Inicio Lanzamientos A-Z DELAIN – Lucidity

DELAIN – Lucidity

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Aunque a todas vistas pueda parecer un proyecto, DELAIN es el grupo que el ex teclista de Within Temptation (y hermano del principal compositor de éstos Robert) Martjin Westherholt ha creado tras su recuperación de una grave enfermedad crónica, la cual le obligó a separarse de aquellos hace unos cinco años. Digo que puede parecer un proyecto porque, a parte de contar principalmente con las labores vocales de, la hasta ahora casi desconocida Charlotte Wessels (ex vocalista de To Elysium), el disco debut recoge un nutrido número de colaboradores que han dado forma tanto a la música como a las melodías vocales. Parece un proyecto pero no lo es porque, en realidad el teclista holandés ha reclutado a una banda propia bajo el nombre de DELAIN para defender los temas de este disco en directo, así como para futuras grabaciones bajo este nombre, destacanco la figura de la anteriormente citada Charlotte Wessels como voz solista femenina.

La composición de “Lucidity” recae casi exclusívamente en la figura de Westherholt, salvo contadas excepciones. Realmente no vamos a encontrar nada nuevo en el disco. Los parámetros musicales por los que se mueve es el rock majestuosamente melódico, lleno de melodías de teclados por doquier y con toques gótico-melodiosos, recordando en ocasiones a los primigenios Within Temptation de sus dos primeras obras. El disco tiene canciones realmente buenas, y otras que no destacan tanto, lo que me hace pensar que quizás “Lucidity” hubiera pasado desapercibido sin pena ni gloria de no ser por el increíble despliegue de colaboraciones del que hace alarde. Dicho helenco de músicos y vocalistas, está compuesto por Ad Sluijter (guitarrista de Epica, quien se destapa con un excepcional solista en este disco) Sharon den Adel (la famosa cantante de Within Temptation) Marco Hietala (bajista y cantante de Nightwish y Tarot, al que últimamente vemos colaborando en bastantes proyectos) Yan “Orkki” Yrlund ( ex Lacrimosa, Ancient Rise, guitarrista) Guus Eikens (guitarrista ex Orphanage) Ariën van Weesenbeek ( de God Dethroned, que ha registrado toda las baterías y colaborador en el nuevo disco de Epica “The Divine Conspiracy” también) George Oosthoeck (vocalista de Orphanage, quien da el toque gutural a las voces del disco) y Live Kristine (Leave’s Eyes ex Theater of Tragedy). Como véis, un surtido variado de nombres bien conocidos, algunos más que otros en la escena.

Producido por Oliver Phillips (quien ha trabajado entre muchos otros con Ancient Rise) y grabado a caballo entre Alemania, Suecia, Finlandia y Norugea (normal con tanta colaboración) “Lucidity” posee un sonido impecable, lleno de nitidez y limpieza, en el que destaca por encima de todo la melodía de los teclados, voces y coros, dejando eso si por debajo, el volumen de las guitarras y demás instrumentos netamente heavies.

“Sever” es el primero de los cortes, cantado a dúo por Charlotte Wessels y Marco Hietala (este último con un estilo más melódico, del tipo del que hace gala en Tarot, en detrimento de voces con más garra, como cuando canta en Nightwish). Canción muy melódica, con predominio de los coros orquestados, que son los que llevan el peso del estribillo. Más melodía aún tenemos en “Frozen”, uno de los temas bandera del disco, que bien podría servir como single de cara a la grabación de un videoclip. “Shiloutte of a Dancer” posee unas guitarras más duras y pesadas en contrapunto a otras partes en las que la voz de Charlotte se queda sola respaldada por el piano y la base rítmica de bajo y batería. La parte del estribillo está cantada a dúo junto a la voz gutural de George Oosthoek. “No Compliance” bien podría haber sido una de las canciones que formaran parte del “Mother Earth” de Within Temptaion, y más aún cuando la inconfundible voz de Shaaron den Adel hace acto de presencia (por cierto genial el peculiar dueto que se hace aquí entre Sharon y Hietala). “See me in Shadows” es la balada, y el único dueto de voces femeninas del álbum, entre Charlotte Wessels y Live Kristine. No está mal, pero la noto algo falta de garra en ocasiones. Lo mejor de todo el magnífico solo de guitarra a cargo de Jan Yrlund. “Shattered” en cambio, aunque al principio pueda parecer la típica canción de metal gótico melódico, cuando llega a la melodía del estribillo y oigo los teclados del interludio, me hace recordar el porqué me gusta tanto este estilo musical.

