Inicio Entrevistas CARMINE APPICE

CARMINE APPICE

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
Camine Appice
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

CARMINE APPICE

Hay muchos músicos que llevan tocando mucho tiempo, muchos años en la carretera llenos de conciertos y discos grabados, ahora hay muy pocos que hayan estado tocando codo con codo con nombres tan ilustres como Jeff Beck, Ted Nugent, Ozzy Osbourne, John Sykes, Neal Schon, Rod Stewart o Brian May. Tampoco son muchos los que han vivido todas las épocas de la historia actual del rock en activo, y definitivamente, solo hay uno que sea CARMINE APPICE. Una auténtica leyenda que a pesar de su aparente segundo plano, siempre ha estado ahí, muy activo y en primera fila, esta es su historia.

– Para comenzar con la entrevista, vamos a hacer un poco de retrospectiva sobre tu carrera, intentando respetar el orden cronológico. ¿Qué recuerdas de cuando comenzaste con VANILLA FUDGE?

Tengo recuerdos muy buenos ya que fue mi primera banda profesional, pero recibimos muy poco reconocimiento, a lo mejor por no hacer demasiados temas propios, no lo se. Se nos ha hecho más justicia con el tiempo, aunque tampoco mucha. En nuestra época giramos mucho y vendimos discos, pero el tiempo ha dado más crédito a bandas como DEEP PURPLE, LED ZEPPELIN o a Hendrix, cuando todos ellos fueron teloneros nuestros y aparecieron después. Es extraño, pero el tiempo ha dado más reconocimiento a esos grupos.

Camine Appice

– Tras VANILLA FUDGE hiciste CACTUS y ya en 1973, formaste una alianza con Tim Boguert y con el mítico guitarrista Jeff Beck. ¿Qué pasó para que la experiencia fuera tan corta?

Al principio todo fue muy bien, pero luego empezó a haber cierta rivalidad entre Jeff y Tim. No se sentían cómodos el uno con el otro, era un caso de ego, pensaban que se estaban quitando protagonismo mutuamente. También Jeff quería tenerlo todo muy atado y no le daba mucho margen a Tim, así que al final la cosa terminó disipándose. Yo no tengo nada contra Jeff, de hecho he vuelto a trabajar con él varias veces a lo largo de la historia.

– Al terminar la aventura con Jeff Beck y Tim Boguert, participaste en el primer disco del fallecido sustituto de Ritchie Blackmore Tommy Bolin. Con él grabaste “Private Eyes” en el año 76. ¿Qué recuerdas de Bolin y del disco?

Tommy era una persona muy amable, era fácil de tratar, y además creo que era un guitarrista con mucho talento, únicamente le tocó hacer un papel muy difícil que era sustituir a Blackmore, lo que no le dejó poder explorar y ser él mismo. Si no hubiera estado en DEEP PURPLE posiblemente la gente le hubiera prestado más atención. Decidí grabar con él porque me gustaron sus canciones y la manera que tenía de componer, pero las drogas y el alcohol le podían Se lo llegué a comentar alguna vez, incluso a su mánager, pero nadie pudo hacer nada, él prefirió seguir su camino hasta que murió, una pena.

– Poco antes de grabar con Tommy Bolin iniciaste un proyecto bastante desconocido dentro de tu carrera llamado KGB. Con esta banda editaste dos discos en los años 75 y 76. Cuéntanos algo más de esta oculta etapa de tu carrera.

Si es cierto que es una parte muy poco conocida de mi carrera. El problema es que el grupo lo lideraba el gruitarrista y era una persona muy, muy extraña. Tenía su apartamento lleno de basura y no se centraba mucho en la banda. Su coche también estaba lleno de basura, un tipo realmente extraño. El caso es que él era el líder y no tiraba para adelante en absoluto, así que la cosa no salió. Nuestro manáger también estaba más interesado en tomar drogas e ir de fiesta, así que eso no hacía más que echar al grupo para atrás, hasta que después de dos discos nos separamos.

– Cuando el fallido proyecto KGB llegó a su final, comenzaste tu etapa de más éxito junto a Rod Stewart en el año 77. ¿Qué recuerdas de este periodo junto al solista? Llegaste a componer temas que alcanzaron las listas, el más notable “Do You Think I’m Sexy” y estabas muy involucrado en la banda.

