Inicio Entrevistas SHERPA habla ”sin pelos en la lengua” antes de su presentación madrileña…

SHERPA habla ”sin pelos en la lengua” antes de su presentación madrileña…

1
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION




Documento sin título

Barón Rojo siempre ha sido “mi banda” y por eso esta entrevista era muy especial. Durante más de una hora estuve charlando con SHERPA de su nuevo disco en solitario y lo que ha estado haciendo estos años pero sobre todo de muchas cosas de la historia de la banda más grande que dio nunca nuestro país. La entrevista es muy larga pero no he querido cortar nada porque todo el material que me contó tiene “mucha miga”. ¿Reunión, conciertos, anécdotas…? Leer y disfrutar:

Para empezar y entrar un poco en situación, has estado 15 años fuera de la circulación conocida. ¿Qué has estado haciendo en este tiempo?

Sherpa.- Pues he estado viviendo de la música porque el mundo no se acaba en el heavy/rock sino que es un árbol de infinitas ramas. Entonces, cuando en una rama no te va bien o te pegan collejas pues te vas a otra y se hace lo que se pueda, el caso es sobrevivir, ja, ja. Y ya es un mérito haber podido vivir de la música durante 15 años, ¡eh! Hay gente que atraca bancos y luego hay algunos pocos que curramos… y currar en la música y ganarte la vida aquí en España es jodido. He ido haciendo cosas muy diversas, las cosas que me salían ya que antes que músico soy ser humano y luego soy artista, y dentro de esto, el arte que más me tira es la música. Y dentro de la música, lo que más me tira por mi carácter y manera de ser ya que soy vitalista, extrovertido y apasionado, pues lo que más me tira es el rock. Pero vamos, que esto no es ningún dogma ni una puta biblia. Yo salí rebotado del mundo de rock porque nos sucedieron muchas putadas que me dejaron muchas heridas: la compañía de discos, lo mal que nos llevábamos, lo mal que estaba el panorama, las putadas que nos hicieron, los abogados, el gobierno que también nos puso el pie en el cuello,… Todo eso hizo que me rebotara en un momento dado y me escapé de esa rama y me pasé a otra para poder sobrevivir… y si te digo la verdad, he ganada bastante más en estos años que todo el puto dinero que pude haber ganado en Barón Rojo. Es paradójico pero es así porque he ganado bastante más dinero, con menos esfuerzo y bastantes menos responsabilidades.

¿Componiendo para otra gente y cosas así?

Sherpa.- Sí, componiendo de encargo. Yo tengo una facilidad que sería absurdo que desaprovechara por un talibanismo y un puritanismo mal entendido. Yo soy músico y tengo esa capacidad en mi sangre y en mi memoria desde pequeñito. Tengo la facilidad de hacerte una canción flamenca, una folclórica, una muñeira o lo que sea porque, bueno, me resulta fácil componer. Y hubo un tiempo y un momento en que dije: “A ver, quien necesite canciones que me las pida porque tengo que pagar el teléfono, gas, la luz,… y necesito seguir viviendo”. Si me encargan una canción para Paulina Rubio, pues se la hago. ¿Que me la graba?, de puta madre y si encima gano una pasta, mejor todavía. Ya se que muchos talibanes se han escandalizado: “Oh, el impuro roquero, anatema, que le manden a los infiernos!”… pero si en los infiernos ya estamos, tío, ja, ja.

¿Y cómo o porqué decides en un momento dado “volver al redil”?:

Sherpa.- Pues porque la cabra tira al monte. No es que me cansara porque me podía haber ido de puta madre pero es que ese otro mundo no es mi mundo. Una cosa es que te aproveches de una circunstancia para sobrevivir y otra es lo que te pide tu corazón que es la caña, la marcha y la mala ostia, todo a la vez. Y al final las cosas se van poniendo de tal manera que te enganchan. Esto es como un río que te va llevando y de repente te deja en una playita que en el fondo es la que tú deseabas y nada, hasta aquí, hasta hoy.

Empezamos a hablar un poco de “Guerrero en el desierto”. Es un disco que me ha parecido interesante desde el título. Coméntanos porqué llamarlo así y qué es lo que querías contar o expresar con este título.

Sherpa.- Yo he sido siempre un buscador porque soy muy curioso y me interesa todo. Esto hay veces que es incluso un problema porque tu mente no da para tanto. Si veo un jardín me interesa saber qué tipo de flores hay, si veo una maquinaria de lo que sea me gustaría saber como funciona o cómo se hacen las piezas,… y esto es terrible porque hay momentos en los que esta curiosidad es agotadora. Además tengo una curiosidad más grande que es una curiosidad filosófica. Siempre me pregunto quien coño soy, para qué estoy aquí, porqué existen las guerras, porqué existe el mal y el bien… Me hago las típicas preguntas que llevan al psiquiátrico a veces, ja, ja. Volviendo al tema del título, “Guerrero en el desierto” es una letra que surgió de mi búsqueda. Leo bastante, me intereso bastante por todas las religiones, en especial por el Islam porque me interesa saber qué pasa con esa religión que es tan enemiga nuestra, de Occidente y el budismo tibetano que es el que más conozco,… Lo cierto es que todo lo que cae en mis manos que hable de más allá, esoterismo, fuerzas ocultas y otros planos de la existencia pues me interesa. Entonces, como comento en la canción, cayó en mis manos una vez un libro de Carlos Castaneda que era un antropólogo de origen hispano pero que estudiaba en EEUU y este hombre me descubrió un tema que yo no conocía que era el mundo del chamanismo, del guerrero en el desierto, del indio que ve pasar la vida y ve como los occidentales nos quemamos en la hoguera de las vanidades y ellos conocen algo que nosotros no conocemos y que a mi me gustaría conocer. A mi me gustaría conocer chino, alemán… me gustaría saberlo todo, es más, me gustaría ser Dios o el demonio… ¡me gustaría ser todo! Total, que me pareció muy interesante hacer un breve pasaje autobiográfico de lo que me pasó hace unos años cuando leí ese libro y ése trajo otro libro y al final me leí toda la saga de Carlos Castaneda que me parece terroríficamente interesante. Y de toda esta idea para la canción y demás se me ocurrió que sería un buen título para el disco y ahí está.

Según coges el disco y lo escuchas un poco, lees las letras y demás, muy rápido te das cuenta de que es muy autobiográfico, ¿porqué?

Sherpa.- Salió así, no es una cosa preparada e incluso me da un poco de vergüenza. Además, ahora que veo la reacción de la gente digo: “me he pasado al hablar de mí mismo”. Yo soy una persona muy pudorosa, siempre tengo miedo a equivocarme, a meter la pata, a ser muy egocéntrico o muy egoísta pero bueno, al final el disco ha salido así. Seguramente es que en 15 años necesitaba hablar con un amigo, con el amigo ese que estaba aguantando toda mi mierda, no se si me entiendes. Y necesitaba soltar todo eso, incluso todas mis ilusiones y por eso ha salido un poco autobiográfico pero tampoco creo que sea malo. Es que es más fácil contar tus cosas escribiéndolas que diciéndolas y por eso pues ha salido así.

Escuchando el disco, una de las cosas que más me sorprendió al principio es el orden en el que se distribuyen las canciones. Me explico: los tres primeros temas suenan mucho a Barón pero luego “Mi Everest” supone como un corte y a partir de ahí cambia la temática y el disco se hace mucho más variado con más influencia de otras cosas. ¿Por qué has elegido poner las canciones de este modo, para empezar más directo o algo así? Coméntame.

