Inicio Conciertos Crónica Concierto MASTERPLAN – CIRCLE II CIRCLE – ROB ROCK – PURE INC. en...

MASTERPLAN – CIRCLE II CIRCLE – ROB ROCK – PURE INC. en Madrid

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION





Documento sin título

Flying Aces Tour 2005
Domingo 3 de Abril de 2005 – Sala Arena – Madrid

Con la música de fondo de ese primer disco de MASTERPLAN que me maravilla, comenzamos el comentario de lo que fue una fantástica noche de música en su máxima expresión. El concierto se presentaba a modo de mini festival en una opción bastante acertada a mi modo de ver ya que, por un módico precio (que tal como están las cosas, pagar 20 euros por ver a 4 bandas de lujo es una ganga), pudimos disfrutar de toda una tarde/noche fantástica aunque las bandas no pudieran tocar todo el tiempo que hubiéramos deseado (sobre todo en el tema de ROB ROCK). Creo que hemos sufrido demasiadas veces ya conciertos a precios desorbitados donde sólo se ofrecía un telonero de relleno y a veces ni eso y por eso tenemos que aplaudir la decisión de hacer un tour de estas características a un precio bastante asequible. La gente respondió y creo que el concierto (al menos en Madrid) fue un éxito así que nada, que tome nota de esto quien tenga que tomarla y comenzamos con la crónica en sí.

Por causas que desconocemos, pues la prueba de sonido estuvo lista a tiempo, el concierto comenzó un tanto más tarde de lo previsto pero, aparte de este pequeño desajuste, la organización, sonido general, actitud del público y sobre todo actuación de los 4 grupos, fue cuanto menos excelente. Bueno, menos palabrería y vamos con los grupos:

PURE INC.

Unos minutos pasadas las 8 de la tarde aparecía el primer As de la baraja en el pequeño escenario de la sala Arena que ya presentaba un aspecto fantástico con casi todo el público dentro y esperando la descarga que se les venía encima. Los suizos eran “teloneros” de los demás, por llamarlo de alguna manera, pero cumplieron con su papel de animadores de manera excelente.

Es una banda joven que debutó el año pasado con un buen disco llamado directamente “Pure Inc.” que obtuvo unas excelentes críticas. Su estilo es un tanto menos melódico (vamos a llamarlo así) y más actualizado que el de el resto de las bandas pero, aún así, conectaron bastante bien con la gente sobre todo porque, desde el principio, basaron su actuación en una gran actitud, ganas de comerse el escenario y un buen rollo que acabó por transmitirse a la gente que, en principio, no conocía demasiado sus temas.

A destacar sin duda un cantante joven, el italiano Giani Pontillo, que tiene un vozarrón que va a dar mucho que hablar seguro en los próximos años, y al bajista Genti, todo un virtuoso y elemento clave del sonido tan rítmico y poderoso que la banda ofrece en escena. El repertorio se basó básicamente en su disco debut entre los que me quedó con una fantástica “Next to you” (algo más melódica y pegadiza) y el cañonazo “Fear my eyes” con el que terminaron entre aplausos, sonrisas de los miembros de la banda y el regalo de una camiseta como premio (antes habían regalado otra) para el público por su apoyo en los escasos 25 minutos que estuvieron en el escenario.

Una buena banda en definitiva que, gustos aparte, creo que tienen un futuro bastante interesante por delante si siguen por el buen camino que han trazado con su disco debut y su actitud en directo.

ROB ROCK

No es cuestión de entrar en polémicas, además cuando el propio ROB ROCK me había comentado antes (en una muy agradable e interesante entrevista que publicaremos en la web en unos días) que, pese a su bagaje, él era nuevo en AFM (la compañía que lleva a las cuatro bandas y que organizaba el tour a nivel general) y por tanto era normal que estuviera por debajo de CIRCLE II CIRCLE y se tenía que amoldar a los horarios asignados. De todos modos, simplemente dejo mi opinión al respecto: 30 minutos para 20 años de carrera y además siendo la primera vez que Rob venía a España me pareció ridículo.

