Inicio Festivales Crónica Festival HELLFEST – Primera parte – Resumen, Crónicas y Fotos…

HELLFEST – Primera parte – Resumen, Crónicas y Fotos…

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up




Documento sin título


The Hell Fest

Recogiendo la herencia y experiencia de un Fury Fest que parecía que ya nunca mas iba a celebrarse, se nos presentaba este año la gran sorpresa de la celebración del Hellfest. Un nuevo nombre para el festival, pero la misma filosofía. Una apuesta decidida por la calidad más que por la comercialidad. Un agotador cartel de 70 bandas en 3 días, con todos los esfuerzos y dificultades de organización que ello conlleva. Sin duda, el listón estaba muy alto y cabía ver in situ cuáles iban a ser los resultados.

Main Stage - Foto: Carlos Oliver
Foto: Carlos Oliver

Cabe destacar y también elogiar, que el Hellfest se desmarque un poco de los cada vez, y por suerte, más omnipresentes festivales europeos, los carteles de los cuales suelen ser bastante similares. La concepción del Hellfest se acerca más a una visión americana, más que europea, donde en un mismo festival suelen mezclarse bandas de todas las tendencias del metal con otras hardcore. De todos modos, la apuesta por la música más dura y extrema es evidente, ya que tanto en la vertiente metal como hardcore participaban grandes bandas conocidas por su dureza y agresividad en directo. No obstante, la inclusión de formaciones ya míticas y clásicas (como MOTÖRHEAD, DEAD KENNEDYS o ALICE IN CHAINS, por citar sólo algunas) aportaban peso al cartel, así como cierto carácter nostálgico. Verdaderamente fue un placer, por ejemplo, ver a miles de personas con diferentes gustos musicales, cantar al unísono con Lemmy, y es que en el fondo todos hemos ‘chupado’ de esas mismas raíces. Como apunte, destacar la baja de KORN a última hora, por los ya conocidos problemas médicos de su cantante Jonathan Davis. Pese a ser la banda principal del primer día, este hecho no afectó tanto como se esperaba a la audiencia y la mayoría de los asistentes tampoco parecían tener a KORN como uno de sus grupos predilectos.

Arch Enemy - Foto: Carlos Oliver
Foto: Carlos Oliver

A diferencia del Fury Fest, celebrado en Le Mans, este año el festival se ubicó unos pocos kilómetros más al sud, en Clisson, una agradable y pequeña villa francesa rodeada de viñedos. No obstante el viaje en bus desde Barcelona, en mi caso, se hizo muy largo. El hecho de no contar con aeropuertos importantes cercanos, obliga a la gente de nuestro país a viajar en autocar o en coche, con el consiguiente ‘atraco’ que supone el pago de las autopistas francesas. Por suerte para todos los asistentes el tiempo acompañó. Pese a que el primer día hizo un calor y un sol abrasivo que preveía lo peor, en los dos siguientes días se estabilizó un cielo nublado que facilitó mucho el estar tantas horas expuesto a la intemperie.