Sherpa.- No, simplemente surgió así. No elegí el orden porque de hecho hay canciones que son muy nuevas y otras que son muy viejas. Por ejemplo la música de “Guerrero en el desierto” la tenía compuesta hace 9 años y la reservé para algún día hacerle una letra. Y “Al centro del corazón” está hecha hace relativamente poco por otro lado. Es que también buscas, que es el problema que tenemos casi todos los autores, ¿de qué coño hablo? Hay cosas que te gustan, cosas que crees que no funcionan, temas que son demasiado crudos o blandos, cosas intrascendentes o complicadas… y al final siempre te quedas pillado. Si me dejara llevar hablaría siempre de los putos gobiernos, de las putas guerras o de la puta maldad del hombre pero tampoco puedes vomitar en un disco sino que tienes que tener un poco de sentido común y pensar un poco en la gente que te va a escuchar y al final hablar de algo que nos interese a los dos, evidentemente. En este caso tanto las letras como la música han salido así y no lo he retocado.

Me has comentado antes de empezar que es un disco que has hecho tú solo a casi todos los niveles y por eso me ha sorprendido que suene tan bien (al no haber contado con ayuda específica).

Sherpa.- Es que está grabado en un estudio de primera y además lo hemos grabado gente que llevamos muchos años en esto y que sabemos un poco de qué va la historia. Ahora, también está grabado con poco tiempo y con los medios mínimos y el mínimo dinero también. Evidentemente cuando te dicen: “Joder, he escuchado una producción de Metallica que suena de la ostia”. Así claro, “con buena polla bien se folla” que decía un amigo mío. Me contaron una vez que en una de las grabaciones de Metallica se habían gastado 10 millones de pesetas ¡solamente en las cintas! porque grababan un carrete para cada pista y luego no se qué experimento hacían para que no se deteriorase la cinta… estamos hablando de grabación analógica, de la que suena más pastosa. Tío, gastándose 10 millones solamente en carretes y echándole seis meses para grabar un disco yo también hago un disco cojonudo. Me decía un amigo el otro día: “He escuchado lo último de U2 y ¡joder que producción!”. Y digo “Ya, ¿y las canciones?”, “Están bien, pero…”. Es que el mérito es que las canciones sean la ostia porque si son buenas el disco va a estar bien suene mejor o peor. Es como el que tiene un BMW pero conduce como el culo. ¡Coño!, primero aprende a conducir y, una vez que seas un conductor de la ostia, usa un BMW y verás como los resultados son mejores.

El ejemplo más claro es el primer disco de Barón…

Sherpa.- El primer disco del Barón es una asquerosidad absoluta, se oye como el culo. Ahora lo escucho y me da hasta vergüenza pero luego las canciones son maravillosas y por eso funciona… las canciones y el alma que le pusimos a ese disco, cuidado.

Bueno, luego hablamos de Barón pero ahora quiero comentar todavía alguna cosilla más de este nuevo disco. Hay canciones que me han gustado más y otras que menos, pero hay un tema que se sale un poco de la tónica general del álbum. Es el corte 6 que suena mucho más actual y duro. Háblame de “Dura condena” en particular.

Sherpa.- Yo sabía que había mucha gente que iba a estar en contra de este tema tanto musical, porque es más moderno, como letrísticamente porque ahí critico duramente la dictadura de Fidel Castro. Además, hay gente que es muy de izquierdas a los que este tema seguro que les iba a caer mal pero antes de criticar la letra en contra de Fidel Castro y demás, les diría que se informen un poquito de cómo están las cosas allí. Es que las dictaduras ya sean de izquierdas o “de centro” que se dice ahora, son aborrecibles, abominables y todo lo malo que les quieras poner. Yo confieso que cuando era más joven miraba a la dictadura de Cuba y me parecía como una revolución. Tienes ese poso romántico, tonto y totalmente desinformado de “qué bonita es la revolución”. ¡Vive la revolución, tío, y entonces te vas a enterar de lo que vale un peine! Entonces, hace algún tiempo, pasó aquello de los tres chavales que secuestraron un barco para intentar escapar de ese agujero, les cogieron y les fusilaron a los 3 días. No habían disparado a nadie siquiera y que a unos chicos de 19 años les fusilaran delante de su familia tras un juicio sumarísimo y sin poder apelar, eso es para vomitar sangre. Entonces dije: “Te vas a enterar, cabrón, que sepas que hay gente que nos consideramos de izquierdas que te aborrecemos y estamos deseando que caigas”. Y a partir de ahí hice la canción.

¿Y musicalmente?

Sherpa.- Por eso también es tan dura y actual. Además, quería probar otra fórmula porque a mí también me gusta el rollo de Molotov por ejemplo, incluso el ambiente hip-hop a veces y quería experimentar un poquillo y probar cosas distintas. Mira, te voy a decir una cosa, el heavy metal tipo Iron Maiden lo detesto, así tal y como suena: lo detesto. Los duetos de siempre, la voz con el trémolo, la voz cantando en “casa dios”, siempre los mismos riffs, las mismas melodías,… Por favor, vamos a evolucionar un poco. Cuidado, Iron Maiden me parece un grupo que se lo hacen de puta madre y Bruce sigue cantando de la ostia pero a mi no me gustan nada las canciones de Iron Maiden, es más, no se me sé ninguna. Sólo se me ha quedado el “Run to the hills” y tengo 6 discos de ellos en casa. El caso es que me gusta probar cosas nuevas y hay cosas de grupos de ahora que me gustan aunque mi música sea otra. Me gustan cosas que hacen los Slipknot y me gusta el rollo que tiene Marilyn Manson por ejemplo. Ahora, no te digo que vaya a hacer todo en esa onda pero cositas de cada uno si me gustaría poder coger. También me gustan cosas que hacen Metallica en los últimos tiempos, el rollo alocado y “espástico” de System of a Down,… Son cosas que me molan y es que yo entiendo que los chavales de ahora también tienen su energía y su forma de expresarse y me identifico de alguna manera con ellos. No te voy a decir que vaya a perder mi identidad, que es la de un tío roquero de 50 y tantos años y con un bagaje que es el del Barón, pero ingredientes de los jóvenes también me gustan

Aparte ya de esta canción que ya hemos dicho que se sale un poco de la tónica general, escuchando el disco creo que las influencias que se muestran en el disco son muy claras: Barón Rojo, los Beatles y AC/DC.

Sherpa.- Si, por supuesto… y Rainbow también, que es una banda que me encanta. Reconozco que Deep Purple tiene el mérito de haber sido “la banda” pero a mí siempre me gustaron más Rainbow, y además con todos los cantantes que han pasado por la banda, aunque me quedo con Dio, evidentemente. Y en el disco hay mucho de Rainbow, lo reconozco.

Vamos a hablar ahora de las colaboraciones que hay en el disco que son buenas y curiosas. Julio Castejón (de “Asfaltopo”), Fortu y Paco de Obús, Carlos de Sôber… Coméntame un poco sobre estas colaboraciones y cómo surgió el tema .

