Inicio Festivales Crónica Festival METALWAY – Crónica y fotos de MACHINE MEN, LABYRINTH, BEYOND FEAR y...

METALWAY – Crónica y fotos de MACHINE MEN, LABYRINTH, BEYOND FEAR y MOONSPELL.

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION



Documento sin título


 ¿PERO TOCABA BRUCE DICKINSON?

MACHINE MEN tenían la difícil papeleta de empezar el último y más largo día de conciertos, y a la hora más temprana de todo el festival. Quizás fuera por esto (y porque aún no son muy conocidos, pero tiempo al tiempo) por lo que al inicio del concierto solo estaban llenas unas tres filas.

Poco duró la situación, pues tras pocos acordes la gente se fue acercando, quizás porque al oír cantar a Toni Parviainen pensaron que era el mismísimo Bruce Dickinson quien estaba por sorpresa sobre el escenario. Y es que el mimetismo de Parviainen con el vocalista de La Doncella es increíble (imagen aparte). Sus voces, cantando y hablando, son muy similares (salvando las cortas distancias), así como sus gestos.

Pero MACHINE MEN es mucho más que su vocalista. Le acompaña un grupo joven y con talento, que estuvo muy acertado y con muchas ganas de agradar. A medida que avanzó el concierto fueron convenciendo a más y más gente, hasta oír coreado su nombre.

El repertorio repasó siete temas de su álbum “Scars & Bounds” (absolutamente recomendable) y cuatro del que será su nueva entrega, “Elegies”, a la venta este 22 de Agosto tal y como anunció Toni, con camiseta de HALFORD, durante el concierto.

Empezó el concierto con ciertos problemas técnicos, pues en el nuevo single “Falling” dejó de funcionar el micro del vocalista. El asunto se zanjó rápido, para dar paso a “Betrayed By Angels” y “The Gift”. Para la nueva “Dream & Religion” el público que se había acercado ya era el habitual para los conciertos que inauguraron los días anteriores. Hicieron bien pues “Silver Dreams” sonó perfecta, con buenos solos doblados de guitarra, al más puro estilo MAIDEN.

El cantante finlandés presentó su nuevo disco (en el que por cierto aparece una versión del tema de Bruce Dickinson “Freak”), y con él “Apathy” y “Back From The Days”, consecutivos en álbum y concierto, entre los cuales la banda se presentó.

Estaban gustando, y la gente respondió con gritos de “eh, eh” al finalizar “Man In Chains”. “Daytime Theatre” sonó muy cañera, y tras ella, Toni dijo la frase que todo guiri que se precie aprende primero “una cerveza, por favor”. Preguntó cuantos les conocían antes de empezar el concierto, y tras la respuesta de más o menos la mitad de la audiencia empezó lentamente “Scars & Wounds”, para cerrar con la potentísima “Victim”.

Un buen directo, gran inicio de un largo día, que seguro convenció a quienes ya les conocíamos, y que atrajo a nuevos seguidores, especialmente a los amantes de la bestia. Un grupo a seguir el rastro.

Texto y Fotos: Hèctor Prat


LABERINTO SÓNICO

Las cuatro y pico de la tarde no es la mejor hora para ver a un grupo como los italianos. Los que comenzaron siendo unos émulos de RHAPSODY han ido evolucionando del Power metal clásico a sonidos mucho más melódicos y con ciertos aires progresivos. Una sala más pequeña o incluso una hora menos calurosa pueden servir para disfrutarles, sin duda, pero en el entorno de un festival que aguardaba sus grupos estrellas quedaron un poco dispersos.

El sonido de inicio con “Lyafh” y “Livin´in” ya mostraba mucha más rotundidad que el que habían tenido MACHINE MEN , y la voz de Roberto Tirante anunciaba que iba a intentar poner los pelos de punta al respetable con sus agudos inverosímiles.

El doble bombo, las guitarras power y la rapidez de las primeras canciones levantaron el ambiente de forma sorprendente. Gran parte del público que empezaba a llegar de forma masiva aplaudiendo y saltando. Ellos, vestidos con unas casacas tipo camisa de fuerza, mostrando una presencia en el escenario bastante impactante.

Técnicos, muy técnicos los dos guitarristas Gonella y Cantarelli, y por encima siempre la voz. Aguda , poderosa, llegando a registros altísimos y marcando momentos excelentes como el de “Lady Lost”.

Durante la hora que duró su actuación el público fue llenando poco a poco el recinto hasta ocupar la zona colindante a la mesa de mezclas. Y esa ocupación mostraba ya signos de que pronto empezaría uno de los grupos más esperado por cierto sector aficionado al gótico, aunque sólo fuera por la cantidad de ataúdes andantes colgados en espaldas que se veían mezclados con los más fans del power metal.

En cualquier caso “Stay Down” o “Piece of time” fueron marcando anticlímax y la sensación de euforia que LABYRINTH había desatado fue quedando sustituida por un sentimiento agridulce: tremendamente técnicos, excelentes músicos, pero algo aburridos y repetitivos.

El concierto llegó a su final con esa sensación de haber visto un grupo luchador en el escenario, con un frontman excelente, pero demasiado previsibles.