Fue un periodo muy importante de mi vida, conseguí reconocimiento, promoción, cobrábamos por el merchandising, compuse temas que llegaron a ser hits como “Do You Think I’m Sexy”, “Young Turks” o “Hot Legs”. Para Rod éramos una banda no era solo él todos formábamos parte de la máquina. Incluso llegamos a un acuerdo para las entrevistas, él daba las de los medios nacionales como Rolling Stone y yo hacía toda la prensa local, tuve una paraticipación muy importante en el grupo y sin duda ha sido uno de los periodos más importantes de mi vida.

– Una vez terminado tu periplo con Rod Stewart, grabaste un disco en solitario, pasaste una temporada con TED NUGENT y terminaste recalando en la banda de OZZY OSBOURNE en 1982, aunque la relación no duró mucho. ¿Qué pasó?

Yo me metí en OZZY OSBOURNE para ser un miembro permanente del grupo, pero Sharon decidió que era demasiado popular y que podía hacer sombra a Ozzy, así que me despidió, No le gustó que dijeran que Ozzy iba a girar con el legendario batería Carmine Appice. Llegó a borrar mi cara del merchandising. Tampoco quiso escribir en los créditos de “Bark At The Moon” que yo había sido co productor, cuando estuve en el estudio detrás de la mesa e incluso estuve ayudando a Ozzy con las melodías vocales, fue todo muy sucio desde el principio. Fue una situación muy sorpresiva para mi porque había estado en otras bandas de solistas y había tenido mucha participación, tanto en Rod Stewart como en Ted Nugent, y aquí no querían que hiciera nada. En Ted Nugent tenía mi solo de batería anunciado y todo, se llamaba “Drummer City Rocker”, y nos anunciábamos como “El encuentro del Motor City Madman y el Drummer City Rocker”. También les molestó que siguiera haciendo lo de mi método de batería, dando clases y todo eso, fue muy extraño. Ozzy llegó a adecirme: “Se que tienes problemas con mi mujer, pero me gustaría que tu y yo pudiéramos seguir siendo amigos”, por supuesto le dije que si y hemos continuado siendo amigos durante muchos años. Él fue el primero en escuchar las maquetas de KING KOBRA e incluso nos ayudó a pintar la furgoneta.

Camine Appice

– La cosa fue tan turbia que incluso terminaste demandando a Sharon Osbourne. ¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a tomar una decisión tan drástica? ¿En qué quedó el juicio?

La demandé porque yo había firmado un contrato para estar un tiempo determinado, y me despidió a los 6 meses, no había cumplido ni la mitad del contrato. Yo quería cobrar el resto de mi contrato, porque yo hice mi trabajo, tocaba la batería y estaba presente en cualquier cosa para la que la banda me necesitara, así que creo que ese dinero me pertenecía por derecho.

– En 1985 formaste de nuevo tu banda, esta vez bajo el nombre de KING KOBRA. Todo empezó muy bien, pero la inestabilidad de los miembros hizo que la banda no tuviera continuidad. ¿Qué pasó hacia el final del grupo y sobretodo con el último álbum “III”? Yo creo que es un disco muy bueno pero que tuvo mucha mala suerte y muy poco apoyo.

Lo que pasó con KING KOBRA, fue que empezamos muy bien, con mucha ilusión y parecía que con mucho apoyo. Pero el primer disco no vendió tan bien como Capitol esperaba, así que cuando sacamos el segundo, se decidieron a hacer una buena campaña promocional. Hicimos la banda sonora de la segunda parte de “Águilas de Acero”, hicimos el video clip, conseguimos girar y la cosa empezó a ir un poco mejor. A pesar de la recuperación, a ciertos miembros no les parecía suficiente, así que Johnny Rod se marchó a WASP, y Mark Free dejó el grupo porque ya no quería hacer música tan dura, todo esto nos dejó un poco vendidos, así que Capitol decidió prescindir de nosotros. El tercer disco salió porque yo quería continuar con el grupo, pero no tuvo promoción en absoluto porque lo saqué yo en mi propio sello Rocker Records. Fue una grabación independiente, no teníamos el apoyo de ninguna compañía, lo que hice fue sacarlo y ver que pasaba, pero todo fue muy mal y BLUE MURDER se cruzó en mi camino, así que decidí dejarlo. Estamos pensando en reeditar “King Kobra III”, a ver si se pudiera hacer.

