Inicio Lanzamientos A-Z IMPALED NAZARENE – Pro Patria Finlandia

IMPALED NAZARENE – Pro Patria Finlandia

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN

Cuando todavía muchos tenemos frescos (y por partida doble) los conciertos de estos finlandeses en el reciente Atarfe, nos llegan con otra buena descarga de su particular mezcla de Punk, Heavy, Crush y Speed Metal, mezcla que ellos prefieren denominar como Nuclear Metal

Si bien con este disco han continuado el camino emprendido en sus últimos trabajos, no creo que a estas alturas nadie esperase un Ugra-Karma. Pro Patria Finlandia es, siguiendo con esta nueva línea, una batalla de la que salen victoriosos aunque quizás no con medalla de honor.

Genial comienzo con “Weapons to TAME” a “Land”, uno de los mejores temas del disco en el que la voz de Mika Luttinen nos atrona con un “Devastate, anihilate, exterminate!” avisándonos de los que nos vamos a encontrar en las siguientes 14 descargas de ira. Llegan, ven y destruyen. Agresividad como sólo un grupo como IMPALED NAZARENE saben transmitir ya sigan el estilo musical que sigan. Auténticas metralletas sonoras que nos ofrecen como esas “armas para domesticar la tierra” y que bien pueden empezar por destrozar los propios altavoces. Un primer tema que pide a gritos el ponerse a un volumen indecentemente alto y el dejarse las cervicales con el riff con el que lo finalizan. Corte brutal y de estribillo pegadizo, el típico con el que no es de extrañar que en directo se organicen los mosh que se organizan, perfectos para descargar todo el odio que nos ofrecen nota tras nota.

“Something sinister” toma el relevo con las guitarras convertidas en unos moscardones de fondo. Más Speed/Punk agresivo sazonado con unos buenos riffs heavys. Tanto “Goat sodomy” como “Neighbourcide” continúan con esta misma línea exceptuando el épico estribillo de esta última, que consigue sobresalir con fuerza propia gracias al cambio a un ritmo un poco más lento. Los gritos entrecortados que vienen siendo la tónica general se alargan en alaridos de odio mientras el trabajo en la batería nos continúa machacando a ritmo de blastbeat.

Con el quinto corte se recupera en parte la garra del primer tema. Aun con una base totalmente heavy, es una nueva descarga de brutalidad con partes como el propio título de la canción que obligan a cantar a coro alzando una buena jarra de cerveza en la mano: “One Dead Nation Under Dead God”. Una vez más se puede comprobar cómo las partes más Black de antaño quedan para el recuerdo. Sin embargo, esto no es óbice para sacar un buen tema, de acuerdo en que en otro estilo, pero con la misma fuerza. Uno de los tres mejores del disco, junto con el primero y el siguiente “For those who have fallen”, en el que un tambor de pistola vaciándose con seis fatídicos tiros y el primer “caído” sirve para dar comienzo a un gran tema de speed metal cuyo festivo estribillo consigue resaltar más en comparación con los ritmos más machacones que lo acompañan. Personalmente es el tema que sigo tarareando al quitar el disco.

A la mitad del disco llega la “rareza” de “Leucorrhea” de apenas 43 segundos consistente en unas pocas notas de guitarra con una tranquila batería de fondo. Muchas veces llego a pensar si estas cosas se harán para ocupar espacio o para conseguir llegar a un número determinado de temas en el álbum.

Si durante muchas partes del disco (como con el inicio de la tercera canción) se ha ido comprobando cómo el paso de Alexi Lahio por el grupo ha dejado múltiples “secuelas”, temas como “Kut” o “This Castrated World” terminan de confirmarlo. Riffs de guitarra calcados a los que nos tiene acostumbrados el finés y que destacan entre las brutales melodías que los siguen, aunque sean éstas a ritmo de punk.

Sin un momento de descanso y prácticamente sin que pueda uno darse cuenta por lo parecido de los temas comienza “Psicosis”, en el que como viene siendo ya habitual conviven un avasallador speed con los riffs más típicamente heavys y en el que a pesar de las buenas intenciones y de la descarga de rabia que meten es un tema que no llega a convencer como pueda hacerlo “Comptemtp”, en el que apenas con un minuto y medio consiguen aportar la originalidad que no consiguieron con la anterior. Con unos simples gritos al comienzo la canción sin acompañamiento de instrumentos que ya auguran un buen tema, es el típico en el que poco a poco la melodía que se repite va aumentando de velocidad hasta acabar con un corte en seco.

Ninguna sorpresa para “I Wange War”, con la batería en un continuo blastbeat y las guitarras a medio camino entre el punk y el heavy, sin embargo esta sorpresa puede llegar quizás con “Cancer”, en la que a pesar de su corta duración (o precisamente por eso) la convierten en una de las más cañeras del álbum.

Termina el disco con “Hate-despite-arrogance”, que en ocasiones puede incluso llegar a parecerse a la propia “I Wange War”, y en la que los redobles de tambor, las escalas de guitarra y los gritos ponen colofón final de la forma más heavy que uno pueda imaginar. Del Black/Punk al Speed/Punk/Heavy. A fin de cuentas, como lo de “Nuclear Metal” es una etiqueta que le he puesto ellos mismos, pueden meter lo que quieran ahí dentro.

Ana Isabel Rodríguez

Track List:

  1. Weapons to tame a land
  2. Something sinister
  3. Goat sodomy
  4. Neighbourcide
  5. One dead nation under dead god
  6. For those who have fallen
  7. Leucorrhea
  8. Kut
  9. This castrated World
  10. Psykosis
  11. Comtempt
  12. I wage war
  13. Cancer
  14. Hate – despite – arrogance