Inicio Noticias Studio Report AVALANCH – Así suena su nuevo album ”Muerte y Vida”

AVALANCH – Así suena su nuevo album ”Muerte y Vida”

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

“Muerte y Vida”

STUDIO REPORT

ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

He vuelto a tener el gran placer por tercera vez consecutiva de viajar a los Bunker Studios, en Posada de Llanera, Asturias, propiedad de Alberto Rionda, para escuchar en primicia un nuevo álbum de la banda. Ya pasó con “Los Poetas Han Muerto” y “El Hijo Pródigo”. Antes de comentaros mis impresiones, agradezco a Rionda en particular y AVALANCH en general que hayan vuelto a tener tal deferencia periodística con el que firma. Ha sido un gran placer!

Alberto Rionda de Avalanch

Alberto estaba serio, centrado y terminando los últimos flecos de la producción. Nada más llegar al estudio, al que yo llamo de forma simpática “el laboratorio del Dr. Rionda”, el genio guitarrista y compositor empezó a ponerme los temas, y yo, como es habitual en mí, saqué mi libreta “del metal” para ir apuntando mis impresiones…

Antes de hablar de los temas en sí, os daré mi impresión general de “Muerte y Vida”…

La anterior vez que estuve en Bunker Studios salí encantado tras escuchar “El Hijo Pródigo”, pero con muchas interrogantes sobre todo por el cambio de estilo que suponía el CD. El disco me sigue pareciendo sensacional, pero es cierto que era una apuesta arriesgada que rompía con casi la totalidad de fundamentos musicales que hasta ese momento AVALANCH nos habían mostrado en su carrera, independientemente de su evolución disco a disco, pero siendo sinceros, era una apuesta muy arriesgada, y a pesar de ser un álbum muy bueno, era y es demasiado distinto…

Ahora, tras escuchar “Muerte y Vida” también he salido de Bunker entusiasmado, pero a diferencia de la anterior vez, mi clara sensación es muy diferente… Tengo total confianza que esta vez el imán va a enganchar a la totalidad de los fans y a muchos de los seguidores de AVALANCH que en gran parte habían perdido la estima y fe de antaño por la banda.

Solo ver la portada de “Muerte y Vida”, dibujada de nuevo por Luis Royo, sientes una sensación e inquietud diferente. La ilustración de la portada recuerda a “El Ángel Caído”, o más bien, podría haber sido la continuación a tan magnífica obra. En ella vemos a una bellísima mujer (la muerte), con una guadaña en su mano derecha y un bebé en pañales en brazos (la vida), en su mano izquierda. La escena está dibujada en un cementerio, con tumbas, unas gárgolas de diablos…”Una pasada y una belleza a la vez”.

Es un álbum de gran talla, lo que no es difícil ni sorprendente ya que los que me conocéis ya sabéis lo que pienso sobre AVALANCH y Rionda. Todos sus discos son geniales, y lo digo desde un prisma alejado de fanatismos y “frikismos”. Cada disco ha sido un paso ascendente en su carrera, ha llenado una etapa en su trayectoria y ha marcado una evolución.

Alberto Rionda de Avalanch

Ahora, en este “Muerte y Vida” me da la impresión que Rionda y compañía siguen evolucionando, pero abandonado casi en su totalidad la línea estilista que rompió con todo de “El Hijo Pródigo”, ferrea, de cabreo constante, caña poderosa sin más, ritmos más cercanos a METALLICA que al estilo al que históricamente nos tenían acostumbrados, para echar la vista atrás, sin volver al pasado, ni a las raices, pero si recordando su disco más aclamado y amado históricamente: “El Ángel Caído”. No es que hayan hecho un “Ángel Caído 2”, no es eso ni mucho menos, pero sí es verdad que gran parte de los postulados musicales de éste “Muerte y Vida” recuerdan mucho el camino que Rionda inició con esta joya sonora. Exageradamente podría atreverme y me atrevo a decir que “Muerte y Vida” podría ser un “El Ángel Caído del siglo XXI”.

Las guitarras si conservan e incluso superan el IMPRESIONANTE “sonidazo” que ya lucieron en “El Hijo Prodigo”. En “Muerte y Vida” suenan más brutales incluso, aunque con dibujos más melódicos a veces, más power otras, más progresivos incluso. Además de las guitarras bestiales las bases no se quedan a la zaga, también suenan híper poderosas, sobre todo la batería, la que es un cañón constante. A diferencia de “El Ángel Caído” ahora la progresión sonora en este aspecto marca una importante diferencia, ahora todo suena más potente. Ya lo escuchareis y me daréis la razón.

Las líneas vocales de Ramón vuelven a ser ultra melódicas, cargadas de sentimiento, magia…Ramón posee una voz preciosa, conocida por todos, pero que en “El Hijo Prodigo” se convirtió en agresiva, desgarrada… Ahora en “Muerte y Vida” Ramón es el Ramón de “Niño” o “El Viejo Torreón” de “Los Poetas Han Muerto”.

Los riff´s, melodías, estética, estilo, arreglos y coros están basados al 50% en lo que fueron “El Ángel Caído” y “Los Poetas Han Muerto”, con su necesaria y lógica evolución. En cuanto a los temas también siguen la línea de ambos álbumes.

