Inicio Lanzamientos A-Z TRIBUZY – Execution

TRIBUZY – Execution

0

TRIBUZY es el nombre de una nueva formación, -o proyecto, eso el tiempo lo dirá-, liderada por el vocalista brasileño Renato Tribuzy. La historia viene de lejos, con una banda de versiones de los Dioses MAIDEN, y en dos bandas, HORIZON y THOTEN, en las cuales grabó un disco y desaparecieron. Ahora pone toda la carne en el asador.

Las colaboraciones que posee este trabajo, son deslumbrantes, la verdad es que cuesta creer como se ha rodeado de semejante elenco siendo todavía un desconocido en la escena. Su banda base es del todo desconocida, pero por ahí pululan Kiko Loureiro (ANGRA), marcándose casi todos los solos, Dennis Ward (PINK CREAM 69) como productor, y colaboraciones de Dickinson, Kiske, Roland Grapow, Roy Z, Matt Sinner y Ralf Scheepers. Cagate lorito.

Cuando se habla de Heavy Metal contemporáneo, las nuevas formaciones pueden tirar para un sonido MAIDEN, o hacía un sonido PRIEST. TRIBUZY sin duda tiran por el camino de los segundos. La voz de Renato tiene una buena gama de registros, entre las que se encuentra los agudos característicos del género. La producción, del propio Renato, es de lujo, ayudado por Ward en la mezcla y masterización.

El Heavy Metal añejo en su concepto y estilo, se ve adornado por un sonido muy actual, una perfecta conjunción del antes y del ahora, sin sonar forzado ni pretencioso. De las colaboraciones ahora damos cuenta, pero destacar la labor de Loureiro, un ser que parecía tímido y que ahora se está destapando como el monstruo guitarristico que es. Tras su trabajo en ANGRA, y su disco en solitario, ahora vuelve a sorprender con una retahíla de solos, que quizás tengan menos sentimiento y atmósfera que en sus propios trabajos, pero que leches, son espectaculares. Punteos en plan guitar-hero, a toda ostia y sin dejar de adornarlos con coloridas armonías.

“Execution” es la primera piedra de choque. El inicio es drástico, riff portentoso y unos cuantos estallidos armonicos. Voz medio gutural doblada con una voz aguda, demostrando la versatilidad de Renato Tribuzy en las voces. El estribillo es un estallido de violencia. Es un corte de puro Heavy Metal, hasta que a mitad del mismo, un punteo impoluto y calmado, nos deja respirar, hasta que un doble-bombo-piñon-fijo deja paso al primero de los brillantes solos del señor Kiko Loureiro.

“Forgotten Time” tiene un aire ochentero, es más melódica que la anterior, y en mi opinión el mejor corte del álbum. Potente, pegadizo y con un estribillo sensacional, donde Tribuzy muestra la valía de su voz nasal. Es un tema que puede recordar a los últimos trabajos de Bruce Dickinson, en su vena más comercial, (tipo “Road To Hell” por ejemplo).

“The Attempt” siguen en la línea de la anterior. Pegadiza y directa, no en vano son los dos cortes más cortos (ja, que bueno) del trabajo, apenas pasando los 4 minutos. El solo de Kiko es esplendoroso. El cuidado con el que se ha tratado a los estribillos es sensacional, hay armonías y dobles voces que quedan realmente brillantes.

“Divine Disgrace” empieza con una imitación de Sebastián Bach (SKID ROW) al inicio, para romperlo con otra de Halford. Las similitudes de este tema, y muchos destellos del resto de cortes, con el trabajo en solitario de HALFORD, incluso lo último de JUDAS son evidentes. JUDAS PRIEST es la banda base donde se asienta su sonido y su estilo, es indudable.

“Absolution”, cuenta con una colaboración impresionante de Michael Kiske (si, el que dijo que no volvería a cantar nunca más Heavy Metal). Empieza calmada, con percusiones y teclados, y la voz de Kiske, luego irrumpe la voz de Tribuzy reventando, para llegar al estribillo donde Kiske vuelve a demostrar que aunque le joda, aunque no quiera, es un cantante de Heavy Metal , y la gente que le sigue y le admira es gente del Heavy Metal, y joder, que aunque no le guste, se tendrá que tragar sus palabras, y cantar HEAVY METAL. 9 minutos de gloria pura, en un duelo vocal con claro vencedor. Veloz y calmado, brutal y suave, lleno de contrastes y directo. El solo de Roland Grapow es tan angustioso como espectacular.

“Web Of Life” sirve para demostrar el buen hacer de Renato en las voces, cantando al límite. Un tema que podría entrar en “Resurrection” del omnipresente y santificado Halford. Otra vez es Roland Grapow el encargado del solo.

“Nature Of Evil” es espectacular. Cantada a medias por Matt Sinner, y con la colaboración de Ralf Scheepers en los coros (creo que lo normal hubiese sido cambiar estos papeles). Hace honor a su nombre, sin duda alguna, el principio es perfecto, oscuro, con los teclados dando un aura de misterio sensacional. Tribuzy canta de forma más grave. El puente es cantado a medias con Sinner, y el estribillo, a cargo de este último es impresionante, seguro que no lo olvidarás en la vida. No se cual es la naturaleza del mal, pero os aseguro que aquí hay un cacho de ella. El solo de Kiko es de maestro, muy en plan Malmsteen.

“Lake Of Sins” tiene un riff más modernillo, siguiendo el doble bombo el mismo ritmo durante toda la estrofa, lo cual la convierte en algo repetitiva. Quizás sea el único punto flaco del trabajo, el único intento de rellenar un trabajo espectacular, de lo mejor del año en el estilo.

Llegamos a la esperada colaboración de Bruce, “Beast In The Light”. Un duelo en toda regla, una estrofa para cada uno, y intercalándose en el estribillo. No se que tiene este tío, pero cada año que pasa es mejor, que me de la dirección donde el Diablo compra las almas, que voy ahora. El tema es genial, el estribillo como casi todos, fantástico, es inevitable es regustillo de IRON MAIDEN, con un sumo gusto en las melodías, tanto vocales como de guitarra. Los solos se los reparten entre Kiko y Roy Z, el cual, como siempre tiene un sonido propio un tanto extraño, que contrasta con el de Kiko, más pulido. Dos guitarras de estilos diferentes, unidos por la causa.

“Agressive” es la encargada de cerrar, su título no deja lugar a dudas. Un cañonazo de Power / Heavy a todo trapo, con un estilo muy americano, con poca melodía y mucha mala ostia.

Un trabajo sorpresivo, de una banda a la cual auguro un buen futuro, no en vano, sus padrinos son unos patriarcas dentro del género. Posiblemente, si no fuera por estas colaboraciones, este disco hubiera pasado desapercibido. Así que bienvenidos sean, y que ustedes lo disfruten.

Àlex Sánchez Cerro (Era Del Metal ‘zine)
alex_sanchez@rafabasa.com

Track List:

  1. Execution
  2. Forgotten Time
  3. The Attempt
  4. Divine Disgrace
  5. Absolution
  6. Web of Life
  7. The Nature of Evil
  8. Lake Of Sins
  9. Beast in the Light
  10. Aggressive