Inicio Festivales Crónica Festival METALWAY FESTIVAL – GERNIKA – Viernes 28 – Segunda parte

METALWAY FESTIVAL – GERNIKA – Viernes 28 – Segunda parte

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Documento sin título


Viernes 28 de Julio de 2006 – GERNIKA

ANNIHILATOR

La actuación de los canadienses tuvo la peculiaridad de ser la única en el viejo continente, practica bastante habitual últimamente en los festivales. Los ANNIHILATOR al igual que la banda de Andi B. Frank comenzaron su actuación con varios minutos de adelanto respecto del horario programado, por lo que me imagino que a más de uno pillaría desprevenido, no obstante, los ANNIHILATOR gozaron de bastante público desde el comienzo de sus actuación. En esta ocasión y tras varios años como quinteto, los ANNIHILATOR se presentaron como un cuarteto con Russell Bergquist al bajo, Rob Falzano a la batería, Jeff Waters a las guitarras solistas y Dave Padden a las voces y a las guitarras rítmicas, tarea que hasta hace poco desempeñaba Curran Murphy.

Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

La banda realizo un concierto entretenido en el que se apreció claramente la dispar reacción de los asistentes ante el material de los metaleros canadienses, de forma que podía verse como el publico se animaba más con el material más clásico, mientras que la audiencia se mostraba más pasiva cuando los ANNIHILATOR ejecutaban aquellos temas que se alejaban de sus clásico Speed Metal. En lo que se refiere a la interpretación, a pesar de la baja de Curran Murphy, vimos a una banda compacta, muy profesional y activa, no dejando de moverse en el escenario, pero sin poner en peligro la precisión en la ejecución de los temas. Sobretodo el bajista Russell y Jeff Waters, el cual esta en un muy buen estado de forma y se muestra tan letal a la hora de rasgar y digitar en las cuerdas de sus sempiterna Flying V roja.

Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

El concierto arranco con un sorpresivo “King of The Kill”, interpretada a medias por Jeff Waters que lucia una estética más cercana a sus inicios que a la que nos tenía acostumbrado últimamente y Dave Padden tras el cual llego “Palace”, un tema que dejo bastante frío al público, se trata de una composición que presenta la faz más moderna de los ANNIHILATOR , que hizo que la intensidad de la actuación disminuyera, y eso se reflejo en el público pero rápidamente enmendaron este error con “Set The World On Fire” el cual caló mejor en la audiencia que el anterior tema. Tras este clásico, le llego el turno a “Refresh The Demon”, en el cual Dave Padden se lució por partida doble, como vocalista y como guitarrista rítmico de la banda, el melódico “Neverland” donde el vocalista deleita al publico con una interpretación sensacional mostrando lo bien que se defiende en los temas más melódicos de la banda y los acelererados “Bliss/ Phantasmagoria” y el mítico “W.T.Y.D.”. Tras los cuales se entró en la recta final de la actuación con la banda deleitándonos con “Alice In Hell”, seguido por “Swallow”, un guiño al “Hell Bells” de AC/DC, terminando la actuacuión en clave rockandrollera con”Insecticide”.

Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Con este concierto Jeff Waters, demostró que ANNIHILATOR en directo son una máquina perfectamente engrasada capaz de hacernos crujir nuestros cuellos y a la que solo le falta recuperar esa inspiración que llevo a este gran músico a facturar a mediados de los 80 y principios de los 90 grandes discos como “Allyson Hell”, “Neverland” o “Set The World On Fire”, a pesar de que el bueno de Jeff no desista en su empeño de hacernos ver que los temas de sus últimos lanzamientos son tan buenos como sus clásicos.

Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Annihilator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Setlist

  • King Of The Kill
  • Palace
  • Set The World On Fire
  • Refresh your Demon
  • Neverland
  • Bliss/Phantasmagoria
  • W.T.Y.D
  • Alice in Hell
  • Swallow
  • Onsecticide

Texto: Rafael Torrent

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá


ANGELES DEL INFIERNO

Nunca entenderé como siendo de la tierra he tenido que esperar casi 10 años (lo que para mi supone casi toda mi existencia metalera) para poder ver al fin a uno de los grupos más macarras que ha parido este país, aunque algunos por otras tierras deben de pensar que son del otro lado del charco, y razón no les falta viendo la formación actual y el tiempo que pasan fuera.

Angeles del Infierno - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Angeles del Infierno - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Casi las once de la noche eran cuando Juan Gallardo y los suyos saltaron al escenario para dar comienzo a lo que seria una descarga prometedora, pues entre los tonos rojizos de las luces comenzaría a sonar uno de sus reconocidos temas, “El principio del fin”, contenido en su mítico “Pacto con el diablo” de 1984, siendo recibido entre ovaciones y coreada por todos. “Todos somos ángeles” haría dudar a más de uno si tendríamos que “Sufrir” (es un decir) más temas del su ultimo trabajo de estudio, duda que quedaría disipada a lo largo de la noche a base de temazos como “Sombras en la oscuridad” o “Moriré”, durante las cuales no pocos nos dedicamos a destrozarlas a grito pelado.