Texto: Fernando Checa

Fotos: Hèctor Prat


EL RENACER DEL AVE FENIX

No era poca la curiosidad que tenía por ver a Tim “Ripper” Owens (aunque el ya no quiera que le llamen así, que es como lo conoceremos todos desde siempre…), puesto que a lo largo de los años se me ha negado el poder verlo, primero con JUDAS PRIEST y hace no demasiado con ICED EARTH, tras la cancelación de la gira por los problemas de espalda de John Schaffer.

Hay que estar muy cegado por el resplandor del ‘God of metal’ para no admitir que este hombre es un vocalista como la copa de un pino, y que se diga lo que se diga los artífices de los dos discos con Ripper, ‘Jugulator’ y el penoso ‘Demolition’ fueron los amigos Downing/Tipton. Tim simplemente se limitó a cantar lo que le daban.

Controversias aparte y con un público muchísimo más numeroso del que habían conseguido reunir los fineses MACHINE MEN y los power metaleros italianos LABYRINTH , Tim y los suyos saltaron a las tablas, entre ellos el bajista Dennis Hayes, con el que ya coincidiera mucho tiempo atrás en WINTERS BANE.

Estoy seguro que a más de un@ se le pusieron los huevos (y ovarios) por corbata al ver las pintas de al menos dos de los componentes de la banda, la del guitarrista Dwane Bihary que con sus kilos y cabeza afeitada parecía más propio de una banda de nü metal , así como el batería Eric Elkins con su gorra de lado, aunque para quien fue observador no se le escaparía el detalle de que llevaba una camiseta de METAL CHURCH. Completaba la banda el también guitarrista John Comprix con su corte de pelo a lo Jason Newsted cuando METALLICA eran METALLICA.

Las dudas quedaron completamente despejadas en cuanto Tim soltó uno de sus alaridos al alcance de muy pocos, y es que la potencia de este hombre está fuera de toda duda, derrocha calidad por los cuatro costados; calidad y humildad, puesto que fue cuanto menos curioso verlo en una esquina del escenario disfrutando de la actuación de ACCEPT como un aficionado más.

En cuanto a su música, puedo decir que era una mezcla de heavy metal clásico, en parte gracias a la voz de Tim y el doble bombo ocasional de Eric, mientras que en las guitarras se paladeaba un regustillo más pesado a lo BLACK SABBATH, pero con toques más actuales.

Por si fuera poco, a parte de la fuerza de su descarga se atrevieron a versionear un clásico tan imponente como es el “Neon knight” de BLACK SABBATH en la era Dio.

Resumiendo, mucha caña sin olvidar las raíces más clásicas y uno de los mejores vocalistas del mundo, ¿que más se puede pedir?

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Hèctor Prat y Ángel Ruiz


OSCURIDAD A PLENO SOL

Fue una lastima tener que disfrutar de día de una banda con tan profundas raíces oscuras como los portugueses MOONSPELL , perdiendo así gran parte de su potencial visual al no poder ofrecer detalles como el del farol que Fernando ha sacado en algunas ocasiones. Eso si, al menos pudimos verle cantar agarrado a su báculo de calaveras, de lo más original y pintoresco.

Su descarga comenzó de forma más que prometedora, deleitándonos de entrada con los dos cortes que abren su último trabajo de estudio, ‘The antidote’, “In and above men” y “From lowering skies”, ambos temas poderosos y contundentes, que Fernando atacó ataviado con una especie de guardapolvo/gabardina negro que daba calor solo verlo. Parece ser que lo mismo debió pensar él, pues no tardó demasiado en deshacerse del mismo.

Acto seguido y como el propio vocalista dijo en un castellano bastante correcto, volvieron la vista atrás para recrearse con el corazón del lobo, refiriéndose claramente a su álbum de 1995 “Wolfheart”, del que extrajeron “Alma mater” y “Vampiria”, para regocijo de los allí reunidos, resaltando el alto porcentaje de féminas que había en las primeras filas, algo poco habitual…

Cabe decir que su actuación estuvo básicamente basada en tres discos, el más reciente ‘The antidote’ como es lógico, e ‘Irreligious’ y “Wolfheart’, con la única excepción del siguiente corte, “Nocturna”, obligatorio en sus actuaciones y perteneciente al ‘Darkness and hope’.

El sonido a lo largo de toda la actuación no fue demasiado alto, se habría agradecido un poco más de potencia sin olvidar el hecho de actuar de día, lo que fue el comentario más generalizado entre la gente.

Con “The southern deathstyle” y “Everything invaded” volvieron a repasar su último y excelente trabajo con buen criterio, lo que pudo recogerse por la ovación del respetable, mientras que con “Opium” lograron el momento álgido de su descarga y los instantes más intensos.

“Wolfshade (a werewolf masquerade)” supuso un nuevo viaje en el tiempo que desembocó en uno de los cortes más coreados por su seguidores, “Mephisto”, eligiendo para acabar “Fullmoon madness”, ambos cortes de ‘Irreligious’.

Buen sabor del boca el que me dejaron estos portugueses, aunque tampoco me habría quejado si hubieran podido tocar un rato más y brindarnos temas como “I’ll see you in my dreams” del single del mismo nombre. Habrá que esperar a verlos de gira, y ojalá que esta vez no sea como teloneros de nadie.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Hèctor Prat y Ángel Ruiz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Más Fotos:

MACHINE MEN

LABYRINTH

BEYOND FEAR

MOONSPELL