Sherpa.- El tema surgió porque yo he hecho una canción sobre “Operación Triunfo” y entonces es todo el mundo de la profesión se está quejando pero no del concurso en sí sino del aspecto más miserable de esto, porque el que alguien les de una oportunidad a los chavales para subir a la fama me parece bien. Ahora, depende de cómo lo hagas y con el dinero de quien lo hagas y sin perjudicar y quitar el trabajo a los demás como resultado de eso. Es que “Operación Triunfo” no promocionó un cantante sino a un batallón de gente. Mira, por ejemplo, yo tengo un amigo que se llama Tony Cruz que es un cantante absolutamente maravilloso. Este amigo ganó un concurso como cantante hace unos 30 años que se llamaba “Salto a la fama” y luego ha estado en obras como Jesucristo Superstar y también en otros musicales. Este chico salió en su momento y fue el único que surgió de ese concurso y bueno, gracias a eso tuvo sus años de trabajar de puta madre y eso me parece muy bien. Ahora, que hagan un “Operación Triunfo” y salgan 8 o 10 cantantes machacándolos en televisión a todas horas durante todo un año y más, evidentemente esos son los que van a trabajar en todas las fiestas de los pueblos y demás y con unos cachés de la ostia. Y el resultado de todo esto es que mucha gente se ha quedado sin trabajo y a muchas orquestas, grupos y demás les han dicho en un pueblo que no porque se les ha acabado el presupuesto trayendo al triunfito de turno. Todo esto es lo que a mí me indignó y al final hice una canción satírica sobre el tema y dije “¿Quién quiere colaborar si estamos todos indignados con esto? Y los que se apuntaron son los que han colaborado. Si se hubiera apuntado más gente pues hubiéramos cantado un estribillo cada uno y ya está

Además, en “Flor de invernadero”, que es la canción de la que estamos hablando, hay una frase cojonuda que resume todo esto que es: “Mejor ser un árbol viejo que flor seca en un cementerio” y además creo que es una canción fantástica a todos los niveles.

Sherpa.- Pues me alegro que te haya gustado la canción… Y la frase, pues nada, como has dicho tú, en un resumen un poco de la idea que expresa la canción: que el tema de “Operación Triunfo” tenía fecha de caducidad y al final lo que vale permanece aunque sea viejo y lo que nace caduco se va al cementerio.

Vamos a hablar un poco del libro, “Dando la nota”, que has querido incluir con el disco. ¿Por qué se te ocurrió la idea de ofrecerlo con el CD?

Sherpa.- Pues porque a lo largo de todos estos años mucha gente me ha preguntado por el libro y por cómo conseguirlo e incluso en Internet mucha gente lo comentaba y entonces vimos que era la ocasión ideal para editarlo ya que tenemos todos los derechos. Así que dijimos de sacarlo y también como regalo para la gente que comprara el disco. Lo que hicimos fue adaptarlo al formato CD para que fuera más manejable y de puta madre, un regalito.

Es un libro muy ameno e interesante, con anécdotas y cosas curiosas…

Sherpa.- Además es el primer libro que salió de esta onda. Ahora por ejemplo Loquillo ha hecho uno, Alejandro Sanz, Ramoncín,… pero el primero que se sepa fue Sherpa en Barón Rojo

De todos modos, lo que es incluido con el CD no es la versión del libro entero que salió allá por el 88.

Sherpa.- Es que no cabía. El tema es que hay también ciertos aspectos logísticos que hay que tener en cuenta. Si el disco iba retractilado con el libro entero era de un grosor que los distribuidores pondrían problemas. Entonces dijimos, “vamos a ver, tenemos que quitar una parte y p´alante”.

¿Y qué habéis quitado entonces?… porque yo soy de los que he buscado el libro entero original y no lo he encontrado todavía.

Sherpa.- Pues quitamos uno de los pasajes que hablaba de cuando estuvimos tocando en Brujas que nos pasamos mucho cachondeo con Vicente Romero, Jesús Caja, Muralla, … El capítulo contaba cuando íbamos de coña juntos por la ciudad esta y bueno, lo quitamos porque quizás era el más largo.

Una de las cosas que me ha sorprendido leyendo el libro es que hablas mucho de cuando empezaste tú en esto y demás pero luego llega la época de Barón y cuentas cosas muy concretas sólo. Me da la impresión de que “Dando la nota” se queda un tanto cojo en ese sentido.

Sherpa.- Es que no era un libro de anécdotas de Barón Rojo porque ese sería otro libro, un autobiográfico de la historia de la banda o como lo quieras llamar. Este es un libro más de mi carrera, de mi vida, de lo que me había pasado desde pequeñito hasta esa época y por eso picamos un poco de todo en “Dando la nota” pero sin centrarnos en épocas concretas.

¿Y no has pensado en sacar una segunda parte contando vivencias más actuales o partiendo desde donde dejaste el otro?

Sherpa.- Ya la tengo, sí. Pero prefiero esperar a sacarla de cara a un segundo disco, je, je.

Ahora que comentas el tema, ¿tienes ya cosillas preparadas de cara a una continuación para “Guerrero en el desierto” o todavía estás centrado en promoción gira y demás?

Sherpa.- Bueno, estoy componiendo ya. Tengo unas seis canciones más o menos estructuradas y ahora estoy trabajando en las letras porque es una de las cosas que más me cuesta hacer. Es que soy muy exigente con ellas y no me vale cualquier letra para mis canciones. Me gusta hacerlas elegantes, duras, sarcásticas, hijas de puta, humorísticas,… todo ello a la vez y eso no es fácil. Es un poco como han sido siempre mis letras, de un nivel alto y personales, si no son así no tiene sentido.

Una de las anécdotas más curiosas que cuentas en el libro es sobre de Michael Schenker y la composición de “Red Skies”. Hace poco me compré el vinilo de “Built to destroy”, donde se incluyó ese tema, y me hizo mucha gracia ver en los créditos de la canción tú nombre junto al de Michael y Gary Barden. Cuéntale a la gente que no haya leído el libro cómo fue aquello.

Sherpa.- Me ponían cómo “J. Luis” y además tengo que decir que la canción es de Michael Schenker y mía, ni Gary Barden ni su puta madre. Resulta que estábamos cenando con Michael que entonces no le quería nadie. Y digo nadie porque muchos músicos le tenían envidia y otros a lo mejor le marginaban porque era un músico alemán triunfando en su tierra y eso no les parecía demasiado bien. Además, tampoco se llevaba muy bien con su compañía con lo que el hombre estaba muy sólo. Entonces, encontró a los españoles que éramos unos cachondos, le invitábamos a cenar y tal y el tío enseguida se apuntó con nosotros y se lo pasaba muy bien. Entonces surgió una relación, nos veíamos casi todos los días,… e incluso nos invitó a una boda de un amigo de Gary Barden que era a las doce de la noche, una cosa rarísima. Después de la boda, fuimos a una discoteca que se llamaba Rock Palace, Rock Palè o algo así, que era un sitio de tíos de new wave donde no pintábamos ni con cola. Luego nos fuimos a su apartamento a seguir la juerga y el tío tenía muchas ganas de tocar y coincidió que yo tenía un amplificador “Twin Reverb” y él su famosa “Flying V”… y luego tenía los cachos de otra “Flying V” que había estrellado contra la pared y el tío lloraba cuando lo recordaba porque se cabreó con la compañía y cogió una de las dos guitarras y la destrozó contra la pared. Volviendo al tema, dijo Michael: “venga, vamos a tocar algo, joder, ¿porqué no te traes el bajo? Entonces yo avisé a Nick Garner, que era el roadie de guitarras que iba con “los hermanos” (De Castro), pero que siempre se apuntaba a un bombardeo y se venía con Hermes y conmigo que éramos los más golfos que salíamos por ahí de noche mientras “los hermanos” estaban durmiendo. Le dije a Nick que fuera al hotel para traerme el Fender Precission y avisara a los hermanos para que se vinieran que íbamos a tocar con el Michael Schenker en su casa y eso iba a molar. Entonces Nick les avisó pero a ellos no les apetecía en ese momento levantarse y venir… ellos se lo perdieron, vaya, pero yo mandé que les avisaran. Y nada, volvió Nick al rato con el bajo y estuvimos tocando 9 horas sin parar, hasta que amaneció y nos fuimos a desayunar. Yo ya no podía más, me dormía y el cabrón del Schenker decía “sigue, sigue, venga vamos”. Entonces tenía un magnetofón “Revox” de cuatro pistas y grabó las nueve horas en un carrete inmenso. Luego tenía también sustancias para ponerse en “estado alterado de conciencia”, tenía varias “autopistas” para aguantar toda la noche de las que yo no participé no por puritanismo ni hostias sino simplemente porque no me molaba. Yo fumaba mucho en aquella época y me metí tres paquetes de Winston p´al cuerpo, ja, ja. Y al final al tío le salía sangre de las uñas de tocar.

