Inicio Conciertos Crónica Concierto SCORPIONS – Talavera de la Reina

SCORPIONS – Talavera de la Reina

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION




Documento sin título


Talavera de la Reina – QUIJOTE ROCK – 13 de Julio de 2005

Klaus Meine y Rudolph Schenker llevan en activo desde 1966, año en el que fundaron SCORPIONS. Es un record absoluto sin duda…Tantos años en el mundo del rock potente desgastan a cualquiera, pero SCORPIONS y en concreto estos dos titanes, siguen en la picota del hard rock junto a Matthias Jabs, otro ilustre veterano, y sus dos nuevos compañeros y además lo hacen con una salud, estado físico y rendimiento musical excelentes.

Es rigurosamente elogiable ver, sentir y comprobar como el cantante y el guitarrista están pletóricos. Una banda como ellos que ha ganado mucha “plata” puede permitirse ciertas licencias, por ejemplo haberse retirado a vivir de las rentas de “Still Living You” o “Wind Of Change”. Los royalties de solo esos dos temas seguro que a cualquiera de los que leemos esto nos darían para vivir varias vidas a pleno confort. Pero SCORPIONS no están tumbados en el sofá de su mansión, viejos y acabados, contando la “pasta”, sin más. Felizmente, ellos viven el rock duro en la carretera, viajando de país en país, haciendo las delicias de un público incondicional, tanto veterano como joven. Para Rudolph y Klaus vivir felices e intensamente es hacerlo sobre el escenario, y por ello, esas “licencias” se las permiten cuidándose, manteniéndose en plena forma, mimando las cuerdas vocales, siguiendo regímenes, visitando el gimnasio, etc, y eso TODOS lo agradecimos y lo notamos la pasada noche en su estupenda actuación. ¡¡Lo de SCORPIONS si es profesionalidad, honestidad y amor por el hard rock!!

Cerezuela y un servidor estuvimos por la tarde en un lujoso hotel en Toledo capital entrevistando a Rudolph, incluso creo que fuimos el único medio que lo hizo, y os aseguro que Schenker es feliz, tras sus estratosféricas gafas luce un brillo especial en los ojos cuando le das las gracias por seguir en la brecha desde 1966 ofreciendo grandes conciertos como el de la pasada noche. Rudolph tiene un look para los 57 años que cumplirá el 31 de agosto, que ya quisiéramos todos, y demuestra ser un tío que disfruta, que “lo vive”. De todas formas no hay que estar a medio metro de él para comprobarlo, basta con seguir sus evoluciones durante la hora y cuarenta minutos de su actuación…Schenker sigue siendo el fiero tigre de Bengala de siempre, salta, brinca, baila, hace sus inconfundibles movimientos de brazos, es ¡¡genial!!

Por ello, y por llevar todos estos años en activo en el rock, a pesar de la crisis de mediados de los 90´s, SCORPIONS merecen mil medallas de oro, y por seguir haciéndonos vibrar y disfrutar como lo hicieron con creces en Talavera.

Evidentemente, ya no son los SCORPIONS del “World Wide Live" de 1985, o los que yo vi por primera vez en directo en el Festival de Donington, U.K., en agosto de 1980 junto a JUDAS, RAINBOW y SAXON entre otros, pero para haber pasado tantos años, la banda demuestra una salud y entrega excelentes.

Es imposible, o casi, mantener la llama a la misma intensidad que hace tantos años, pero lo de Rudolph, Meine y Matthias es de premio Nóbel. Ya no son tan rápidos, enérgicos, violentos, ya no tocan temas tan rápidos, lo hacen más reposados, incluso a veces demasiado lentos para que el cantante Meine pueda cantarlos sin excesivo esfuerzo, pero en mi opinión todo eso es perdonable en su caso.

Evidentemente a todos nos hubiera encantado disfrutar en el QUIJOTE ROCK de temas tan agresivos como “Dynamite”, pero sinceramente, tras los 100 minutos de su show cualquier amante del hard rock que se precie puede estar contento y satisfecho con lo que SCORPIONS nos ofrecieron. ¿Qué su actuación pudo ser mejor, más heavy y cañera y haber tocado menos baladas? Honestamente sí, a todos nos hubiera gustado, pero para los años que llevan en el rock, lo que nos trasmitieron fue oro puro sonoro.

Matthias fue en esta ocasión el más “parado” de todos, incluso le noté un poco lento en algunos solos, pero hay que entenderlo, y más después que su compañero Rudolph nos contara horas antes que su amigo Jabs había sufrido un reciente accidente en una pasada actuación y no estaba totalmente recuperado. Creo que en Estepona sufrió una caída, no se si Schenker se referiría a esa inclemencia.

Dado que nos tuvimos que desplazar a Toledo capital para entrevista a Rudolph Schenker no llegamos a tiempo para poder disfrutar del resto del evento. Tras un bocata de calamares y zumito de cebada previo, entré al recinto cuando acababa la actuación de SANDALINAS.

