Inicio Conciertos Crónica Concierto RAGE – FREEDOM CALL – Madrid

RAGE – FREEDOM CALL – Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up



Documento sin título


Rage

+ FREEDOM CALL

Viernes 21 de Abril de 2006 – Sala Heineken – Madrid

Metal alemán sin contemplaciones. Clásico y poderoso. Con esa promesa tan atrayente nos acercábamos a ver a los siempre interesantes RAGE y los no menos apetecibles FREEDOM CALL. Sí, el grupo invitado es una de esas bandas que parecen estar anquilosadas en el Metal que se practicaba a comienzo de la década, con temas plagados de himnos y de épica, posiblemente repetitivos y para algunos “poco maduros”, pero profesionales en todas sus descargas y que para cualquier amante del Heavy alemán siempre resulta interesante ver.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

La cola de entrada antes de la apertura de puertas era considerable ya desde media hora antes de la apertura de puertas, lo que hacía presagiar una gran entrada en la Heineken , algo que siempre es bueno para que grupos como Rage sigan visitándonos. Puede que sean asiduos a nuestro país, pero la calidad nunca empacha, y los germanos son de esas bandas que siempre apetece disfrutar. Al final, cerca de 700 personas en el concierto, lo que para una sala de estas características es una cifra más que interesante.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Con ya una buena entrada, aunque sin reventar todavía el aforo, aparecían en escena FREEDOM CALL. Gran acogida para ellos por parte de un público joven, que parece conocer al dedillo los temas de sus 5 discos en estudio y que espera permanentemente el comienzo de algunos de sus himnos más coreados. La voz de Chris Bay tiene bastantes puntos que recuerdan a la de su gran influencia, Kai Hansen, aunque está por debajo de su maestro. Y el sonido no acompañó en los primeros momentos. Sonando un poco embarullados, con dificultad para distinguir bien entre la masa sónica, “Warriors” arrancaba el show. Aunque el auténtico subidón se producía con los primeros acordes de “We are one”, reconocidos por toda la sala y con una buena participación del teclista que les acompañaba para la ocasión, el finlandés Eero Kaukomies, que cumplió perfectamente su papel durante todo el show. Tema clásico de la banda pero en el que el sonido todavía resultaba flojo, lastrando especialmente los coros, pieza fundamental de la música del grupo.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Tras presentar a la banda, avisando de que la noche anterior la fiesta había sido grande (y tal vez de ahí lo limitado de su registro vocal), comenzaban “Hero Nation” canción incluída en su último trabajo, algo menos “Power” que los anteriores, y en el que las influencias folk suavizan el trabajo constante del doble bombo. Menor rapidez para un concierto que iba en auge, especialmente en el apartado coral, fundamental en este caso.

“Hunting high and low” nos llevaba a esa clara influencia de Gamma Ray. Con un toque a ya oído hasta la saciedad, pero interesante para ir entrando en calor, la sala iba llenándose de forma progresiva. Eso sí, la voz, lejos de mejorar tenía que ser ayudada continuamente por los coros, y Chris se centraba más en su guitarra que en mantener el tipo delante del micrófono.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Tal vez el momento cumbre en el que se la jugaban pudo haber sido con “Metal Invasión”, un tema de esos que le hacen a uno sentir la épica del Power y al mismo tiempo divertirse con su “tacataca” veloz, pero por desgracia el pelotazo sónico superó con creces la calidad de la canción. Eso sí, excelente la participación del público, que como siempre demostraba que en España FREEDOM CALL pueden encontrarse con una de sus audiencias más propicias.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Con saltos temporales entre sus discos “Another day” y “Mother earth” el tempo “happy” siguió llegando al respetable, que veía como a ratos el sonido mejoraba. Ciertamente la división entre los que estaban disfrutando y los que no prestaban demasiada atención era palpable, pero de lo que no cabe duda es de que al menos encima del escenario se intentaba trasladar buen Heavy Metal, algo que alcanzaba su mejor momento con “Ocean” y con los acordes de “Land of Light” que hacían botar a gran parte de los que estaban en la sala, convencidos o no.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

“Freedom Call” y “Hymn to the brave” cerraban un show de casi una hora de duración que dejaba satisfechos a casi todos. Son simples y sencillos, pero efectivos y muy correctos en su género. Sus fans disfrutaron y eso era lo que, a la larga, hace que valga la pena pagar la entrada a un concierto.