¿Y de ahí salió “Red Skies”?

Sherpa.- Y de ahí salió el “Red Skies” que además lo inicié yo con el bajo (n.d.r.: hace Serpa el sonido del principio de la canción, “tan, tarantantatan”). Y dijo: “eso está de puta madre, eso mola”, y el estribillo así más lento lo sacó él: “Red skies, red skies at night…”… y nada, fue una experiencia muy bonita.

Además, en el disco acústico que sacó Gary Barden el año pasado viene esa canción y en los créditos sigues saliendo tú, claro.

Sherpa.- Que por cierto, no me pagan autores de esa canción. Es que los ingleses son muy suyos para estas cosas y dicen “los españolitos que se jodan, ni un duro”.

Te quiero preguntar ahora por una persona muy importante en principio para ti pero en este caso también para Barón. Cuéntame porqué Carolina Cortés era importante para la banda hasta el punto de denominarla “la baronesa”.

Sherpa.- Hombre, eso lo debéis decir vosotros más que nosotros mismos pero yo creo que ha sido importantísima. Es que Barón Rojo tuvo la suerte de tener un aspecto femenino dentro de su formación y todo eso influyó para que fuera un grupo diferente y respetado por el enemigo, digamos. A mi mucha gente fuera del rock me ha dicho que Barón Rojo le encantaba, por ejemplo Santiago Auserón, que es un tío muy inteligente al que respeto mucho, decía que éramos una banda de puta madre o por ejemplo José María Cano también decía que ellos eran fans de Barón Rojo y eso te dejaba muy sorprendido. Y creo que todo esto era porque Barón era algo especial. No era un grupo broncas, burdo ni nada de eso sino más bien elegante, era un guerrero con clase, con categoría.

Es cierto, a mí por ejemplo me gustaba mucho que Barón era una banda con letras muy comprometidas, donde siempre se tiraba con bala pero todo se decía con mucha elegancia. Los grupos heavies españoles de entonces eran muy macarras y eso también tenía su punto, por supuesto, pero Barón era especial por lo contrario, ¿no?, porque sabía qué decir y sobre todo cómo decirlo… y luego aparte con la música, claro.

Sherpa.- Sí, sí, estoy de acuerdo al 100% contigo en este aspecto. Volviendo a Carolina en este sentido, ella ha estado colaborando en los discos de Luz Casal por ejemplo y ha recibido ya dos premios Ondas por sus letras. La verdad es que aportó muchísimo a la banda.

Hablando de este tema, me surge una cuestión sobre esto. Una vez que te fuiste tú y Hermes, Barón Rojo ha cambiado. En directo siguen siendo geniales pero los discos se han quedado un tanto cojos, creo que les falta precisamente lo que le dabais vosotros, ese puntito elegante o diferente que me comentas.

Sherpa.- Mira, “los hermanos” son los dos mejores guitarristas con los que yo he tocado en mi vida y Armando como solista es seguro el mejor guitarra con el que he tocado nunca. Además, daba una seguridad en el escenario acojonante porque Armando es un músico con unas cualidades excepcionales. De todos modos, yo no sé si ellos han estimado lo que yo valía en el grupo, esa es la duda que me queda. Ahora les falta también el puntito comercial bien entendido ya que cualquier producto que tú saques tiene que tener su gancho, su “give me” que es lo que yo ponía y que quizás ahora les falta.

Luego seguimos comentando más cosas de Barón Rojo, ahora te quiero preguntar un poco por la gira que estáis haciendo. Lo primero, ¿Cómo está yendo la cosa?

Sherpa.- Va bien en general aunque no te voy a engañar y tengo que decir que en algunos sitios hemos pinchado de público pero es que hace 15 años que yo no estoy en el candelabro que decía la Mazagatos , je, je. Lo que sí te garantizo es que la gente en todos los conciertos ha salido encantada y eso es lo importante. Es como si un torero torea en una plaza que no se llena pero la gente le da las dos orejas, pues esto es igual. Esto es una labor de paciencia y de recordarle a los chavales jóvenes sobre todo que existo y tengo algo que decir todavía…y para esto necesitamos ir poco a poco, un par de años por lo menos.

¿Qué clase de público estáis teniendo? Muchos chavales, gente mayor, fans de Barón …

Sherpa.- Público variopinto en general. La gente que ha venido ha cantado también las canciones de “Guerrero en el desierto” y eso es importante para mí porque significa que esto no sólo es un ejercicio de nostalgia y que la gente también acepta lo nuevo.

Es que el disco mola y engancha. Tiene tres o cuatro temas acojonantes y luego otros tantos que no están nada mal, canciones para sacarle el punto a las letras, otras para escuchar más tranquilo en casa …

Sherpa.- Y ya es bastante porque hay cd´s que tienen sólo una canción de puta madre y el resto es de relleno. Con “Guerrero en el desierto” creo que sinceramente no pasa eso.

Bueno, seguimos hablando de los conciertos que nos vamos por las ramas muy rápido, je, je. Cuéntanos un poco que estás haciendo en directo. Tocas los temas del disco, canciones de Barón…

Sherpa.- Pues mira, en general hacemos 6 temas de este disco nuevo y luego los temas que yo compuse en el Barón o aquellos en los que tuve una participación o importancia en la composición. Por ejemplo hacemos “Barón Rojo”, “Concierto para ellos”, “Siempre estás allí” que la hemos montado ahora en vez de “Hijos de Caín” porque hacer tres baladas entre estas y “Mi Everest” nos parecía demasiado para un concierto,… Hemos montado ahora también “Se escapa el tiempo” que yo no sabía que era una canción que gustaba tanto pero le encanta a la gente. Mira, esta canción en concreto, la graban Boston o Scorpions por ejemplo y es un éxito mundial.

Sí, es que canciones más melódicas o comerciales que comentábamos antes como “Hiroshima”, “¿Qué puedo hacer” o “El mundo puede ser diferente”, que es una de mis favoritas, creo que a todo el mundo le encantan por muy macarra que uno sea.

