Inicio Lanzamientos A-Z DRAGONFORCE – Inhuman Rampage

DRAGONFORCE – Inhuman Rampage

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Estamos en un mundo donde todo ha de ser etiquetado. No es por nada, es para hacernos una idea preconcebida de lo que consumimos; Extreme Power Metal creo que es una definición correcta para definir a este quinteto británico. Este ya es su tercer trabajo, y haciendo balance, hay pocas bandas que generen tanta expectación y a la vez tantas esperanzas. Su estilo irrumpió en el 2003 con “Vallye Of The Damned”, un disco que reflejaba la ilusión y destreza de 5 músicos británicos con un estilo cercano al Speed Metal pero llevado al máximo. Su velocidad en ocasiones parecía absurda, y la destreza de Herman Li a la guitarra era insultante, y compusieron en ese disco algunos temas interesantes; a pesar de este buen comienzo, no fue hasta la edición de “Sonic Firestorm” en el 2004, cuando empezaron a estar en boca de los amantes de la tralla, la velocidad y la melodía. Fue un shock, temas como “My Spirit Will Go On”, o “Fields Of Despair” les hacían subir en los duros escalones de la calidad. Lo malo del disco, es que se llegaba ha hacer cansino, y había algunos temas de relleno.

Con “Inhuman Rampage” se la juegan, su estilo ya no sorprende, ahora son ellos mismos los que deben reinventarse y darse algunas vueltas de tuerca para no repetirse. Lo han conseguido a medias. Siguen sorprendiendo, alucinando, pero al cabo de un rato acaban cansando ante la similitud de su propuesta, pero han añadido algunos matices interesantes.

“Through the Fire And Flames”, es lo que esperábamos, un trallazo sónico ultra melódico ultra speedico y ultra todo. La producción es casi impecable, bien acoplada, y cada instrumento suena en su sitio, mucho mejor que lo hecho en sus dos otras obras. ZP Theart sigue estando arropado por multitud de coros en los estribillos, pero entona mejor, no es un vocalista de altos tonos, pero si muy competente, además, a esta velocidad alardear de agudos puede resultar perjudicial. Herman Li y Sam totman siguen empeñados en destrozar cuerdas, el solo inicial empieza con armonía marca HELLOWEEN y sigue con un solo más dinámico que de costumbre, sin buscar los punteos continuos ni las carreras por el mástil. Un tema que engancha, espectacular, ideal para comenzar con buen pie el trabajo.

“Revolution Deathsquad” llega casi a los 8 minutos, como la anterior y como casi todas, el barullo de ideas y de solos con la que se junta esta gente para crear un disco debe ser impresionante como diría Bisbal. La batería de David Mcaintosh suena un tanto repetitiva, a tal velocidad cierto que es complejo hacerse algún redoble o alguna virguería, pero por pedir que no quede. Se oye de fondo en el puente alguna voz gutural, y el estribillo es super Happy, en general muy parecida a los primeros 4 temas de su anterior trabajo, buenas melodías, buenos solos (eso siempre, faltaría más), y… mucha repetición de esquemas. El inicio del solo de teclado a cargo de Vadim Pruzhanov es muy modernillo, con muchos efectos futuristas, que dan paso a otra gran armonía. El cambio principal en los solos, es lo que comentamos antes, que no solo buscan velocidad, se han preocupado más de conseguir buenas melodías con las 6 cuerdas, en continuos duelos con los ultra mega solos; eso si, Herman el wah wah lo tiene gastado de tanto pisarlo.

“Storming The Burning Fields”, tiene muchos arreglos, muchos juegos de guitarra y de teclados, y alguna que otra voz brutota de fondo, no se han acabado de atrever a meterlas de lleno, una pena, por que creo que encajan muy bien. Es un tema lleno de vértigo la verdad, en ocasiones me pregunto si la batería la toca un humano, interpretadlo como queráis.

