Inicio Conciertos Crónica Concierto HELLOWEEN – México D.F.

HELLOWEEN – México D.F.

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil



Documento sin título


Sábado 18 de Marzo 2006 – Circo Volador – México D.F.

HELLOWEEN es una banda legendaria en el mundo del heavy metal, se ha ganado a través de los años un nombre que ya se ha convertido en leyenda entre los metaleros. En México por supuesto que la situación no es distinta, es uno de los grupos con más seguidores y año tras año esperamos ansiosos su visita. Desde aquel ya lejano 1998 cuando pudimos ver su descarga en directo por primera vez hasta ahora no nos han decepcionado en lo absoluto.

Helloween - Foto: Géman García
Helloween - Foto: Géman García

Un Sold Out con tres días de anticipación era la mejor garantía de que ésta noche disfrutaríamos de un concierto de gran nivel. Desde temprana hora los melenudos y melenudas hicieron largas filas para ganar el mejor lugar y disfrutar mejor este concierto, pero en realidad este recinto tiene la gran ventaja de que estés donde estés el concierto se disfruta muy bien y en calma.

Sin grupo abridor de por medio puntualmente se apagó la luz para dar paso a un intro y un monje que irrumpió en medio del hielo seco y luces rojas para recitar algunas palabras que resonaron por todo el lugar creando aún más expectativa entre al gente.

El grupo vino presentando su nueva producción, “Keeper Of The Seven Keys: The Legacy” y como mandan los cánones iniciaron con un tema de ese álbum. “The King for a 1000 Years” retumbó en el lugar encendiendo aún más los ánimos entre la gente que se volvió completamente loca. Pero los clásicos siempre tendrán un sabor muy especial, esa magia que hace a las bandas lo que son y las convierte en únicas e irrepetibles y como tal, “Eagle Fly Free” fue una bomba que estalló en medio del Circo Volador que lucía repleto hasta las lámparas. Por supuesto, Michael Weikath, Sascha Gerstner y Markus Grosskopf no podían desaprovechar el momento para hacer ese movimiento “marca registrada” en el que los tres mueven sus instrumentos de un lado para otro.

Helloween - Foto: Géman García
Helloween - Foto: Géman García

La actividad siguió con “Hell Was Made in Heaven”, un tema del “Rabbit Don’t Come Easy”, medio flojón debo decir. Siguieron con otro gran clásico, un auténtico emblema de la banda “Keeper Of The Seven Keys” que no podría sonar de otra manera sino glorioso. Casi 13 minutos intensos y llenos de esa energía que sólo HELLOWEEN pueden regalarnos. Debo resaltar que es poco común que tan temprano en un concierto se hayan tocado dos temas de más de 12 minutos y no haya bajado para nada la energía, por el contrario, todos cantaron los estribillos con una energía increíble.

Para muchos, incluido yo, Andi Deris no es el mejor vocalista que puede tener el grupo, pero vocalmente cumple muy bien y su gran carisma le gana muchísimos puntos. Es un excelente front–man que encima de todo habla español, lo que le gana de inmediato la simpatía del público mexicano que para estas alturas estaba eufórico a pesar del infame calor que reinó durante todo el show.

Helloween - Foto: Géman García
Helloween - Foto: Géman García

Algo que se le debe reconocer a estos alemanes es que cada visita cambian radicalmente el set y ahora nos tocó escuchar un tema que nunca habíamos podido disfrutar en directo, “A Tale That Wasn’t Right”, una canción muy emotiva y que a pesar de ser a medio tiempo desborda pasión por todos los costados. Fue algo así como una pausa a la euforia para abrir camino al solo de batería de Daniel Löble que por primera vez estaba ante el público mexicano. El sentido del humor del grupo es su sello personal, Markus apareció sentado frente a una batería para niño retando a Dani para ver quien era el mejor, por supuesto los esfuerzos del bajista no rindieron frutos y destrozó su instrumento haciendo pasar un buen rato al público.

Las actividades se reiniciaron con “Occasion Avenue” y “Mr. Torture” otro tema que se ha colado en el gusto de la gente y que los hace cantar y brincotear al ritmo de la música. Con “If I Could Fly” de nuevo bajó la velocidad pero no la emoción, los coros son obligados y más de 4 mil gargantas entonaron ese estribillo tan conocido.

Llegó el turno para que Sascha Gerstner mostrara su talento en las seis cuerdas y ahora fue Dani quien lo retó para ver quien podía tocar mejor, claro, Dani tenía una guitarra de juguete y no tuvo tan buena suerte como Sasha que nos dejó muy buena impresión de lo que puede hacer y nos demostró el por qué está con esta legendaria banda.

Helloween - Foto: Géman García
Helloween - Foto: Géman García

El concierto se acercaba a su fin pero la energía se mantuvo muy alta, “Power” desató el infierno y fue el pretexto perfecto para que los asistentes descargaran toda la energía que les quedaba, grandes coros, excelente sonido, en pocas palabras, una interpretación impresionante que no permitió descanso y siguió con “Future World”, un verdadero himno, un clásico de esos que no se les perdonaría no tocar. Así las cosas, creo que fue mala elección cerrar la parte principal del show con un tema nuevo, “The Invisible Man” que para ser honesto estuvo un poco floja. No es mal tema, pero en realidad no despierta tanta pasión como oros de su repertorio.

No nos hicieron esperar mucho para el ya tradicional encore y regresaron con el single de su nuevo disco “Mrs. God” que tiene lo suyo, les funciona bastante bien en vivo, a la gente le gusta y se lo hicieron saber al grupo. No podían irse sin tocar otro gran clásico, “I Want Out” puso de nuevo las cosas al máximo para cerrar con broche de oro descargando “Dr. Stein” con la respuesta obvia, coros, gritos y aplausos de todos los asistentes.

Helloween - Foto: Géman García
Helloween - Foto: Géman García

En resumen, fue un concierto impresionante con unos HELLOWEEN dejándose la piel sobre el escenario, un lleno absoluto y un público totalmente entregado, disfrutando al máximo y haciendo un ruido impresionante. Por supuesto, habrá quien diga que faltaron o sobraron temas, lo único que queda totalmente claro es que hubo entrega, abajo y encima del escenario y hubo ese lazo entre ambas partes que nadie puede explicar. Creo que hasta el momento este puede ser el mejor concierto de heavy metal que hayamos visto durante este 2006 en la ciudad de México. Cada quien tendrá su propia opinión, lo que es innegable es que todos salieron contentos y la banda una vez más dejó un excelente sabor de boca entre los mexicanos.

Texto y fotos: Germán García (german_garcia@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.