Dicho esto, a por el concierto que fue una maravilla. ROB ROCK es un viejo trotamundos de la escena heavy internacional y en casi 20 años de historia ha pasado por bandas tan excelentes como Joshua, Impelliteri, Axel Rudi Pell o el maravilloso M.A.R.S. Project Driver con el que debutó discográficamente en el 86 teniendo como compañeros nada más y nada menos que a Rudy Sarzo, Tony Macalpine y Tommy Aldridge. Además, desde 2000 se ha centrado en su carrera en solitario con la que ya ha editado tres discos coronados con un genial “Holy hell” (crítica del mismo en breve también, je,je) que venía a presentar.

Al disponer de tan poco tiempo, se centró en su carrera en solitario (una pena pero el tiempo no daba para más) pero aun así creo no equivocarme si afirmo que fue el concierto más intenso de la noche y que, si no a MASTERPLAN por aquello de que eran cabeza de cartel y son una pedazo de banda se mire por donde se mire, se comieron al resto de grupos a base de fuerza, heavy metal melódico de la clase más exquisita, gran actitud ochentera (si es que los músicos con flequillo siempre dan buen rollo… y no lo digo por el guitarrista rubio precisamente, je,je) y sobre todo un chorro de voz que dejó boquiabierto a quienes no le conocían y con una inmensa sonrisa de satisfacción a los que sí.

Tras un primer tema de “Eyes of eternity” algo más power que no me terminó de convencer (es que ese disco…) y además con la voz de Rob algo más baja que el resto de los instrumentos, comenzó lo que a la postre, sería un concierto casi de 10. Me encantó la actitud de este hombre que no paró de moverse, sonreír, pedir coros y, en general, disfrutar con lo que estaba haciendo de la manera más sencilla y humilde posible. Con ROB ROCK se empezaron a oír los primeros coros y aplausos considerables entre tema y tema que calentaron y de qué modo la sala madrileña. El repertorio se centró en el disco de debut en solitario, una joya de heavy metal melódico llamado “Rage of creation” del que cayeron temas como “Judgement day” o la pegadiza “Streets of madness”, una de las que más gustaron sin duda; y en su último trabajo, “Holly hell” que salía “mañana” (4 de abril) como le recordó el guitarrista Daniel Hall al propio Rob en mitad del concierto.

De este disco creo que calaron especialmente el cañonazo “Slayer of souls” (¡vaya voz en este tema!) que abre el disco y una 100% ochentera “I´m a warrior” (tema de Impelliteri que ha incluido en el nuevo disco rebautizada como “Warrior”) con la que terminó el concierto cuando la banda más a gusto se sentía en el escenario, la voz de Rob estaba ya caliente y en su punto más potente, y el público comenzaba a moverse de verdad ante la avalancha de heavy metal de vieja escuela que la banda de Rob estaban derrochando en escena.

Una pena pero tuvimos que hacer bueno el “dichoso dicho”, valga la redundancia, de que lo bueno si breve, dos veces bueno. El concierto fue corto, se pasó en un santiamén pero creo que fue el triunfador de la noche. Lo dicho, un auténtico crack de escuela Dio que nos dejó con ganas de muchísimo más de cara a una posterior venida con más tiempo para poder tocar temas de toda su carrera (en la entrevista charlamos también de esto, claro… ya lo leeréis, je,je). Grandísimo concierto, breve comentario con los colegas, paseíto a la barra a que me atracaran por refrescarme a base de lúpulo de cebada pagado a precio de oro y de vuelta al “tostaderus” para ver en directo a la banda de Zak Stevens.

CIRCLE II CIRCLE

Incomprensiblemente, una banda con sólo dos discos en el mercado disponía de una hora completa (que al final fueron 50 minutos por tema de horarios) pero bueno, no nos pongamos farrucos que la banda del ex cantante de Savatage es muy buena y además es una de las apuestas más fuertes de la compañía así que me como mis opiniones al respecto y vamos al comentario del concierto que fue bueno, bonito y barato (era para rematar el dicho, no por nada en especial, je,je).