– Los 80 estaban llegando a su fin cuando KING KOBRA desapareció. A pesar del final de tu banda continuaste activo en un nuevo proyecto. Cuéntanos un poco la historia de BLUE MURDER. ¿Qué pasó con el grupo? Empezó con todo el aura de superproyecto, bajo el auspicio de Geffen Records, con tres instrumentistas de lujo y al final, fue diluyéndose poco a poco.

En BLUE MURDER comenzamos con mucho apoyo, estábamos con Geffen y hubo muchos medios, nadie pensaba que fuera algo que pudiera fallar comercialmente, el álbum iba a ser grandioso y teníamos todo lo que queríamos. John Kalodner era nuestro A & R (A & R es el ejecutivo de la compañía que se encarga de fichar a las bandas primero y de cuidarlas luego, en el caso de John Kalodner, el tipo ha trabajado con grupos como AEROSMITH, GUNS AND ROSES, VAN HALEN o CINDERELLA), y el disco lo produciría Rob Rock. Los tres estábamos en las listas de éxitos, John Sykes con WHITESNAKE, Tony Franklin con THE FIRM, yo estaba con PINK FLOYD, así que todo tenía que haber sido tremendo, nunca pensamos en la posibilidad de fallar. Yo entré en la banda un poco por suerte, me enteré del proyecto pero al principio iba a estar formado por Cozy Powell y Ray Gillen. Al final, Cozy Powell decidió marcharse para formar parte de una hipotética reunión de la formación original de RAINBOW, y Ray Gillen terminó dejándolo para formar BADLANDS con Jake E Lee. Cuando John Sykes y Tony Franklin se quedaron solos, me fui a Londres con mi hermano Vinnie que tenía que tocar en el Hammersmith con DIO y conseguí, gracias al periodista Chris Welch (Kerrang, Sounds y un montón de revistas inglesas de la época), el teléfono de John Sykes. A mi me gustaba mucho lo que John Sykes había hecho en los LP’s de WHITESNAKE y el trabajo de Tony Franklin en THE FIRM me había parecido sensacional, así que tenía mucho interés en tocar con ellos. Después de editar el primer disco la cosa se quedó un poco parada, así que al final todo se fue retrasando hasta que John Sykes editó el segundo disco en el 93 “Screaming Blue Murder”. Cuando empezamos todo eran conciertos como cabezas de cartel en sitios enormes, grandes ventas, pero luego nada de esto pasó, y compañía y grupo nos quedamos totalmente decepcionados, no había ganas de hacer otro disco y el presupuesto se había reducido considerablemente. es irónico, porque en aquel momento todo fallo y el disco ahora es un clásico. Básicamente no estábamos preparados para fallar, y la verdad que a John le afectó mucho, luego apareció el Grunge y el Hard Rock clásico dejó de tener oportunidades en el mercado, así que todo acabó. Intentamos buscar a alguien para hacer el segundo disco, incluso hablé con el productor Mike Stone, pero al final no había interés y no se pudo hacer nada. De todas formas he estado hablando con John y es posible que nos reunamos para el año que viene, ya veremos.

– Ya metidos en los 90, estuviste con MOTHERS ARMY, para en el año 95 comenzar a trabajar en el proyecto “Guitar Zeus”. ¿Cómo surgió la idea y el concepto para el primer “Guitar Zeus”?

Cuando empecé a fraguar la idea de hacer Guitar Zeus lo planteé como mi proyecto en solitario. Yo empecé a prepararlo cuando terminé con MOTHERS ARMY en el 93. El Grunge estaba copando toda la escena y el rock y el Heavy Metal de corte más clásico no despertaba interés, así que los músicos como yo parecíamos no tener ningún futuro. Me junté con Tony Franklin y Kelly Keeling y comenzamos a escribir temas, y fue ahí cuando se me ocurrió grabar el disco con diferentes guitarristas. Nadie puso demasiadas pegas porque era el momento justo, a nadie le estaban yendo demasiado bien las cosas en ese momento. El grunge dominaba la escena y Slash estaba sin banda, Mick Mars no estaba con MOTLEY CRUE, el éxito de BON JOVI había caído notablemente, Brian May se había quedado sin QUEEN, así que a todo el mundo les apeteció mucho la idea. De hecho, el primer volumen de “Guitar Zeus” solo se editó en Europa y Japón, no llegué a editarlo nunca en EE UU.