Angeles del Infierno - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Angeles del Infierno - Foto: Rafa Basa

Con “Hoy por ti, mañana por mi” bajaría un tanto la intensidad, con su consiguiente disminución del sentimiento de euforia entre los presentes, lo que sirvió para percibir que la voz de Juan en algunos momentos se oía más bien un poco tapada por las guitarras de Robert y Gustavo, quedando bastante solucionado el problema para cuando sonaron (aunque nunca del todo, la voz de Juan nunca a llego a escucharse bien del todo) “Prisionero y “Heavy rock”, produciéndose con la primera un curioso efecto en cadena, y es que más de uno le dio por cantarla en dirección a sus respectivas parejas en lugar de mirando al escenario, para que luego digan que los heavys no somos románticos.

Angeles del Infierno - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Angeles del Infierno - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Tras “Heavy rock” Juan aprovecharía para dirigirse al público, olvidando por un momento donde se encontraba (lo que hace el pasar tanto tiempo fuera de casa…) y dirigiéndose al público como “ustedes”, error que corregiría ipsofacto, aunque hay que decir que al menos servidor no entendía la mitad de sus palabras al hablar entre tema y tema. “A cara o cruz” relanzaría su descarga, logrando uno de los momentos álgidos con ” 666″ , que tuvo muy buena acogida, aunque nada comparado con la que se armaría al sonar unos de los temas insignia de la banda, “Fuera de la ley”.

Angeles del Infierno - Foto: Rafa Basa
Angeles del Infierno - Foto: Rafa Basa

Un concierto de ANGELES DEL INFIERNO no sería lo mismo sin al menos una de sus ya legendarias baladas, y lo mismo debieron pensar ellos, puesto vinieron dispuestos a deleitarnos con un buen “momento mechero”, realizando un medley entre “Al otro lado del silencio”, “Pensando en ti” y “Si tu no estás aquí”, y si mis oídos no me engañaron dejaron en el tintero “Jugando al amor”, poniendo punto y final a su actuación como no puede ser de otro modo con “Maldito sea tu nombre”, uno de los mejores temas dentro del metal nacional y que puso a todo el mundo a saltar y cantar como pocas bandas conseguirían a lo largo del festival, tras lo cual se despedirían entre aplausos y ovaciones.

Angeles del Infierno - Foto: Rafa Basa
Angeles del Infierno - Foto: Rafa Basa

Los años no pasan en el vano para nadie, la voz de Juan no es lo que era ni podría serlo aunque quisiera (eso es algo solo al alcance de DIO(s)), ni el Metal God se libra de la lacra de los años, pero también es cierto que cantó con mucha astucia y llegando con relativa facilidad a la mayoría de notas, de forma que a mi parecer no quedó desmejorado ninguno de los temas elegidos, haciéndonos pasar un rato agradable y muy divertido gracias a toda la banda, una formación con muchas tablas y que sabe lo que su público quiere.

Bravo por ellos, ya solo falta poder volver a verlos por aquí antes de que pasen otros 10 años.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá y Rafa Basa


KREATOR

KREATOR es una de esas bandas que al igual que SAXON parecen tener su segunda casa en España, y que como los de Biff, da igual cuantas veces toquen que siempre son sinónimo de diversión segura y de buen espectáculo, y como pudimos comprobar esta vez no iba a ser la excepción.

Kreator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Kreator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Acercándose las 0:30 de la noche del viernes tal y como estaba programado, dio comienzo la descarga de estos adalides del tras metal, auténtico estandarte de un estilo que parece volver a resurgir gracias a ellos mismos y bandas como DESTRUCTION Y SODOM en Europa y TESTAMENT, DEATH ANGEL etc al otro lado del charco. Desafiantes sobre las tablas, Mille, Sammi, Christian y al fondo Ventor, arrancaron sin piedad y como viene siendo habitual con dos temazos de su último y excelente trabajo, “Enemy of god”, nada más y nada menos que dos trallazos de la talla de “Enemy of god” e “Imposible brutality”, con los que desde un principio se meterían al público en el bolsillo y pondrían a quien más a quien menos a saltar y moverse sin parar.

La iluminación fue la habitual en sus conciertos, tonos rojizos mayoritariamente y que imprimen un aura calida y a la vez más agresiva a un espectáculo ya de por si no exento de fuerza, y sin lugar a dudas me atrevo a decir que junto con ANNIHILATOR, la suya fue sin dudas la descarga más potente del día y seguramente la más multitudinaria, ya que pese a no ser los cabezas de cartel, reunieron a mucha más gente que los fineses STRATOVARIUS.