Es muy curioso que la única canción del disco que precísamente no está compuesta por Martjin Westherhold, sino por Guus Eikens, me refiero a “The Gathering”, es la mejor de todo el disco. Y es que esa entrada “a capella” con la melodía del estribillo entre Charlotte y Marco es de las que se te quedan pegadas en la cabeza por mucho tiempo y te sorprendes tarareándolas en cualquier momento. Todo en ella es perfecto, desde la construcción, los esquemas, el cambio de tonalidad en el último estribillo, incluso Hietala se destapa cantando con esa garra que tanto nos gusta a sus fans en Nightwish, rompiendo la voz con una personalidad magistral. Curiosamente a partir de aquí es cuando más me gusta el disco, no sé si porque las canciones sean mejores en sí, o por el buen ánimo que “The Gathering” deja en mi tras su escucha. “Daylight Lucidity” es otra de las que suenan a los primigenios discos de la ex banda de Martjin (sonido por el que muchos fans abogan para que vuelvan). “Sleepwalkers Dream” tiene unos teclados machacones muy en la onda “Wishmaster” de Nightwish, con otro de esos estribillos matadores. “Day for Ghosts” es lo más cañero del disco, donde las guitarras son más protagonistas que en anteriores cortes. Ünico momento en el que Ariën se quita las ataduras, para agasajarnos con baterías a doble bombo rapidísimas, y una Live Kristine que está pletórica (como en su última maravilla discográfica “Vinland Saga”) y un Marco Hietala de nuevo rompiendo la voz como sólo el sabe hacer. De lo mejor del disco junto a “The Gathering”. Sólo lamento que se hace algo corta y podían haber introducido pasajes instrumentales para añadir algún solo de guitarra. El disco se cierra con “Pristine”, pieza que de nuevo recuerda a Within Temptation de la primera época, y que es donde más cancha se da al uso de las voces guturales, finalizando con majestuosidad una obra plagada de melodía y buen gusto, que supone la superación de un músico y compositor de una etapa personal bastante trágica en su vida.

“Lucidity” viene en formato “enchanced Cd”, con un documental que podréis ver en el Pc sobre la realización del disco, con imágenes de los artistas grabando sus respectivas partes, y donde se pueden ver otros aspectos intrínsecos a lo que es la salida de un disco, como las sesiones fotográficas y demás.

El balance general del disco es bastante bueno, y para los que nos gusta disfrutar de producciones muy cuidadas y elaboradas es todo un lujo a los oídos. Ahora bien, no negaré que todos los clichés compositivos aplicables al género se dan aquí, y es por eso por lo que, aunque soy muy fan del estilo, voy echando en falta un poco más de apertura de ideas a la hora de refrescar un estilo que no me gustaría ver estancado de aquí a unos pocos años. De todas formas, será interesante ver si ahora como banda Martjin Westerhold y sus DELAIN son capaces de salir adelante y llevar este tipo de música a niveles aún mayores.

J. José Jiménez.

Track list:

  1. Sever
  2. Frozen
  3. Silhouette of a Dancer
  4. No Compliance
  5. See me in shadow
  6. Shattered
  7. The Gathering
  8. Daylight Lucidity
  9. Sleepwalkers Dream
  10. A Day for Ghosts
  11. Pristine