Inicio Conciertos Crónica Concierto DEEP PURPLE + MEDINA AZAHARA y MR. ROCK – Madrid

DEEP PURPLE + MEDINA AZAHARA y MR. ROCK – Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN



Documento sin título


Deep Purple

MEDINA AZAHARA + MR. ROCK

Sábado 21 de Enero de 2006 – La Cubierta de Leganés – Madrid

Hace casi 21 años se asistía en Madrid a un acontecimiento “único”. Por fin el Mark II, una de las formaciones más grandiosas que jamás ha dado el Rock, recalaba por primera vez en nuestro país. País de pandereta, pero también de apertura, de movida y de hambre por otras músicas. Por el Rock con mayúsculas. Muchos años han pasado desde entonces, pero afortunadamente hay cosas que no desaparecen, o al menos que no se convierten en algo accesorio.

Medina Azahara
Medina Azahara

DEEP PURPLE, padres de una música que es la nuestra. Ancianos para algunos, Músicos imprescindibles para cualquiera que tenga algo más que orejas como apéndices en los laterales de la cabeza, decidieron hacer España algo suyo. Y desde aquel lejano 1985 nos visitan casi todos los años. A veces tan sólo para pasear por un escenario en el que viven desde hace 40 años, y otras para destapar el tarro de las esencias, sin olvidar ese momento en el que cual profesionales que son, deciden lanzarnos su último trabajo, pese a quien pese, y mucho más allá de modas, cambiantes y volubles.

Medina Azahara
Medina Azahara

Mucha gente en los alrededores de La Cubierta de Leganés desde tempranas horas de la tarde. Gente de todas las edades. Desde cincuentones despistados, con canas peinadas hace largos años, hasta sus hijos, nacidos y crecidos en una época de avalanchas musicales y de estilos variados, pero aun así, locos por ver a ese origen tantas veces mentado. Público que doblaba el perímetro de la plaza de toros sin ser consciente de la posibilidad de entrar sin tardar horas, tan sólo con acercarse a ver que 4 entradas estaban vacías. Pero público educado, sufriente. Sin tener que soportar los caballos de los señores de marrón empujando filas imposibles como aquella primera vez, hace tantos años.

Medina Azahara
Medina Azahara

El aperitivo del concierto era más que prometedor. MR. ROCK, la banda del ex-SOBREDOSIS, Manuel Manrique, abría el festival a eso de las ocho y pico de la noche. Con apenas gente en las gradas, y grandes problemas de sonido (volvemos a la prodigiosa década ochentera, o tal vez, para esto, nunca nos fuimos) intentaron calentar lo más posible al público que, hambriento de clásicos iba entrando en el coso de Leganés. Breve pero intenso y sin duda momento habrá de que puedan demostrar mucho mejor todo lo que valen.

Medina Azahara
Medina Azahara

Tiempo hacía que MEDINA AZAHARA no recalaban por Madrid, y en esta ocasión lo hacían presentando su último disco, “La estación de los sueños”. Los cordobeses tienen ese estilo peculiar, ese carisma, y esa simpatía andaluza que hacen que no pasen desapercibidos. Y lo cierto es que es difícil llevar en esto desde el año 79 y salir a escena con tanta garra y con una imagen dura, sin condiciones, mostrando una estética metálica desde el primer momento. Un diez en ese aspecto para Medina, que sabe que además de tocar también es necesario mostrar imagen y ganas, y eso les sobró.

Medina Azahara
Medina Azahara

Lástima que el inicio de su show se viera afectado por un sonido nefasto, que por fortuna se solucionó en parte pronto, eso sí a costa de nuestros tímpanos, y por un público demasiado escaso. Manolo es un frontman de primera y hace que su voz se cuele por todos los rincones. Y qué decir de Paco, ese guitarrista que vuelve loco a cualquier amante de las seis cuerdas. Aunque si tenemos que quitarnos el sombrero en este concierto, eso hay que hacerlo impepinablemente con el sonido de teclados, que reinó de forma majestuosa durante todo el concierto. Ya sabíamos que las teclas iban a ser importantes desde el último disco, pero pocas veces hemos podido disfrutar de un teclista español de tanta calidad.

Deep Purple
Deep Purple

Desde “Córdoba” hasta “Necesito Respirar” o un cierre precioso con “Todo tiene su fin”, MEDINA AZAHARA demostraron que en directo son una banda a tener mucho más en cuenta de lo que habitualmente se piensa. De acuerdo, no es un grupo de Hard Rock al uso, pero muchos de las grandes formaciones consagradas podrían aprender del uso de unos coros perfectos, o del auténtico metrónomo que tienen en la batería. Himnos a sus raíces, y vello de punta. Hacía tiempo que no sentía algo así con una banda española, y realmente ellos lo consiguieron en la hora larga que estuvieron en el escenario.

Deep Purple
Deep Purple

Al filo de las 11 de la noche, con unas 5000 personas en La Cubierta (buena entrada aunque no un llenazo) salían por fin los ingleses. El set list, conocido por haber sido publicado ya en estas páginas no nos iba a resultar muy novedoso a algunos, pero es justo reconocer que en esta ocasión no fue especialmente afortunado. DEEP PURPLE trabajan, lo cual es de agradecer. Eso significa que cuando salen de gira presentan su último disco, y entre medias recuperan viejos temas de la banda, para algunos, grandes sorpresas, aunque siempre podemos crear nuestro set particular. A eso hay que sumarle las polémicas de siempre. Morse es inmenso como guitarrista, pero ¿quién no echa de menos al loco de Blackmore? Gillan canta, y lo hace muy bien. Pero ¿por qué será que siempre existe la sensación de que el viejo frontman va al límite? Justo, demasiado justo. En esta ocasión, no obstante, gracias tal vez a estar al comienzo de la gira, pasó el concierto con un notable alto. Del resto de la banda parece imposible hablar otra cosa que no sean maravillas. Paice hace mil años que tocó la Mula , pero su forma de mantener el ritmo es una clase magistral para cualquier batería que se precie. Glover es simplemente eterno, con ese pañuelo al viento que le acompaña desde hace años, demostrando como un bajista puede ser el alma rítmica de un grupo, sin más que estar ahí, todo ganas, todo saber hacer. Y Airey hizo que olvidásemos los bigotes de Lord hace tantos años, que tan sólo hay que disfrutar con su teclado sonando como música celestial (y en esta ocasión ver esas manos prodigiosas por efecto de la cámara, perfectamente situada).

Deep Purple
Deep Purple

Empezar con un tema de “Machine Head” fue un perfecto guiño a su larga historia: “Pictures of Home”, creada en 1972, resonó con una acústica mucho mejor de lo que la mayoría podíamos temer. Un gran inicio para una continuación un tanto extraña, y es que “Things i never said” es un “bonus track” para el mercado japonés de su último trabajo, poco conocido en Europa salvo por los más fans. Quizá fue el primero de los errores del set list, que a la larga, hizo que buena parte de los que estaban en Leganés salieran del concierto con un sabor agridulce. Y es que entre éste tema y el solo de guitarra de Morse, que da paso a “Lazy”, pasaron cincuenta largos minutos. Sí, es cierto que revisitaron el disco “Perpendicular” con “Ted the mechanic”, que a fuerza de incluirse en el repertorio del grupo se está convirtiendo en un clásico. O que previamente desgranaron “Living Wreck”, una recuperación de “In rock” poco esperada. Pero fue con el solo de Airey y la entrada de “Lazy” cuando el frío que se notaba en algunas zonas de la plaza de toros pareció disiparse de repente.

Deep Purple
Deep Purple

En esa segunda hora el concierto cambió de ritmo. “Perfect strangers”, “Something I feel like Screaming”, una correcta versión de “Space Trucking” (que nada tiene que ver con la del famoso disco japonés, obviamente) o el inconfundible “Highway star”, nos llevaron de nuevo a agitar melenas, y a sentir que la voz de Ian Gillan, aun descalzo y con sus bailes “zen”, se acerca a esos discos añejos que todos tenemos en nuestra colección.

Deep Purple
Deep Purple

Hay 3 riffs inconfundibles en la historia del Rock. Por derecho: Chuck Berry creó “Johnny Be Good”. Los STONES hicieron lo propio con “Satisfaction”. Y Purple convirtieron “Smoke on the water” en algo básico y reconocible universalmente en la historia de la música. Tal vez resulte cansino oírla una y otra vez en sus conciertos, pero si no la tocasen hablaríamos de otro grupo. Cientos de personas gritando el famoso estribillo y bailando. En un epílogo que había tardado tal vez demasiado en calentar al respetable.

Deep Purple
Deep Purple

Tras “Kiss tomorrow goodbye” los acordes de “Black Night” lanzados perfectamente por Roger Glover volvieron a emocionarnos. Lástima que eran casi la una de la madrugada y que todos sabíamos que el show llegaba a su final. Cantamos, sí. Pero en la cabeza de muchos quedaban temas deliciosos como “Hush”, “Woman from Tokio”, “Haunted” (olvido absoluto de su penúltimo disco, “Bananas”) o cualquier canción del simplemente perfecto “Perfect Strangers”. No hubo tiempo a más. Habían sido dos horas y era momento de cerrar el tarro de las esencias.

Deep Purple
Deep Purple

Del montaje tan sólo decir que aunque simple, fue realmente bonito. Juegos de luces sin caer en el barroquismo. Con dos pantallas a los lados del escenario y una producción de video excelente que permitió que viéramos perfectamente las evoluciones de Don Airey o de Ian Paice. Sin pirotecnia, sin artificios. Un telón con la portada de “Rapture of the deep” al fondo y música, simplemente música. Con buen sonido, al menos en la medida de las posibilidades que da un sitio como La Cubierta , pero más que correcto, lo que siempre es de agradecer.

Deep Purple
Deep Purple

Los chavales pudieron entrar y disfrutarlo. Costó por las leyes absurdas que exigen que no entren menores allí donde se bebe y se fuma. Los menos chavales recuperaron temas clásicos y vieron como es posible llegar a los 60´ con tantas ganas como a los 20´. Los que les habían visto más veces salieron diciendo, “bien, aunque el set list….” Y los que acudían a oírles en directo por vez primera, seguro que no quedaron indiferentes. En cualquier caso son DEEP PURPLE. Un gran reserva, que como los vinos viejos, necesita ser decantado, aireado y saboreado a sorbos cortos y reposados. Y aun así, su sabor, a veces, no acaba de convencer. Eso sí, siempre se puede abrir otra botella…

Deep Purple
Deep Purple

Texto: Fernando Checa

Fotos: Rafa Basa y Carlos Oliver

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

MÁS FOTOS:

Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple
Deep Purple