Camine Appice

– El nuevo “Guitar Zeus III” es un álbum que recopila los dos anteriores volúmenes. ¿Cuáles han sido los motivos para editar esta recopilación? Supongo que sobre todo para darle algo más de cancha al CD editado solo en Japón.

España fue el único país que vio editados los dos discos, hice un contrato en Europa por el que se suponía que iban a editar los dos discos, igual que en América, pero en EE UU no salieron a la venta ninguno de los “Guitar Zeus” y en Europa solo salió el primero. Cuando firmé este nuevo contrato, mi principal intención era editar en América lo mejor de los dos “Guitar Zeus” añadiéndole el tema que grabé con Pat Travers, lo que pasó es que al sello le gustó tanto el disco que decidieron editarlo en Europa también, porque Europa no había podido escuchar tampoco el segundo “Guitar Zeus”. Al final decidieron editarlo en todo el mundo, también en Japón, aunque aquí si es una recopilación pura y dura, pero con un tema extra.

– En estos “Guitar Zeus” has contado con un montón de guitarristas ilustres, ¿qué criterio seguiste para contar con cada uno de ellos? ¿Disponibilidad, son amigos tuyos, te gustaba su música?

Primero empecé llamando a mis amigos, tiré de los clásicos, llamé a Brian May, Ted Nugent, Ty Tabor de KINGS X… y alguien más. Me reuní con ellos porque quería que todo el mundo se involucrara en el álbum, no puedes grabar un disco así si la gente no cree en lo que está tocando. Cuando empecé con el proyecto, simplemente queríamos grabar unos temas que nos gustaban, Kelly Keeling escribió muchos temas, Tony Franklin también ayudó en la composición y yo era el productor y el director del disco. Estaba sentado pensando ¿quién podría quedar bien en este disco?, así que al día siguiente hablé con Brian May y le mandé dos o tres canciones para que eligiera la que más le gustara para grabar, luego hice lo mismo con Ted Nugent, y eligieron, Ted se quedó con “Days Are Nights”, y Brian con “Nobody Knew”. Luego ya fui mandando al resto de la gente, Ty Tabor también fue de los primeros.

– Aunque obviamente, a medida que el disco iba avanzando los temas que quedaban para elegir iban disminuyendo, se puede decir que los propios guitarristas eligieron su tema. ¿No hubo nadie al que le dijeras que tema tenía que grabar?

Yo ofrecí a todo el mundo dos o tres canciones, lo que pasa que como has dicho, hacia el final ya no había mucho que elegir, Slash o Ritchie Sambora por ejemplo tuvieron dos temas para elegir, pero a Steve Morse solo le pude ofrecer uno, fue un poco según iba saliendo.

– Para esta aventura contaste con tu antiguo compañero en THE FIRM Tony Franklin y con Kelly Keeling, antiguo cantante de BATON ROUGE. Al parecer está todo muy compensado a nivel de trabajo dentro del disco, pero ¿cuál ha sido el verdadero papel de cada uno en lo que a la composición se refiere? ¿Estabais todos involucrados al mismo nivel cuando escribisteis las canciones?

En aquel momento yo me encontraba de vacaciones en el desierto, llamé a Kelly y le dije que viniera, le había pillado una habitación de hotel cerca de mi casa para que pudiéramos estar en contacto y para que pudiéramos escribir tranquilos. Teníamos un cuatro pistas para ir maquetando, así que todos los días quedábamos e íbamos escribiendo temas. Básicamente yo llevaba los riffs para empezar a trabajar y el hacía las melodías y las letras. Yo supervisé las letras pero la verdad es que él escribió la mayoría. Estuvimos los dos muy involucrados en la música, pero se nota mucho la mano de Kelly, si escuchas sus discos en solitario sabrás lo que estoy diciendo. Yo tenía las ideas y él las iba dando forma, creo que formamos un gran equipo y muchas de las canciones incluidas en “Guitar Zeus” son de las mejores que he escrito en mi vida. Cuando tuvimos los temas maquetados estaban sin bajo claro, así que se los mandamos a Tony para que los completara y él añadió algunos arreglos, no fue composición como tal, pero si puso su grano de arena. Le ha añadido mucha fuerza a los temas y ha aportado mucho.

