Inicio Festivales Crónica Festival METALWAY FESTIVAL – GERNIKA – Domingo 30 – Segunda parte y última.

METALWAY FESTIVAL – GERNIKA – Domingo 30 – Segunda parte y última.

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Documento sin título


Domingo 30 de Julio de 2006 – GERNIKA

EDGUY

Sentía curiosidad por saber si el excelente sabor de boca dejado por Tobias Sammet y los suyos en su reciente paso por la península fue mera casualidad, o si por el contrario por fin se había dejado de tonterías y se había tomado finalmente en serio su labor de vocalista en sus directos, pudiendo disfrutar correctamente de unos temas que en sus álbumes sonaban de maravilla pero que en directo tenía la mala costumbre de destrozar.

Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Saltó la voz de alarma cuando llegando las 14:00 más o menos nos enteramos de que por culpa de la huelga de “la peor aerolínea del mundo civilizado”, (palabras de Tobi) los chicos de EDGUY junto a los de HELLOWEEN se habían quedado atascados en el aeropuerto de Madrid y no se sabía muy bien si llegarían a tiempo como sucedió con John Oliva. Finalmente parece ser que todo se arreglo y que pudieron tocar sin contratiempos ambas bandas, aunque el caso de John Oliva sería un tanto particular.

Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Más o menos dentro del horario previsto dio comienzo la descarga de los germanos a ritmo de “Catch the century”, de su último trabajo, “Rocket ride”, tras la cual si la memoria no me falla el bueno de Tobi anunció que debido a una infección de garganta no iba a poder cantar apropiadamente, que no debería cantar pero que sin embargo allí estaba. Más de uno pondría en duda tales palabras, pero teniendo en cuenta que es algo que se ha hecho público a través de su Web oficial y que la última vez que los vi lo hizo francamente bien, se merece al menos el beneficio de la duda, aparte que se vio claramente que su voz no daba para más como iré contando.

Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Sacrifice” sería el siguiente corte en sonar (aquí pido disculpas si me equivoco, me hallaba haciendo las fotos del concierto y luego me entró la duda de si era esta o no a la hora de tomar notas), siendo realmente la anunciada “Babylon” la que pondría a la gente en pie entre gritos. Y he aquí que digo que puede ser cierta la susodicha infección puesto que no es muy normal que nada más comenzar el concierto ni siquiera pudiera realizar el grito inicial propio de este tema, como sucedería más veces.

Un amago de “The tropper” despertaría la algarabía entre los presentes, aunque no fue más que una pequeña broma antes de que el bueno de Tobi comenzará a bromear con el público acerca de si éramos fans de METALLICA(en este caso muchos respondieron que si) y Britney Spears o si por el contrario lo éramos del auténtico Rock n’roll, curiosa comparación…La divertida “Lavatory love machine” pondría al respetable a bailar, seguida de una descafeinada “Out of control” y la innecesaria balada “Save me”, y digo innecesaria porque temas como “Scarlet rose” etc tienen más gancho que ésta.

Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Tears of a mandrake” es un tema que no entiendo muy bien porque se empeñan en llevar a sus directos (salvo para descansar la voz), teniendo temas mucho más entretenidos y divertidos como es el caso de “Nailed to the Wheel” del mismo álbum. Llegado este punto se produjo la sorpresa de la velada, ya que contaron con la colaboración de nada más y nada menos que Markus Grosskpf, bajista de HELLOWEEN y que interpreto con ellos (no sin antes bromas varias entre Markus y Tobias) una muy bien recibida “Avantasia”, marchándose Markus al finalizar.

Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Edguy - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Finalizando ya el concierto cayeron “Vain glory opera” y “King of fools”, finiquitando un concierto correcto en el que Jens y Dirk se mostraron una vez más como una pareja de hachas envidiable y cumplidora, Tobias Exel todo un maestro de las muecas y un rapado Felix Bohnke un baterista excelente. Eso si, nos quejamos de que señor Demaio habla demasiado, pero Tobias últimamente no se queda atrás, aunque también cierto es que no viene mal un poco de cachondeo, cuestión de gustos.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá


HELLOWEEN

Deris cantará, Deris no cantará. Margarita retórica deshojada durante las horas previas al concierto de los alemanes. Es verdad que sus tesituras vocales no suelen ser del agrado de todo el mundo, pero tampoco hay que olvidar que es miembro de pleno derecho de unos HELLOWEEN que, cierto es, tal vez lleven demasiados años a la búsqueda de una identidad perdida.

Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Teníamos buenas vibraciones de lo que podía suceder en Gernika, ya que al parecer en Jerez habían dado un concierto bastante mejor de lo esperado, así que cuando arrancaba el show con “King for 1000 years”, pese a ser un tema largo en exceso y no el más directo para arrancar un concierto, muchos deseamos que todo fuera bien. Pero a la larga creo que estábamos equivocados. “Eagle fly free”, “Helloween”, “Future world” y una versión de sonrojante comparación con la que habíamos escuchado hacía 24 hora de “I Want Out”, nos mostraron a un Deris simpatiquísimo como frontman, cercano y dicharachero, con su español masticado, pero esforzándose en agradar a un público poco dispuesto a perdonarle fallos. Aun así. Fueron versiones bastante tristes de grandes clásicos que merecían un estado vocal mejor. No quiero decir en absoluto que Deris no merezca estar al frente de la banda. De hecho, en los temas como “If i could fly”, mucho más cercanos a sus tesituras como cantante es donde el recurso a los ecos eternos, a que sea el respetable el que lleve la voz cantante, quedan en un segundo nivel.

Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

El público quiere escuchar a los HELLOWEEN de los “Keepers” y eso lleva a preparar set list complicados. Pero en esta ocasión, en Gernika, la sensación generalizada fue de fracaso. Y no ayudó tampoco el eterno polémico Weikath. Fuera de sitio en muchos momentos, mostrando a veces una actitud que era cercana a la indolencia, e incluso fallando en algunos temas de manera palpable, acabó haciéndose responsable también de una mala noche, muy mala noche.

Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Al final del concierto, hablando con muchos de los asistentes que me rodeaban la sensación era de incredulidad. “¿Qué ha pasado?” “¿Cómo es posible que hayan dado un concierto tan mediocre?” me decía un chaval visiblemente indignado con sus reconocidos ídolos. Era difícil dar una respuesta apropiada. Todas las bandas tienen un mal día. Y debemos pensar que el de HELLOWEEN fue este domingo. Pero tal vez esos malos días se repitan en demasiadas ocasiones. Tal vez sea momento de llamar al “Dr. Stein” para que intente reconstruir algo que parece estar aquejado de una enfermedad muy seria.

Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Helloween - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Texto: Fernando Checa

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá


MEGADETH

Hacia tiempo que quería ver a los MEGADETH, la única vez que pude ver a la formación de Dave Mustaine fue hará unos años como teloneros de IRON MAIDEN, por aquel entonces habían editado su polémico “Risk”, trabajo que hizo que la popularidad cayera en picado, posteriormente, vinieron a Valencia en la gira del “World Needs A Hero” con Al Piterlli a la guitarra, Jimmy The Grasso a la batería y Dave Elleffson al bajo pero por motivos ajenos a mi me los perdí, al igual que su última visita al ATARFE.

Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

En esta ocasión Mr Mustaine repite formación respecto su anterior visita, esto es los Hermanos Glover Glen y Shawn, a la guitarra y batería respectivamente, salvo en lo que se refiere a la plaza de bajista la cual la ocupa James Lamenzo , ex bajista de WHITE LION, PRIDE AND GLORY y BLACK LABEL SOCIETY. James estuvo muy activo durante la descarga de los MEGADETH , sin parar de agitar su melena y de moverse por el escenario.