Foto: Carlos Oliver
Foto: Carlos Oliver

Entrando ya en materia, el Hellfest 2006 tuvo dos caras muy diferenciadas, a la hora de ser evaluadas: los conciertos y los servicios. Respecto las actuaciones, la organización fue excelente. Dos escenarios, el Main Stage (el principal, como su nombre indica) y el Hard’n’Heavy Stage (más pequeño). Mientras en uno tocaba una banda, se preparaba el siguiente. Con el último acorde de un grupo, ya se anunciaba el comienzo de la siguiente banda, en el otro escenario, sin descanso. Los dos escenarios tampoco estaban muy alejados y era divertido ver el ir y volver de uno a otro cada vez que acababa una actuación. Los horarios se cumplían a rajatabla y teniendo en cuenta que cada día tocaban más de una veintena de grupos eso es digno de elogiar. El sonido fue sensacional, increíblemente nítido y duro a la vez. Pude escuchar a bandas con una calidad como no había disfrutado hasta ese momento. La iluminación muy buena también. Incluso las bandas que tocaban a primera hora contaban ya con buenos efectos de luces. La parte negativa corrió de parte de los servicios. Lo más criticado, el hecho de no contar con duchas ni en la zona de acampada ni de conciertos, lo cual es muy deficiente si se quiere cumplir con un mínimo de higiene. Los lavabos también eran escasos y prácticamente impracticables a última hora de cada jornada. Fatal estuvo también que la zona de acampada estubiese lejísimos de la zona de conciertos, y la ‘pateada’ era los suficientemente larga como para quitarte las ganas de ir y volver de nuevo durante el día. Los precios de la bebida eran carísimos, así como de la comida, que además era bastante nefasta (el bocadillo de patatas fritas se llevaba la palma en cutrez, entre la escasa oferta de comida basura). En fin, muchos temas de cara a la comodidad de los asistentes que se deberán mejorar de cara a próximas convocatorias (de hecho, ya pude constatar que los organizadores tomaron buena nota de todas estas opiniones y para el Hellfest 2007, se estudiarán posibles nuevos emplazamientos).

Hard'n'heavy Stage - Foto: Carlos Oliver
Main Stage - Foto: Carlos Oliver

Bien estuvieron algunas actividades paralelas a los conciertos. Destacar el amplio Metal Market, con la presencia de reconocidos sellos discográficos, distribuidoras, tiendas de ropa, tatuajes, etc. Un pequeño paraíso donde quien más o quien menos se dejó unos cuantos euros allí. Una publicación musical francesa organizó una carpa de firmas de grupos que también tuvo gran acogida y también se habilitó una zona para la práctica y exhibición de skate.

Opeth - Foto: Carlos Oliver
Textures - Foto: Carlos Oliver

Cerrada y contabilizada la presente edición, los resultados oficiales fueron los siguientes: 20.000 asistentes en tres jornadas, contando tanto los que asistieron los tres días como los que tenían pase de una sola jornada, ya que también se vendieron entradas diarias. Según conversaciones directas con miembros de la organización esta cifra coincide con lo mínimo que se esperaba para considerar que el evento funcionase económicamente hablando. No obstante, la mejor noticia es que los mayores sponsors del festival ya habían confirmado, antes de su finalización, su interés y apoyo para posteriores ediciones. En definitiva, el Hellfest 2007 es ya una realidad que empieza ya mismo a tomar forma.

Texto y fotos: Carlos Oliver

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


VIERNES 23 DE JUNIO

Un poco de retraso en la hora de llegada del bus, más la posterior recogida de acreditaciones, la caminata a la zona de acampada y plantar la tienda, hizo que me perdiese las primeras bandas del festival, la mayoría francesas y poco conocidas a nivel internacional. No obstante si que llegué a tiempo para presentar la actuación de TEXTURES. Los holandeses, que presentaban su reciente trabajo “Drawing Circles” dieron buena muestra en el Main Stage en una escasa media hora de su metal híbrido, cargado de originalidad y técnica tanto en su vertiente instrumental como vocal, con un versátil cantante, Eric Kalsbeek, con amplios registros. Un buen concierto a pesar de que la hora y un excesivo sol no acompañaron mucho. Temas tan complejos como “Regenesis”, “Millstone” o “Polars” sonaron de forma limpia y directa, lo que fue ya un primer contacto con la buena calidad de sonido que imperó en prácticamente todas las actuaciones del festival.

Textures - Foto: Carlos Oliver
Textures - Foto: Carlos Oliver

Posteriormente, actuaron de forma seguida tres bandas americanas que han estado girando juntas por Europa recientemente. Los primeros fueron DEAD TO FALL, incorporados a una última hora en el festival. Una grata sorpresa presenciar a esta contundente banda de metalcore, a pesar de que pilló de imprevisto a más de uno, que seguro que se los perdieron por no saber ni siquiera que iban a tocar. Centraron su actuación en su nuevo trabajo “The Phoenix Throne” y sonaron muy bien. DARKEST HOUR fueron los siguientes, contando ya con una audiencia mayor. Con una música que recuerda a bandas escandinavas como At The Gates con un toque más hardcore, se presentaron en el escenario grande para descargar temas como “Thousand Words To Say But One”, “Convalescence” o “The Sadist Nation” cargados de furiosos riffs. Completando el trío de bandas, los siempre geniales CEPHALIC CARNAGE, con su original grindcore cargado de humor y apología del cannabis. Sus miembros, toda una locura en el escenario, eso si, con una precisión de reloj suizo a la hora de interpretar sus temas, como “Lucid Interval”, “Counting The Days”, “Scientific Remote Viewing” o la divertida “Black Metal Sabbath”, con toda la banda ataviada de máscaras al más puro estilo black metal, pero en cutre, toda una sana burla.

Cephalic Carnage - Foto: Carlos Oliver
Cephalic Carnage - Foto: Carlos Oliver

De las cenizas de Vision Of Disorder se presentaban los neoyorkinos BLOODSIMPLE, con Tim WIlliams y Mike Kennedy al frente. Fueron de los pocos que contaron con un mal sonido, algo sobresaturado, lo que empañó un poco su actuación. Algo muy diferente a WITH HONOR, una banda realmente pegadiza con la que la audiencia disfrutó y bailó de lo lindo. Cambiando por enteros la temática imperante en las últimas actuaciones, subieron al escenario grande ORPHANED LAND. Una música llena de raíces de Oriente Medio y muy exótica. Aunque no sacaron a escena muchos de los instrumentos tradicionales que suelen usar, la banda israelita sorprendió con cánticos tan sugerentes como “Oceand Land”, “Norra el Norra” o “The Kiss of Babylon”.

Orphaned And - Foto: Carlos Oliver
Orphaned And - Foto: Carlos Oliver

Los marselleses DAGOBA, quienes algunos recordarán por telonear la última gira en nuestro país de SEPULTURA e IN FLAMES, fueron los siguientes en acceder al Hard’N’Heavy Stage. Se notó que tocaban en su tierra ya que contaron con una amplia audiencia de buenos seguidores. Con temas como “It’s All About Time”, “The Man You’re Not” o “The Things Within” dieron una buena lección de metal industrial, con muchos riffs potentes mezclados con pasajes más melódicos para el relucimiento de su cantante, Shawter.

Dagoba - Foto: Carlos Oliver

AVENGED SEVENFOLD mostraron su calidad en el Main Stage, aunque ofrecieron una actitud demasiado prepotente sobre el escenario, excesivamente chulesca, aunque supongo que no debe ser nada nuevo en los shows de estos rockeros californianos. Se centraron en su reciente álbum “City of Evil”, con una actuación que siendo buena dio sensación de poder haber sido mucho mejor”. Como curiosidad, la versión del “Walk” de Pantera que se marcaron. Con otro cambio de registro y al grito de “¿Estáis preparados para un poco de black metal?, era la hora de AKERCOCKE, aunque la verdad, es que tanto su actitud como su un poco ridícula puesta en escena poco recordaba este estilo. Por lo que dio de si, un concierto prescindible para muchos, de cara a las próximas bandas en actuar.

Akercocke - Foto: Carlos Oliver

Con el paso de las horas y la pérdida de fuerza de un incesante sol, era el momento de comenzar a presenciar ya bandas de mayor renombre y peso en la escena internacional. Era el turno de STONE SOUR, la banda liderada por el cantante Corey Taylor y el guitarrista James Root, quienes aquí muestran su lado musical más melódico en comparación con los conocidos Slipknot. Por cierto y recordando a la archiconocida banda de los enmascarados, tanto Corey como James parecían haber olvidado totalmente el mal rollo de la última vez que actuaron en el Fury Fest (cuando, por exigencias del grupo, tuvieron que alargar las pruebas de sonido perjudicando y acortando gravemente los horarios de las bandas anteriores y enfrentándose posteriormente a la audiencia teniendo que dejar a medias su actuación ante la lluvia incesante de objetos múltiples).

Stone Sour - Foto: Carlos Oliver
Stone Sour - Foto: Carlos Oliver

En esta ocasión, el ambiente era totalmente distinto y el público, que ya empezaba a ser masivo, se entregó totalmente a la banda. También pudimos disfrutar de nuevo con el solicitado Roy Mayorga a la batería. Vale que no son Slipknot pero, no obstante, soy de los que sigue opinando que a Stone Sour les falta fuerza sobre el escenario. Entre los temas ejecutados destacaron “30/30-150”, “Hell And Consequences”, “Come What(ever) May”, “Get Inside”, “Made of Scars” y “Reborn”.

Stone Sour - Foto: Carlos Oliver
Stone Sour - Foto: Carlos Oliver

Los americanos IGNITE se marcaron un concierto excelente, con su poderoso hardcore no exento de pegadizas melodías. Nada más iniciar “Bleeding”, el pit fue incesante y de lo más movido. La actitud de la banda sobre el escenario igual de positiva, sudando la camiseta tema tras tema. Canciones cargadas de mensajes y crítica política y social como “Poverty For All” (en contra del fascismo) o la versión del “Sunday Bloody Sunday” de U2 (dedicada a Bush). Otros temas que no faltaron fueron “A Place Called Home”, “Embrace”, “My Judgement Day” y “Let In Burn”, con un cada vez más excepcional Zoli Teglas a las voces.

Ignite - Foto: Carlos Oliver
Ignite - Foto: Carlos Oliver

Era la esperada hora de una de las grandes bandas contemporáneas de rock que han vuelto a la escena, ALICE IN CHAINS. Aunque era evidente que se iba a echar de menos la falta del malogrado Layne Staley, allí estaban Jerry Cantrell, Mike Inez y William Duval para literalmente hacernos flotar en una actuación muy emotiva y altamente nostálgica.

Alice in Chains - Foto: Carlos Oliver
Alice in Chains - Foto: Carlos Oliver

El set-list fue casi inmejorable, haciendo especial mención a su clásico “Dirt”, toda una obra maestra, inquietante y sorprendente. “Them Bones”, “Rooster”, “Dam That River”, “Rain When I Die”, “Sickman”, “Dirt”, “Angry Chair”, “Man In The Box”, “Would?”… un lujazo, todavía me tiemblan los dedos cuando escribo esos nombres. Quizás no encajaban bien en el Hellfest, pero sus seguidores pudimos disfrutar como bobos, una actuación lisérgica que fue todo un regalo para los fans. William Duval, el nuevo cantante, hizo lo que pudo y tampoco estuvo mal del todo, eso sí, con su estilo particular muy alejado al del loco Stanley.

Alice in Chains - Foto: Carlos Oliver
Alice in Chains - Foto: Carlos Oliver

La caña volvió de nuevo con THE HAUNTED. ¿Qué podemos decir de ellos que ya no sepamos? Pues que los suecos sonaron tremendos interpretando un set-list muy parecido a lo que mostraron en su última visita a nuestro país.

The Haunted - Foto: Carlos Oliver
The Haunted - Foto: Carlos Oliver

“No Compromise”, “99”, “D.O.A.”, “Trespass”, “Bury Your Dead”, “All Against All”, “Hate Song”, en definitiva toda una colección de riffs asesinos ejecutados a la perfección junto la rabia del frontman Peter Dolving quien demostró una vez más que, desde el primer momento, él es el elegido para encabezar esta excelente banda de la mejor manera.

The Haunted - Foto: Carlos Oliver
The Haunted - Foto: Carlos Oliver

Y tras la tormenta, la calma. Los violoncelos de APOCALYPTICA serían los encargados de ello con sus temas propios y, sobre todo, con sus ya famosas versiones de grupos, especialmente de METALLICA.

Apocalyptica - Foto: Carlos Oliver
Apocalyptica - Foto: Carlos Oliver

Sonaron brillantes, limpios y clásicos. No obstante, un servidor siempre ha considerado que la originalidad de esta banda reside más que nada en su capacidad de adaptación y poco más. “One” fue la escogida para abrir su actuación a la que siguieron cortes como “Repressed” (alguno se quedó con las ganas de ver a Max Cavalera allí también durante este tema, ya que SOULFLY, habiéndose cancelado el concierto de Korn, pasaban a ser los cabezas de cartel de la noche), “Betrayal”, “Seek And Destroy”, “Master Of Puppets” y, finalmente, “Enter Sandman”. Por curiosidad, no se permitió la entrada de fotógrafos al foso, por lo que nos tuvimos que apañar en sacar unas instantáneas entre el público tirando al máximo de zoom.

Apocalyptica - Foto: Carlos Oliver
Apocalyptica - Foto: Carlos Oliver

Si hay bandas difíciles de clasificar hoy en día, una de ellas sería sin duda OPETH. Con canciones largas, densas, difíciles de digerir, el hecho de que contaran sólo con 45 minutos no fue fácil para un grupo cuyos temas de su repertorio superan fácilmente la media de los diez minutos de duración.

Opeth - Foto: Carlos Oliver
Opeth - Foto: Carlos Oliver

Estuvieron bien pero el poco tiempo disponible no les hizo un gran favor. De todos modos, un simpático Mikael Akerfeldt tampoco dejó de hacer alarde de su vena más humorística aunque esta vez las pausas fueron más cortas entre tema y tema. Los momentos más culminantes vinieron de la mano de “The Grand Conjuration” (alabada y criticada por muchos, a partes iguales), “Closure” y, como no, con “Deliverance” que puso punto final a esta corta, aunque siempre de una calidad exquisita, actuación de OPETH.

Opeth - Foto: Carlos Oliver
Opeth - Foto: Carlos Oliver

SOULFLY eran los encargados de cerrar la primera jornada del Hellfest. Antes de todo, cabe mencionar que no fue muy correcto que la banda de Max Cavalera iniciase su concierto unos breves minutos antes de que acabase la actuación de OPETH, una falta de respeto y algo que indignó bastante, con toda la razón del mundo, a la audiencia (fue el único grupo que hizo eso en todo el festival).

Soulfly - Foto: Carlos Oliver
Soulfly - Foto: Carlos Oliver

Olvidado este percance inicial, allí estaban Max y sus secuaces para ofrecernos una dosis de buen metal, mezclando energía y espiritualidad, como sólo un frontman como él saber repartir. Sin duda, SOULFLY están en su mejor momento. Parte de ese mérito corre de parte de Marc Rizzo que ha aportado un mayor dinamismo y dimensión a la banda. La locura se desató rápidamente entre el público, más aún cuando el segundo tema escogido fue nada más y nada menos que la grandiosa “Roots Bloody Roots”.

Soulfly - Foto: Carlos Oliver
Soulfly  Foto: Carlos Oliver

La euforia continuaría con “Bring It” y “Fire”, a las que siguió un solo acústico de Rizzo. “Wait And Bleed” contó, como viene siendo habitual, con la colaboración del hijo de Max. Posteriormente, sonarían otros dos potentes temas como son “Refuse/Resist” y “Carved Inside”, finalizando con un guiño al “Angel Of Death” de Slayer. Un solo de batería a cargo Joe Nuñez, seguiría con una exhibición de percusión, con un invitado ocasional escogido por Max entre el público. Al grito de “Are you ready?” empezó “Back To The Primitive”, seguida de “Frontlines”. El punto final vino con “Polizia”, tocada algo más lenta a lo que nos tenían acostumbrados los viejos Sepultura, y con la inevitable “Eye For An Eye”.

Soulfly - Foto: Carlos Oliver
Soulfly - Foto: Carlos Oliver

Y tras 14 horas de música sin parar, el merecido descanso, ya que el día siguiente se presentaba igual de bueno e interesante. Eso sí, nuestros amigos los franceses ya se encargaron de que en la zona de acampada la diversión estuviese asegurada, aunque a más de uno nos hubiese gustado más algo de tranquilidad después de un día realmente agotador pero, ya se sabe, así son los festivales.

Texto y fotos: Carlos Oliver

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.