– ¿Cómo conseguiste combinar a los músicos para que grabaran? Imagino que con tantos guitarristas sería difícil establecer unos horarios.

Tony, Kelly y yo estuvimos ensayando los temas durante 5 días antes de meternos en el estudio. Luego comenzamos a grabar, hicimos los arreglos y dejamos los temas preparados para los guitarristas, tardamos solo dos semanas en grabar el disco entero. Lo duro vino después, nos pasamos como 4 ó 5 meses viajando de un sitio para otro y mandando cintas para que los guitarristas grabaran sus partes. Fui a Florida, viajé a Detroit para ver a Ted Nugent, encontré a mucha gente en Los Ángeles, Slash, Mick Mars, Neal Schon, Ritchie Sambora, y a algunos como Brian May o Steve Morse recibieron la cinta por correo. La mayoría estuvieron en Los Ángeles incluso grabando el disco. Fue un proyecto que costó mucho dinero y que llevó mucho tiempo, pero sobre todo dinero, ya que si quisiera hacerlo ahora no podría permitírmelo.

– Sin duda era un proyecto altamente ambicioso.

Si, sin duda. Es un proyecto para músicos, no para el negocio, lo que lo hace todo más difícil, de hecho en principio pensé hacerlo solo para Japón.

Camine Appice

– ¿Qué tipo de proyecto o banda es para ti “Guitar Zeus”? Teniendo en cuenta que tu primer y hasta ahora único, disco en solitario se editó 15 años antes del primer “Guitar Zeus”, ¿ves los “Guitar Zeus” como discos en solitario?

Ese primer disco en solitario fue muy distinto a este, fue un disco más enfocado a la batería, así que no recibió demasiado apoyo por parte de la compañía o de las radios, lo que me hizo olvidar mi carrera en solitario. Luego hice un álbum junto a Rick Derringer, toqué con Ted Nugent, Ozzy, formé KING KOBRA, que era mi banda, luego surgió BLUE MURDER, pero en todas esas bandas siempre me sentía igual, no era más que el batería. Además en aquella época, todas las bandas me parecían lo mismo, los guitarristas graban los solos, son muy conocidos y los baterías no hacen nada, así que decidí hacer un álbum de guitarristas que pudiera ser mi disco en solitario. Me llevó dos años encontrar un manager adecuado para poder llevar a cabo mi proyecto, alguien que creyera en lo que yo quería hacer, y que pudiera apoyarme financieramente. Aunque el disco tuvo muchas colaboraciones y me ayudaron mucho tanto Kelly como Tony, es mi disco en solitario, yo compuse los temas, yo lo produje, yo hablé con los guitarristas, lo hice todo yo y fue una experiencia muy interesante.

– ¿Has pensado en realizar conciertos para “Guitar Zeus”? Supongo que una gira será difícil, pero algunas apariciones especiales por ejemplo podrían ser más viables.

Hicimos algunas cosas en Japón cuando editamos el “Guitar Zeus” que grabé con músicos japoneses. Kelly y yo nos fuimos para allá y giramos con músicos japoneses por todo el país. En esa gira conocí a Char, que es algo así como el Jeff Beck japonés, y la verdad es que la gira fue muy bien y el disco obtuvo unas ventas considerables. Si tuviera oportunidad e hacerlo, por supuesto que lo haría, pero hasta ahora no he podido. Ni siquiera pude hacer algo en Europa para el primer disco, y eso que empecé a juntar una formación, había hablado con Neal Schon, Ty Tabor… Vivian Campbell creo que era el otro guitarrista, pensábamos ir a Europa Kelly, Tony y yo para tocar con esos guitarristas, pero al final por alguna razón no salió. Ahora vamos a hacer algunos conciertos en Los Ángeles y Nueva York, pero todavía tenemos que ver con que guitarristas vamos a tocar. Nos gustaría tocar en cualquier sitio y por supuesto nos encantaría ir a Europa.

– Hablando ahora de ese “Guitar Zeus” que grabaste con músicos japoneses y de ese disco que grabaste con Char, parece que siempre has tenido una gran respuesta en Japón, es un país que te ha dado mucho reconocimiento.

