Inicio Festivales Viña Rock NEW ROCK-LOM – Viernes 29 – ÑU

NEW ROCK-LOM – Viernes 29 – ÑU

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION





Documento sin título

El “Manicomio” de José Carlos Molina pasó por VIÑA ROCK. Tras tantos años de carrera “había un loco”…era José Carlos, un loco de atar que hizo de las suyas ante un público que llenaba a rebosarel espacio reservado para el escenario NEW ROCK-LOM. Lo cierto es que hacía años que no veía tan lleno el escenario dedicado al heavy metal & hard rock.

Molina lleva en la actualidad una banda de lujo, compuesta por un Manolo Arias a la guitarra, señorial, elegante, tocando con destreza, soltura, y estilo…como en sus mejores tiempos, Gorka Alegre toca el bajo, se mueve muy bien, y toca muy bien, así como el batería Bumper, muy de la vieja escuela, como le gusta a Molina. Eso sí, echo en falta un teclista de respaldo, que de estar en la banda jugaría un buen papel, como lo hacía Collado o Juanmi (CUATRO GATOS) tiempo atrás.

El cantante-flautista sigue impecable en escena, se entrega en cuerpo y alma y puso toda la carne en el asador para que la actuación fuera estupenda, aunque esta noche no cantó tan brillantemente como un servidor esperaba, es claro que los años no pasan en balde…No obstante toreo con habilidad e hizo que el público cantara, saltara y lo pasara bien.Elfinal de su intervención se vio nublado por un piano que no sonó y el mal humor de Molina que al final hizo que “Una copa por un viejo amigo” no fuera interpretada como a todos nos hubiera gustado. Un final desaprovechado por decisión de los duendes que quisieron jugarle una mala pasada al flautista.

Molina ha estado fuera de circuito durante largo tiempo,de hecho desde el LORCA ROCK del 2003 apenas ha hecho actuaciones en directo hasta que hace unos meses me llamó y me dijo: “Qué pasa, Basa, a ver si me echas una mano que voy a tocar en Murcia y Valencia” de lo que me alegré infinitamente, de hecho en la Sala Gamma reventó en cuanto a asistencia y su actuación se refiere. Esta noche había que lidiar un toro bravo comoVIÑA ROCK, y ÑU envistió mientras su artífice toreó.

El set list fue elegido de manera inteligente, cargado de hits de la larga trayectoria de ÑU, por eso no faltaron “No hay ningún loco”, “La granja del loco”, muy cantadas por un publico participativo que se divirtió sobre todo con las piezas instrumentales que tocaron con la flauta como principal instrumento, como “De Fiesta” donde la peña dio palmas hasta reventar y saltó.

La versión de “Tocaba Correr” fue muy especial y preciosa. Molina se colgó la acústica y nos deleitó con uno de los temas más bonitos de la historia del rock que jamás entenderé como no es uno de nuestros más enormes y comerciales hits. La versión tuvo toques folk y a lo JETHRO TULL, curiosamente, je, je.

No me gustó la interpretación de “Más quiero Más”, pienso que José Carlos no estuvo muy afortunado, quitándole a dicha canción la fuerza que originalmente tenía. Cierto es que no todas las noches se canta “de 10” y que la garganta le juega muchas malas pasadas a los cantantes,y que es la primera vez que escucho a José Carlos semi tonado. Sería injusto colgarle por una noche no demasiado afortunada, no seré yo…

“El Tren”, el añejo tema compuesto por José Carlos Molina y Rosendo cuando éste último formó en ÑU hizo que el respetable se volviera loco y José Carlos se aprovechó de ello de forma inteligente, dejándoles cantar eso de…”Si controlas tu viaje, serás feliz”.Tras éste vino una parte instrumental donde Molina a modo de solo hizo que el público saltara una vez más.

“El Flautista” llegó en el mejor momento, tras un buen solo de batería de Bumper al final de “De Fiesta”. Tras “El Flautista” llegó el heavy “Más duro que nunca” donde Molina volvió a sufrir, apoyado por los cánticos del público y la buena labor de su banda, donde Manolo siguió brillando a máxima intensidad, en acordes, solos y puesta en escena. La verdad es que el dúo Arias-Molina es estupendo. Hacía años que no veía a José Carlos apoyarse tanto en un guitarrista y tener con él tanta complicidad. La química de ambos funciona…

Y como todo llega a su fin, ÑU eligió “Una copa por un viejo amigo” para decir adiós, una despedida triste ya que, como ya he dicho,el piano de Molina no funcionó por deseo de los duendes que desde siempre han acompañado al flautista. José Carlos blasfemó, enfadado ya que el piano no sonaba, y se atrevió a cantar una parte de la bonita canción casi a capela, con la guitarra de fondo emulando la labor del piano, pero dado que la canción no sonaba a gusto de Molina, éste decidió despedirse presentando a la banda y con un final “Y al piano…Elton John”, y, se acabó. Un final triste para una buena actuación, no de las mejores, pero si buena.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Rafa Basa y Diego L. Pérez

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.