Sherpa.- Por ejemplo me gusta mucho “Chica de la ciudad” y no es un tema de heavy metal sino más roquero, y es de las canciones que más me gustan de “los hermanos”… o “Larga vida al rock n´roll” también es una de mis preferidas y es un poco lo mismo.

Hablando de canciones “menos conocidas”, yo te quería preguntar por los tres discos últimos que grabó Barón con la formación clásica, “Tierra de nadie”, “No va más” y “Obstinato”. Esos discos a nivel general están por debajo de la calidad de los cuatro primeros, eso es indudable, pero aún así contienen un montón de temas geniales. ¿Por qué ni Barón ahora ni tú en solitario tocáis estos temas en directo?

Sherpa.- Yo creo que a “los hermanos” les pasará como a mí, que nos trae malos recuerdos porque sufrimos mucho en aquella época sobre todo por culpa de la compañía. Nos machacaron, nos quitaron presupuesto de grabaciones, nos daban un dinero de mierda para grabar en estudios de segunda categoría,… Además, nuestras relaciones personales no estaban nada bien, la época era muy jodida, la crisis de siempre además en la música pero cuando te pilla a ti débil pues todo se agranda… Yo creo que no tocamos temas de aquella época por esto.

¿Y porqué pasó eso en aquella época?… vamos, ¿qué pasó?

Sherpa.- Pues que la vida es así. El principal mal es que estábamos en una compañía inadecuada y absolutamente miserable que no tenía conciencia de los valores que tenía. Era una compañía que ha tenido a Leño, Topo, Obús, Ñu, Asfalto, Santa… incluso al principio tuvo a Los Brincos, a Marisol, que vendía mogollón en su época, a Maria Dolores Pradera, Joan Manuel Serrat… Ha tenido a tanta gente importante y a todos los ha puteado porque era una compañía que se dedicaba a ganar dinero de cualquier manera posible… y que cada uno lo entienda como prefiera pero de cualquier manera posible (n.d.r.: esta respuesta la remarca especialmente) . El artista no valía una mierda para ellos y eso ha hecho mucho daño. Cualquiera que hable de la antigua compañía…ojo, y digo de la antigua que era Zafiro que la nueva la compró Ariola y se convirtió en una compañía seria que ojalá esa compañía hubiera sido la que nos fichó a nosotros. Yo hablo de la antigua compañía que estaba gestionada por gente absolutamente indeseable y cualquiera que estuviera allí habla mal de ellos. Yo he hablado con Serrat, con Mocedades, con Sergio y Estíbaliz,… con cantidad de gente que odian a esa compañía porque les ha hecho mucho daño… bueno, nos hizo mucho daño a todos. Entonces, si el mal gordo venía de la compañía pues sólo faltaba que te dieran un empujón para que te cayeras. Si encima nuestras relaciones personales no estaban bien, las circunstancias de aquella época no eran muy buenas, el gobierno nos tenía el pie en el cuello… porque “El País” nos machacó vivos ya que nosotros, a pesar de haber votado socialista, también le tocábamos los cojones al gobierno… es que nuestra labor también es darle caña a los gobiernos porque si no, te metes en la secta y ya está, ya tienes trabajo asegurado, televisiones y demás pero ya no es rock n´roll y heavy metal sino otro rollo porque te has transformado en licántropo.

¿Entonces qué pasó?

Sherpa.- Pues que todo eso influyó para que el grupo se fuera muriendo y marchitando poco a poco. Es que con los tres últimos discos el grupo estaba cadáver, y bastante vida dimos para estar cadáver. Ahora, volviendo al tema de porqué no hacemos esas canciones, mis sentimientos, yo no se si el de “los hermanos” es el mismo, pero es que a mi me trae muy malos recuerdos. Son buenos temas pero por ahora no me mola tocarlos.

Yo te entiendo pero es una pena. Por ejemplo hoy he venido en el coche escuchando el “Obstinato” que es un disco que hacía tiempo que no me ponía y tiene un montón de temazos, de hecho me parece el mejor de esa “trilogía maldita” con diferencia.

Sherpa.- Un disco que, por cierto, se llevó el premio a la segunda portada mejor del año. Esa portada la pinté yo durante toda una noche porque Zafiro nos hizo una mierda. La idea era mía como prácticamente todas las portadas de Barón y, joder, yo creía que nos habían hecho una portada acojonante con un tren que viene por la noche y que va a atropellar una Stratocaster que está tumbada en las vías y en la contraportada aparece el tren descarrilado y la guitarra intacta. Esa era una idea de puta madre que te la coge un pintor americano, un portadista de verdad y te hace un trabajo que te cagas. Pues la compañía nos hizo un dibujo de mierda, tan cutre que pensamos que la portada no podía salir así. Entonces me dijeron, “¿tú lo podrías hacer mejor?”. Y dije “desde luego que mejor que éste sí que lo hago”. Y me dijeron que lo hiciera esa noche porque al día siguiente tenían que meterlo en la prensa para empezar a fabricar los vinilos. Me tiré una noche sin dormir, con las pocas pinturas que tenía en mi casa pero esa portada la pinté yo.

Hablando de ese tema, hay otra portada que también pintaste tú que era la que iba a salir en el primer disco con las siluetas vuestras delante del avión de fondo con letras y sombras en azul y tal. De todos modos al final no salió ésa sino la cutre portada de los videojuegos que lo llamo yo. ¿Qué pasó con ese tema?

Sherpa.- Pues que dijeron que mi portada era una mierda y luego la que sacaron ellos… tela. Es que era para hacérsela que se la comieran (n.d.r.: lo dice con mucha rabia en la voz) . La que yo pinté era una portada ingenua pero bonita y que en vinilo de la época hubiera quedado perfecta. De hecho ahí la tengo enmarcada en mi casa y eso valdrá un pastón algún día, ja, ja.

Bueno, seguimos hablando de vuestros conciertos. Mañana (5 de marzo) tocáis en Barcelona y el sábado que viene en Madrid. No os voy a decir que son los conciertos más importantes de la gira pero casi porque son como la prueba de fuego, ¿no?

Sherpa.- A mi es que sólo de pensarlo me sudan las manos, con eso te lo digo todo. Yo tengo mucho pundonor y salgo nerviosito pero excitado al mismo tiempo. Es un reto y estás deseando que llegue, y cuando llega estás un poco temblando pero cuando empieza y metes el primer guitarrazo, todos los demonios y nervios se van.

De todos modos, siempre me ha dado la impresión de que en Madrid se recibe mejor a Barón, y no se si será lo mismo contigo, que en Barcelona. Quizás me equivoco pero por ejemplo este verano cuando Barón teloneó a Judas, que yo me bajé de Irlanda, donde curraba entonces, con un tobillo jodido y con muletas sólo para ver ese concierto, me sorprendió un poco la cierta frialdad con la que la gente recibió a Barón, cariño sí pero un tanto distante, como un rollo más tranquilo. ¿Tú ves esta diferencia o no la notas?

Sherpa.- No lo se, ya te lo diré cuando haya pasado por Barcelona para tocar, je, je. Te podría contar una anécdota sobre esto que es muy bonita. Es sobre una de las veces que tocamos en Barcelona, y es que en toda Cataluña nos querían mucho al Barón, y el concierto era un sábado. Entonces fuimos el viernes para estar allí un día antes y hacer un poco de promoción y resulta que otro promotor había metido a otro grupo el viernes en el Palau Sant Jordi que era donde íbamos a tocar nosotros también. ¿Sabes a qué grupo metió? A Scorpions. Y nosotros pensamos, “joder, no va a venir ni dios el sábado, ya verás”. Además coincidió que ambas bandas estábamos en el mismo hotel, que estuve yo hablando con Rudolf Schenker en la cafetería y le regalé un LP firmado de “Volumen brutal”, además la edición en español, y se lo llevó el tío con toda la ilusión. ¡Coño!, pues el viernes estuvo lleno el Palau con Scorpions y el sábado hasta arriba con Barón. Eso es la ostia. Y por cosas como estas nosotros le tenemos mucho cariño a Barcelona.

En cuanto a la banda que llevas en directo, creo que Juanjo Melero (ex Sangre Azul, Def Con Dos,…) no va a tocar más con vosotros.

Sherpa.- No, porque le han ofrecido un pastelito muy interesante y no se lo podía dejar de comer, je, je. Entonces hemos buscado un amigo, Juan Carlos Recio, que toca de lujo, que es quien le va a sustituir. De todos modos, en Madrid va a tocar Juanjo porque Juan Carlos tenía un compromiso ese día desde hace tiempo y no hay problema, que toque Juanjo y ya está. Además a él le encanta tocar en Madrid con esta historia así que perfecto para todos.

No se cuanta gente habrá en Madrid el sábado pero creo que puede ser un concierto importante. Yo os vi cuando presentasteis el disco para los medios en el Chesterfield Café, hace un par de meses o así, y me encantó la horilla que tocasteis. Además, te vi bastante bien de voz y sobre todo de “toque mágico baronil”.

Sherpa.- Hombre, estoy un poquito más bajo de tesitura porque han pasado ya veintitantos años. Entonces hemos bajado un semitono las canciones que es muy poco pero que te ayuda a llevar la actuación sin problemas. Además yo estoy gordo y repugnante con los años y no es lo mismo, ja, ja. De todos modos, ya estoy en una historia de dieta y gimnasio que dentro de unos mesecitos se empezará a notar. Pero vamos, que no lo hago ya por estar guapote ni gilipolleces de esas sino por estar bien físicamente y llevar bien los conciertos y que no te pese el culo ni los michelines cuando empieces a dar saltos por ahí con el bajo. Es que cantar, tocar el bajo y dar carreras por el escenario… ostia, eso cuesta.

Ya te he comentado antes del concierto en verano de Barón Rojo con Judas Priest en verano. Yo viajé con muletas para ver la reunión de Judas pero también me hacía mucha ilusión ver a Barón en esas tesituras, como pasó por ejemplo en La Cubierta de Leganés hace unos años con Deep Purple, en un sitio grande y con mucha gente que a lo mejor no va a ver a Barón Rojo solos en una sala pero luego en un pabellón todos están flipando con la banda. Ahora otra vez van a telonear a Judas en la gira española y me vuelve a hacer mucha ilusión ver a Barón con grandes audiencias. ¿No te da un poco de envidia todo esto, volver a tocar en un pabellón grande ante tanta gente que va a disfrutar mucho con Barón,…?

Sherpa.- Me da rabia primero porque Judas debería telonear a Barón Rojo. Es que si nos ponemos a comparar canciones, yo creo que Barón Rojo tiene en general mejores temas que Judas Priest, que Iron Maiden y que muchos otros grupos. Lo que pasa es que los españoles siempre hemos tenido el handicap de estar aquí aislados en una esquina de Europa y olvidados de la mano de dios y cualquier cosa que hemos hecho ha requerido de un esfuerzo sobrehumano para poder venderlo fuera, y luego aparte está el tema del idioma. Así que tenemos doble mérito que el de fuera, que cualquier grupo que pueda venir aquí. De todos modos, claro que me da envidia y por supuesto que me encantaría estar ahí. Mira, el propio Bruce Dickinson dijo siempre que las canciones que tenía Barón Rojo eran acojonantes. Bruce es un tío muy inteligente y aparte es un tío muy culto y sabe que las canciones de Barón tenían mucho mérito porque eran la ostia. Es que cualquiera de las canciones de Barón Rojo promocionadas por un grupo americano o inglés hubieran sido un pelotazo mundial pero sin lugar a dudas. ¿Tú te imaginas a Klaus Meine cantando “Siempre estás allí” con Scorpions?, o “Larga vida al rock n´roll” por Dio y te cagas, o canciones tipo “Resistiré” o “Incomunicación” por los Judas,… De hecho, “Resistiré” la querían cantar Anthrax. En una entrevista que les hicieron en Kerrang hace unos años, les preguntaron por grupos españoles y nombraron a Barón Rojo y dijeron de una canción, “Stand up”, que les encanta y estaban pensando en hacer una versión… aunque al final no la hicieron.

Ahora que sale el tema de bandas grandes y demás, coméntame un poco qué pasó con aquella gira qué ibais a hacer con AC/DC por Estados Unidos o el tema de Whitesnake en Europa. ¿Cómo lo pudisteis dejar escapar si aquello hubiera sido el pelotazo definitivo?

Sherpa.- ¡Ostia, que disgusto fue aquello! Lo de Whitesnake fue distinto, fue culpa de Barón porque no nos coincidió bien, creo que teníamos la grabación en directo de “Barón al Rojo Vivo” en Madrid o alguna historia que era más interesante hacerla en ese momento que la gira europea con Whitesnake. Ahora, la gira de Estados Unidos con AC/DC fue porque la compañía fue tan miserable y repulsiva que no quisieron gastarse siete millones en que Barón hiciera la gira. Además, es que el dinero que Zafiro hubiera hecho con esa gira, el bien y la promoción que el rock español hubiera tenido con esa gira,… es que hubiéramos puesto al rock español en primera división, tío. Y fue la puta compañía esta miserable y tacaña otra vez la que no se quiso gastar siete asquerosos millones de pesetas. Además, nosotros no teníamos capital entonces para invertir en el tema y poner siete kilos del tirón y tirar p´alante. Tampoco tuvimos la visión en esa época de “venga, ponemos siete kilos y hacemos esa gira”. En ese sentido fuimos idiotas, la verdad.

Y además la ilusión que os haría a vosotros abrir para AC/DC, ¿no?

Sherpa.- ¡Joder, claro, era la ostia! Es que también hay algo más. John “Mutt” Lange, el productor de AC/DC, estaba encoñado con Barón Rojo. De hecho, a Def Leppard los produjo Mutt Lange porque a Barón Rojo se le perdió la oportunidad. Si no, la producción que se llevaron los Def Leppard, hubiera sido para Barón Rojo porque John Mutt Lange nos había visto en la plaza de toros de Marbella y le encantó el grupo y el tío que tenía una visión de la ostia dijo: “coño, el grupo es hispano y el futuro es hispano, pues de puta madre, a este grupo lo produzco yo”. Y fuimos tan gilipollas que dejamos pasar la oportunidad.

Y además vosotros teníais la posibilidad de cantar en inglés… y de hecho, lo hicisteis con la edición en inglés de “Volumen brutal”.

Sherpa.- Si es que “Volumen brutal” en inglés fue un pelotazo en Japón por ejemplo. Lo editó la RCA con JVC en Japón y ahora es un vinilo que se cotiza a muy buen precio en festivales, temas de coleccionismo y demás en el extranjero. Yo por ejemplo tengo el vinilo editado en Japón con todos los créditos en japonés y eso es mucha tela verlo.

La verdad es que fue una pena. De todos modos, Barón Rojo fue una banda grande en Europa pese a todo, incluso es un banda de culto para los guiris.

Sherpa.- Pero mucho más grande tenía que haber sido y esa es la pena que a mí me queda. Es la espinita más grande que tenemos nosotros clavada y supongo que los seguidores también, que la banda no llegara a ser todo lo importante que merecía.

Hablando de la faceta internacional del Barón, coméntanos un poquito sobre los festivales de Brujas y sobre todo Reading que fueron de las experiencias más importantes que vivió la banda y el rock nacional en general a nivel internacional.

Sherpa.- Hombre, el de Reading fue un festival acojonante. Mirar a los grandes que te están viendo desde abajo, eso es mucho. Tocamos con Blackfoot, con Iron Maiden, Motörhead, Y&T, … grupos de la ostia, vamos. También con unos tíos que eran de Gales que tocaban de puta madre y eran famosillos en aquella época pero no me acuerdo el nombre. Sin embargo el de Poppering (cerca de Brujas) no fue tan grande pero por ejemplo tocó Metallica con nosotros y ellos iban entonces por debajo de Barón Rojo Lo que pasa es que en aquella época Metallica llevaba al bajista este pelirrojo que se mató en un accidente (Cliff Burton) que tenía muchísima fuerza tocando pero sin embargo las pancartas de la gente europea eran de Barón en el festival. Ese festival fue tela también.

Una pregunta que se me quedó antes en el tintero y que viene un poco a colación de esta época es que me resultó muy curioso leyendo en el libro que diferenciabais mucho entre Hermes y tú por un lado, que estabais juntos en todas las historias, y “los hermanos” por otro. ¿Había realmente esa diferenciación o en la realidad no tanto?

Sherpa.- No exactamente, lo que pasa es que “los hermanos” desde el principio pusieron las condiciones muy claras: “Nosotros vamos a viajar por nuestra cuenta porque tenemos nuestros gustos particulares y tal”, y nosotros lo aceptamos. Es que realmente de partida Barón Rojo no fue un grupo que viajara junto o que se corrieran las juergas junto, que se hubiera reído junto, que se tirara pedos junto, … que es lo que a mí me hubiera gustado. “Los hermanos” dijeron desde el principio que su onda era otra y entonces cada uno fuimos un poco por nuestro lado siempre. Por eso, evidentemente, en todas las anécdotas que yo cuente aparece Hermes porque era mi compañero de cachondeos. “Los hermanos” estaban en otra historia y bueno… a mí me habría gustado que hubiéramos ido todos siempre juntos y yo creo que eso le hubiera dado más vida al grupo incluso y hubiera ayudado quizás a entendernos más, a limar malos rollos. Yo es que sinceramente soy una persona muy llevadera, no soy un tipo que me quiera imponer a los demás, ni mis ideas ni mis gustos. Cuando a mi se me razona algo y se me viene con buen rollo, a mi se me gana siempre pero bueno, las cosas fueron así y hay que aceptarlo.

Bueno, y llegados a este punto, ya se que te lo han preguntado muchas veces, pero te tengo que preguntar como están las cosas de cara a una reunión. ¿Realmente cómo está el tema?

Sherpa.- Nuestras relaciones quedaron bastante jodidas cuando nos separamos, sobre todo yo con los hermanos y ellos conmigo. Es que cuando hablo de “los hermanos” en plural es que siempre era eso porque yo no podía tener un problema con Armando y con Carlos de forma distinta. Nosotros siempre teníamos problemas en plural, la pareja conmigo o al revés y eso era jodido porque eran dos contra uno y eso era una putada sobre todo para mí porque era el que estaba en minoría. Es que no descansaba en ese sentido, ja,ja. Entonces bueno, una vez que el tiempo ya pasó, las heridas se cerraron y demás, pues un día me llamó Hermes y me dijo “oye, que me ha llamado Armando y estaría bien que nos juntáramos otra vez”. A mí eso me gustó, francamente, porque además que lo dijera Armando, pues me pareció perfecto. Ahora, yo ya tenía una edad y una vida resuelta de alguna manera asi que le pregunté a Hermes si había un plan realmente bueno, alguien que respondiera por nosotros, que fue el problema que siempre tuvo Barón, que nadie respondió nunca por nosotros y tuvimos que hacer las cosas arriesgándonos nosotros sin alguien con autoridad para hacer una gira grande, con un montaje de la ostia y demás. Nunca lo hubo y nos dimos muchas hostias por eso. Entonces yo le dije a Hermes que le dijera a “los hermanos” que si había un plan serio, de promoción, de infraestructura seria y demás, yo me lanzaba a la piscina como loco. Entonces me volvió a llamar y me dijo que la idea era empezar otra vez un poco desde el principio, en plan garitos y tal. Entonces dije que no porque yo ya no tengo edad ni ganas para eso. Y si volvemos no lo haremos porque somos muy amigos, hay que ser sincero, volvemos porque el grupo y la herencia que hemos dejado se lo merece. No volveremos porque nos llevemos de puta madre o algo así porque de hecho es que no nos hemos llevado de puta madre nunca. Ahora, somos lo suficientemente mayores y maduros como para obviar esas cosas y aunar fuerzas porque lo que hicimos es la ostia y merece la pena que sigamos con eso. Pero si resulta que no hay ni el montaje ni la infraestructura ni la gente que te va a apoyar la historia, yo no me engancho en ese carro… y no por menosprecio hacia ellos porque ya te digo que me encantó la idea… y no lo había dicho ahora y te lo digo sinceramente, a mi me encantó la idea porque era como rejuvenecer, retomar otra vez la historia y resarcirte de una serie de frustraciones que sufriste cuando estabas en ese grupo. Pero es que lo de volver a tocar en garitos y en festivales como si empezaras otra vez, eso no me molaba.

Porque para eso ya lo haces tú sólo, ¿no?

Sherpa.- Claro. Entonces parece que eso les molestó a los hermanos, cosa que puedo comprender hasta cierto punto pero a quien más comprendo es a mí mismo. Luego, Locomotive hizo una oferta hace unos años acojonante, pero acojonante de verdad, y entonces sí que estaba dispuesto porque de Locomotive y de Goyo sí me fío que va a hacer una cosa que está bien. Pero no se porqué los hermanos entonces no quisieron… y la cosa ha quedado ahí hasta hoy. Y la cosa hoy está más jodida porque no hay pasta pero de todos modos, que sepan Carlos, Armando y toda la gente que oiga o lea esta entrevista, que cuando Locomotive hizo esa apuesta tan de puta madre yo sí estaba dispuesto a hacerlo así que esta vez no ha sido por mi causa.

O sea que al final por unos o por otros no se ha hecho. A ver entonces si a la tercera va la vencida… Yo te quería preguntar también por los dos míticos conciertos en el pabellón del Real Madrid, de donde se grabó “Barón al Rojo Vivo”, que fueron conciertos impresionantes. ¿porqué nunca ha llegado a salir en vídeo o incluso ahora en DVD?

Sherpa.- Pues lo de siempre, Zafiro fue tan miserable que quedó en un acuerdo con Alfonso Arteseros, que se gastó una pasta, puso siete cámaras para grabarnos que en aquella época era un lujo, y luego no le quiso pagar. Ni más ni menos que por eso.

