Inicio Lanzamientos A-Z CANNIBAL CORPSE – Kill

CANNIBAL CORPSE – Kill

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

¡Ha vuelto la carnicería!

Ésta es una banda que no necesita presentación. Una banda reconocida y reconocible por su labor, su buen hacer y sobre todo por su forma despiadada de tocar. CANNIBAL CORPSE vuelven a intentar patear culos. Y doy fe de que lo consiguen. Su décimo disco de estudio es todo un ejemplo de ello.

Pocas veces me ha ocurrido que llega a mis manos un disco y no puedo dejar de escucharlo. Y con este “Kill” me ocurre. Son incontables las veces que ha sonado en su correspondiente reproductor CD, en mi ipod mientras iba por la calle, en el trabajo. Y aun todavía no ha conseguido cansarme sino que sigo escuchándolo y escuchándolo. Son ellos, los únicos, genuinos, CANNIBAL CORPSE.

Éste es su primer disco después de la triste marcha de su “veterano” guitarrista Jack Owen. Y parece que no se resentido la banda demasiado con este hecho pues además de reforzarse con la vuelta del gran Rob Barret. Y me atrevo a decir que con estos acontecimientos la banda se ha visto reforzada con un sonido mas intenso, unos riffs mas técnicos y alocados y sobre todo un disco bastante mas brutal que los últimos discos de estos carniceros.

Son ellos, genuinos, sin demasiada floritura ni condescendencia. Ésto se nota sobre todo en la voz de Corpsegrinder. La misma de siempre y la que ha caracterizado a este grupo. Nada mas empezar el disco, en su segundo tema, “Make then Suffer” es buen ejemplo de ello. Grito histriónico e histérico a partes iguales que da paso a un estribillo de lo mas alocado y pegadizo donde el cuerpo no tiene mas remedio que acompasar a un desaguisado perpetrado frenéticamente por Alex Webster donde se combina la locura de Barret con el desenfreno de O´Brien.

Se nota también la firma “cannibalesca” en sus letras. Nunca fueron demasiado “poetas” y siguen incluyendo dosis hieráticas de gore con un mensaje diluido por insano. Aunque el peso de esta banda lo lleva la música en este disco se nota mucho mas si cabe.

El disco comienza con “The Time To Kill Is Now”. Una canción realmente ideada para la apertura de este disco. Desenfrenada, instigadora de los mas bajos instintos, realmente llena de fuerza y visceral y que da claros signos de lo que este disco nos va a ofrecer.

Con un clásico comienzo muy al hilo de lo que comentaba con el tema 2 de este disco, un grito lacerante comienza una diatriba de sonidos donde un solo reverberante de O´Brian muy en la línea “morbidiana”, acoge en su seno una batería imparable e impasible reforzando a un Corpsegrinder que suena aun mas psicótico.

“Murder Worship” suena a clasicazo. Con melodías hipnóticas y estribillos lacerantes, como también lo hace “Barbaric Bludgeonics” muy en la onda de un discazo como “Vile”.

Un disco lleno de blasts, donde la guitarra de O`Brian se deshace en escalas progresivas hasta la saciedad en “The Discipline of Revenge” acompañado por unos riffs de corte siniestro de Barret que configuran uno de los mejores temas de este disco.

“Five Nails Through The Neck,” “Death Walking Terror,” y “Brain Removal Device” son ejemplos de unos CANNIBAL “melódicos” en un sentido banal de la palabra. Algo mas lentos pero musicalmente mas asequibles para los no “adeptos” de este tipo de música.

Destacar un final intenso y relajado en partes iguales con “Infinite Misery”, una canción instrumental que personalmente es el contrapunto perfecto para este disco; un punto final donde la guitarra se despide exudando dosis de melancolía y furia contenida mientras se apagan sus ecos tras 42 minutos de intenso apogeo visceral.

Sin ningún tipo de rémora poco a poco se van desgranando las 13 canciones que componen este disco sin solución de continuidad y con una rabia desmedida ofreciéndonos la sensación de que aún sonando como ellos mismos y siendo ellos mismos han podido dar una pequeña vuelta de tuerca a su sonido alejándose de la comodidad y los medios tiempos que parecía se habían instaurado en sus últimos discos, con claros ejemplos en “Unleashing the Bloodthirsty”, y en “The Wretched Spawn” con tendencias decididamente melódicas que daban al traste con el sonido mas contundente y férreo de los americanos.

Éste es un buen disco. Bien producido. Que no se caracteriza por ser claramente innnovador pero es algo que nunca han prometido los caníbales. Siempre fieles a su estilo, un estilo que dominan a la perfección y en el que por siempre tendrán un hueco reservado así como han influido en muchísimas otras bandas mas jóvenes. Un disco intenso, sin tiempo para la reflexión, metódico y explosivo.

Ahora parece que la vuelta de Rob Barret ha conseguido dinamizar el grupo y encauzarlo hacia sonidos mas contundentes, riffs mas brutales y enloquecidos y sobre todo la producción que Eric Rutan ha concedido a este disco un lugar de honor entre los mejores (presumiblemente) de este 2006.

Almudena Núñez

Temas:

  1. The Time To Kill Is Now
  2. Make Them Suffer
  3. Murder Worship
  4. Necrosadistic Warnings
  5. Five Nails Through The Neck
  6. Purification By Fire
  7. Death Walking Terror
  8. Barbaric Bludgeonings
  9. The Discipline Of Revenge
  10. Brain Removal Device
  11. Maniacal
  12. Submerged In Boiling Flesh
  13. Infinite Misery