Inicio Noticias AVALANCH – Diario de Gira en Centro América…

AVALANCH – Diario de Gira en Centro América…

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION




Documento sin título



La experiencia es un grado. Y esta vez se notó la primera aventura Latinoamericana, sobre todo de cara a organizarnos en aeropuertos, aduanas, etc… No por ello nos libramos de algún que otro contratiempo.

El Salvador nos acogía con una pequeña tormenta tropical tras unas 30 horas de viaje con sorpresa incluida gracias a que nuestros amigos Norteamericanos tratan a todo aquel que aterrice en su territorio, sea para quedarse o sea simplemente para hacer escala hacia otro país, como si fueran delincuentes… Están ganando muchos simpatizantes con estas políticas… ya sabes, primero dispara y después pregunta. Toma de huellas dactilares a todo el mundo, foto, interrogatorio personal, y un sin fin de actos hostiles por defecto…

En el hall del gran hotel Hillton de San José nos recibía el promotor del evento: El señor Carlos. Gran profesional y un tipo entrañable. Muy atento en todo momento con la banda. Ojala todos los profesionales fueran como el… Mención a parte también para todo el personal del hotel. Muy amable, atento, y con varios fans entre ellos, lo cual hizo la estancia muy agradable.

Una pequeña cena con cata de la cerveza local, y sin apenas 5 horas de sueño, Fran y yo tenemos nuestra primera cita con los periodistas (mientras que los cabrones de los demás se quedaban durmiendo en el hotel). A las 8 de la mañana nos vamos acompañados por Carlos a Radio Astral, emisora nacional 100% rock que apoyó el evento y se volcó con la banda pinchando AVALANCH a todas horas. Allí nos recibió el equipo del programa con los brazos abiertos, así como varios periodistas más. Fue muy gratificante pasar allí un par de horas charlando vía telefónica con decenas de fans que llamaban desde todos los rincones del país… Tras firmar creo que mas de 100 camisetas para sorteo, nos llevan al recinto del show para hacer el check sound. El sitio esta muy bien. Nuestros técnicos ya tenían todo preparado, así que la prueba fue muy sencilla, aunque no por ello corta (unas dos horas). Todo estaba ok para darlo todo a eso de las 8 de la noche.

Para variar, Paulo (nuestro manager) nos lleva a comer a un mexicano… en fin, se nota que aun no ha probado una buena fabada…jejejeje.

La siguiente cita era para la televisión… un programa de variedades a nivel nacional. Fue muy agradable comprobar como la banda es conocida y respetada en El Salvador. Creo que eso lo notamos en la televisión, viendo como nos trataron y lo interesante y amena que hicieron la entrevista. Allí se estreno en primicia para toda Latinoamérica el video de “Alas de Cristal”, se sortearon mas pases de backstage entre los televidentes… (ya habíamos sorteado tb para la radio).

La anécdota anecdótica de la tarde fue el momento cumbre en el que la presentadora interrumpe la entrevista para hacer un anuncio publicitario y toda seria comienza diciendo: “si te gusta lamer, chupar, morder y masticar…. entonces no lo dudes, los caramelos blablabla” Esta claro que no pudimos contener la risa hasta el final de la entrevista… ¿y quien no?.

Tras un breve descanso en el hotel (descubrimos el gimnasio, jacuzzi y la sauna que había en la planta 11) nos dirigimos al lugar del evento.

¿Estábamos preparados para aquello? No lo sé. Sabíamos de la efusividad del publico salvadoreño, pero aquello nos desbordo a todos. Las gentes de las primeras filas estaban extasiadas con el show. Creo que todos nosotros nos quedamos pálidos cuando vimos al primer tío caer de cabeza al suelo lanzado por los demás mas allá de las vayas de protección. Eso ya lo habíamos visto en México por primera vez, y nos quedamos alucinados, pero aquí era aun más bruto. Creo que vi salir a mas de 40 o 50 tíos directamente a la enfermería… Caídas de coxis, de cabeza, de espalda… y lo peor: caídas voluntarias… todos querían subirse en brazos de los demás y ser lanzados. Aquello era una locura. Creo que AVALANCH y el publico salvadoreño se transformaron en un único ser, radiante de rock , fiesta y buen rollo. Asi fue, que según parece el show que dimos duro casi tres horas, con todo el pabellón radiante, cantando todas y cada una de nuestras canciones…. ¡¡¡Gracias!!!!!

Al finalizar el show conocimos a muchos de los fans que pudieron colarse hasta nuestros camerinos, incluidos los que habían ganado los pases de backstage especiales. También tuve el placer de conocer y compartir con la banda de abertura…. Gente muy amable y simpática.