Como comento, han hecho “borrón y cuenta nueva” en cuanto a “El Hijo Prodigo” se refiere. Ha vuelto el feeling, la magestuosidad, la melodía, las cualidades que hicieron grandes a AVALANCH, esa estética y mensaje sonoro donde la melodía era lo primordial, pero ahora todas esas bellas armonías no están solas… Hay unas guitarras exultantes y unas bases demoledoras, sin olvidar una batería matadora y unos coros en la onda que todos echábamos de menos.

El disco es impresionante, pero no es un disco fácil; de hecho ningún disco de AVALANCH es fácil, quitando los dos primeros… La producción lleva mucho trabajo, mil arreglos, ritmos complicados, riqueza en matices, melodías comerciales y pegadizas, sí, pero llenas de armonías que poco a poco te entran. Hay muchos estribillos eficaces y muy directos, pero también los hay de los que poco a poco te van atrapando.

Por cierto, no puedo juzgar las letras a fondo aún, pero si noté que vuelven a ser mágicas…

No sé… Fue una primera escucha, pero creo que me impregnó lo suficiente como para enamorarme del disco.

Dicho esto, voy a hablar brevemente de los temas. No muy a fondo, porque aún es pronto y quiero escucharlos más en profundidad, pero bueno…

“Ángel de la Muerte” – Es uno de los mejores temas, dura casi siete minutos. Es un corte complejo, lleno de matices, cambios, unas guitarras y base poderosísimas. Comienza con una intro acustica para dar paso a un rítmo pegadizo con reminiscencias un tanto power que desemboca en una batalla nuclear. Esta cesa cuando entra la melódica voz de Ramón. El trabajo de batería es de gran nivel. La estructura no es fácil, pero eso hace que el tema posea un gran nivel. El estribillo es mágico y dice: “He tenido que bajar al infierno para encontrar un ángel”. El solo es demoledor, el segundo solo de gran calidad. Es un “temazo”, pero de los que entra poco a poco. Yo lo tuve que escuchar dos veces para que me encantara como lo hizo!

“Muerto en Vida” – Entra muy directo. Sonido de guitarra impresionante (tónica general de todo el álbum como ya he dicho). Gran trabajo de Rionda y Dany León. Melodía de estribillo excelente. Parte de teclados grandiosa jugando con las acústicas. Combina la melodia y la batalla de guitarras a la perfección. Otro gran tema.

“Pies de Barro” – Inicio muy bueno. Guitarras rugientes. Voz muy melódica acompañada de guitarras elegantes a lo U2 y piano, para dar paso a un gigantesco estribillo. Solo de guitarra muy especial. Parte muy melódica con piano y “solazo”. El estribillo final es victorioso, con una armonía muy al estilo de los temas que formaron parte de “Los Poetas…”

“Hoy he vuelto a recordar” – Otra vez sonido y dibujo de guitarra sorprendente! De nuevo voz muy melódica y dulce…De repente sale un estribillo muy comercial y pegadizo como salido de la nada. El tema “más facil” de asimilar a la primera. Funcionará muy bien en directo.

“Aprendiendo a perder” – Una buena balada, con arpegios acústicos y teclados. Tras la intro, entra toda la banda majestuosamente. Letra preciosa. Muy buena canción, con un final precioso.

Alberto Rionda de Avalanch

“Otra vida” – Comienza con piano y teclados. Entra un solo de guitarra melódico para dar paso a un gran riff. Desde atrás entra la guitarra y el tema va subiendo de intensidad… Entra la voz de gran melodía sobre una base instrumental muy rica. Es un tema “no al uso”, un tanto extraño en cuanto a construccion, estructura y estilo…

“Caminar sobre el agua” – Gran riff y dibujo guitarrero muy recio y furioso. La voz suena con un efecto sintetizado muy personal. Tiene un puente muy curioso y un estribillo efectivo y pegadizo.

“Quién soy” – Majestuosidad inicial a lo QUEEN. Guitarras y melodia de voz magnéticas. Batería colosal. Estribillo de los que pegan y enganchan. Curiosa estrofa: “No elegí vivir así, solitario hasta morir, Sigo sin saber quién soy…” El solo de guitarra es armonicamente inmenso. Otro gancho para el directo.

“Sombra y Cenizas” – Es el tema que me sonó más a lo “El Hijo Pródigo” por estilo. Medio tiempo pesado, con una melodía más moderna y una voz mas cercana a la onda “Los Poetas…” El tema más fresco quizás y asequible para todo tipo de gustos. La canción que menos tiene que ver con el resto del disco, a priori.

“La Prisión de Marfil” – Batería y rítmo de guitarras poderoso! Doble bombo power. Voz gutural de fondo. Un tema extraño, difícil a primera escucha, pero con uno de los estribillos más vigorosos del CD, con mucha fuerza y voz rabiosa y rítmo galopante. Su melodía es de las que más van a enganchar!

“Bajo las flores” – Es una balada muy cálida, con un estribillo cantado en tonos altos. Habla de dos amigos músicos que murieron en la carretera y ahora están “bajo las flores”. Una buena canción.

A grandes rasgos, y a primera escucha estas fueron mis notas sobre cada uno de los 11 temas. Ahora solo hay que esperar las únicas opiniones que valen…Las vuestras!!!

El disco se edita a primeros de noviembre, y va a ser un álbum que va a poner muchos puntos sobre las íes en cuanto al futuro inmediato de AVALANCH. Ojalá no me equivoque y sirva para devolverle a la banda de Rionda el punto tan álgido que tuvieron tras “El Ángel Caído”.

Rafa Basa