Inicio Conciertos Crónica Concierto MÄGO DE OZ – SINKOPE – JORGE SALAN – La Cubierta.

MÄGO DE OZ – SINKOPE – JORGE SALAN – La Cubierta.

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up





Documento sin título

Mago de Oz

+ SINKOPE + JORGE SALÁN

Viernes 28 de Septiembre de 2007 – La Cubierta de Leganés – Madrid

Curiosa mezcla la que se nos presentaba el viernes en Leganés para ver a MÄGO DE OZ en su fin de gira española, acompañados de un grupo de rock urbano como son SINKOPE y “su” tercer guitarrista, Jorge Salán con su banda y en su faceta en solitario, mucho más rock fusión/hard rock clásico y alejada musicalmente de la propuesta más festiva y accesible de MÄGO.

Jorge Salan  - Foto: David  Esquitino
Jorge Salan  - Foto: David  Esquitino

Nos encontramos con una Cubierta prácticamente hasta arriba y con un público absolutamente variopinto, como suele ocurrir con todo grupo “mainstream”, que dicen los guiris, y/o mayoritario como son MÄGO DE OZ desde hace años. Chavales muy jóvenes, nuevos y viejos roqueros, heavies, punkies, gente “normal” y muchos padres con hijos, en un ambiente heterogéneo y casi familiar que en parte es bonito pero también hace pensar bastante sobre la situación actual de la banda principal en el mundo del rock.

Jorge Salan  - Foto: David  Esquitino
Jorge Salan  - Foto: David  Esquitino

Hablemos de los conciertos en sí. La jornada comenzó a eso de las 20:30 con la actuación de Jorge Salán y su banda, que siguen presentando a lo largo y ancho de la geografía española su tercer trabajo, “Chronicles of an evolution”. Fue hace pocos meses cuando tuve la oportunidad de ver la presentación en la sala Caracol de Madrid y, aunque en este caso lógicamente el show fue mucho más corto (una media hora), me encantó comprobar que se mantuvo lo positivo de ese concierto pero esta vez vi a Jorge mucho más suelto tanto cantando como en su labor de frontman, además de a una banda ya totalmente compenetrada, sonando realmente bien (problemas del recinto aparte, claro) y viéndoles disfrutar totalmente de la actuación. Además, hubo bastante gente viendo las evoluciones de su actuación y vibrando con los escasamente 7 temas que nos ofrecieron en esta ocasión, destacando bastantes miembros de su foro en las primeras filas disfrutando de cerca de su joven ídolo que, con sólo 25 años, demuestra concierto a concierto que el potencial que se le presuponía cuando comenzó con aquel bisoño e instrumental “The utopian sea of clouds” se quedaba incluso corto.

Jorge Salan  - Foto: David  Esquitino
Jorge Salan  - Foto: David  Esquitino

Comenzaron con el potente nuevo single, “Under the moon”, del nuevo trabajo, con la guitarra de Jorge, muy limpia y nítida, como lógica protagonista, pero sonando más a banda que a grupo a la vera de un solista. Destacar en la formación que le acompaña a músicos jóvenes tan reputados como el propio Jorge como son el bajista Fernando Mainer (TAKO, ARS AMANDI…), el batería Carlos Expósito (STRAVAGANZZA), que creo que destacó mucho más que en el concierto de Caracol dónde me dejó más frío, el teclista Javi Díez (ARWEN) y el guitarrista zurdo Jordi Pinyol (que incluso se atrevió con un breve sólo con la guitarra de Jorge, encordada para un diestro, durante la presentación de los músicos). La bonita y roquera “Dedication” de THIN LIZZY fue el segundo corte, el medio tiempo “One way” la única mirada a su primer disco, junto a “la instrumental “Driving through the tunnel”, (escogiendo uno de los pocos temas cantados de aquel trabajo aunque muchos echaron de menos el conocido instrumental “Running free”… al igual que el pegadizo y hardroquero “I’ll be waiting, uno de los temas más conocidos del segundo). Para representar “From now on” las escogidas fueron “Back in time” y “The endless battle” que, junto a la versión del “You give love a bad name” de BON JOVI (un lujazo) y el final con “Damned land” del “Chronicles of an evolution”, completaron una actuación más que correcta y muy interesante. ¡Bien por Jorge!

Sinkope  - Foto: David  Esquitino
Sinkope  - Foto: David  Esquitino

Tras la despedida de la banda con Salán emplazándonos tanto al propio concierto de MÄGO DE OZ, confirmando que “hoy” sí tocaría con ellos, como sobre todo a la próxima cita junto a TYKETTO en Madrid a finales de octubre, serían los extremeños SINKOPE los siguientes en aparecer en La Cubierta. Muy bien recibidos por su público y con ganas de agradar, se presentaron los del “pirata” (por aquello del parche en el ojo) Vito Íñiguez, para intentar convencernos de que el cetro del nuevo rock urbano nacional no sólo pertenece a EXTREMODURO (al menos hasta hace bien poco) o MAREA… pero sinceramente no lo consiguieron y además me parecieron una formación bastante por debajo, gustos aparte, de “sus padres” musicales. Centraron su repertorio en sus dos últimos trabajos, “Si quieres llorar te hago reír” y sobre todo el anterior y exitoso “Humo de contrabando”, cuyos temas fueron sin duda los más coreados y mejor aceptados de su actuación.

Sinkope  - Foto: David  Esquitino
Sinkope  - Foto: David  Esquitino

El sonido se mantuvo en tesituras aceptables (por mucho que insistentemente Vito se quejara del sonido de su micrófono), aunque su rock más sucio, simplón y de letras excesivamente poéticas, pero con poco significado real, convenció más a sus propios fans que a los que iban a verles por primera vez. Eso sí, me gustó la buena actitud de la banda, especialmente de los dos guitarras de la formación, aunque tanto la voz (totalmente desafinada y fuera de tono… y es que para “malos cantantes” siempre me quedaré con el estilo personal de Yosi, Robe o incluso el propio Rosendo) como las letras de un demasiado estático Vito me convencieron muy poco. Destacar temas interesantes como “Tirando de rama”, la más tranquila y pegadiza “Humo de contrabando” o la rebuscada “Al socuello de tus pechos de seda”, como los más coreados por la gente, además de “Impare Madrid” (que me pareció sosa como pocas) o el final más movido con “En tarros de miel” para cerrar una actuación que me dejó frío… y es que el problema del rock urbano es que si no eres original y personal, las comparaciones te acaban matando, y EXTREMODURO sólo hubo uno y para letras poéticas tenemos a un Kutxi de MAREA o a un propio Yosi de LOS SUAVES que lo hacen mucho mejor utilizando palabras, paráfrasis, metáforas y retruécanos del lenguaje más entendibles y valorables.

Sinkope  - Foto: David  Esquitino
Sinkope  - Foto: David  Esquitino

Para gustos los colores pero SINKOPE nos gustaron poco a los que no somos demasiado fans de la banda, la verdad… hay demasiado “poeta de bragueta y contenedor”, que dirían MAREA, en el rock español actual como comentaba algún asistente al terminar la actuación de SINKOPE. Aunque como siempre hay que aceptar y respetar a quien disfrutó con la actuación y temas de los extremeños, que fueron muchos, y además sirvieron perfectamente para caldear el ambiente de cara al show estrella de la noche

Bueno, y a eso de las diez y media largas de la noche se presentaron de nuevo en Madrid MÄGO DE OZ, (introducidos por el televisivo “Willy” Toledo, roquero de pro y gran amigo y compañero de pupitre en la infancia del propio Txus), en esta gira más sencilla, con menos escenografía de lo que suele ser habitual en los últimos años en la banda (“sólo” unas pocas plataformas y escaleras, además de dos grandes “brujas” en los laterales y los impresionantes, eso sí, hinchables al fondo del escenario, primero del “personaje” de la portada de “Gaia II”, y después el “Quijote roquero” de la portada de “La Leyenda de la Mancha”, para cerrar con un gran “Cabrones!!!” rosa ya al final del concierto), además de la banda sin ropajes concretos (por cierto, me sigue encantando ver a Frank con sus mallas negras, sus “bambas”, chaleco de cuero y Gibson de flecha blanca) y sólo con Patricia (ya hay que decir ex cantante de NEXX) cómo única corista y “bailarina” del show. Destacar que, en esta última fase de la gira, Jorge Salán está haciendo muy pocas fechas con ellos por los compromisos en solitario del joven guitarrista.

Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino
Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino

No había tenido la oportunidad de verles desde hace tiempo y tenía bastantes ganas de comprobar si era cierto que en esta gira estaban volviendo por sus fueros, ofreciendo un set list más variado y dándole cancha a su material más antiguo. Pues bien, el concierto musicalmente fue totalmente correcto, con una banda en buena forma y sonando mejor de lo esperado en La Cubierta (bastante bien el sonido con MÄGO, sinceramente… y a años luz del que tuvimos que sufrir en su actuación en el festival Monsters of Rock de Zaragoza), con un José cantando mucho mejor que las dos o tres últimas veces que les había visto (aunque las pasó canutas en “Jesús de Chamberí”, al igual que el resto de la banda pues fue el tema que peor sonó con diferencia, casualidad o no), con un Mohammed muy protagonista, detalle que me gustó.

Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino
Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino

Todo comenzó con la divertida “T’esnucaré contra el bidé” del primer disco, bastante coreada por todos, con Carlitos bastante protagonista del sonido de la banda, un Frank muy “macarrilla” como decía, y “Moha” y Jose, con mucho movimiento de pie de micro esta vez, en primera línea y sin parar de sonreír y moverse. Desde el principio demostraron que son una máquina perfectamente engrasada, cumpliendo cada uno sobradamente con su papel (unos protagonistas y otros secundarios), sonando bastante bien y destacando el detalle de un Txus que sólo salió de su batería al comenzar el concierto para saludar, y al final para despedirse.

Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino
Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino

Con “El hijo del blues” nos hicieron sonreír mucho a los que pensábamos que el show iría por esos derroteros, especialmente cuando comenzaron realmente potentes, muy compenetrados y dejando de lado su lado más folk, incluso en temas como la propia “T’esnucaré contra el bidé”. Con el primer envite de “Finisterra” que caería esa noche, “La santa compaña”, mucho más coreada que las anteriores por la multitud, y sobre todo con la presentación sobre la libertad sexual que precedió a la más que interesante “El que quiera entender que entienda”, se abriría “otro concierto”, dando cancha especialmente a los temas de “Finisterra”.

Para “Astaroth”, Patricia toma su primer protagonismo de la noche (fantástica su labor a los adornos y segundas voces de los temas, por cierto), haciendo el bonito dueto con José que en su momento hacía con Mar Cabello (¿que habrá sido de ella?). Incluso se permite interpretar una arte de la cancion de Janis Joplin “Mercedes Benz”, como era habitual en su papel de “frotwoman” en NEXX, para dar paso a “Hasta que el cuerpo aguante”, que me sonó muy bonita y agradable en directo. Con la “Jiga irlandesa” pusieron a casi toda la sala a bailar como antaño, aunque ni punto de comparación con la reacción que consiguió “La costa del silencio”, único tema de “Gaia I” que tocaron.

Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino
Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino

Llegó la parte del concierto dedicada a “Jesús de Chamberí”, para muchos su obra maestra sin ningún género de dudas, tanto en la preciosa “El cantar de la luna oscura” (que sonó de maravilla, de las mejores del concierto, y además cantada de lujo tanto por José como por Patricia a los coros… ¿y con guiño al “Doctor, doctor” de U.F.O. en el principio, o me lo imaginé yo, Kiskilla?) como sobre todo con la inmensa “Jesús de Chamberí”, un tema siempre mágico, precedido de “La posada de los muertos”.

Fue impresionante ver a toda una plaza de toros saltando y cantando.

La inmensa “Finisterra” fue el siguiente tema en sonar y en este caso no puedo más que alabar la interpretación de la banda, dotando al largo y enrevesado tema de una maestría y clase fantástica. No pongo ningún pero a la interpretación, al igual que tampoco se la pongo a “Satania”, que no nos esperábamos (aunque muchos seguían pidiendo “El santo grial” de “La leyenda de la Mancha”), y que sonó realmente cañera. Con “Resacosix en Hispania”, y sobre todo “La danza del fuego” volvía el punto más festivo, que ya no se abandonaría hasta el final. Por cierto, comentar que no hubo bises como tal sino que la banda abandonaba el escenario al final de cada tema dando una continuidad interesante al concierto, aunque bien es cierto que los parones (con apagón de luces incluidas) descolocaban un poco.

Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino
Mago de Oz  - Foto: David  Esquitino

Con la esperada “Fiesta pagana” se desató la locura suprema y finalmente, y tras un breve sólo rítmico de Carlitos y un atisbo de comenzar el clásico “Eye of the tiger”, llegó la apoteosis final con la gran “Molinos de viento”, el mejor tema “fiestero” sin duda de la banda y el que más gustó para dejar a casi todos satisfechos mientras un gran hinchable con el famoso “¡Cabrones!” nos da la despedida al ritmo del “Stayin´alive” de los BEE GEES y con la banda al completo en el escenario (Txus saliendo el último de su imponente batería, 100% CRÜE, y haciéndose esperar supongo que conscientemente… y es que el jefe es el jefe).

En definitiva, un concierto objetivamente interesante, abarcando casi todas las épocas de la banda, bastante “sencillo” y “desnudo”, que demostró al 100% dónde, y porqué, está la banda actualmente.

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre
ellas.