“Operation Ground And Pound” tiene un inicio con una melodía oriental, rota irremediablemente por otros guitarrazos armónicos marca de la casa, con nuevas voces de fondo brutales, muy agudas en plan Black Metal en el puente. El estribillo es Power Metal total, demasiado feliz para mi gusto. Los solos se inician con un medio tiempo a teclado, y otra armonía Helloweeniana, una influencia muy palpable en este disco en su parte instrumental, llena de efectos extraños. El sonido de los solos es increíble, a pesar de lo veloces que son, se oye con una pulcritud extrema.

“Body Breakdown”, blast best para empezar, así que ya sabéis lo que sigue. El puente tiene una melodía vocal muy conseguida, muy hímnica. Los solos contienen innumerables cambios de ritmo, y una parte con teclado realmente extraña, otra vez muy futurista, Vadim ha hecho un buen trabajo, muy imaginativo y arriesgado. Es difícil tener los pies parados con esta gente, la verdad.

“Cry For Eternity” es la única que supera los 8 minutos. Así que sentémonos. El inicio es muy intenso, debería haber sido quizás la que abriera el trabajo, el resto, pues sigue a piñón… fijo. Siguen las melodías, sigue la velocidad… pero la sensación empieza a ser muy parecida entre un tema y otro. Está bien construido, pero a estas alturas del trabajo una balada o algún cambio de registro hubiera sido más coherente. Lo único novedoso, es en la parte instrumental, algunas partes de guitarra, donde se oyen otra serie de registros y otros punteos no habituales hasta ahora, como si fuera un banjo metalizado para que me entendáis… o no.

“The Flame Of Youth” sigue en la línea, te parecerá haberla escuchado antes. Es un tema muy Power, con melodías muy positivas, alegres y optimistas. Sufre un freno en la parte instrumental, los teclados le dan un aire egipcio al inicio, pero el resto es un duelo guitarrero de alta cuna.

“Trail Of Broken Hearts” es una merecida calma tras la brutal tormenta a la que hemos sido sometidos. El inicio es muy ambiental, una balada que se parece demasiado a la de su anterior trabajo. Creo que no han conseguido el efecto deseado con esta canción, tiene mucho piano y sentimiento, pero le faltan unas gotas de emoción, aunque poco a poco va subiendo en intensidad.

Es un estilo que puede generar muchos sentimientos, en primera instancia es el de sorpresa, yo los descubrí con su segundo trabajo y me destrozaron, me parecía increíble la forma de tocar y de encarar los temas. Pero más sorpresivo que su estilo, fue su procedencia, hacía años que no salía una banda británica de Heavy Metal que sorprendiera tanto, ojalá sean los encargados de liderar una nueva corriente de Heavy Metal por aquellas tierras que tanta gloria ha dado a nuestro movimiento cultural. En fin, que me flipo un poco, que eso, que se que esta gente ganará seguidores y detractores a la velocidad de la luz, pero tan buena es una cosa como otra, como dijo un sabio, “da igual que hablen bien o mal, lo que quiero es que hablen de mi”, y yo creo que DRAGONFORCE van a dar mucho que hablar ahora y en el futuro. ¿Recomendado? Si, claro, si ya te gustaban te seguirán gustando, y si no los conoces seguro que te sorprenden, eso si, espero que una vez que ya tienen hecho el camino, no repitan la fórmula disco tras disco. De lo que no hay duda, es que esta gente son unos virtuosos.

Àlex Sánchez Cerro (Era Del Metal ‘zine)
alex_sanchez@rafabasa.com

Track List:

  1. Through The Fire And Flames
  2. Revolution Deathsquad
  3. Storming The Burning Fields
  4. Operation Ground And Pound
  5. Body Breakdown
  6. Cry For Eternity
  7. The Flame Of Youth
  8. Trail Of Broken Hearts
  9. Enhanced Section (Backstage footage & Windows theme)