El resto de instrumentistas, Glen y Shawn hicieron un encomiable trabajo con sus instrumentos. La batería de Shawn sonó atronadora y Glen al igual que James no paro de ir de un lado a otro del escenario. Me gusto mucho más que con su banda, se le vio más motivado y es que la ocasión mandaba e hizo una increíble actuación, tanto en lo que se refiere a sus virtudes como guitarrista, bordando tanto las partes de Marty Friedman como de Chris Poland, como por su actitud en el escenario. Se nota que es un músico que viene de la escena Power /Thrash Underground americana y que los temas los interpreta con la convicción del músico que toca lo que le gusta.

Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

En lo que concierne a Dave Mustaine, canto bien, toco correctamente aunque fue muy poco comunicativo con el público. Hay cosas que por suerte, o por desgracia no van a cambiar y una de ellas es la difícil personalidad de Dave, gracias a él fueron expulsados del foso todos los compañeros que estaban haciendo su trabajo. El vino como un auténtico profesional de la metalurgia y llegó, tocó, muy bien, eso sí, satisfizo a su público y se largo.

Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

El repertorio de los MEGADETH fue muy parecido al de su anterior gira aunque recortado al tiempo del que dispuso la banda, siendo sacrificados sus temas menos clásicos y más desconocidos, sonando únicamente de su último cd “Blackmail The Universe” y “Kick The Chair”. Todo lo demás fueron clásicos como “Set The World On Fire”, “Skin O’ My Teeth”, “Tornado Of Souls”, “In My Darkest Hour”, “Symphony Of Destruction” o las ineludibles “Peace sells…But Who’s Buying”, “Hangar 18” o “Holy Wars/Punisment Due” que sirvió para concluir el concierto, además de temas como “She Wolf”, “Reckoning Day” o “Trust” .

Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Megadeth - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

En definitiva excepcional concierto en el que la banda gozo de muy buen sonido, y un decorado bastante espectacular con un telón gigante en el que aparecía un edificio de estilo arquitectónico clásico emulando a un Parlamento o una corte de Justicia, dejando completamente satisfechos a sus fans que pudieron escuchar prácticamente todos sus clásicos y vieron reavivadas sus esperanzas en que aunque siga siendo una estrella del rock de lo más distante y apático, todavía existe en él ganas, sea el motivo que sea, por hacer buen metal o al menos tocarlo, espero no equivocarme.

Texto: Rafa Torrent

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá


BLIND GUARDIAN

Diez. Diez son los años que he tenido que esperar para poder ver a los bardos en vivo y en directo por vez primera, siempre he tenido la mala suerte de quedarme sin entradas o contratiempos varios para no poder verlos, muchas veces he declarado mi devoción por MANOWAR, pero BLIND GUARDIAN desde jovenzuelo siempre ha sido para mi una banda apta para soñar y la banda sonora perfecta mientras devoraba con avidez toda la bibliografía de Tolkien y otras varias, por lo que soy de los que su cambio de dirección y posterior marcha de Thomen no agradó demasiado.

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Me encontraba (como otros muchos) entre extasiado y expectante por lo que esa noche vería, ¿tendríamos a los BLIND GUARDIAN de el “A night at the opera” y su próximo “A twist in the myth” o por el contrario disfrutaríamos de sus temas más clásicos?. Las dudas comenzaron a despejarse tan pronto comenzó a sonar “War of wrath”, intro del “Nightfall in Middle Earth” que todos en las primeras filas se sabían de memoria, recibiendo con jubilo “Into the storm”, primer tema como tal del mismo álbum.

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Born in a mornig hall” fue recibida entre aplausos y gritos, no es para menos, cosechando igual o parecido recibimiento “Nighfall”, aunque nada comparado con la que se montaría al presentarse otro de sus clásicos del “Imaginations from the other side”, “The Script For My Requiem”.

Llamo mi atención sin embargo algo que ya vi durante todo el festival, y es que no se si por desconocimiento de la bandas o por que, pero el hecho es que vi siempre al público demasiado estático, algo que no me esperaba en el caso de una banda como BLIND GUARDIAN. “Valhalla”, ese tema de su segundo disco en el que en su día cantara Kai Hansen (habría sido increíble revivir eso en directo) y que fue recogido en la bella ciudad de San Sebastián de cara a su doble directo, fue el siguiente en caer, y fue he aquí que donde se vio claramente por primera que si bien no desafinó, si que a Hansi se le vio algo cansado o algo, puesto que canto algo más bajo de lo que se esperaba en un tema así. Espero que entendáis la diferencia entre cantar algún tono más bajo y desafinar, para nada es lo mismo.

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Por su parte, André y Markus estaban siendo lo que siempre han sido, los perfectos escuderos de las seis cuerdas que nunca fallan, perfección y compenetración llevaba a su máxima expresión, mientras que Oliver Holzwarth y su bajo se mantenían mayormente en segundo plano, así como su correcto teclista, Matthias Wiesner, con caballete/atril con luz incluida como si de un director de orquesta se tratara. En cuanto a Frederik Ehmke que decir, se trata de un batería excelente y que en cuanto a sonido hace que no se eche de menos a Thomen, pero está claro que los más nostálgicos siempre le echaremos de menos.

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

“Time stands still (at the iron hill)” fue un nuevo e innecesario repaso al “Nightfall in Middle earth”, y no lo digo por ser un mal tema, sino porque contando con una discografía tan extensa y tantos y tantos buenos temas, podrían haber optado por algo más de variedad. “Lord of the rings” sería coreada por todos, al igual que la genial “Bright eyes”, durante la cual nuevamente volvió a notarse que Hansi cantaba un poco más bajo de lo debido pero atreviéndose esta vez con los gritos propios de este tema, estando a punto de romperse la crisma por un inoportuno tropezón. “And the story ends” supuso una vuelta de tuerca más al “Imaginations from the other side”, aunque tratándose de un disco así, quejarse sería como quejarse de un “King of metal”, “The number of the beast” o un “Painkiller”

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Raro era que no aprovecharan para presentar algún tema nuevo, “Fly” fue la elegida para comprobar la reacción del público, y la verdad es que no pudo ser más fría. No es un corte que suene a BLIND GUARDIAN en ningún aspecto, y eso es algo que se noto mucho entre el respetable, y no solo por ser un tema aún “inédito”.

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Con “Mordred’s song” y sobre todo con “Lost in the twilight hall” la cosa cambiaria enteros, aunque aquí nuevamente Hansi cantara un poco más bajo y se echaran de menos los agudos de Kai Hansen una vez más, agudos que por otro lado nunca han estado al alcance del pobre Hansi. “Imaginatios from the other side” (un par más y tocan el disco entero) sería la siguiente en caer, cerrándose su descarga con “Punishment divine” del “A night at the opera”, tema que al igual que “Fly” aunque sonaron bien opino se podrían haber ahorrado introduciendo un par de clásicos más.

Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Blind Guardian - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

No podía creer que se fueran sin deleitarnos con la juglaresca “The bard’s song”, pero más me llamo la atención de que más de uno se diera la vuelta pensando que realmente se había acabado todo sin molestarse en pedirla a gritos (personalmente si no la llegan a tocar arde Troya), hasta que comenzaron a colocar sendas guitarras acústicas sobre el escenario y Hansi presento el tema como “aquel que todos estábamos esperando”, y yo no era una excepción pues lo cantaría a pleno pulmón y con los pelos como escarpias, poniéndose punto y final a una noche mágica con “Mirror Mirror”, broche de oro para una actuación muy correcta y entretenida, con unos temas sabiamente escogidos y que al menos sirvió para comprobar que tenemos bardos para rato.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá


JON OLIVA´S PAIN

Cuando a mediodía salía la organización a decirnos que JON OLIVA había tenido problemas con los vuelos y que tocaría al terminar BLIND GUARDIAN, la verdad es que se me cayó el alma a los pies, después de ver como parte de la banda estaba allí, y de oír rumores sobre que estaba en la zona de músicos y que es que no había querido Salir a esa hora, ya no sabia ni que pensar.

Jon Oliva - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Jon Oliva - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá

Así que hasta que justo antes de los BLIND nos volvieron a incidir en el comentario, no me quedé tranquilo.

Era la última hora del último día del festival, pero yo estaba convencido de que iba a merecer la pena, y vaya si lo hizo…

Cerca de las 5 de la mañana aparecía su oronda figura para atacarnos con un inesperado “Warriors del Power Of The Night” de SAVATAGE, que al fin y al cabo era lo que la mayoría queríamos oír.

Éramos unas pocas filas las que empezamos a disfrutar del concierto, pero en cuanto empezaron a sonar “Sirens”, “Jesús Saves” o “Gutter Ballet”, la cosa fue mejorando.

Jon Oliva - Foto: Rodrigo Mayayo Barberá
Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa

Probablemente la mayor sorpresa fue escuchar “Edge Of Thorns”, un tema de la época de Zak Stevens y que nunca le había oído cantar a el, indudablemente no tiene nada que ver una voz con otra, pero no desmereció para nada.

A estas alturas nos damos cuenta de que la banda suena a los SAVATAGE mas clásicos, y que es un inconmensurable Matt LaPorte el que ha cogido el testigo del malogrado Criss Oliva, ha conseguido clavar el sonido que este le sacaba a su Charvel y es de los 2 guitarras, el que se ocupa de la mayor parte de los solos, sin embargo se le puede acusar de cierto pasotismo encima del escenario. Por el contrario, tanto Jerry Outlaw, como el bajista Kevin Rothney, no pararon un solo momento de moverse de un lado a otro y de hacer Headbanging.

Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa
Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa

Uno de los momentos álgidos para mi fue “Tonight He Grins Again”, un tema que no había tenido la oportunidad de ver en directo, y que el mismo Jon suele nombrar como su favorito de SAVATAGE, y que siempre dice que tiene algo de autobiográfico. Fue escuchar las primeras notas de piano y notar como se me erizaba el vello. Este hombre es único, no tiene la mejor voz del mundo, pero canta con el corazón como pocos pueden hacer.

“The Dark y People Say” (Gimme Some Hell) fueron las únicas concesiones al ´Tage Mahal, eché en falta un” Father, Son, Holy Ghost”, pero ya sabíamos de antemano que el concierto iba a ser corto.

Believe fue una vez mas el momento emotivo del concierto, es un tema que tiene magia, que no se puede describir…

He visto como con “Is This Love o Still Loving You” mucha gente sacaba los móviles para llamar a sus parejas, pero no he visto una canción en directo que logre emocionar como esta. No lo puedo negar, a mi se me volvieron a escapar las mismas lagrimillas que se me habían escapado 4 años antes en el concierto del Machina, pero se de buena tinta que no fui el único.

Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa
Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa

“Hounds” era otra asignatura pendiente. No es uno de mis temas favoritos, pero si contiene uno de los mejores punteos que nos dejo Criss, y una vez mas, el Sr. Laporte me dejó boquiabierto.

Una de las cosas que menos me gustó del concierto fue que se acabase con “Hall Of The Mountain King”, hay demasiadas canciones como para terminar igual que tu banda madre, pero fueron tan grandes esos 50 minutos que nos habían ofrecido, que no me quedó más remedio que perdonarlo.

Eran las cinco y media de la mañana pasadas y no faltaba mucho para que amaneciese.

A nivel personal me faltó parte de la magia que tienen SAVATAGE en directo, la capacidad de poder hacer un tema como “Sirens”, y acto seguido atacarte con un Chance que es todo lo contrario.

Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa
Jon Oliva  - Foto: Rafa Basa

Pero aun así el concierto fue sobresaliente, y es que en vistas de largo parón que llevan ya los de Florida, a falta de poder volver ver a SAVATAGE buenas son las últimas visitas de Chris Caffery y Jon Oliva.

Texto: Ernesto Frutos

Fotos: Rodrigo Mayayo Barberá y Rafa Basa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.