Hablar de RAGE es citar a uno de los grandes grupos de Heavy Metal de la historia. Al frente de los mismos, Peavy Wagner, un bajista que se “engrandece” por momentos pero que lidera la banda con su particular forma de tocar el bajo desde que se formó a mediados de los ochenta. Puede que sea un tipo con un carácter difícil, algo que a veces surge entre los músicos que le conocen. Pero es de esos músicos que llegan al corazón del público con tanta simpatía, sencillez y naturalidad que da la impresión de estar viendo a ese viejo amigo que sabes cercano, que casi está tocando para ti. Y si a ello le sumamos la gigantesca talla musical de Victor Smolski y de Mike Terrana, el conjunto no puede salir mal. No debería, al menos.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Aun así, algo extraño tuvo su concierto en la Heineken. Sonó bien. Tocaron grandes temas. Fueron cercanos. Pero algo faltó. Tal vez tuvo que ver con una frialdad excesiva por parte de un público que desconocía algunos de sus temas más clásicos, como “Turn the page” o “enough is enough”. Pero cierto es también que ante la versión de “Jawbreaker”, la sala quedó paralizada e incluso se llegó a escuchar más de un “¿y este tema de que disco es? (sic)”. En cualquier caso, un conjunto de factores que llevan a que no fuera el concierto casi perfecto con el que suelen obsequiar RAGE a sus fans españoles.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

La salida del grupo fue de lo más contundente, y es que “Speak of the dead” es uno de los temas más agresivos de su última creación. Un Peavy inmenso en todos los sentidos, al frente de un micrófono coronado con una calavera intentaba luchar con la pesadilla del sonido que llevaba a que su voz prácticamente no se oyera. Eso sí, si no sonaba casi la voz no ocurría lo mismo con los tambores de Terrana, auténtica ametralladora y malabarista de las baquetas. Sorprendente siempre, por veces que pueda asistirse a un concierto suyo.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

“No Fear” demostraba que no iban a olvidar su último disco en absoluto. Que esta es una gira de presentación, y de nuevo causaba impacto como tres músicos pueden mostrar tanta agresividad sonora y realizada al mismo tiempo con buen gusto.

Qué podemos decir de “Down” más que es uno de los mejores temas de la última época de la banda. Glorioso y perfectamente acompañado por un juego de luces realmente bonito. Con una voz mucho más clara y la sala completa botando, la temperatura aumentaba por momentos haciendo sentirnos frente a una banda grande, muy grande.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Que a Peavy le gustan los proyectos complejos lo ha demostrado sobradamente con la variedad de sus trabajos hasta la fecha. Y que le gusta sorprender en sus set list tampoco es una novedad. La citada “Turn the page” sonaba melódica a la par que brutal, aunque por desgracia pareció llegar mucho menos de lo que cualquier fan del grupo hubiera pensado. Eso sí, tal vez fuera el mejor contrapunto para la tralla que había supuesto “Down”. Y en esa misma línea se incluía “I´m Crucified”, aventurando un cambio de ritmo y un descansar del frenesí rítmico que impone Terrana. Efectos que llegan a recordar momentos de Funk Metal, juegos guitarrísticos algo cargados de barroquismo por parte de Smolski, y largo, muy largo que enganchaba con un solo de batería del mohicano loco. Menos largo de lo habitual, pero con el mismo objetivo de lucimiento, tanto de su labor musical, como de unos músculos tipo culturista que llegan a asustar.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

“Enough is enough” y “Baby i´m your nightmare” daban paso a la parte más orquestal. La “Suite Lingua Mortis”, el Morituri te salutant”, “Prelude of souls”, “Innocent”, “Confusion”, “No regrets”, “Depresión”, “Black” y finalmente “Beauty” que llevaba al solo de Victor Smolski. Fue un concierto dentro de otro concierto, eso es indudable, pero hizo que los ánimos se enfriaran en cierta manera. Sin mácula, sin un error, y sonando fantásticamente bien, pero un tanto excesivo para una banda que, cuando quiere, practica un Metal tan potente.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

La parte final volvía a reunir clásicos del grupo como “War of worlds”, “Human Metal” y una presentación del grupo con una base de Jazz para cerrar con “Don´t fear the winter”, tal vez la canción más coreada en sus shows desde hace algunos años. Todavía habría tiempo para mostrar que el español de Peavy no es especialmente académico en “Cuando la luna reine” pero que al menos ha tenido ese detalle de grabar en nuestro idioma y de incluirla en el repertorio (eso sí, con chuleta pegada en la calavera) y una gran versión de “Higher than the sky” con el “Jawbreaker” intercalado.

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez

Buen concierto, en definitiva, pero que nos dejaba un poco hambrientos por escuchar a los Rage más salvajes. Incluso el ritmo de los temas más clásicos parece haber bajado algunos enteros, posiblemente para no desentonar con las nuevas composiciones. En cualquier caso, sin desmerecer una presentación completa del disco, que como novedad siempre es interesante, me quedo con el deseo de que este verano, cuando podamos verles en algún festival, tengamos a nuestros RAGE brutales de siempre.

Texto:Fernando Checa

Fotos: Diego L. Pérez

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Más fotos:

Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez
Rage - Foto: Diego L. Pérez