Inicio Festivales Crónica Festival METALWAY – Crónica y fotos de MANOWAR.

METALWAY – Crónica y fotos de MANOWAR.

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION




Documento sin título


A LOS REYES LES PESA LA CORONA

Los nervios me pueden ante la responsabilidad de escribir acerca del grupo que ha sido la banda sonora de mi vida, cuatro tíos con los que crecí metaleramente hablando, pese a mis orientaciones musicales más extremas, pasando a ser sus temas auténticos himnos para el que firma. Con todo esto quiero dejar bien claro que lo malo y bueno que se diga en esta crónica va a ser única y exclusivamente lo acontecido durante su actuación en el METALWAY festival y ni mucho menos serán opiniones y manías persecutorias propias, pues como seguidor de la banda no se me puede achacar tenerlos entre ceja y ceja. Pero eso no quita que se comportaran como unos cretinos en algunos sentidos como al hacernos firmar a todos los reporteros un amenazante pseudo-contrato para hacerles fotos solamente durante un minuto y encima sin flash, y que transcurrido ese tiempo nos sacaran a empujones prácticamente su cuerpo de seguridad personal…

En lo referente a lo musical y más o menos a la hora anunciada por la organización se encendieron las luces en tonalidad rojiza, como suele ser usual en ellos, mientras sonaba la intro/presentación habitual. Acto seguido saltaron a las tablas Joey Demaio, Karl Logan y Scott Columbus mientras sonaban los primeros acordes de “Manowar” ante la exaltación de todo el gentío, haciendo acto de presencia Eric Adams poquito después, embutido en su habitual vestimenta de cuero como el resto de la banda.

“Brothers of metal” del ‘Louder than hell’ fue la siguiente en sonar, y no creo que haga falta mencionar a que volumen ensordecedor… Tras “Call to arms” vino “Sun of death”, o lo que es lo mismo, el solo de guitarra de Karl Logan como suele ser habitual en ellos. Está claro que son unos grandes instrumentistas, pero sigo pensando que en festivales en los que el tiempo de actuación es más reducido que en una gira deberían ahorrarse ciertas exhibiciones individuales, y aparte de eso, ya que realizan los solos, especialmente en el caso de Karl, al menos tratar de que sonaran a algo en concreto, y que no se limitara simplemente a tocar a velocidad de vértigo.

Con “Kings of metal” pocos fuimos los que no estábamos dejándonos las cuerdas vocales berreando al unísono de semejante tema, aunque sin tiempo para recuperarnos ya nos encontramos entonando “Sign of the hammer” y haciendo la señal del martillo como si la vida nos fuera ello, pudiendo disfrutar acto seguido en solitario de las virtudes como vocalista del señor Eric Adams al que vi mucho más en forma en sus labores que en la gira del ‘Warriors of the world’. Acto seguido continuaron su descarga con “Blood of my enemies” y “Kill with power” rescatando del olvido un buen álbum como es ‘Hail to England’, con un sonido bastante aceptable, si bien en algunos momentos daba la impresión que se iba y venia parte del mismo, aunque solo en algunos momentos.

Como no podía ser menos, llegó un nuevo momento de lucimiento personal, esta vez para el bueno de Joey y su peculiar bajo, un solo un tanto largo para el tiempo del que disponían en general, aunque si es cierto que cuando menos sonaba a algo, con momento flamenco incluido, algo ya visto en su última gira. Tras este, nos regalaron “Heart of steel”, ideal para ser coreada por todos, lo mismo que el siguiente tema, “Carry on”, que hacía ya tiempo que tenían olvidado y que hizo las delicias de fanáticos y fans.

Y a continuación llegó una de las primeras sorpresas desagradables, y es que tras “The gods made heavy metal’, un tema muy habitual en sus conciertos, tenían programados dos temas más antes de los bises, que no eran otros que “Outlaw” y “House of death”, pero la cosa es que al final no sonaron ni uno ni otro y pasaron directamente a “Power”. Ni se ni quiero saber porque hicieron esto para ahorrarme decepciones personales.

Acto seguido se fueron del escenario dejándolo a oscuras hasta una nueva aparición de Joey, esta vez sin bajo y con un folio en la mano, dispuesto a arengarnos acerca de su forma de ver el mundo como suele ser habitual, de lo que es importante y lo que no…Solo que esta vez nadie se creyó que el dinero, los coches y demás no son importantes ni para él ni su familia…también soy de la opinión de que aunque es algo habitual en ellos en un festival se lo podrían haber ahorrado, o emplear esos minutos en subir las Harleys el escenario, que cuanto menos queda bastante más espectacular y entretenido.

Por fin se acabo el adoctrinamiento metálico, para dar paso a dos de sus mejores temas sin lugar a dudas, “Hail and kill” y “Black wind, fire and steel” (siendo la última de la noche), desatando el delirio y la locura colectiva entre todos, y cuando digo todos es que no se veía un trozo de césped y miraras donde miraras solo veías cabeza al mismo ritmo. Lo malo de todo esto fue la cantidad de samples y demás que añadieron al sonido entre otras cosillas, desmereciendo mucho el espectáculo para los que nos dimos cuenta, aunque una cosa no quita la otra, cuando se va a disfrutar, se disfruta de un modo u otro.

Otra cosa que no puede dejar de mencionarse es que los tempos de las canciones estaban exageradamente ralentizados, con lo que un tema de 5 minutos tranquilamente podía venir a durar un minuto más sin rubor alguno, restándole de este modo parte de su potencia. Y otro argumento que se podría discutir también es el del setlist elegido, y es que ya es demasiado tiempo repitiendo los mismos temas, y no vale como motivo el hecho de que sean los que los fans queremos escuchar, puesto que tienen otros muchos tan buenos o más que los que vienen ejecutando, será cuestión de gustos, pero renovarse o morir que se suele decir.

Por lo demás, los MANOWAR de siempre con la actitud y poses de siempre. Se podría decir que es lo que la mayoría de su público quiere (queremos) ver y eso es lo que ofrecieron en cierto modo, pero no por ello hay que dejarse engañar ni mirar a otro lado cuando quieren vendernos la moto. Veremos que ocurre la próxima vez que vengan por estos lares.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Héctor Prat y Ángel Ruiz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.