Inicio Lanzamientos A-Z EGRAINE – Once lost… now found

EGRAINE – Once lost… now found

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

EGRAINE es el proyecto personal que el batería Juan Ignacio Solano creara allá por el 2002 tras varios intentos con grupos anteriores, y junto a su hermano, Alfredo Solano (guitarras) fue conformando lo que es a día de hoy esta banda. Ambos habían estado tocando en diferentes bandas de black metal durante varios años, aunque sin llegar a coincidir en uno mismo juntos. Desde un principio tenían claro como querían que sonara todo, definiendo ellos mismos su estilo como metal melódico y rápido, con cierta influencia Folk, dejando bien claro que la banda debería tener un único guitarrista para realzar la presencia tanto del bajo como de los teclados.

La formación ha quedado compuesta por un núcleo central formado pos los hermanos Solano (encargados de toda la composición de los temas) Jorge Neila (Bajo), Javier Piqueras (Teclados) y S. Jiménez a la voz. Definir su estilo es tarea harto difícil, pues si bien tienen muchos elementos folk, su música no carece de tintes progresivos en la guitarra de Alfredo, ritmos nada sencillos que no recurren a acordes sencillos pero resultones. Por otro lado llama la atención el aire juglaresco del que hacen gala durante todo el redondo, sobre todo en los temas más lentos, autentico metal medieval remasterizado por la experta mano de Mika Jussila en los estudios Finnvox de Helsinki.

A la primera escucha puedo asegurar que se trata de un disco que le tirarías a alguien a la cabeza por que en él nada parece tener sentido, pasajes a doble bombo, orquestaciones, coros, la particular voz de S. Jiménez y su aún más personal forma de cantar… todo suena de un modo discordante hasta que poco a poco cada cosa va encajando y se acaba viendo por donde quieren llevarte con su música, que va mucho más allá de simples elementos folk y medievales, adentrándose en terrenos paganos que pueden pasar inadvertidos si no se observa con detenimiento.

Ejemplo claro de lo dicho hasta es el corte que abre el disco, “Where exhace is a reward”, las melodías que conforman este tema con base de teclados, flautas y demás instrumentos es realmente peculiar, desconcertante, puede llegar a echar para atrás a más de uno, aunque con “A never told prophecy” la cosa se mueve por terrenos más convencionales del power metal a base de veloces baterías y elaborados coros.

Es en “Brian Boru’s March” donde ejercen por primera vez de auténticos juglares del metal, un tema épico en el que han sabido conjugar coros con dobles bombos y la voz del trovador S. Jiménez de una forma muy natural. Ecos de tormenta abren “Third autum winter”, a juego con el título de un corte que retoma de nuevo un metal más normalizado, donde la guitarras de Alfredo denotan cierta melancolía y el bajo de Jorge suena con fuerza.

“First notes of a tragedy” vuelve a ser un corte más medieval, cerrando los ojos puedes llegar a imaginar que se trata de la banda sonora de cualquier justa en mitad de los dominios del rey Ricardo corazón de león, y es que personalmente estos temas menos metaleros son los que más llaman mi atención. Es en los primeros pases de “From the fury of the norsemen, oh god, deliver us” (título fácil de memorizar donde los halla) donde son más palpables las influencias del prog metal en EGRAINE, siendo buen momento para mencionar el hecho de que los hermanos Solano no recurren a letras facilonas ni al típico esquema estrofa/estribillo, sino que sus composiciones son complejas y muy extensas, algo muy a tener en cuenta si recordamos que el ingles no es su lengua materna.

Desde lo profundo de un bosque encantado para salir “The rapture of a buttefly”, tema de cuidadas líneas de teclado y ampulosos coros, estilo que sigue “Lady Mary Hay’s scotch measure” pero con renovado brío, la velocidad prima más que en otros temas en algunos momentos, teniendo cabida y protagonismo puntual una graciosa flauta, y teclados con sonido de clavicordio al más puro estilo de algunos temas de los antiguos STRATOVARIUS.

“Fallen, Fallen is Babilón the great” hace gala de ciertos aires arábigos siempre dentro del estilo medieval de la banda, con marcados cambios de ritmo y extensas partes instrumentales, guitarra acústica incluida. “The missing boat” es la elegida para cerrar el disco, un tema épico a más no poder que mantiene la línea del mismo pasando por ser uno de los mejores.

Sorprendente y diferentes son las dos palabras que mejor definirían este peculiar trabajo, de los que gustan o se odian, lo que está claro es que no se parecen a nada de lo escuchado hasta ahora. Pero no todo van a ser halagos, y es que pese a todo ni la producción del disco es todo lo clara que debiera ser para un estilo tan complejo ni es un álbum fácil de digerir, y es que en algunos momentos se echa de menos algo de mala leche, llegándose a hacer el disco un poco largo y difícil de escuchar del tirón. Aún y así estamos ante un grupo diferente, con personalidad y que habrá que seguir de cerca de cara a futuras entregas.

Ángel Ruiz

Track List:

  1. Where exhale is a reward…
  2. A never told prophecy
  3. Brian Boru’s march
  4. Third Autumn and Winter
  5. The first notes of a tragedy
  6. From the fury of the Norsemen, oh God,deliver us!
  7. The rapture of a butterfly
  8. Lady Mary Hay’s Scotch measure
  9. Fallen! Fallen is Babylon the Great!
  10. The missing boat