Al poco tiempo, irrumpieron en escena SCORPIONS ante las poco más de 4000 personas asistentes a la cita. A pesar que en la previa he comentado que para los años que llevan en la carretera un show como el de la pasada noche hay que calificarlo con matrícula de honor, hay detalles y cosas que no entiendo…Por ejemplo el hecho de empezar con un tema tan insulso, lento y soso como “New Generation” de su último álbum “Unbreakable” y no como hace años con “Coming home/Bad boys running wild”. Ya lo hicieron en la anterior gira, y supongo que irrumpen en escena con un tema lento/medio tiempo para que Klaus vaya calentando su voz poco a poco. Si es por ello lo entiendo, pero me rebela, sinceramente.

El repertorio, las poses, y hasta la indumentaria rayada de Meine fueron calcadas a las de sus dos anteriores giras que pasaron por Lorca y Granada. La decoración escénica fue muy parecida, con el telón de fondo con el logo de la banda, aunque esta vez la tarima de la batería blanca de dos escalones llena de luces cegadoras no existió, y como añadido a la anterior actuación granadina llevaron dos paneles laterales para tapar los amplificadores, con dos escorpiones dibujados que daban un aspecto escénico muy efectivo.

De los temas que recuperaron del set list de las anteriores actuaciones agradecí especialmente el antiquísimo “We´ll Burn The Sky” de su álbum “Taken By Force” de 1977; siempre es importante recordar tan históricos temas, la verdad. En conciertos tan cortos, unos 100 minutos, es muy difícil interpretar sorpresas, salvo que la banda decida hacerlo y quitar de su set algunos clásicos, y baladas, algo que salvo con “We´ll Burn The Sky”no hizo. Fue simpático cuando en la entrevista se lo dijimos a Schenker, y nos dijo…”Quizás esta noche hagamos alguna excepción y por el mero hecho de pedirme que toquemos más temas no habituales toquemos cosas como “In Trance”… “We´ll Burn The Sky”seguro que caerá”.

El resto del repertorio interpretado fue el habitual, incluyendo tres temas de “Unbreakable”; además de “New Generation” tocaron “Love´Em Or Leave´Em” y “Deep and Dark”. Realizaron una parte medio acústica central donde no faltaron las baladas “Always Somewhere”, “Holiday” y “Wind of Change” (demasiadas baladas para mi gusto, pero tratándose de SCORPIONS lo entiendo), ni faltó la “molona” acústica de Rudolph “punta de flecha”. “Tease me Please Me”, que no entiendo como lo siguen incluyendo en su set list y “Hit Beetween The Eyes”, recordaron los principios de los 90´s, y para mi el principio de su declive al que sobrevivieron gracias al himno de la Paz "Wind Of Change".

Y como no, todos disfrutamos con los más clásicos “Bad Boys Running Wild”, con Schenker enloquecido, “The Zoo”, donde las guitarras sonaron divinas, “Big City Nights”, antes del bis, donde cantó “todo Dios”, o “Rock you like a hurricane”, en el bis, que sonó demasiado encorsetado y con un arreglo instrumental casi en su final realmente extraño. Como digo hubo muchas, o demasiadas baladas. A las citadas hay que sumarles la penúltima e imprescindible “Still Living You”, que trajo muchos amorosos recuerdos a muchas y muchos, y la final “Whem The Smoke Is Going Down” con la que se despidieron.

¿Más temas? Sinceramente yo eché de menos muchísimos…por citar algunos, “Can’t Live Without You”, “No One Like You”, o el mencionado antes “Dynamite”, etc. Creo que en Estepona si tocaron “Dynamite”, si no es así rectificarme.

Fue gratificante la instrumental “Coast To Coast”, justo antes de las baladas centrales, donde toda la banda, incluido Meine con guitarra en ristre, nos deleitó a la vieja usanza con sus movimientos escénicos al ritmo de las bases guitarreras, alineados en el centro del escenario, y la interpretación de "Blackout" que llegó casi al final del show.

No he hablado del bajista Pawel Maciwoda y el batería James Kottak . En el solo de batería, el loco James Kottak demostró su gran pegada y espectacularidad, así como durante toda la actuación…Este chico es pura dinamita. Maciwoda fue sobrio, serio, tocó bien, sin salirse de su papel, hizo coros…En resumen, cumplió con la sobriedad que siempre ha caracterizado a SCORPIONS en el puesto de bajista.

Los tres reyes Rudolph, Meine y Jabs estuvieron a considerable altura. Rudolph fue el loco de manicomio habitual, Matthias como ya he mencionado estuvo un tanto apático, pero efectivo, y Klaus cantó muy bien. Para los años que tiene lo que hace lo hace genialmente.

Poco más puedo contar…El sonido estuvo bien, y el público disfrutó, aunque para ser sincero diré que estuvo menos animado y ruidoso que esperaba. Incluso cuando terminaron la actuación no pidieron “otra” de una forma insistente y masiva. Solo hubo aplausos y leves gritos de “¡¡Scorpions!!”, pero poco más.

Espero y deseo que en el 2006 nos vuelvan a visitar, esta vez para presentar su próximo álbum en estudio que comenzarán a grabar a finales de éste año.

Texto y Fotos: Rafa Basa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

MÁS FOTOS: