Inicio Lanzamientos A-Z ARCH ENEMY – Rise of the Tyrant

ARCH ENEMY – Rise of the Tyrant

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - AVATAR - Hunter Gatherer

Es reconfortante ver como a veces los grupos se hacen eco de las peticiones de sus fans. Tras una más que meritoria carrera discográfica, y pasando por alto la controversia creada por algunos sectores de fans ante el hecho de que una mujer pasara a engrosar las filas de un grupo de death metal como vocalista (cosa que nunca llegué a comprender del todo pero bueno) o que muchos los acusaran de haber dulcificado su estilo en detrimento de unas composiciones más accesibles, “Doomsday Machine”, anterior disco de ARCH ENEMY enfrentó opiniones, tanto de prensa como de seguidores, al no ser tan del agrado como los dos anteriores álbumes. Cierto es que temas como “My Apocalipse”, “I am Legend/Out for Blood” o la apoteósica “Nemesis” eran grandes canciones que mantenían en alto el listón compositivo, pero en “Doomsday” apreciábamos un enfoque general muy diferente a lo que esperábamos de los suecos, adentrándose en elementos más industriales y dejando de lado ese death metal tan característico con influencias del heavy metal tradicional con el que nos habían encandilado hasta entonces.


“Rise of the Tyrant” es una vuelta a lo seguro, a lo que muchos de los que compran sus discos estaban pidiendo (y tal y como está el asunto de la piratería en estos días, tampoco está la cosa como para jugar con tus futuros compradores) resultando un híbrido perfecto entre los discos “Wages of Sin” y “Anthems of Rebellion” (conservando el estilo heavy del primero y el toque nétamente death melódico del segundo) y abandonando de forma definitiva (de momento) la experimentación de su anterior obra (que siempre habrá a quien le parezca su mejor disco, cosa que no discutiré ya que como siempre digo, para gustos colores).


No voy a descubrir nada nuevo hablando de las virtudes de cinco grandes músicos que conforman uno de los combos mejor conjuntados a día de hoy, sobre todo en directo, donde son una apisonadora. Daniel Erlandsson no sólo es uno de los mejores baterías en activo de la escena metálica, sino que compositivamente es uno de los elementos clave del sonido ARCH ENEMY. Su compañero Sharlee D’Angelo es un curtido y experimentado bajista que durante años estuvo pasando de una formación a otra hasta que ha encontrado la estabilidad necesaria para desplegar su creatividad y fiereza a la hora de atacar su instrumento. A nadie vamos a sorprender tampoco por el hecho de tener a Angela Gossow a las voces guturales. Decir que en esta ocasión las voces suenan más claras, más limpias, sin dejar de lado su agresividad, pero gusta más oirla sin la excesiva producción vocal que había en “Doomsday Machine”.


De todas formas, en “Rise of the Tyrant” lo que destaca muy por encima de todo es el trabajo de los hermanos Amott a las guitarras. Hace meses prometieron un disco lleno de elementos guitarreros por doquier, diciendo que los que gusten del sonido de la guitarra eléctrica en el metal alucinarían, y yo digo que no sólo lo han cumplido con creces, sino que quizás se quedaran corto en sus afirmaciones. Cada pasaje guitarrístico es perfecto e inmejorable en sí mismo, y parece que estan buscando constantemente el momento para desdoblar sus guitarras en melodías y armonías maravillosas, amén de los impresionantes solos facturados. Sinceramente, pienso que dentro de muchos años este disco bien podría servir de análisis para los estudiosos de las parejas de guitarristas en el metal, y si bien como elementos clásicos podríamos hablar de Tipton y Downing en Judas, o la también clásica Murray/Smith de Maiden, sin esfuerzo podríamos establecer un paralelismo entre los hermanos Amott con el que para mi siempre fue el mejor combo guitarrero de la historia conformado por Michael Denner y Hank Sherman en Mercyful Fate, ya que al igual que aquellos, tenemos dos guitarristas excelentes, uno más preocupado por el virtuosismo y la técnica, y otro por la melodía en sí misma, sin escatimar ninguno de ellos el elemento clave: el feeling. Y fíjense ustedes que curioso que precísamente Sharlee D’Angelo fue el bajista de la hasta ahora última (esperemos que algún dia haya más) formación de Mercyful Fate.