Al día siguiente nos llevaron hasta El Tunco. Playas surferas del Pacifico. No sabemos exactamente si para protegernos, o para vigilarnos, contábamos con la grata compañía de dos policías armados como escolta. Pasamos un día magnifico a orillas del mar, partido de fútbol incluido donde podríais haber visto a Ramón comer hierba en mas de una ocasión… que os cuente él por qué…jejeje. También hubo demostración artística de caída libre en grupo a piscina…Del concurso de luchadores de sumo mejor no os hablo… correría peligro mi integridad, aunque haré lo posible por publicar ciertas fotos….jejejejeje.

Coincidíamos en el hotel con mas músicos. Venían de México. Esa noche actuaba Reyli (ignoro si esta bien escrito), cantautor mexicano. Fuimos invitados con pase VIP al show y allí nos plantamos… como dice una canción de Ilegales: “nos comimos su comida, nos bebimos su bebida, metimos mano a las chicas…” Pasamos una gran noche entre el camerino con barra libre y la fiesta VIP After Hour para pijos con barra libre también que hacían en el ático del shoping gigante donde nos encontrábamos. Nos hizo mucha ilusión comprobar como un show como el de aquella noche, de un artista apoyado por mtv y telefónica, con mucho dinero de por medio, no conseguía convocar mas personas que el nuestro de la noche anterior…(jejejeje)

Al día siguiente (nuestro ultimo día en El Salvador), decidimos quedarnos en el hotel haciendo buena cuenta del jacuzzi, y de la piscina, puesto que el día siguiente seria muy duro. Yo era consciente de que teníamos una deuda pendiente con Moztezuma desde la gira anterior. La bien llamada “Venganza de Moztezuma” me alcanzo finalmente. Si bien no estábamos en México, creo que la comida mexicana y algún que otro tequila junto a mi amigo Roberto Coyote Enmascarado ( el ya sabe) sirvieron para que ocurriera. Si a estas alturas no sabéis de que hablo, me seria muy difícil explicaros explícitamente en que consiste dicha venganza. Digamos que la primera vez en el día buscas un lugar tranquilo, limpio y con papel… cuando llevas 11 veces en el mismo día ya estos requisitos van perdiendo importancia, y acabas con tu dignidad por los suelos y los higadillos en algún lugar del alcantarillado local. Ya regresare para buscarlos mas adelante.

Vuelo a Guatemala, con unas perspectiva cuanto menos desconcertantes. El promotor local, de cuyo nombre no quiero acordarme nos hizo retrasar el vuelo un día por no cumplir con las condiciones que se habían pactado. Aun sin cumplirlas decidimos viajar el mismo día, pensando únicamente en nuestros fans, que no se merecían perderse el concierto por culpa de la falta de profesionalidad de dicho promotor. Digamos que hicimos el concierto sabiendo que no iríamos a ver nunca una parte sustancial de nuestros honorarios pactados meses antes bajo contrato… gajes del oficio.

Así pues nos enfrentábamos a un día difícil, pues cuando alguien falla en este apartado, sabes que va a fallar en muchos otros, como por ejemplo, la organización del evento. Por suerte o por desgracia, tenemos el culo pelao de trabajar en situaciones así.

Debemos añadir a todo esto la inmensa cantidad de agua que estaba cayendo sobre la ciudad. Un autentico diluvio, sumado a la mala organización (el escenario no estaba debidamente protegido contra la lluvia), la cosa se ponía fea… pero AVALANCH quería tocar, y aun a riesgo de correr autentico riesgo físico decidimos salir. Yo tenia mi pedalera sobre un charco de agua, al igual que Dany… Sobre Marco caía un diluvio, sobre los teclados de Roberto lo mismo… cualquier cable mojado (todos) podía esconder una descarga eléctrica al tocarlo, pisarlo o simplemente pisar en el agua que lo cubría…

Fue realmente peligroso. Personalmente conozco un caso aquí en Asturias. La orquesta Cuelebre vivió un lamentable episodio por tocar en condiciones similares. La muerte de uno de sus miembros. Fue a coger la mesa de mezclas y se quedo literalmente pegado… lamentablemente sabemos de que estamos hablando cuando hablamos de ¡¡¡autentico peligro físico!!!

Aun así fue una noche mágica. No os olvidéis por favor el auge de la “Venganza de Moztezuma”: Efectivamente estaba bajo sus delirantes efectos, los cuales no te garantizan que no tengas que abandonar el escenario inmediatamente, con tu orgullo por los suelos, y sin pararte a pensar donde desahogar tus penas… Por ello esa noche no fue una de mis mejores noches… lo reconozco y pido disculpas a los fans de Guatemala, pero no pude hacer mas…

Mis compañeros si estuvieron al 100%, al igual que el publico… unas cuantas horas bajo la lluvia no sirvieron para restar una pizca de calor y entrega a esa pedazo de gente… se merecen todo lo que esa noche ocurrió y mucho mas. El concierto fue maravilloso. Todos enlatados, mojados y extasiados…. Hicieron darnos cuenta que realmente mereció la pena el riesgo que corrimos. Jamás olvidaremos Guatemala y su gente. Por supuesto el promotor no apareció ni con el dinero, ni tampoco apareció al día siguiente con el autobús a recogernos para llevarnos al aeropuerto, cosa que como ya veiamos venir (Paulo se las sabe todas), teníamos las espaldas cubiertas con un transporte alternativo.

Muy temprano salimos para Costa Rica. La compañía Taca intenta, para variar, sacar unos dólares extra echándole un poco de morro y jugando con la batalla psicológica de la putada que puede ser para un grupo como el nuestro perder un vuelo por culpa de un puñado de dólares. Gracias a dios tb tenemos el culo pelao con estas cosas, y peleamos hasta conseguir que no nos timasen. Por cierto, no sabéis la cantidad de puertas que se pueden abrir, y normas que se pueden quebrantar regalando un CD a tiempo… en fin.

Ya en Costa Rica, y tras atender a los fans que siempre vienen a esperarnos a los aeropuertos, conocemos al genial Darren Mora. Promotor local del show. Una persona excelente, con la cual enseguida surgió una química especial. Incluso me atrevo a decir que también surgió una sincera amistad. Darren apostó fuerte por AVALANCH en cuanto escucho El Hijo Prodigo. Organizo un show muy bonito en una lujosa sala de la capital (muy americana). Conocimos a gente muy entrañable, y es que Darren se ve que se sabe rodear de muy buena gente, amigos generalmente, que trabajan con mucha pasión cada uno en su tarea.

De camino al show nos muestran la portada del periódico de mas tirada nacional en Costa Rica. Para sorpresa de toda la banda ¡¡¡AVALANCH era portada!!! Me habían hecho una entrevista telefónica (realmente muchas mas que una) para un periódico en Costa Rica, pero nunca imagine que se trataba de el periódico mas importante del país, y mucho menos que seriamos portada con motivo del show.

Tras una ligera cena en un italiano, con Rogelio, amigo intimo de Darren como maestro de ceremonias, nos fuimos a tocar.

El show fue el perfecto broche de oro para estos tres conciertos. Una vez mas nos quitamos el sombrero, esta vez ante el fan de Costa Rica. Volcados de principio a fin fuimos conectando con ellos de una forma cada vez mas intensa hasta que los últimos temas se convirtieron en un éxtasis total. Incluso terminamos el show con decenas de fans que controladamente iban subiendo al escenario… algo increíble. Esa noche probamos a hacer un set list muy diferente en cuanto a estructura se refiere, y la verdad que fue todo un acierto…

Después de este show vino el momento más mágico de toda la experiencia centroamericana. Nuestro amigo Darren nos tenía reservados tres noches en el Caribe, en concreto en Puerto Viejo. Cuatro horas de viaje, atravesando kilómetros y kilómetros de bosque ecuatorial a trabes de unas preciosas montañas con amanecer incluido, un autentico regalo para los sentidos. Mientras todos dormían, Darren iba haciendo de guía para mí, explicándome muchos de los secretos que el bosque guarda consigo. Darren es un buen amante de la naturaleza, se le ve en los ojos esa emoción especial cuando habla de los encantos naturales de su país (que son muchos).

El hotel es una especie de posada (toda de madera) para surferos al lado del caribe, y rodeada de kilómetros y kilómetros de jungla tropical. Parece ser que la noche anterior unas panteras habían rondado la casa del dueño del hotel. A partir de ahí podéis imaginaros la variedad de fauna salvaje que convivía con nosotros. Estábamos sentados comiendo, y tan solo dos metros mas allá comenzaba la jungla… tal y como os lo cuento.

En plan verano azul, nos alquilamos unas bicis para recorrer las playas, todas ellas paradisíacas. Tal parecía que estábamos en Jamaica, pues los lugareños tenían la misma imagen y las mismas costumbres que ellos (si, las mismas).

De hecho, cabe destacar la autentica fiesta reagge a la que asistimos en un pequeño bar al lado mismo de la playa. Si te descuidabas estabas en el agua. Fue un buen momento para darnos cuenta que la aventura centroamericana tocaba a su fin. Los diez de la expedición vivimos momentos muy buenos, unos muy intensos y otros muy relajados. Paulo, Rogelio, Gerardo y David mas los 6 músicos que ya conocéis disfrutábamos de los últimos momentos juntos antes de emprender viaje de regreso.

Darren nos recogía a eso de las 4 de la mañana para llevarnos al aeropuerto, no sin antes regalarnos un café exquisito, unos chocolates (de los de comer) y algún que otro diseño artístico autóctono. Ya le hemos insistido a Paulo: queremos mas, necesitamos mas!!! Si Dios quiere en Febrero del año próximo haremos otra excursión. Gracias a todos los que asististeis a nuestros shows. Gracias por el apoyo, calor y entrega. Gracias a toda la gente que trabajó en los eventos. Y en especial, muchas gracias a Carlos de El Salvador y a Darren de Costa Rica. AVALANCH os lleva en los corazones.

Alberto Rionda