Inicio Conciertos Crónica Concierto DORO + SONATA ARCTICA + ALTARIA – Bergara

DORO + SONATA ARCTICA + ALTARIA – Bergara

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up



Documento sin título


Doro

SONATA ARCTICA + ALTARIA

Domingo 7 de Mayo – Sala Jam – Bergara

Esperaba con ganas este concierto, para que negarlo, primero por ver de que eran capaces Tony Kakko y compañía para variar, y segundo y como no por que al fin iba a poder ver a uno de los mayores iconos del heavy metal teutón, y es que siempre pasaba algo para que servidor no haya pudiera ver a la hermosa DORO, hasta este esperadísimo 6 de mayo.

Altaria - Foto: Ángel Ruiz
Altaria - Foto: Ángel Ruiz

Las 19:00 era la hora prevista para la apertura de puertas y con puntualidad inglesa (minuto arriba minuto abajo) comenzamos a entrar cuales borregos camino del matadero (ojala todas las pitanzas fueran como está…), y tras unos pocos minutos de espera daría comienzo la actuación de los fineses ALTARIA, banda por la que en su día pasó Jani Liimatainen (guitarrista de SONATA ARCTICA) y que venía presentando el que es su tercer trabajo hasta la fecha, “The fallen empire”, del que curiosamente apenas dejaría caer algún tema.

Altaria - Foto: Ángel Ruiz
Altaria - Foto: Ángel Ruiz

El espacio sobre el escenario no es que fuera reducido, es que era minúsculo dado que no solo al fondo del escenario se encontraba la batería de Johnny Dee (DORO), sino que delante de ésta estaba la de Tommy Portimo (SONATA ARCTICA), por lo que apenas quedaban un par de metros para respirar, algo que más tarde también se haría harto difícil gracias a la “agradable” temperatura en la sala, lo cual hizo aún más llamativo el hecho del que el orondo vocalista de de ALTARIA saliera ataviado con gafas de sol y guardapolvos que no se quitaría durante toda su descarga pese a estar sudando la gota gorda.

Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz
Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz

Quién esperara al típico grupo nórdico con dobles bombos a piñón fijo y teclados por doquier supongo que quedaría sorprendido al comprobar que estos chicos practican un estilo mucho más clásico, más cercano al hard rock que al power fines más rancio, algo que se notaba en la voz de un sorprendente Taage Laiho, y es que su voz resultó bastante atractiva para lo que realmente esperaba, aunque eso no quita que en momentos puntuales no brillara demasiado, sobre todo a la hora de interpretar temas del “Invitation”, primer disco de la banda y en el que no participó.

Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz
Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz

El sonido en general fue bastante aceptable, y canciones como “Unicorn” o “Falling again” de sus dos primeros discos sonaron bastante entretenidas, deleitando al respetable con varios temas como “Unchain the rain”, la melosa “Frozen hearts”, de su último trabajo, o “Fire & ice”, nuevamente de su disco de debut. Resumiendo, una descarga sin muchas pretensiones, entretenida y bastante interesante, personalmente la voz de Taage me sorprendió, algo que en un futuro cercano servirá para que me interese un poco más por esta banda. Mención de honor para el señor Marko Pukkila (bajo), si es que ya lo decía el refrán, “noches alegres, mañanas tristes”.

Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz
Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz

Poco más de 10 minutos y de nuevo estaba todo listo para que con una intro de fondo y tras unos monitores de escenario plateados, (y que se iluminaban desde el interior) hicieran acto de presencia Tony Kakko y sus chicos a ritmo de “Misplaced”, uno de los temas incluidos en su último trabajo de estudio, a mi parecer el más serio y elegante de todos ellos. Inicialmente la voz de Tonny sonó muy tapada entre el resto de instrumentos, algo que pareció solucionarse mientras sonaba “Blinded no more”, también del “Reckoning night”. No puedo dejar de hablar acerca del modelito de pantalones que lucio el señor Kakko, impresionantes… daba calor solo de verlo, algo a lo que ayuda el verlo ataviado con un ‘buff”, braga o como queráis llamarlo, al cuello, si calor me dio verlo así en el Metalway del año pasado, esta vez no fue menos, será que le da suerte…

Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz
Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz

“Fullmoon”, uno de sus temas más reconocidos y queridos, fue la siguiente en sonar, quizá un poco pronto, pero no pareció importarle a nadie, puesto que toda la chiquillería de las primeras filas no dejarían de corearla ni un momento, situación que se repetiría con “Victoria’s secret” entre las bromas de Tony acerca de los lanzamientos de ropa interior femenina. “Broken” bajo un poco la intensidad de su descarga, aunque “San Sebastian” supondría un punto álgido dada la cercanía de Bergara con la ciudad de postal a la que hace referencia dicho tema, llegando el “momento mechero” con “Tallulah”, reconocida y emotiva balada de la banda.

Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz
Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz

Esta banda puede gustar más o menos, es algo inevitable, pero lo que no se puede negar es que Tony es todo un showman que no para de moverse por el escenario y de hacer tonterías para divertir a su público, el cual estaba completamente entregado a él desde un inicio gracias a temas como los que vendría después, ya que “My land” y sobre todo “Black sheep” animarían de nuevo la sala.

“Don’t say a Word” y “The cage” serían las últimas en sonar para desdicha de sus seguidores y alegría de los más veteranos, algo recogido por los comentarios que escuchaba detrás de mi. Pero la cosa no quedaría allí, puesto que de no haber ejecutado “vodka”, (por cierto, a mi también me gustaría que me lanzaran tangas de vez en cuando, por decirlo que no quede…) pieza que todos sus fans pedían a gritos, más de uno se habría ido con un sabor agridulce, y la verdad es que se agradece un final tan divertido, y más se mezcla con una pizca del “Smoke on the water” de DEEP PURPLE.

Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz
Sonata Arctica - Foto: Ángel Ruiz

La verdad es que no me esperaba gran cosa de esta gente dada la fama que tiene sobre todo su vocalista a liarla es sus directos, pero parece ser que al final ha encontrado el punto justo entre hacer monerías y cantar, no viéndose resentida su voz por ello. Buen espectáculo, ameno, correcto y divertido. Aplicare también en este caso el anteriormente citado refrán a la persona de Marko Paasikoski, menos movimiento que los ojos de Espinete.

¿¿Margaret Thatcher la dama de hierro??, perdón por la expresión, pero…¡¡Y un cojón!!, la dama de hierro, princesa de acero, la reina del metal…todos calificativos se quedan cortos para esta mujer que lo ha dado todo por y para el heavy metal a lo largo de más de 20 años de carrera, por sus venas corren torrentes de metal incandescente, todo un icono y ejemplo a seguir para muchas féminas, protagonista absoluta de muchos y muchos perversos sueños de febriles adolescentes metaleros…¿Qué se puede decir de DORO PESCH que no se haya dicho ya?

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

La noche comenzaría poderosa a ritmo de “Earthshaker rock”, tema rescatado del segundo disco de Warlock, “Hellbound”, y que sonaría como si hubiese sido compuesto ayer mismo por una DORO en plena forma, siempre sonriente, y guapísima pese al paso de los años que parecen no hacer mella ni en su físico ni en la pasión que pone cuando canta. “I rule the ruins” no harían sino acrecentar la nostalgia de los más veteranos y para hacernos disfrutar a todos como enanos, y es que más de uno rejuveneció unos cuantos años golpe esa noche.

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

“You’re my family” supondría una muy bien recibida primera incursión en su reciente “Warrior soul”, pero nada comparable con la que armaría a ritmo de “Always live to win”, sin duda uno de los mejores temas su anterior trabajo, poderoso, pegadizo, genial. “Haunted Heart” sería muy bien recibida por todos persona a que se notaba que eran más de uno y de dos los que no habían tenido tiempo de escuchar “Warrior soul” aún, algo que ni s e noto en la intensidad del público, intensidad que llego hasta categoría 5 puesto que la pequeña teutona era un huracán sobre el escenario mientras sonaban dos clásicos de la época WARLOCK, increíbles como sonaron “Burning the witches” y “True as steel” con toda la sala en pleno gritando a pleno pulmón como si la vida nos fuera en ello.

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

Que se puede decir, las palabras se me quedan cortas para expresarme…hacía años que no veía semejante entrega en un escenario, y no solo por parte de Doro, el habitualmente serio Oliver Palotai (pluriempleado en KAMELOT, CIRCLE II CIRCLE y BLAZE) hacia lo imposible por agradar al respetable, el bajista Nick Douglas era un torbellino, todo un espectáculo, realizando puntuales coros, Joe Taylor era la chulería personifica a las seis cuerdas con su descarada languidez, mientras que Johnny Dee era la locomotora que empujaba a todos hacia adelante baqueteando sin parar.

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

“Above the ashes” fue un nuevo repaso a su nuevo trabajo que sonó genial y no desentonó para nada entre tanto clásico como el que le siguió, “Hellbound”, para la que Doro dio a su publico la orden de hacer “headbanging” sin parar, orden acatada al pie de la letra, aunque tampoco habría hecho falta pedirlo. Tras “Hellbound” dieron protagonismo absoluto a ese showman de la batería que es Johnny, sin ser algo del otro mundo nos ofreció un solo de batería espectacular y entretenido, poniendo en juego su integridad física al subirse a la batería para propinarle una patada a uno de los platos, por poco se descalabra.

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

Tras presentar uno a uno a su banda esta gran mujer sería ovacionada sin parar hasta el punto de no dejarle ni hablar, como sucedería sucesivas veces a lo largo de la noche, lo justo para decir cuan feliz se encontraba y presentar un nuevo tema, la melosa “Strangers yesterday”, tema que quedaría totalmente olvidado nada más anunciarse el siguiente, la ultrabalada “Für immer”, mecheros al aire y gargantas dándolo todo, y es que aunque resulte raro, se me puso hasta la piel de gallina, no exagero, jamás había sentido tanto feeling en el ambiente, al menos en las primeras filas (aunque creo que fue cosa de toda la sala), un momento mágico, irrepetible.

“Fight” fue una forma demoledora de sacarnos del agradable sopor en el que nos había sumido la citada balada, melenas al viento y vuelta a empezar, aunque todo lo bueno se acaba y si es de forma contundente siempre queda buen sabor de boca, y es que “All we are” acabaría por agotar las pocas fuerzas que ya nos quedaban, pero que gustosos le entregamos a la diosa del metal. Tras esto, luces fuera, punto y final.

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

¿¿Final??, nada más lejos de la realidad, entre los gritos, ovaciones y “oeoeoes” de la gente volverían a las tablas anunciando un nuevo temas más, “warrior soul”, aunque el plato fuerte sería sin lugar a dudas ese pedazo de tema que es el “Breaking the law” de los JUDAS PRIEST, banda favorita de nuestra amazona en sus propias palabras y que nos pidió que ya que esa noche Udo no se encontraba presente, nosotros deberíamos ocupar su lugar, algo que haríamos gustosos desgañitándonos en un final apoteósico. Vale, el inicio fue un poco lentito, muy lento..pero mereció la pena despedirse así.

¿¿Despedirse??, ¡¡y un cuerno!!, el público no hacíamos más que ovacionar y aclamar gritos a nuestra rubia de cuero, queríamos más, necesitábamos más, Doro estaba exultante mientras subía las escalera que daban paso a los camerinos, saludando, despidiéndose, ya toda la banda había entrado, el manager le había echado por encima una toalla para que no se enfriara y se secara el sudor…pero cual no sería nuestra sorpresa cuando vemos que se quita la toalla, habla con él y lo convence para salir de nuevo!!, la banda en plano saldría una vez tras nuestra DORO (si, esa noche fue muestra, aunque no en el sentido en el que muchos hubieran querido, claro…), una Doro que no paró de deshacerse en elogios hacia nosotros, mientras que nosotros no dejábamos de gritar su nombre…

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

Dos temas más serian los que nos quiso regalar para delirio y éxtasis colectivo, nada más y nada menos que “Metal racer”, nuevamente de la época WARLOCK y como ella misma dijo, seguidamente un tema extraído de los comienzos de su carrera, un tema muy poco habitual en sus directos y sacado directamente de su disco homónimo de 1990, nada y menos que “Only you”, corte que saboreamos a sabiendas que esta vez si se nos iría.

Doro - Foto: Ángel Ruiz
Doro - Foto: Ángel Ruiz

Según pude saber, la noche anterior en Barcelona Doro no salió a firmar autógrafos ni a fotografiarse con sus fans tras el concierto como suele hace habitualmente debido a que tenía fiebre y un tremendo dolor de cabeza, y aún así menudo conciertazo el que nos ofreció, impresionante. Sinceramente y con la mano en el corazón puedo decir que jamás he sido fan ni de Warlock ni de Doro en su carrera en solitario, simplemente me limitaba a escucharl@s como amante de la buena música que soy, pero a Dio(s) por pongo por testigo que desde esa increíble velada me declaro devoto seguidor, defensor a ultranza y lo que haga falta siempre que pueda disfrutar de semejantes descargas. ¡DORO, TE QUIERO!

Texto y fotos: Ángel Ruiz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.