Inicio Lanzamientos A-Z BRUCE DICKINSON – Tyranny Of Souls

BRUCE DICKINSON – Tyranny Of Souls

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION

Hablar de BRUCE DICKINSON es para muchos hablar de la voz del metal. El cantante de los MAIDEN lleva años fascinando con sus registros vocales y muchas de sus composiciones, ya sea dentro de la Doncella o en solitario, han pasado a la historia de la música. Desde comienzos de los 90´ Bruce fue consciente de que su creatividad en IRON MAIDEN parecía quedar en un segundo plano y comenzó una carrera en solitario que hizo que su abandono de la Doncella sumiera a esta en una de sus etapas más oscuras. Entre tanto DICKINSON grabó varios discos de los que quedarán registrados como inolvidables el “Accident of Birth” y “The Chemical Weding”. Finalmente, y tras la esperada vuelta a IRON MAIDEN como solista, y en medio de un “periodo de descanso” de la banda, Bruce vuelve a irrumpir en el mercado con su nuevo trabajo en solitario.

“Tyranny of Souls” es definitivamente la consagración de Bruce como compositor más allá de los ambientes musicales en los que IRON MAIDEN se mueve en los últimos años. Con esto quiero decir que nos encontramos ante un disco que puede gustar bastante a los seguidores de MAIDEN, pero en el que se observa claramente como las influencias del cantante inglés y sus composiciones tienen matices más variados de los de su banda de toda la vida. “Tyranny” es un disco variado, complejo, difícil en algunos momentos, pero al mismo tiempo es una apuesta difícil de la que BRUCE sale bien parado. Tanto por la calidad compositiva de muchos de los temas, como por la variedad de algunas canciones, que tal vez nunca habrían tenido cabida en IRON MAIDEN.

Inicialmente la portada del disco ya nos lleva a la personalidad polifacética y amante del arte de BRUCE . Con una alegoría del Infierno de Hans Hemling, la temática del álbum ya se nos representa como oscura, apocalíptica y cercana a los temas filosóficos e incluso teológicos en los que Bruce parece encontrarse tan a gusto. La propia intro “Mars Within” ya nos empuja a esos lares oscuros, y rápidamente se adentra en “Abdution”, un potente tema con un riff muy rápido a cargo de Roy Z y la inconfundible voz de DICKINSON levantándose sobre la poderosa batería. No obstante quizá este sea el tema que más me recuerda a IRON MAIDEN, a algunos de esos temas ocultos en algún disco que nunca han llegado a convertirse en demasiado populares. Un posible hit que puede agradar sin problemas a la mayoría de sus fans.

Casi sin habernos recuperado comienza “Soul Intruders” con una fiereza brutal. Es el tema más cañero del disco, con unos ataques de guitarra y batería completamente brutales y un estribillo en el que la voz de DICKINSON se muestra pletórica.

“Hill devil hill” ya es una muestra del conjunto del álbum y de hacia donde va caminando el resto del disco. Con un comienzo a medio tiempo y la voz imponiéndose poco a poco, va aumentando su fiereza hasta la línea del estribillo, realmente apasionada. Es para mi una canción que refleja ese ambiente mitológico que tanto le gusta a Bruce perfectamente, con un final que va rompiendo la dureza del tema mediante líneas melódicas mucho más suaves. Y esa suavidad se engancha perfectamente con “Navegate of the seas of the sun”. Estoy convencido de que para muchos va a ser el tema del disco, pese a ser un tema semi acústico y no tener nada que ver con su banda IRON MAIDEN, pero es totalmente comprensible. Es un tema que va creciendo en fuerza y que pide ser oído una y otra vez. Poética, dulce, potente… tal vez el trabajo de voz más complejo se encuentre en este tema.

“River of no return” es otro tema oscuro, que inicialmente nos lleva a ambientes cargados de simbolismo, con unas guitarras muy potentes y un trabajo sutil en los teclados. Roy Z brilla especialmente en las partes solistas con ese sonido denso al que últimamente nos tiene acostumbrados. Un sonido que vuelve a repetirse en “Power of the sun”, tal vez maquillado por un estribillo más del estilo al que estamos acostumbrados a escuchar a DICKINSON .

“Devil on a hog” es uno de los temas que más me ha gustado del disco, y tal vez por recuperar los aires más rockanroleros de sus primeros trabajos en solitario. No obstante es un tema que no parece encajar muy bien en el conjunto del álbum, ni por los coros, ciertamente festivos y que recuerdan asombrosamente al Hard Rock americano más clásico. Por cierto, la forma de doblar la voz en algunas partes del tema también recuerda mucho el último disco de Judas ¿Roy Z y sus influencias de nuevo?

“Believil” nos recupera el ambiente fantasmal y oculto de todo el trabajo. Con unas líneas de teclados y baterías sintetizadas, Bruce va creando una base fantasmagórica hasta lanzarse a fondo en la parte central del tema hacia una auténtica declaración de intenciones: i believe in evil….

El disco se cierra con “A Tyranny of Soul”. De nuevo un tema que crece en intensidad según avanzan los compases, aun manteniéndose en entornos de misterio y grandiosidad oscura. Especial atención a las guitarras, que en esta ocasión parecen afilarse hasta terminar en un solo corto, pero delicioso en su sencillez y al mismo tiempo agudeza.

En resumen, un gran disco que será comparado sin ninguna duda con los dos anteriores trabajos en solitario, pero que me costaría decir si es mejor o peor. Eso sí, la intensidad, oscuridad o melancolía de todo el disco puede llevar a que muchos no acaben de cogerle el gusto hasta oírlo varias veces. Pero Bruce es como el buen vino, con el tiempo, y paladeándolo con paciencia va mejorando hasta la pura excelencia.

Fernando Checa

Track List:

  1. Mars Within (Intro)
  2. Abduction
  3. Soul Intruders
  4. Kill devil hill
  5. Navigate the seas of the sun
  6. River of no return
  7. Power of the sun
  8. Devil on a hog
  9. Believil
  10. A tyranny of souls