Ahora hablando en serio, venían presentando su segundo disco, “The middle of nowhere”, un trabajo que ha salido a la venta hace escasamente dos semanas en España y por eso la mayoría de la gente no conocía los temas aparte del primer single y poco más. Fue por tanto un error el centrar la actuación en el disco nuevo, mucho más técnico y progresivo que “Watching in silence”, porque el concierto empezó con una predisposición genial de la gente hacia la banda, entusiasmo que se fue diluyendo poco a poco mientras iban cayendo temas semidesconocidos para la mayoría, hasta que al final fue el propio Zak el que tuvo que justificarse medio en broma medio en serio diciendo que “Cynical ride” era el último tema nuevo que tocaban. Aún así, no hay que quitar mérito ni a la banda ni al concierto en sí ya que ralló en todo momento a un nivel muy alto.

La formación que ahora acompaña a Zak está totalmente remozada con respecto a la que grabó el primer disco (todos los músicos se los ha llevado Jon Oliva para su proyecto Pain y parece ser que estos eran realmente la bomba… de hecho, el propio Rafa Basa tuvo la oportunidad de verlos en Grecia y fue el que nos comentó que de venir Zak con esta formación “nos hubiéramos cagado”… palabras del jefe, je,je). Entre los músicos actuales que pudimos ver en directo me quedo sin duda con un Andrew Lee que no paró de moverse, hacer headbanging y peripecias varias (ese helicóptero hacia atrás…) con su “curiosa” guitarra roja (a partir del tercer tema) con/sin clavijero (los que estuvisteis supongo que sabéis a los que me refiero), y con el bajista Mitch Stewart que no paró de moverse de lado y lado y disfrutar sin duda con la actuación (incluso era él el encargado de hacerse cargo de las teclas cuando los temas lo requerían).

Zak Stevens es caso aparte. Salió a tocar con camiseta deportiva, guantes negros y dos muñequeras de tachuelas (una en cada brazo) en una imagen que no me convencía mucho… hasta que empezó a cantar. ¡Vaya voz, señores! Ahora entiendo porqué tanta historia con este señor, la leyenda que se ha creado en Savatage y porqué se le considera uno de los mejores vocalistas de los 90. Es una voz tremendamente potente pero a la vez muy melódica, en el punto justo entre la macarrería y el preciosismo y con una modulación y control de la misma excelente. No se, supongo que fue el punto que más me gustó de todo el concierto. Después, como frontman me convenció menos porque intenta ser demasiado simpático y se pasa (un poco como le ocurre a Andi Deris de Helloween). Tuve el detalle de dirigirse a nosotros en castellano en varias ocasiones (incluso nos confesó que iba algo “fumado”… y no de tabaco precisamente) pero me cargó un poco en ese sentido. De todos modos y opiniones personales aparte, vocalmente es un ciclón, un cantante excelente que no falló ni una sola nota en el concierto, que no flaqueó en una sola canción y que respondió igual de bien tanto en los temas rápidos como en los más lentos.

El concierto comenzó con “Open season”, tema del segundo disco, y partir de aquí fueron cayendo cortes de este “The middle of nowhere” en tesituras más potentes que en estudio pero con la misma falta de gancho que hace que el disco no me termine de llegar. Quizás los temas más coreados fueron “All that remains” porque es el single y era más conocida, una más pegadiza y movida “Hollow” o el medio tiempo “The middle of nowhere” que me pareció un temazo en directo sonando la banda en este momento tremendamente compacta y con una clase suprema. Sólo hicieron una concesión al primer disco aunque lo que verdaderamente animó a la gente fueron las dos versiones que hicieron de Savatage, curiosamente ambas del primer disco en el que participó Zak, esa maravilla llamada “Edge of Thorns”. Primero fue una menos popular y más lenta “Follow me” a mitad del concierto (que Zak anunció como la primera “sorpresa” de la noche y que no muchos conocían) y finalmente el clásico “Edge of thorns”, para muchos el mejor tema de la historia de Savatage que sonó realmente bien y que puso la sala patas arriba por primera vez real en toda la noche con todo el mundo cantando aquello de “I have seen you on the edge of thorns (…) but I don´t think about you anymore”.

