Inicio Lanzamientos A-Z GAMMA RAY – Majestic

GAMMA RAY – Majestic

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION

En esta ocasión os ofrecemos dos puntos de vista, el de Rafa Torrent y el de Fernando Checa…

Transcurridos ya cuatro años de su último disco en estudio, “No world Order”, vuelve el padre del Power Metal centroeuropeo. Ha sido larga la espera, pero Kai Hansen durante este lapso de tiempo no se ha quedado con los brazos cruzados, ha estado produciendo los dos trabajos de STORMWARRIOR y haciendo conciertos con dicha banda rindiendo tributo al “Walls of Jericho”, ha solucionado problemas de infraestructuras de la banda y entre otras cosas ha realizado tres giras con GAMMA RAY, una de ellas acompañando a los MAIDEN, vamos que Mr Hansen no se ha estado precisamente quieto…Pero sus seguidores ya echaban en falta un nuevo disco de los teutones, y con este disco colmarán sus ansias.

No obstante hay que partir de algo obvio, la escena no es igual ahora que en el 2001, cuando el Power Metal o metal centroeuropeo todavía vivía sus años de apogeo, GAMMA RAY hacía conciertos en salas de más de 2.500 personas y el nivel de las bandas no había empezado a decaer. Los GAMMA RAY vuelven en un momento en que la escena esta sobresaturada de bandas haciendo lo mismo con mayor o menor fortuna, en que bandas como GRAVE DIGGER o PRIMAL FEAR tienen problemas para llenar salas de medios aforos ( de hecho los primeros en su última gira no han realizado ninguna actuación en nuestro país) y con un pastel a repartir cada vez más pequeño sobretodo porque cierto sector del público metálico parece estar hastiado de clones y falsas esperanzas y por el acuciante problema de la piratería. Vamos , que GAMMA RAY lo dejaron todo ordenado y ahora cuando vuelven podemos decir que se han encontrado con la escena revuelta.

“Majestic” ha sido grabado y editado en los Hansen Studio por el propio Kai Hansen y Dirk Schlächter, pero en esta ocasión han masterizado el álbum al Finnvox Studio, obteniendo un buen sonido. Kai Hansen y sus huestes, no se han andado con tonterías y nos presentan, un disco, que muestra a una banda que sin perder su identidad profundiza en los orígenes del Metal. Una apuesta que no desagradará, en lo que al estilo se refiere, a sus seguidores más acérrimos, ya que la propuesta musical de “Majestic” se mueve dentro de los parámetros del Power Metal y el Heavy Metal Metal clásico , al igual que lo hicieron en “Powerplant” y “No World Order”, con referencias en algunos momentos más que evidentes a IRON MAIDEN, JUDAS PRIEST, RAINBOW o URIAH HEEP (en esto se nota la influencia de Henjo Richter).En cuanto al trabajo de los músicos, la banda vuelve a estar genial, a destacar la labor de Dan Zimmermann y Dirk Schlächter dotando al disco de una basa rítmica contundente y potente, y con un trabajo de guitarras en el que se mantiene las formas clásicas de la banda, con partes solistas unas veces épicas, sobretodo por la utilización de dobles armonías, y otras vertiginosas. En este aspecto la interpretación de Kai Hansen, el cual también hace un trabajo como vocalista nada desdeñable, y Henjo Richter está a la altura de anteriores álbumes, esto es sobresaliente.

En relación a los temas hay bastante variedad, destacaría el arranque típico de la banda con las guitarras a 100 en “My temple” , “Fight” (con el clásico sello Richter, todo un maestro a la hora de componer piezas de metal melódico), “Strange World” (un tema épico muy, muy IRON MAIDEN y con cierto toque a los primeros MSG), el speedico “Hell is Thy Home” ( en este, sin duda, rinden tributo a los Judas del “Painkiller”), “Blood religion” (oscuro y con cierto toque macarra que le da mucho feeling), “Condemned to Hell” cuyo inicio es un guiño a Zakk Wylde & BLS pero que funcionara muy bien en directo, “How Long” donde la banda apuesta por el Hard Rock más clásico o el extenso “Revelation” (en este hay de todo, partes rápidas, otras más a medio tiempo, con predominio de la melodía y los ambientes épicos de las composiciones de Henjo Richter). Podemos decir que es un disco que en cierto sentido guarda similitudes, con dos discos de la carrera de GAMMA RAY, el Sigh no more” y el “Powerplant”. Respecto el primero, “Majestic” guarda ese mismo aura pesimista que el trabajo que los alemanes editaron en el 1991, no en vano, la guerra ha sido motivo de inspiración de ambos discos. Y en lo que concierne al “Powerplant”, le une varios aspectos, por una parte que el tema “Condemned to hell”, puede ser tan controvertido como lo fue en su día la versión de “It’s a sin” de PET SHOP BOYS o el descarado plagio ” al “Gods made Heavy Metal” de MANOWAR, que supuso el “Heavy Metal Universe, pero a la vez, Condemned to hell”, es uno de los temas, que sin lugar a duda, será de los que mejor resultado den en directo. Y por último, otra semejanza entre ambos álbumes es que tanto el “Powerplant” como su último cd carecen de baladas.

Estamos ante un trabajo, que aunque esta anclado en el metal centroeuropeo, tiene cierto toque “Old School”, con un sabor muy años 80, en el que GAMMA RAY, si bien es cierto que no han conseguido todavía superar el “Land of The free”, han cuajado un excelente disco que no defraudará a sus seguidores. Por cierto, para aquellos que quieran dejarse algún euro más en este disco la versión japonesa incluye un tema más llamado “Hellfire”.

Rafa Torrent


Tio Kai ha vuelto, y los amantes del Heavy germano estamos de enhorabuena. Han pasado un par de años desde la edición del último trabajo del pequeño guitarrista alemán, que grabado en directo recogía algunos de sus temas menos conocidos y que mostraba la fiereza de GAMMA RAY en directo. Tras estos dos años mucho se ha hablado de clones, de copias malas, del fin del power metal, de si el heavy en su versión más alegre y épica acababa por estar pasado de moda. Pero una vez más viene Kai Hansen y nos lanza una andanada de Rayos Gamma para devolvernos a la realidad. La música de calidad, bien hecha, con un trabajo impecable y con sudor y actitud, es difícil que pase de moda, es difícil que no sea disfrutada.

Algunos dirán que GAMMA RAY siempre suena igual, muchos estarán de acuerdo que Kai Hansen no tiene una voz que pueda competir con los grandes del género y seguro que los hay que sueñan con su vuelta a unos HELLOWEEN imposibles, pero todos ellos deberían escuchar este nuevo disco ya que en él se respira la esencia del metal germano que durante un par de décadas ha marcado una parte importante de la trayectoria del heavy metal.

10 temas, con el consabido Bonus track para el mercado nipón en los que GAMMA RAY no intentan demostrar nada, tan sólo aportar de nuevo un puñado de canciones de puro heavy metal, épico, alegre a veces, con himnos cantables y bailables, música para divertirse, para disfrutar, y para paladear. Desde la apertura con “My temple”, ataque rápido guitarrístico y auténtico puñetazo marcando los ritmos de manera brutal. Acaba de comenzar el disco y ya se está moviendo la cabeza haciendo Headbanging . Y eso que en algunos momentos, especialmente cuando entran los coros en la parte intermedia casi parece un medio tiempo, eso sí, a la manera de los GAMMA RAY . ¿Deudores? Pues en estos tiempos en que tantos grupos parecen empeñarse en recuperar a BLACK SABBATH, la parte intermedia del tema es un guiño a “Sabbath bloody sabath” que en ningún momento les lleva a perder un ápice de fiereza.

“Fight” continúa demostrando como el power hecho con calidad, con doble bombo, con melodía, con teclados mezclados entre rápidas guitarras, sigue siendo posible en 2005. Sube, sube y sube la sensación happy. Apoteósico el estribillo: Carry on!!! Si no se convierte en un hito futuro en sus conciertos será porque la banda decida mantener esta joya oculta. Fastuoso.

Cambiamos de ritmo, uy, ¿son GAMMA RAY ? Sí, sin duda. No tan rápidos pero en “Strange World” los gritos sobre la revolución nos acompañan en una melodía que deja en evidencia a tantos grupos quienes son los auténticos maestros de este estilo. Esos riff descarnados, esas guitarras dobladas de Hansen y Ritcher, esos toques a metal clásico, esos cambios de ritmo. Y eso que no es el tema más facilón del disco, pero delicioso en cualquier caso.

Al ataque, llega el infierno con las guitarras de “Hell is thy home”. Cuántos guitarras de heavy metal practican esa forma de tocar. ¿Toques Judas? No lo dudo. ¿La voz algo tapada por la enorme rapidez? Podría ser, aunque de nuevo los coros apoteósicos brillan, y de nuevo la cabeza vuelve a moverse sin parar de adelante a atrás.

Momento de suavidad, descanso, durante al menos un momento mientras la voz de Kai Hansen comienza subiendo en “Blood Religión”. Un nuevo himno. Epico, grande, muy grande. ¿Más de lo mismo? ¿Otra vez? Bueno, esto es Power Metal, y si no te gusta tal vez te atraigan otros estilos. Pero poderoso de verdad. Sin alardes sobre si son los más duros o los reyes, pero digno de levantar el puño a su son. Especialmente vibrante ese momento interno de este tema… se cantará, se cantará…

Por desgracia todo gran disco tiene ese momento un poco más flojo, que a veces le lleva a perder puntos. “Condemned to hell” lo es para mí. Sin ser un mal tema, peca algo de monotonía, le falta algo y tal vez hubiera podido ser obviado. ¿Será el culpable el bueno de Zimmermann como autor? Tal vez, ya que “Spiritual Dictador”, aun recuperando el tono tampoco me acaba de aportar el sentimiento de las anteriores. La parte del estribillo recupera los tonos más felices pero nos encontramos ante lo que puede ser el momento menos afortunado del disco.

No pasa nada. De nuevo Kai como compositor nos lleva a lugares míticos con “Majestic”. Su afilada voz acompañada de guitarras orquestadas envuelve en una atmósfera mística buena parte de la canción. Y de nuevo las guitarras, afiladas, ágiles, rápidas. Por cierto, con un gran trabajo de batería por debajo que se hace oir y sentir.

“How long”, qué lejos quedan aquellos tiempos en los que Kai Hansen dejaba su banda Helloween, aunque la alegría vuelve a imponerse aquí. Con un buen trabajo de teclado, sutil, ritmos menos “doble bomberos” y con guitarras y toques ochentenos evidentes. El tema menos power del disco, pero a descubrir por sus matices.

Y finalmente acabamos teniendo una “Rebelation”. El mejor broche para este disco. El compendio de cómo debe ser este estilo que ellos crearon en buena medida y que Kai apadrina en sus innumerables proyectos de colaboración. Lo tiene todo, minutaje, extenso, coros épicos, cambios de ritmo, aceleraciones guitarrísticas, dobles bombos velocísimos, entorno hímnico… Un manual de más de 8 minutos sobre cómo y qué significa hacer metal poderoso, con sentimiento y al mismo tiempo sin contemplaciones.

Creo que Tito Kai lo ha vuelto a hacer. Sí, uso el epíteto cariñoso ya que además de gran músico, encima ha conseguido labrarse el cariño del público español. Puede que su estilo no te guste, pero en caso contrario te queda la sensación de que el pequeño germano ha tratado de recompensar a sus fans. Y para mí lo ha conseguido.

Fernando Checa

Track List:

  1. My Temple
  2. Fight
  3. Strange World
  4. Hell Is Thy Home
  5. Blood Religion
  6. Condemned To Hell
  7. Spiritual Dictator
  8. Majesty
  9. How Long
  10. Revelation