Inicio Lanzamientos A-Z SATYRICON – Now, Diabolical

SATYRICON – Now, Diabolical

0

Me sorprende escuchar y leer otro tipo de opiniones de gente “formada” en lo que a música extrema se refiere puesto que hay tanta diversidad de opiniones en el sentido de realmente haberles “conquistado” este cd, discazo, una maravilla del black metal que quizás o me estoy volviendo loca o demasiado exigente o las dos cosas a la vez. Pero lo cierto es que cuando puse este compacto en su lector correspondiente, la cara que puse sí que fue todo un espectáculo, mucho mejor que los cuarenta y cuatro minutos de tremenda pesadez de este disco. Y no pesadez por la música sino por el aburrimiento que proporciona.

He de decir que con el tiempo hasta consigues acostumbrarte a las paranoias de Satyr y compañía, pero eso no significa que la calidad de este disco crezca con los años, como el buen vino, sino que de tan coñazo que resulta ni siquiera le prestas atención.

¿Y por qué no ponerles un cero directamente? Muy sencillo. A quien no espere escuchar a SATYRICON les puede incluso gustar. Está bastante bien producido, tiene alguna melodía pegadiza y la portada no está mal. Pero a aquellos puristas que crean volver a encontrar un “Némesis Divina” pues se van a llevar un gran chasco. Del nivel de “Volcano”.

¿Qué les queda entonces a este grupo? La rémora de haber conseguido unos buenos hits en el mundillo en el pasado y la eterna esperanza de que vuelvan algún día por sus fueros.

¿Qué es lo que tiene este disco que tanto me horroriza? Absolutamente nada. Y ése es el problema. Riffs nada elaborados, una canción tras otra con un esquema cansino: estrofa – estribillo – estrofa – estribillo – fin. Antes SATYRICON eran mucho mas que eso. Rompían el esquema de un tema con un cambio recio de dirección, de ritmo, de tonalidad, de musicalidad. Pero ahora son tan monótonos que aturden.

Los riffs de sencillos que son y poco hilvanados, no pegan nada con una voz tan socarrona y black. ¿Ah, pero esto es black? La voz lo es al menos. Pero nada mas.

Habrá quien diga que no he sido capaz de entender esta obra maestra de Satyr y Frost. Pues quizás sea eso. Pero sus canciones me cansan.

La voz es simple, la batería es una sucesión de platos y bombos lentos, nada expresivos, quedos y huecos. El bajo ¿existe? y de los riffs de guitarra ya he hablado.

Realmente no aconsejaría a nadie que se hiciese con este disco aunque si quieren arriesgarse, allá ellos, es su dinero.

Pero el que quiera encontrar black metal de verdad, que busque en otro lado porque aquí no lo hay.

En total son 8 temas, de duración media (el mas largo es el último de 8 minutos) donde hay que cavar muy profundo para encontrar lo “diabólico” del asunto. Puede que sean las letras (mas ocultistas que otra cosa), la portada o vete a saber qué.

El corte del principio ya avisa de manera clara y cristalina de lo que nos vamos a encontrar más adelante. Unos sonidos nada elaborados, unas letras aspirando a “cazurras” y un minimalismo exacerbado que busca la vida contemplativa en aras de un infierno mas edulcorado.

Sigue con “K.I.N.G”, una aseveración demasiado ostentosa para lo que escuchamos. Mas de lo mismo y una melodía curtida en simpleza que resulta pegadiza en su monotonía y en su sencillez.

“The Pentagram Burns” es una epopeya rígida y vacua de la malignidad que encierra el Universo. Y sigue por sus fueros de mas de lo mismo, consiguiendo (oh dioses) que incluso llegase a tararearla.

“A new enemy” tiene un redoble de batería que me gusta. No puedo decir nada mas de ella.

“The rite of war cross” es tediosa, deslucida, aunque con voluntad de intentar exorcizar la ambigüedad inherente a los veinte minutos anteriores. Aunque con poco éxito.

“That Darkness shall be Eternal” infunde algo mas de rabia y es más “movida”. Pero aún así no apasiona. No traduce lo que dice. No infunde lo que expresa. No expresa lo que pretende.

Después llega “Delirium” que me recuerda algo a THORNS aunque salvando enormemente las distancias.

La última canción del disco, “To The Mountains” quizás sea mi preferida. Creo que tiene el riff más interesante de todo el disco y eso por si sola la convierte en especial. También tiene más garra y más cuerpo. Pese a todo y aunque sea la mas larga del disco, no es un buen motivo como para que aconseje a nadie que se haga con él.

En resumen, creo que SATYRICON han intentado ofrecer un producto mas asequible para todos los públicos, quizás por exigencias de Roadrunner, quizás por deseo expreso de la banda, pero que, como los gustos son como son, a mi me han decepcionado, una vez mas. Porque en aras de hacer una música mucho menos complicada y sin estridencias han conseguido aburrirme. Yo nunca me he considerado una purista en estas lides pero tengo muy claro que cuando me dirijo a un sector musical en concreto sé qué quiero escuchar. Y SATYRICON en esta ocasión no han sido capaces de ofrecérmelo.

Como aspectos positivos de este disco destacaría la producción, que es bastante buena, así como la presencia de una tuba en alguno de los temas. Curioso la verdad.

Un disco que seguramente conseguirá abrirse paso a otra gente, y de hecho no lo veo mal, pero que lo oiga otro.

Stay Brutal.

Almudena Núñez

“Now, Diabolical” Track List.

  1. Now, Diabolical 5:30
  2. K.I.N.G. 3:36
  3. The Pentagram Burns 5:38
  4. A New Enemy 5:47
  5. The Rite of War Cross 5:45
  6. . That Darkness Shall Be Eternal 4:46
  7. Delirium 5:38
  8. To the Mountains 8:09