Inicio Lanzamientos A-Z FREQUENCY – When Dream and Fate Collide

FREQUENCY – When Dream and Fate Collide

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

El aluvión de bandas suecas no para. Es increíble la variedad de grupos que nos vienen de dicho pais, cada cual de un estilo distinto. FREQUENCY es una banda de dicho pais que, a traves de un sello italiano, nos presenta su disco debut “When Dream and Fate Collide”.

Formada hace casi tres años por los guitarristas Linus Wilkström y Tobias Biggerson, junto con el batería Daniel Hannedahl, sus miembros fundadores proceden de estilos tan dispares como el death y el power metal. Con la inclusión de Glenn Laurén a las voces y Mats Halldin al bajo, grabaron una sucesión de maquetas que ha desembocado en este gran disco de heavy metal.

Y es que su estilo es ese, heavy metal de reminiscencia clásica, pero con el sonido de ahora, y algún que otro coqueteo con el power. Cierto regustillo a HELLOWEEN y MASTERPLAN (los del primer álbum) podemos encontrar aquí, aunque si tuviera que compararlos con alguna banda actual, mi dedo apuntaría a DREAM EVIL.

La producción es bastante buena, consiguiendo un poderoso sonido en la base de bajo y batería, y unas melodías de guitarra brillantes.

Glenn es un cantante muy melódico con una gran voz. Se mueve como pez en el agua por tonos medios/altos, si bien no tira de falsete cada dos por tres, ni hace innecesarios alardes tonales.

La obra se abre con “Oblivion”, un tema rápido, poderoso, que viene a mostrar la faceta más a lo “heavy alemán” del grupo. Su estribillo es de esos que cuando lo has oído un par de veces, no te lo puedes quitar de la cabeza.

Los riffs de “Pitch Black” son bastante más thrashers, si bien el estribillo está formado por acordes abiertos, dando paso a la melodía. Hacia la mitad, hacen un cambio a medio tiempo muy influenciado por la música progresiva.

Riffs machacones presiden “Distant Skies”, secundados por la melodía de la guitarra, que finalmente doblará el vocalista en el estribillo. Me encanta la forma en la que se dobla la voz en esta parte, emulando la fórmula que hace años hiciera Bruce Dickinson tan popular en sus grabaciones.

“Time” es puro speed/thrash metal, muy a lo HELLOWEEN. La melodía del estribillo no es mala, pero no es tan brillante como la de las canciones anteriores. Lo más destacable de esta canción es el solo de guitarra, el mejor de los nueve cortes registrados. Bastante técnico, pero sin cansar, y terminando en una melodía doblada, recordando aún más a los pioneros del metal alemán clásico.

Es hora de quitar el pie del acelerador con “When Dream and Fate Collide”, tema que bautiza al disco. No es ni una balada, ni un medio tiempo, sino una canción muy heavy con tiempo muy marcado. Los ritmos de guitarra son de lo mejorcito del álbum, de nuevo influenciados por la mejor música progresiva. La voz abarca desde tonos graves muy rasgados, hasta otros más agudos. Los coros son buenísimos. ¡Y qué estribillo! De los mejores trabajos vocales y melódicos que he oído en mucho tiempo. Bautiza al disco con honor, quedando entre mis favoritas.

“Fire and Steel” ha supuesto mi reencuentro con el power metal. Hacía tiempo que no oía una nueva composición de este estilo que llamara mi atención de esta forma. Y no es que hayan reinventado el género, pero es un temazo. Mi favorita. Ritmos rápidos para la voz, un puente a ritmo de tresillos (el caballito de toda la vida). La típica canción power. Pero donde de nuevo sientan cátedra es a la hora de encarar el estribillo. Toda una genialidad melódica, con una base de bajo y batería a mil por hora, y un cantante que se sale lo mires por donde lo mires. El solo de guitarra es otra maravilla digna de mencionar.

Si este disco fuera una moneda, todo lo que os he relatado hasta ahora sería la cara. Creo haber dejado claro que las canciones de las que he hablado me han encantado, y hasta aquí es un gran álbum. Pero un disco no son sólo seis canciones.

El resto de canciones que aparecen en el Cd son “Facing Destiny”, “The Wicked is Born” y “Dimension for the Week”. Estos tres cortes no son, ni mucho menos, malos. El problema es que, como muchas veces digo, un disco no es sólo una colección de canciones, sino que hay que verlo como un acabado global. Las canciones de las que os hablé antes, son todas sobresalientes, cada una en su estilo. Lo malo, es que todas las cartas las han puesto sobre la mesa en esos seis temas. El resto, no son malas, pero no dejan de ser “más de lo mismo”. Se echa en falta algún medio tiempo, alguna guitarra acústica -no estoy hablando necesariamente de una balada- o demás recursos estilísticos que den más variedad al disco.

Como podéis ver, FREQUENCY no han descubierto nada nuevo, ni han cambiado los patrones de lo que ya estaba establecido. Tampoco creo que sea algo necesario. “When Dream and Fate Collide” es un buen disco que hará las delicias de todos los amantes del género, con el único inconveniente del que hablé en el párrafo anterior. Y sólo por descubrir la maravillosa voz de Glenn Laurén, ya os merecerá la pena darles una oportunidad. Seguro que acabáis enganchados a sus estribillos.

J. Jose Jiménez

Track List:

  1. Oblivion
  2. Pitch Black
  3. Distant Light
  4. Time
  5. When Dream And Fate Collide
  6. Facing Destiny
  7. Fire And Steel
  8. The Wicked Is Born
  9. Dimension For The Week