Con una fenomenal a la par que desconcertante portada, en la que vemos una especie de monstruo mitológico (de patas algo gallináceas, reconozcámoslo) con caracteres egipcios (más concretamente tenemos en la mitad de la ilustración lo que parece el ojo del dios Horus o “Udyat”) “Rise of the Tyrant” es uno de esos discos que engaña a la primera escucha, pues da la sensación de tener lo mejor al comienzo, con tres o cuatro primeras canciones muy pegadizas (a la par que formidables) y un resto de temas que pueden pasar sin pena ni gloria si no se le presta la debida atención. Es tras varias veces de oir el disco cuando descubrimos que la casi hora de duración está repleta de temazos, y a fin de cuentas siempre he considerado que este tipo de discos que las primeras veces no te lo terminan de dar todo para terminar disfrutándolos progresivamente son los que más me han terminado gustando y a los que más cariño he cogido.


Sirenas previas a un bombardeo, como anunciándonos lo que se nos viene encima, sirven de introducción a “Blood on our Hands”, tema rápido, demoledor, lleno de ligados de guitarra, con un puente alucinante en el que dicen eso de “Remember, Sins of our Fathers”, estribillo en el que repiten la frase título y una gran melodía de guitarra detrás. No menos veloz es “The Last Enemy” (supongo que lo tendrían difícil a la hora de elegir si abrir el disco con esta o con la anterior) donde la melodía de guitarra se muestra juguetona en el estribillo. A destacar también lo que será referencia obligada en todo el disco; me refiero al juego de guitarras, especialmente aquí el duelo de ligados del tipo “cuerdas al aire” armonizados tras el tercer estribillo y un gran duelo de solos. Melodía de sintetizadores, que a la postre será sobre la que se desarrolle la canción, nos transporta a “I will Live Again”, muy en la onda “We Will Rise” de “Anthems of Rebellion”, siendo de lo más pegadizo y melódico del álbum. “In This Shallow Grave” combina el death metal con partes más propias del thrash (sobre todo al principio y en los puentes entre estrofas). La reivindicativa “Revolution Begins”, primer single del disco (curioso, yo habría apostado por la faceta más melódica de “I will Live Again”, que al menos tiene todas las papeletas de ser el segundo sencillo) es una de las canciones más heavies que han compuesto jamás, y si no me creéis al riff introductorio me remito, sin desdeñar la parte de la estrofa a base de arpegios acústicos, un estribillo donde la guitarra melódica hace de las suyas, un solo que quizás sea el más melódico y sentido de todos los registrados, y colofón final con un punteo de guitarra doblado con redoble de caja incluído.


Uno de los momentos más brutales viene de la mano de “Rise of the Tyrant”, lo más cañero y desenfrenado del disco, llegando en su punto álgido cuando sobre una velocísima base rítmica el duelo de solos de los Amot es bestial, violento, casi como si se odiasen y no hubiera nada más importante que superar a su adversario. Desde luego podemos decir que bautiza al disco con honor.


“The Day you Died” tiene un aire a lo “Burning Angel”, sobre todo al comienzo con esas rítmicas tan abiertas y rasgueadas sobre la que se construye una melodía. De nuevo, sin querer resultar cansino en mi discurso, me veo forzado a hablar de las guitarras, y es que la instrumental “Intermezzo Liberté” son dos minutos y medio de pura delicia musical y sentimiento puro. “Night Falls Fast” se mueve por derroteros más propios del heavy/thrash metal de toda la vida. Reseñamos de nuevo la guitarra (sí, una vez más; y van…) melódica tras el segundo estribillo de una marcada línea barroca. En “The Great Darkness” usan por primera vez en su historia (que yo recuerde al menos) voces líricas tanto en la intro como en el estribillo, cantando frases en latín, dando un resultado bastante curioso al acabado final. “Vultures” cierra el disco con una canción que es puro ARCH ENEMY de toda la vida, death metal melódico del bueno, hecho con calidad y maestría.


“Rise of the Tyrant” es un buen título (además de ser una de las mejores canciones del disco) pero igual lo podrían haber llamado “Wages of Rebellion” o “Anthems of Sin”, ya que el resultado final, como decía en mi introducción es la combinación ideal de aquellos geniales discos. Luego habrá quien diga que la etapa pre-Angela fue mejor o peor, pero lo que me queda claro es que estamos ante una gran obra, resultado de muchos años de trabajo y rodaje de una de las bandas que mejor directo tienen hoy en día. Yo al menos lo habré oído, sin exagerar, unas treinta veces para escribir estas líneas, y siento que aún permaneceré mucho tiempo enganchado a él.


J. José Jiménez.


Track listing:

  1. Blood on Your Hands
  2. The Last Enemy
  3. I Will Live Again
  4. In this Shallow Grave
  5. Revolution Begins
  6. Rise of the Tyrant
  7. The Day You Died
  8. Intermezzo Liberté
  9. Night Falls Fast
  10. The Great Darkness
  11. Vultures