Fue un cierre perfecto para un gran concierto, técnicamente perfecto, con una banda en la que todos los componentes estuvieron de lujo (con mención obvia para un Zak Stevens que me sorprendió para bien sin duda), con un sonido genial (raro en una discoteca como Arena)… pero que sigo pensando lo mismo que en disco: la banda es buenísima, los discos son musicalmente excelentes… pero no me llega. Es la magia que diferencia a las leyendas de las que no lo son, ese puntito de feeling, genialidad o simplemente gancho que tenía Savatage y que el resto de proyectos alrededor de la misma no han conseguido. ¿Opinión objetiva del concierto?, gran concierto. ¿Opinión subjetiva?, me dejaron fríos. A partir de aquí que cada uno saque sus conclusiones y decide si levanta el pulgar o lo baja con esta banda… yo me sigo quedando con Savatage.

MASTERPLAN

Tras el pertinente cambio de telón, batería y demás, salían a escena los alemanes (con el permiso de Jorn Lande que es noruego). Creo no equivocarme si los califico como la banda revelación de los últimos años. Era su segunda venida a España (tercera si contamos el primer Metal Mania) y esta vez además, como merecidos cabeza de cartel presentando un gran “Aeronautics” que sigue la estela de genialidad y personalidad de un primer trabajo que sigo pensando que es lo mejor que se ha editado en muchos, muchos años.

La primera vez que pasaron por estas tierras fue teloneando a Hammerfall en 2003 y dejaron un gran sabor de boca. Esta vez fue la confirmación de que MASTERPLAN ya son una banda grande, clásica y con la que tenemos hard/heavy melódico de la mejor calidad para muchos años. Además, son 100% una banda y esto no es una perogrullada, me explico: En los últimos años abundan los casos del instrumentista o cantante famoso de turno que coge unos buenos músicos de sesión y se tira a la carretera cambiando de formación cada año.

En MASTERPLAN da la impresión de que no hay protagonistas sino que todos tienen el mismo peso e importancia y quizás ahí esté uno de los secretos del grupo. De hecho, en directo pudimos ver como el teclado de Axel Mackenrott estaba puesto prácticamente en primera línea, como la batería de Uli Kusch estaba colocada sin ningún tipo de tarima para dejarla a la misma altura del resto de los músicos y como el propio Jan S. Eckert tenía la misma importancia que Roland Grapow y Jorn Lande a la hora de presentar los temas, hablar con el público y mostrarse en el frente del escenario al igual que los “supuestos protagonistas” que siempre son guitarra y vocalista.

En directo cada vez suenan mejor y en Madrid nos volvieron a demostrar que ya son una realidad. Además, la actitud de la gente hacia ellos, un juego de luces de colores espectacular (las luces verdes desde el suelo me encantaron), un gran sonido, un set list muy bien escogido a mi modo de ver (combinando igual número de temas de ambos discos) y una actitud súper entregada de la banda hacia el público, sonriendo constantemente y ofreciendo la mejor cara de sí mismos, hicieron de un simple concierto algo que se recordará.

Además, al tener sólo dos discos les vino genial disponer de sólo hora y veinte minutos porque pudieron ofrecer lo mejor de su repertorio sin tener que recurrir a alargar los temas innecesariamente, versionear temas de Helloween que Roland no quiere hacer (aparte de alguna broma empezando “Future world” o el propio “Smoke on the water” de Purple) o tocar canciones de Jorn en solitario que la mayoría de gente no conoce (aunque este último punto no hubiera estado nada mal, je,je).