Bueno después de tanto tiempo me ha parecido algo normal, he estado 5 años viviendo allí, cuando hice la mini gira con Tim Boguert y Char tocamos en el Budokan e hicimos cuatro o cinco conciertos más. Tengo intención de volver con la reunión de BLUE MURDER, que creo que es un gran regreso para los fans japoneses. Siempre me ha ido bien allí, pero el mercado japonés ha cambiado mucho en los últimos años, solo los grupos grandes venden discos, Jeff Beck también tiene un buen mercado, saca los discos con Epic que en Japón sigue siendo una multinacional. No me ha ido mal en Japón, pero la mayoría de los discos han salido en sellos muy pequeños, no como “Guitar Zeus” o el disco de Char, este salio con JVC y funcionó bastante bien, pero claro eso fue hace 6 años.

– ¿Cuál es el futuro de “Guitar Zeus”? ¿Piensas continuar con la saga en el futuro o esta recopilación cierra definitivamente este capítulo de tu carrera?

Los “Guitar Zeus” no son discos muy viables comercialmente y no hay mucho mercado para este tipo de proyectos, por lo que nos costaría mucho conseguir un presupuesto para grabar otro volumen. En lo que a mi respecta, tengo en mente grabar un nuevo volumen el año que viene, quiero contar con guitarristas diferentes, me gustaría que tocara Phil Campbell de MOTORHEAD, Jerry Cantrell de ALICE IN CHAINS, guitarristas un poco más actuales como Dave Grohl de FOO FIGHTERS, algo distinto. Todos los guitarristas que han pasado por “Guitar Zeus” están de nuevo en activo, la mayoría estaban muy parados cuando grabaron el disco, creo que es un buen ejemplo de que no hemos tenido una mala respuesta. Hemos hablado con la compañía y hemos acordado que si el disco tiene unas ventas aceptables se intentara hacer una gira para luego grabar un nuevo volumen, pero aún no hay nada claro, es muy posible que contemos con Vivian Campbell si se hace, pero ya veremos porque no queremos tocar en antros, queremos que la gira tenga una buena promoción y que esté bien organizada.

– Entonces, aunque es aún un poco pronto para hablar de un nuevo “Guitar Zeus”, ¿tú tienes claro en tu cabeza que si tienes la oportunidad sacarás un nuevo volumen?

A mi me encantaría, me lo he pasado muy bien haciendo y produciendo estos discos, y es algo que me ha dado la oportunidad de producir a grandes músicos como Ritchie Sambora, Ted Nugent o Brian May por citar algunos. Ha sido muy divertido y he echado muchas horas haciéndolo, componiéndolo, grabándolo, produciéndolo y promocionándolo, he disfrutado mucho y es muy distinto a mis otros proyectos, todavía me gusta escucharlo, es realmente mi música.

Camine Appice

– Dejando un poco de lado ahora “Guitar Zeus”, antes has hablado de una posible reunión de BLUE MURDER, cuéntanos un poco más sobre ese retorno. ?Qué posibilidades reales hay de que eso pase? y en caso de que pase, ¿qué planes tenéis?

Eso es más cosa de John Sykes que mía, estuvimos hablando John, Tony y yo en octubre pasado, y quedamos en intentar hacer algo, pero todavía estamos en ello. John está muy ocupado con THIN LIZZY, así que no hay nada definitivo. Ya veremos, si se hace empezaremos por Japón, siempre ha sido un mercado muy bueno para BLUE MURDER y seguro que sería un gran comienzo.

– Siguiendo con la retrospectiva, en el año 2001 volviste con KING KOBRA, que reaparecían con un disco llamado “Hollywood Trash”, un álbum muy diferente al antiguo material de la banda. ¿Por qué decidiste recuperar KING KOBRA y por qué un disco tan apartado del estilo habitual de KING KOBRA?

No recuerdo muy bien como pasó, creo que fue a través de un amigo que tenía trabajando en el negocio en Manhattan, Nueva York. Me llamó y me dijo que estaba trabajando para el sello MTM, que le gustaría hacer otro disco de KING KOBRA y que si me apetecía. No me pareció mala idea, así que llamé a los miembros del grupo con los que aún seguía en contacto. Todo el mundo dijo que si menos Mark Free, que no estaba interesado en absoluto, así que conté con Kelly Keeling para sustituirle. Cuando cerramos el contrato, mandé un billete para Johnny Rod, otro para David Michael Philips, porque ellos dos no vivían en Los Ángeles y yo no podía trasladarme, así que cuando nos reunimos, comenzamos a escribir. Al final lo hicimos entre David Michael Philips, Kelly Keeling, Mick Sweda y yo, Johnny Rod al final no pudo venir porque estaba en la cárcel, así que no tocó porque teníamos los plazos muy justos y no podíamos retrasar la grabación, no pudo venir por estar en la cárcel. Al final lo hicimos básicamente entre Kelly, Mick y yo ayudados por Steve Fisher, un gran guitarrista y viejo amigo mío que nos hecho una mano. Nunca había pensado en volver a grabar un álbum de KING KOBRA, lo que hice fue intentar que el disco sonara como si hubiéramos permanecido juntos, por eso el disco suena algo más moderno, no tenía mucho sentido para mi volver a hacer lo que hicimos en los ochenta, quería un disco que sonara al año en el que estaba hecho que era el 2001, no el 85, hicimos un disco en la dirección que llevaba el Heavy Metal en esos días, no como hace 20 años. MTM se quedaron alucinados cuando oyeron el disco, no esperaban eso para nada, ellos querían un disco como los de los 80. Si siguiéramos tocando como lo hacíamos en 1985 seríamos una mierda de músicos.

– O sea que nunca pensaste en volver con KING KOBRA o darle continuidad al grupo, la idea fue desde el principio grabar únicamente un disco.

No, nunca se pensó en girar o en mantener al grupo, alguien dijo de grabar un álbum de KING KOBRA y pensé que podría estar bien, lo hice y eso fue todo no había más planes. Hay muchas bandas hoy en día que se reúnen y no queda nadie de la formación original, me parece un poco absurdo, son muy pocas las bandas que mantienen la misma formación desde el principio. Mira a DIO u OZZY OSBOURNE, cuando comenzaron ambos tenían una banda, muy buenas bandas de hecho, y al final ambos han terminado siendo cantantes solistas con formaciones que cambian constantemente. Hay muy poca gente que haya continuado con su grupo, la mayoría han tocado aquí y allí, han participado en proyectos, grandes supergrupos, pero han hecho muchas cosas, si vuelves con tu grupo tienes que volver de verdad. Para músicos como yo, Tony Franklin, Jeff Beck o John Sykes es distinto, que grabes un disco no significa que vayas a hacer una gira o a sacar otro disco, es otro trabajo más que te gusta más o menos.

– Retomando algo que has comentado antes, tengo mucha curiosidad en saber que hizo Johnny Rod para estar en la cárcel cuando grabasteis “Hollywood Trash”.

Estaba en libertad condicional, no se porque pero el caso es que esa era su situación, violó la libertad condicional y le metieron en la cárcel.

– Volviendo al plano actual, acabas de reformar CACTUS, y VANILLA FUDGE llevan ya cierto tiempo reunidos y tocando. ¿Qué planes tienes para estas dos bandas?

En VANILLA FUDGE llevamos ya un tiempo juntos, pero desde hace un año está la formación original y hemos estado girando por EE UU y Europa. El pasado mes de diciembre decidimos grabar un nuevo disco y ya lo tenemos muy avanzado, tenemos muchos temas compuestos y la cosa va muy bien. Llevamos ya mucho tiempo tocando de nuevo y hemos conectado muy bien. La semana que viene vamos a dar un concierto aquí y vamos a tocar versiones de los DOORS, de U2, COLDPLAY, lo que sea, también tenemos en mente grabar un disco haciendo temas de LED ZEPPELIN por ejemplo, y titularlo “Vanilla Fudge plays Led Zeppelin”, músicos cláscos tocando música clásica. A mi la idea me gusta mucho y desde luego que tenemos cierta conexión con LED ZEPPELIN. También la próxima semana tenemos otro concierto en un anfiteatro en el que vamos a tocar junto a STEPPENWOLF y JEFFERSON STARSHIP, y después empezaremos a trabajar en ese proyecto. Tenemos pensado continuar con VANILLA FUDGE. En lo que a CACTUS se refiere, en diciembre me llamaron preguntando por CACTUS del Sweden Rock Festival, yo ofrecí VANILLA FUDGE, pero querían a CACTUS, están más orientados al Heavy Metal así que CACTUS entraban mejor en el festival que VANILLA FUDGE. Al final decidimos hacer el concierto, y Escapi Music nos preguntó si teníamos música compuesta para grabar con CACTUS, nosotros habíamos estado haciendo temas siempre que yo iba a Nueva York para grabar con VANILLA FUDGE, Jim McCarty (guitarra) y yo solíamos quedar para componer. Allí tengo un amigo que tiene un estudio, así que cada vez que nos juntábamos hacíamos tres o cuatro canciones. En tres o cuatro años hemos hecho unas catorce canciones. Hablamos con Escapi, les enseñamos lo que teníamos y les gustó. Nuestra intención era sacarlo antes del Sweden Rock Festival, pero al final no pudo ser, de hecho saldrá a finales de julio, pero bueno, hicimos un concierto la semana pasada en Nueva York y estaba lleno, así que es posible que podamos conseguir algo. Estamos pensando incluso en hacer una gira juntos VANILLA FUDGE y CACTUS. ¿Qué te parece?

Camine Appice

– Sería muy curioso para la gente que le gusta el Hard Rock más clásico, bandas como CANNED HEAT o TEN YEARS AFTER siguen tocando, no solo DEEP PURPLE o ALICE COOPER siguen en escena, no solo se han reunido bandas grandes.

Nos gustaría hacer algo especial para los fans y girar por EE UU y Europa. Estaría bien salir las dos bandas a tocar algo juntas después de cada concierto. Creo que estaría bien, a lo mejor llamamos a la gira Pionneers.

– Desde luego que sería algo digno de ver. ¿Que hay de ese libro que planeas escribir llamado “A Thunder Of Drums”?

Es un libro con mis vivencias en el mundo de la música, todavía estoy escribiendo, no tengo ningún contrato para publicarlo ni nada de eso, todavía tengo que mejorar como escritor. Son historias con VANILLA FUDGE, KING KOBRA, TED NUGENT, OZZY, de gente como Hendrix, LED ZEPPELIN, son vivencias, historias de rock stars.

– Pero siendo tú un hombre con una carrera tan larga y prolífica estoy seguro de que será una lectura muy interesante, has vivido todas las épocas del rock.

Si, seguro que merecerá la pena, lo que pasa es que no creo que pueda ponerlo todo, sería un libro demasiado largo.

– ¿Tienes alguna fecha o plazo para su publicación?

No, ni siquiera tenemos un contrato. Ha sido algo que me ha dicho mucha gente a lo largo de los años, escribir un libro que se saliera de la música, mi primer amor es la música y siempre he escrito sobre eso. La verdad es que aunque lo hubiera pensado antes no hubiera tenido mucho tiempo, siempre he estado ocupado tocando.

– Parece que estés más en un segundo plano dentro de la escena, pero a pesar de ello, eres un batería muy laureado. Has recibido premios de importantes revistas como Modern Drummer por tus vídeos didácticos, estás en el paseo de la fama, el público japonés te tiene en muy alta estima. ¿Estás contento con el reconocimiento que has obtenido a lo largo de los años?

Si he obtenido reconocimiento, pero siempre puede ser mejor supongo. A pesar de ese reconocimiento siempre he estado un poco en la sombra, nunca he sido un batería como John Bonham, Keith Moon o Ian Paice, y me gustaría que se hubiera tenido un poco más en cuenta mi talento. Yo le conseguí a John Bonham el sponsor de Ludwig. Él aprendió un montón de cosas de mi, no trato de quitarle mérito, era un gran batería, pero esto lo dijo el propio John Bonham, además de muchos periodistas y músicos. LED ZEPPELIN fueron teloneros nuestros cuando no eran nadie, acababan de editar su primer disco. No me ha ido mal, he tenido una carrera larga, vivo mi sueño y estoy muy contento y muy orgulloso, pero siempre piensas que podía haber sido más, supongo.

– Para terminar esta larga charla, ¿Qué esperas para el futuro?

Simplemente espero seguir tocando, seguir grabando discos y en definitiva continuar en este negocio que ha sido y es mi vida. No puedo pedir más, tener buena salud y seguir rockeando.

Antonio Cerezuela