Inicio Lanzamientos A-Z FATE – V

FATE – V

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Nada más y nada menos que 16 años han tenido que transcurrir para que los daneses FATE le dieran continuidad a su anterior trabajo, esa obra maestra llamada Scratch N’ Sniff que ya reeditaran en 2004.

Con cuatro discos en el mercado desde que iniciaran su andadura hace ya 22 años, este “V” se convierte en su quinto LP (no, no se han estrujado demasiado los sesos…) y hace valer el refranero, y es que no hay quinto malo.

No hay quinto malo, pero en este caso, sí diferente, muy diferente, y es que no deja de sorprender (o no) cómo con un par cambios en su formación como los de Søren Hoff a la guitarra y Micke Kvist a la batería (y un porrón de años) con respecto a 1990 ha evolucionado tanto tantísimo su sonido, teniendo en cuenta que los estudios en los que ha sido grabado son sus Jailhouse Studios daneses de siempre.

Por otro lado también parece lógico pensar que con los más de tres lustros que llevaban sin ofrecer nuevas canciones, a nivel compositivo hubiera un cambio bastante notable como lo ha habido, más acorde a los tiempos que corren, con un sonido muy diferente, reitero, más actual, pero a la vez más que interesante.

La evolución a la que me refiero se materializa en un álbum mucho más alejado de la línea de hard rock ochentero que seguían en ‘A Matter of Attitude’ o en el propio ‘Scratch N’ Sniff’, con riffs más heavys y un disco en general no tan melódico como sus predecesores, aunque no por ello falto de melodías, que las tiene y muy buenas, con un Per Johansson casi irreconocible a las voces, en las que ha desarrollado una nueva forma de cantar que le da al trabajo en su conjunto personalidad por un tubo y algo diferente, un sonido muy fresco, con toques de antes pero con un ambiente muy actual, cosa que le viene de perlas tanto a la banda como al género en su conjunto.

Destacar como comentaba ya que se trata de un álbum con una producción sobresaliente que navega entre el hard rock y unos riffs más heavys que otra cosa, con mucho teclado y unas atmósferas conseguidísimas, a lo que también contribuyen las ‘backing vocals’ que abundan en todo el trabajo (también a cargo de Per Johansson).

Por poner alguna pega y siendo un poco quisquilloso hecho en falta más protagonismo en los solos, que los hay, buenos y con el ‘feeling’ característico del hard rock de los 80′ (aunque los menos), pero en general con poco peso en los temas y demasiado cortos

Butterfly supone un muy buen comienzo para el CD. Ya desde el comienzo sorprenderá la voz de Per, potente y con una mezcla entre rabia y macarrismo que al principio no entrará fácil, pero que con más escuchas será casi con total seguridad uno de los principales atractivos del álbum. Medio tiempo con un estribillo sencillo a la par que desgarrador y unos coros muy agudos que no hacen sino magnetizar el tema.

Heaven’s crying too refleja nuevamente ese cambio tan mentado ya con un riff sencillo y constante, bastante más rudo que en cualquier momento de la trayectoria de la banda, algún que otro arreglo en los coros, que siguen rayando registros altísimos, y una pequeña intro de taclado, que será la tónica casi constante en los 11 temas del LP.

Gran solo esta vez, por dificultad, calidad y feeling.

En Everything About You, Per hace gala de todo su potencial vocal utilizando varios registros y voces diferentes hasta el punto de que parece como si no fuese el mismo. Muy buen ‘track’, más melódico que el resto, lo que se nota desde el mismo inicio.

Ecstacy comienza con una pequeña intro de voz muy aguda y teclado que desemboca en un riff poderoso en seco que pide headbanging lo mires por donde lo mires. En líneas generales es quizás de los temas con más toques hardrockeros y a la vez el que menos me convence (una cosa no lleva a la otra), a pesar de su prometedor inicio.

Nobody loves you the way I do es desde mi punto de vista uno de los puntos fuertes del lanzamiento y desde luego el tema más pegajoso y a la vez más acertado. El tema arranca con una pequeña intro orquestal que da paso a una parte vocal en la que Johansson destila ternura por doquier, para de repente irrumpir con un guitarrazo y un par de desgarradores gritos y un cambio de voz en las estrofas y estribillos que parece como si “enrabietaran” el tema, donde llegando al estribillo parece desatarse todo en una especie de reproche con una gran parte de teclado de telón de fondo que le da al tema un toque épico muy pero que muy conseguido. Una joya.

Otro temazo es el que sigue, Burned Child, tema sobre todo muy completo, que arranca con otra parte de teclado intercalada con pista de guitarra y que incluye unas estrofas adictivas donde también aparecen las teclas más de lo normal y donde Per aporta su toque característico a la voz. Por cierto que antes del solo aparece una voz de niña que desconozco.

Otro toque de teclado a modo de intro da paso a I’ll Get By, para luego ser pulverizado de golpe por un riff pesado, en esencia heavy, que hace del corte un medio tiempo con unas estrofas con mucho feeling y mucha tecla, con el amor como tópico. En el estribillo los coros pasan a ser la voz principal y lo interpretan casi en su totalidad. Gran parte de guitarra en todo el tema y muy buen solo también.

Life es una reflexión muy positiva sobre la vida, igual que la atmósfera que crean los teclados que bañan la canción o el piano que la inicia. Per va alternando en la voz tonos más suaves en las estrofas más altos en el estribillo, donde además se añaden las guitarras que antes no despuntaban. Para terminar, como empezó, con el sonido ambiente del mar y los acordes de piano que talonean una reflexión en la que concluye con un “Life is a mystery” que desencadena un último estribillo muy alto.

El tema homónimo, Fate, tiene un aire más hardrockero y es el único tema donde la guitarra le gana absolutamente la partida al teclado. Además la voz está menos forzada, por lo que quizás sea el tema que más recuerde a los Fate de los años 80, salvando las distancias, por supuesto.

Memory’s won’t die se anuncia a sí misma al comienzo y sigue la tendencia general del álbum, buen riff conductor, muy buen estribillo, voces dobladas…

Suele pasar que el último tema sea el más heavy, y es exactamente lo que ocurre con Toxic, que es el punto y final perfecto a un discazo como “V”. Cuenta con el riff más matador de todo el LP y unos coros geniales, los más currados de todo el disco seguro, que le dan un ambiente más duro al corte y que además tiene uno de los mejores solos también del trabajo.

En suma, una buena muestra de cómo dar un giro de 180º al estilo que ha caracterizado a una interesantísima banda tras años de barbecho y no morir en el intento.

PD: Promotores, FATE en España ¡¡YA!!

Track List:

  1. Butterfly
  2. Heaven’s Crying Too
  3. Everything About You
  4. Ecstacy
  5. Nobody loves you the way I do
  6. Burned Child
  7. I’ll get By
  8. Life
  9. Fate
  10. Memories won’t Die
  11. Toxic