Comenzaron de una manera un tanto extraña con un “Crimson rider” en tesituras algo más lentas que no me convenció. Fue un maravilloso “Crystal nights” (que sigue siendo mi tema favorito de la banda) el que les hizo alzar el vuelo inmediatamente para ofrecernos un concierto muy bueno donde supieron mezclar perfectamente tanto la cara más progresiva, melódica y menos comercial de la banda con los temas más directos y pegadizos que poblaban sobre todo el primer disco. La primera opción estuvo representada por temas como “Soulbourn” (que bueno ese tecladito del principio, jeje), “Wounds”, una potente e inesperada “Love is a rock” (uno de los temas más cañeros de la banda desde el single “Back to my life”), “Bleeding eyes” (el único tema donde Jan sacó su ya famoso bajo de raspa de pez mientras que en el resto del concierto tocó con un curioso bajo de flecha gris bastante grande, por cierto) o la oscura y poderosa “Crawling from hell” que cerró el concierto.

De la segunda cara más “festiva” y accesible de la banda destacamos por ejemplo el que fue su primer single “Enlighten me” (una de las canciones más coreadas y que puso de manifiesto aquello que dice la letra de la canción de “hear the sound of the melody of the music”), la maravillosa “Kind hearted light”, una más happy y “hellowidiana” “Heroes”, la genial “Spirit never die” (primer bis de la noche) o el single del segundo disco, una pegadiza, hardroquera y mucho más interesante en directo que en disco (al menos para mí), “Back to my life”.

Como detalles concretos deciros que me encantó la voz y el dominio del escenario de Jorn Lande (otro que creo que ya se ha consagrado como uno de los mejores cantantes del nuevo milenio), la participación e implicación de todos los miembros de la banda en el espectáculo (especialmente del teclista Axel, con esos pantalones de cuero rojos, su cinturón de tachuelas y esa manera de salir del teclado a “hacer el macarra” mientras no tenía que tocar), el sonido de la banda en directo (¡es que son muy buenos, coño!) y el nivel de compenetración que han conseguido en estos escasos 3 años de existencia. No puedo decir que fuera un concierto perfecto por algunas cosas como que hicieran tantas paradas entre tema y tema o el final un tanto escalonado que me convenció menos… pero aún así se pareció bastante a la definición de concierto redondo. Un 9 para ellos y un gran aplauso a nivel general para todo el “mini festival”.

Creo no equivocarme si califico el concierto a nivel general de “tour de los cantantes”, amen de la clase y calidad musical del resto de músicos de las bandas, por supuesto, pero creo que sí tenemos que destacar a alguien estos son sin duda los cuatro magníficos vocalistas que tuvimos ocasión de disfrutar esta noche.

Resumiendo a nivel global: Distintos del resto, algo actuales pero bastante buenos PURE INC; un lujazo el concierto y la voz de ROB ROCK; contraposición objetividad-subjetividad con CIRCLE II CIRCLE… aunque gran concierto a todas luces (con los peros expuestos anteriormente); y triunfo total de la clase, maestría y calidad de MASTERPLAN. Conciertos como este nos hacen darnos cuenta de que la buena música, la que se hace con el corazón no está muerta.

Gracias a los cuatro grupos por la fantástica noche que nos hicieron pasar, al que puso el concierto en Madrid el domingo (como en Arena hubiera sido otro día lo hubiéramos tenido jodido con el retraso, je,je), a Jose de Taperock por la organización y darnos muchas facilidades y a toda la gente que estuvo en el concierto por demostrar que cuando se hacen bien las cosas, los grupos merecen la pena y los precios acompañan, se responde… Eso sí, hablando de precios, ¿¡cuando se darán cuenta los dueños de las salas y las discotecas de que los precios abusivos de las consumiciones son perjudiciales para todos!?… en fin, el problema de siempre…

Buenas noches, cambio y corto.

David Esquitinodavid_esquitino@rafabasa.com
www.rafabasa.com y “Corsarios del metal”
(domingos de 22:00 a 24:00 en Radio Enlace, 107.5 fm y www.radioenlace.org)

Fotos: Diego L. Pérez

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Más Fotos: