Inicio Conciertos Crónica Concierto NEOMENIA – Asi fue su presentacion en Madrid.

NEOMENIA – Asi fue su presentacion en Madrid.

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up





Documento sin título

Neomenia

+NAGASAKI

Sábado 29 de Septiembre de 2007 – Sala Ritmo y Compás – Madrid

Tenía muchas ganas de ver por fin a NEOMENIA, después de todo lo que me gustó “Luna nueva”, de lo que apreciaba a EASY RIDER (aunque siempre me gustaron más los dos primeros discos que los tres siguientes, eso lo reconozco), haber compartido entrevista con José y Javi Villanueva recientemente y ponerme “los dientes largos” con respecto a cómo era la banda en directo, y sobre todo porque, entre unas cosas y otras, iba a ser mi primera vez con ellos y eso siempre es especial.

Nagasaki - Foto: David Esquitino
Nagasaki - Foto: David Esquitino

Como teloneros unos jóvenes madrileños, NAGASAKI, que por nombre y logo (guapísimo, chicos) los ubicaba más en el heavy metal e incluso en el terreno de las versiones. Pero no, la banda está formada por músicos experimentados como son miembros y ex de ARWEN, DARK MOOR y DREAMAKER aunque tiran por un hard rock bastante melódico, casi AOR, pero con mucho encanto e influenciados por gente como BON JOVI, MR BIG (esa guitarra “modelo Paul Gilbert” os delata) e incluso bandas españolas (por aquello de que cantan en castellano) como SANGRE AZUL o ELYTE.

Dentro de la formación, me gustaría destacar la actitud y poses continuas (en el mejor sentido de la acepción) tanto del bajista Luisma como del “pintón” guitarrista Dani (una mezcla estética entre un joven Walter Giardino y el Yngwie más neoclásico, pero después tocando de una manera muy elegante y pegadiza que me encantó), el buen hacer vocal tanto del cantante como de la teclista Rosalva, perfecta a la labor de coros y acompañamiento en melodías vocales, así como el punto roquero del batería Jorge Sáez, en este caso más sencillo y alejado de lo que hacía en DARK MOOR y el punto más cañero de DREAMAKER.

Nagasaki - Foto: David Esquitino
Nagasaki - Foto: David Esquitino

Estuvieron una media hora/cuarenta minutos sobre el escenario, en este caso tocando casi todo temas suyos, con la única excepción final del buen y divertido bis que fue “Lift it up” de GOTTHARD para poner genial y bailón punto final a un más que interesante concierto. Aparte de la versión, de de los temas que interpretaron me quedé con un par de títulos de canciones que me llamaron bastante la atención (gracias al cantante por presentar todos los temas, jeje) como son “Como un sueño” (dedicada, por cierto, a Monty de SWEET LITTLE SISTER que andaba por allí), una más power aunque bastante pegadiza y potente “Tocar el cielo”, o la bonita acústica “Alas de cristal”.

En fin, una interesante descarga de una banda que no conocía pero que desde ya me apunto en el debe de grupos a seguir. Además, me encantó comprobar que la cantera del hard rock nacional está más activa de lo que pensaba (sobre todo después de la desaparición, al menos momentánea de NEXX, y el estado en barbecho de gente como 91 SUITE o BEETHOVEN R.) y que el buen gusto y la elegancia haciendo hard rock clásico goza de escasa pero al menos buena salud.

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

Y tras ellos, NEOMENIA, presentando de nuevo en Madrid, como decía, su fantástico “Luna nueva”, que interpretaron entero, incluso con un par de temas que se quedaron fuera del disco, además de tres variopintas versiones, que dicen mucho de los palos musicales, muy amplios, que tocan NEOMENIA, amen de la apertura de mente de su propuesta y de sus variadas influencias. Quizás me sorprendió un poco, aunque me lo esperaba, que no tocaran ni un sólo tema de EASY RIDER, aunque como ellos mismos se han cansado de explicar en muchas entrevistas, NEOMENIA es otra banda (por mucho que, menos el cantante, sean los mismos miembros), con otro sonido, con otros temas, con otro estilo y que no es ni una prolongación y/o evolución de EASY RIDER, con lo que no tiene sentido tocar algún tema perteneciente a ese grupo. Además, como comentó entre risas un par de veces José ante el requerimiento de temas como “Perfecta creación”, “eso era hace 5 años”, y si entonces casi nadie les prestaba atención, ¿porqué recurrir ahora al pasado?

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

Lo primero que me llamó la atención, aparte del hecho de que, creo que muy intencionadamente, se presentan sin ningún tipo de indumentaria concreta, vestidos absolutamente “de calle”, es que en directo suenan bastante más duros que en el disco, algo más actuales incluso, especialmente en las guitarras, pero sobre todo dotando a los temas de un sonido muy contundente aunque sin perder ni mucho menos el feeling en melodías o momentos más suaves de algunos temas. En cuanto a los músicos, fantásticos los 5, perfecto cada uno en su papel, pero en concreto tengo que destacar a un cantante soberbio (que ya me había parecido en disco) como es el mallorquín Toni Menguiano, que demostró en directo que es sin duda uno de los mejores cantantes que tenemos actualmente en este país, dominando tanto registros altos y bajos, llegando a todos los tonos sin escatimar ni un sólo esfuerzo vocal y mostrándose como un sencillo pero efectivo y simpático frontman (aunque se tiene que aprender las letras de las versiones para no tener que recurrir a la “chuleta”, jaja). También me impresionó realmente el batería Rafa Díaz, fantástico tanto en fuerza como en precisión, y demostrando a los que, como yo, no le habíamos apreciado hasta ahora, que es un auténtico crack de las baquetas, un diez para él.

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

Comenzaron con intensidad y fuerza de la mano de “El hombre y la guerra”, con la gente bastante entregada, en un ambiente muy familiar y heterogéneo, y con ganas de agradar y pasarlo bien encima del escenario, como hicieron ellos sin duda durante todo el concierto, tocando muy relajados y sonriendo continuamente, mientras nosotros debajo, disfrutamos de un sonido excelente (ojalá sonaran todas las salas madrileñas como la Ritmo&Compás), una interpretación soberbia y una descarga de buen rock duro realmente entretenida. Me sorprendió al principio lo duras y heavies que sonaron “Colgado de tí” y sobre todo la genial “Atrapado en la noche”, con la que abrían el disco. “Por amor” levantó un poco el pie del acelerador y en directo también me pareció algo más sosa que en el disco, aunque “Quiso ser balada” sonó como un cañón”, puro heavy metal, al igual que “Luna nueva” por mucho que utilizaran algún sampler y sonido pregrabado para recrear en directo algunas partes más “ambientales” del tema.

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

La primera versión de la noche fue la más clásica de las 3 que interpretarían, destacando Toni que “ojalá el tema fuera suyo” (¡y qué banda no lo querría!), antes de arrancarse con un “I surrender” de RAINBOW que les quedó de lujo, muy, muy bien. “La visión” y “Nena” continuaron el buen ritmo del concierto, que volvió a subir otro punto con la más movida “Jugando a perder”, uno de mis temas favoritos del disco que me encantó en directo, con ese punto más heavy en el sonido y el toque más gamberro y vacilón en la voz de Toni.. “No mires a otra parte” es uno de los temas que se quedaron fuera del disco pero perfectamente podría haber sido incluido pues seguía al 100% la tónica de tema de hard rock actual y comercial en el mejor sentido de la mayoría de canciones de “Luna nueva”. La segunda versión de la noche, y una de las que más sorprendió vino de la mano de uno de los últimos éxitos de RED HOT CHILI PEPPERS, una tranquila y “vacilona” “Dani California”, que nos dejó algo más indiferentes a los que preferimos otro tipo de rock, pero que no les quedó mal en absoluto… para cerrar la primera parte del concierto con la dedicatoria para el respetable que es “Va por tí”, que nos dedicaron lógicamente a los que nos habíamos acercado esa noche a verles.

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

Con el single, una de las más coreadas, “Perdido en el adiós” (nananananananá, nanananananá), aparecieron de nuevo en el escenario, con Javi y Toni con camisetas de la banda, y ganas de seguir haciéndonos pasar un buen rato. Una última y más sorprendente versión de “Vertigo” de U2 (con la famosa presentación de “un, dos, tres… ¡catorce!” incluida, claro), aunque en tesituras bastante guitarreras, pondría casi el punto final que vendría de la mano de uno de los temas más pegadizos de “Luna nueva” como es la autoreivindicativa “A contracorriente”, que todos coreamos orgullosos de seguir avanzando precisamente a contracorriente de modas, convencionalismos y sonidos dirigidos.

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

Quizás alguna versión hardroquera extra o incluso un mínimo guiño a EASY RIDER hubiera redondeado el concierto que se quedó en hora y media pero dejándonos a todos, creo que a la banda también, muy satisfechos y con ganas de más, que siempre es bueno, ¿o no?

Neomenia - Foto: David Esquitino
Neomenia - Foto: David Esquitino

Para el final dejo una reflexión que, lamentable y tristemente, comienza a ser demasiado habitual en los conciertos de bandas nacionales (sobre todo si no son las dos o tres más famosas): Sábado por la noche, una sala genial como Ritmo&Compás, una bandaza como NEOMENIA sobre el escenario (además del aliciente de ver a unos buenos teloneros como en este caso fueron NAGASAKI), 9 euros la entrada con consumición… y ni cien personas en la sala. No lo puedo entender y es que con esto se entiende perfectamente que bandas geniales como los propia EASY RIDER pierdan la ilusión y se vayan a la mierda. Lo dicho, no lo puedo entender porque se nos llena la boca hablando de lo auténticos que somos, de lo mucho que nos gusta ver bandas en directo, de lo que apoyamos el rock nacional, pero luego la realidad es bien distinta. Da pena, mucha pena, de verdad.

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre
ellas.