Kreator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Kreator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Contaron con un sonido potente, bastante más nítido del que contarían muchas bandas al festival, lo que sirvió para que no perdieran potencia y los temas no se deslucieran, aunque mucho me temo que la enfervorizada masa tampoco se habría preocupado demasiado de eso, gracias a la actitud de una banda que sabe lo que quiere y como lo quiere, puesto que con un maestro de ceremonias como Mille nadie puede permanecer impasible. Christian no paraba de agitar su melena acercándose de vez en cuando a Mille para tocar juntos en momentos puntuales, Ventor era una maquina de aporrear parches como suele ser habitual en él, y Sami…bueno, ya sabemos como es, Sami cumplió a la perfección con su labor a las 6 cuerdas.

“The patriarch”, “Violent revolution”, “Suicide terrorist”, “Pleasure to kill”, “Tormentor”, “Flag of hate”…el setlist fue casi calcado al del año pasado y al que vienen interpretando últimamente allá por donde pasan, pero sinceramente es algo que personalmente a mi me importo bien poco, y por loque pude recoger por la reacción de la gente, en su mayoría fuimos todos de la misma opinión puesto que era lo que queríamos escuchar. Da igual que Mille presente los temas siempre de la misma manera (“…it’s time to raise the flan of hate”, por poner un ejemplo), da igual que no varíen sus setlist…aquí se les adora y ellos lo pagan dejándose la piel sobre las tablas, y eso es algo que siempre se agradece.

Kreator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Kreator - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Podría achacárseles el hecho de que se centren demasiado en sus dos últimos discos (no seré yo el que se queje), que Ventor cante cada vez menos (ese “Riot of violence”…), pero en mi caso solo puedo decir que ole, ole y ole, si tuviera que verlos cada fin de semana tampoco me quejaría.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá


STRATOVARIUS

Tarde, demasiado tarde, hasta para la voz de alguien que a veces canta muy bien, pero que el día que no está al 100 %… Las 2 de la madrugada era una hora tal vez muy tardía para los fineses, y KREATOR habían sentado sus reales por derecho propio en el festival, cuando arrancaba un Himno de Inglaterra, preludio a la salida de STRATOVARIUS.

Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Se pierde la cuenta de las veces que el grupo ha tocado en España. Lo hicieron en sus tiempos gloriosos y también en los momentos más difíciles del grupo. Hubo conciertos memorables y otros que más vale olvidar. A veces por cuestiones estrictamente musicales. Otras por situaciones que nada tenían que ver con la música. El concierto de Gernika estará entre los que merece la pena no recordar, aunque sólo sea por una falta de rendimiento musical de los componentes de la banda elevada.

Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Hunting high and low” era el tema elegido para dar comienzo el show, y que nos mostraba a un Kotipelto fibroso como siempre, agitando al público y demostrando, eso sí, un inmenso carisma. A su lado. O más bien, a unos metros, sin que medie mirada ni gesto durante toda la actuación, Tolki, el guitarrista que cada vez es más grande de tamaño, y que pugna por llevar a su banda al lugar que en su día tuvieron.

“Black Diamond” resultó cantada en un tono diferente al que viene siendo habitual, y fue el primer toque de atención de que la voz no iba a estar en el mejor de sus días. Gran trabajo de Jorg Michael que a la postre parece ser el músico más entonado de la banda ajeno a problemas y malos shows. Los coros por parte del respetable aparecieron por primera vez y empujaron a los primeros acordes de “Kiss of Judas”, en el que el predominio de los teclados de Jens se hacía palpable. Alguno cerca comentaba “la mejor noticia es que Timo no es noticia”, y ciertamente el guitarrista se mantenía en un discreto segundo plano, aunque mucho más cercano que en las últimas ocasiones.

Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Abyss of your eyes” e “Eagle Heart” sirvieron para ver que el concierto no acababa de levantar, y mientras la frialdad parecía que hacía mella en un gran número de asistentes, la banda poco a poco parecía ir diluyéndose. Fue con “Speed of Light” cuando la voz de Kotipelto pareció dejar de funcionar. Y fue algo palpable que empujó aun más a la floja respuesta del público. El sonido comenzaba a hacerse cada vez más confuso, y la llegada de “A million light years ago” en esas condiciones fue una lástima.

Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Stratovarius - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Twilight Symphony” y sobre todo “Forever” parecieron despertar un poco del letargo al cada vez más menguante número de asistentes, y con “Visions” y “Paradise” daban por finalizado un concierto de una hora exactamente. Corto y frío. Con gelidez palpable dentro de un grupo que fue grandísimo pero que por desgracia no consigue encontrar esa química que tuvieron en su día, y con un cantante que no tuvo la mejor de sus noches.

15 horas de Heavy Metal tocaban a su fin, aunque para algunos eran tan sólo el comienzo de la fiesta que se prolongaría el resto del fin de semana.

Texto: Fernando Checa

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá