Inicio Conciertos Crónica Concierto STRAVAGANZZA – Presentación en Madrid

STRAVAGANZZA – Presentación en Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Documento sin título


Los orcos rugieron y llenaron de nubes rojas Madrid

De nuevo tuve la suerte de ver a esta gran banda madrileña, un grupo diferente, original, cargado de calidad y fuera de lo común, o como a mi me encanta decir: nuestra banda más “marciana” que a fuerza de empeño está consiguiendo poco a poco solidificarse un poco más dentro de la geografía del metal nacional, a pesar que mucha gente aún no los sabe asimilar o entender como lo que son.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

En Madrid, en una sala Caracol llena, ofrecieron un gran concierto, a pesar del nefasto sonido que tuvieron, por culpa del técnico de P.A. que trabajó esta noche para la banda. No discuto la solvencia, profesionalidad y preparación de éste, pero lo cierto es que en mi opinión, esta noche el técnico no tuvo “su noche” y se empeñó en llenar el sonido de graves y una suciedad y mala ecualización que nos impidió poder disfrutar de los matices y deleites acústicos que STRAVAGANZZA habitualmente poseen en disco y en directo, unos matices de teclados, instrumentaciones, violines y arreglos que no se oyeron bien, ni con la fidelidad requerida,ni se entendieron apenas en toda la noche, cosa que enturbió en parte la actuación del buen grupo. De cualquier forma el concierto fue estupendo. No voy a ponerles un suspenso a la banda por culpa de su técnico…

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Esta actuación sirvió para presentar el nuevo álbum “Sentimientos”, un gran disco, anticiparnos parte del EP de cinco temas “Hijo del miedo”, y a su vez para que sus dos nuevos miembros debutaran: el batería Carlos Expósito, y el bajista Patricio Babasasa.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Voy a hablar de ellos, ya que al fin y al cabo muchos lectores querréis saber que tal se portaron los “nuevos”. En mi opinión, el bajista me encantó. Tiene un gran nivel a las cuatro cuerdas, su tempo es perfecto, en cuanto a actitud le vi muy metido en lo que representa STRAVAGANZZA como personalidad y enfoque musical, y en cuanto a presencia me dio muy grata impresión. Llena la escena y cumple muy bien, cosa que hizo en su debut. El batería Carlos es otro buen fichaje. Era claro que sustituir al genial Dani era poco menos que imposible, pues bien, Carlos, en mi opinión es un gran batería, sólido, imaginativo, contundente, fino, posee calidad, pero solo un matiz: para mi es “de éste mundo”, no es como Dani en este aspecto…No se si me entendéis… Un aplauso para STRAVAGANZZA por convertirles a ambos a su religión.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Otro acierto fue la aportación en los coros de una sonriente señorita llamada Aroa que interpretó sus partes de apoyo a Leo muy bien. De verdad que lo hizo muy bien, aunque no le pudo oir por el barullo de sonido como a todos nos hubiera gustado. También fue sobresaliente la aportación de otras tres féminas que dieron un gran y original colorido bailando en dos de los temas que STRAVAGANZZA interpretó. En la versión de “Hijo de la Luna” y en un “Impotencia” sublime, donde los ritmos orientales y aflamencados fueron bailados al son marcado por el tema por dos de las bailarinas elegidas con gusto para la ocasión. Leo incluso dio algunas palmas y se contoneo lo justo para ambientar un poco más la canción y formar parte de su ritmo.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Hablando de “Hijo de la Luna” decir que habrá quien piense que es un error versionear a MECANO, pero qué queréis que os diga…A mi me parece un pedazo de canción, la haya compuesto quien la haya compuesto, y además la versión de STRAVAGANZZA es brutal, por interpretación sutil en sus partes suaves, donde Leo “se sale”, como en las partes más agresivas, donde la banda mata literalmente. Una versión muy acertada.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Leo estuvo genial, como es habitual en él, pero me atrevería a decir que estuvo sublime, y no exagero…Lo de Leo es insuperable con STRAVAGANZZA. Su faceta artística se multiplica por dos, se cree su papel al 200%, se cuelga de su personalidad única e impregnada de tintes interpretativos y teatrales variopintos de forma magistral, creando a su alrededor un climax, una atmósfera teatral que solo el sabe desentrañar. Es un Leo “personaje”, actor, y eso hace que sus facetas y dotes de artista se traduzcan en sentimiento, sensibilidad, carisma y a la vez, -dependiendo de las canciones-, agresividad, poder, terror…Leo transforma su personalidad dependiendo de los estados anímicos de cada tema. Es perfecto.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Cantó muy bien, manejando los tonos bajos, medios y agudos a la perfección, y cambiando de tipo de voz con facilidad, lo que hizo que su labor como cantante fuera sobresaliente. Leo es muy versátil con STRAVAGANZZA, y así lo demostró esta noche.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Su compañero Pepe Herrero estuvo a la altura, con su peculiar estilo de tocar las seis cuerdas, atento, incisivo… Sin el STRAVAGANZZA no serían como son. El violinista Rodrigo y el teclista Fernando jugaron su papel melódico, melancólico y bello, pero como ya antes he dicho, su trabajo se vio un poco anulado por el mal sonido, dado que por este no pudimos apreciar con la fidelidad y volumen requeridos el feeling y magia que ambos le imprimen a STRAVAGANZZA con sus instrumentos.

Stravaganzza - Foto: Rafa Basa
Stravaganzza - Foto: Rafa Basa

Repasaron en un concierto muy intenso sus dos trabajos, poniendo especial énfasis en “Sentimientos”, y sin olvidar su nuevo EP, del que es imposible olvidar la buena versión de “Hijo de la Luna”. Los temas habituales como “Dios”, al final, “Pasión”, genial, “Miedo” o “Esperanza” fueron los instantes sonoros más acertados y coreados por un público que también fue sobresaliente.

Sin entrar en más detalles… Un gran concierto de una banda que merece mucho más. Tiempo al tiempo…

Texto y fotos: Rafa Basa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.