saborearlo y paladearlo por completo, tema a tema e ir sacándole la chicha poco a poco. Desde los temas más sencillos y sentidos como “Contradicción” o “La torre de papel”, los divertidos y gamberros como “El bar de Katty” o “Esa camarera”, los de alma de… blues callejero como “Mientras” (con mucha chicha en la letra aunque aparente lo contrario)…o de rock callejero como “Y los tiempos siguen cambiando”, hasta el bonito y calmado final de “Fenicio”, una delicia de caramelo amargo y atemporal para descubrir despacio y disfrutar muchas veces… mientras apuramos la cerveza o el whisky en un oscuro tugurio lleno de humo mientras la banda termina la actuación.

¿Queréis saber más del disco?… Pues que os lo cuente el propio autor: Dos años después de ése primer ensayo, en verano de 2007 nace “Muy personal”, el último trabajo de Miguel Oñate; xx cortes cargados de… temas rockeros y blues… y con la firma inequívoca de éste artista con mas de xx años de carrera musical a sus espaldas, que hará pasar un… a cualquier amante del rock sin importar la generación a la que pertenezca.

La pena es que si este mismo disco lo sacara el Sabina, Krahe o incluso Fito de turno, se convertiría en superventas y se le colgaría la medalla de revelación y nuevo cantautor del momento… pero me temo que se quedará como sencilla joya de jade para que lo disfrutemos tú y yo.

Track list” del disco: “Muy personal” encierra la historia de la señorita depresión, esa camarera del bar de Katy que, a medias y al mismo tiempo, en contradicción con el fenicio y con un sobre rosa en las manos, observa desde la torre de papel cómo los tiempos siguen cambiando mientras cae el telón… (Oñate dixit)… O expresado de otro modo:

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

  1. Contradicción
  2. La señorita depresión
  3. El bar de Katy
  4. Mientras
  5. A medias
  6. Un sobre rosa
  7. La torre de papel
  8. El telón
  9. Esa camarera
  10. Los tiempos siguen cambiando
  11. Fenicio
  12. Video clip “El bar de katy”