Ese vídeo está grabado, hay cierta gente que lo tiene, incluso yo tengo varias canciones grabadas de ese vídeo. Además se ve de lujo, suena de puta madre y a poquito que se arregle se puede sacar en DVD pero perfectamente .

Sherpa.- Pues ni más ni menos que porque la miserable Zafiro de aquella época no quiso pagarle lo que había estipulado a Alfonso Arteseros, ¿qué te parece?. Con los millones que ganó con nosotros esa puta compañía…

Ahora que sale el tema de Arteseros, hace no mucho sacó ese DVD entrañable llamado “El rock de la transición” que es algo que nunca se había hecho en España. Barón Rojo es casi la parte principal del DVD, ¿Qué os parece a vosotros como miembros de la banda la edición de ese documento?

Sherpa.- Es que Arteseros es un genio, de verdad, un auténtico genio. La edición del DVD me parece genial, lo único es que yo me veo feo y muy gordo, je,je. Es un DVD que tenía que salir y creo que refleja muy bien ciertos aspectos de aquella época.

Te voy a enseñar ahora una cosita. (Le enseñó un single suyo que se llama “En un autobús” y es del año 75). ¿Qué me tienes que contar de esto?

Sherpa.- Pues que estaba aquí muy guapo, ja,ja. Estaba guapo pero estaba todavía muy verde. La primera canción, “En un autobús” era más moña, más de cantautor de la época pero el segundo, “Hace largo tiempo…” sí creo que es un buen tema. Estaba dedicado a un maestro escritor que tuve. Nada, éramos jóvenes e inexpertos, je,je, pero no me arrepiento para nada de esto. Lo que pasa es que yo nunca me creí lo de ser un cantante jovencito y guapito, no me gustaba ese rollo. Yo quería un grupo y tocar rock y hasta que lo conseguí.

Si, pero primero también estuviste una temporada con Los Módulos:

Sherpa.- Hombre, con Los Módulos es cuando empecé y con ellos aprendí mucho. Aprendí lo que era estar es un grupo grande, de rock sinfónico, de tíos que saben un huevo y a los que quiero muchísimo. Ahora todavía, con Pepe y con Tomás me llevo de la ostia e incluso con los otros Módulos, con Reizabal y con Emilio Bueno tengo una amistad de puta madre.

Últimamente me gusta preguntarle a los músicos sobre el asesinato de Dimebag Darrel de Pantera. ¿Cómo ve un músico que puedas estar tocando y llegue un tío y te pegue un tiro?

Sherpa.- Mira, el problema por un lado y la maravilla por otro, es que en Estados Unidos vive Satanás y también Dios. Entonces allí te puedes encontrar con ambos indistintamente. Yo detesto a su gobierno pero al pueblo americano lo amo porque los pueblos indios son maravillosos. Tú has estado en Irlanda y seguro que opinas lo mismo que yo, que en todas partes fuera de tu país encuentras gente maravillosa. Yo en su momento tenía muchos prejuicios contra los argentinos porque venían aquí muy de chulitos. Pero luego fui a Argentina y flipé con su país y sobre todo con la gente de allí y eso no se me puede olvidar jamás. Y con Estados Unidos lo mismo. Volviendo a la historia que me preguntas, el problema en Estados Unidos es que cualquier hijo de puta puede tener una pistola y te puede volar los sesos. Pero cuidado que aquí también cualquiera tiene una escopeta de caza y te puede volar los sesos. El tema es que en Estados Unidos hay 4 millones por ejemplo que tienen armas y aquí hay 40.000 que te pueden liar Puerto Urraco de repente.

¿Y como van a ver los músicos ahora mismo el tocar en Estados Unidos con la posibilidad de que esto pueda volver a pasar?, ¿Cómo puede cambiar la libertad de estar en un escenario disfrutando a tener que mirar con un poco de miedo a alguien que se mueve raro o algo?

Sherpa.- Es que el tema es que la muerte te espera en el sitio más insospechado. Yo creo en el destino y pienso que la hora de nuestra muerte está escrita en algún libro. Hay un cuento oriental que me gusta mucho que dice que un sirviente persa de un sultán tuvo un sueño en el que la muerte venía a buscarle al día siguiente y fue corriendo a pedirle al sultán que le dejara escapar a Damasco porque había soñado que la muerte venía al palacio a buscarle. Entonces el sultán le regaló su mejor corcel y el sirviente huyó hacia Damasco. Entonces, al día siguiente, apareció La Muerte en Damasco y se presentó ante el sultán y le preguntó por el criado. Y el sultán le dijo que lo sentía pero que se había ido a Damasco, y La Muerte dijo: “¿y como sabía que le iba a encontrar allí?. En fin, que la historia es que donde te pilla te pilla y no hay que darle demasiadas vueltas a este tema porque te volverías paranoico.

Vamos a ir terminando pero antes te quería preguntar una cosa: ¿Qué sigues sintiendo después de tantos años cuando la gente sigue hablando con tanto cariño de Barón Rojo o que llegue un chaval pequeño y descubra un disco de Barón y flipe?

Sherpa.- Pues mucho placer, una cosa en el pecho indescriptible. No se, cuando te sientes querido, que sientes cariño y eso es lo que anhela siempre el ser humano, sentirse querido, ¿no? La verdad es que te das cuenta de que a pesar de todo ha merecido la pena llegar hasta donde has llegado.

Ahora te pido que te mojes un poco. ¿Cuál es tu canción y disco favorito de Barón?

Sherpa.- Pues de canciones compuestas por “los hermanos”, “Larga vida al rock n´roll” es una de mis favoritas y canción compuesta por mí me quedo con “Concierto para ellos”. En cuanto a disco, “Volumen brutal” aunque “Metalmorfosis” también me gusta mucho o “En un lugar de la Marcha “… pero si me tengo que quedar con uno, evidentemente elijo “Volumen brutal”.

Y yo me quedo con “En un lugar de la Marcha” y “Cuerdas de acero”. Una duda que me surge hablando de todo esto…¿Por qué al final la gente puede escuchar cosas nuevas pero al final siempre vuelve a los clásicos, Iron Maiden, Barón Rojo…?

Sherpa.- Es que estamos hablando de una época en la que, por ejemplo, lo mismo que los Beatles salieron en los años 60 y a la gente a la que le gusta ese tipo de música al final siempre vuelve a los Kinks, Spencer Davids Group, los Who incluso aunque eran algo más de los 70, … porque entonces salieron grupos acojonantes. Y con el rock o al heavy pasa lo mismo, que lo que se hizo entre los 70 y los 80 fue la ostia. Si empezamos por Deep Purple o Black Sabbath y empiezas a tirar de la manta… es que hubo una calidad increíble. Y en España los Deep Purple o los Rainbow pues fuimos Barón Rojo y entonces al final siempre vuelves a tus orígenes. Si, lo nuevo está bien pero escucho esto y se me pone la piel de gallina, por algo será, porque ahí había mucha carga, mucha energía, mucha verdad en lo que se hacía y eso siempre queda y estará vivo para siempre.

Ya lo último, cómo dices en una frase del disco, ¿tú siempre te sentirás un Barón?:

Sherpa.- Sí, por supuesto. Pero cuidado, eso no está dicho con mala leche que quizás alguien se ha mosqueado. Está dicho en plan bien ya que el Barón imprime carácter. Nosotros nunca podremos dejar de ser un Barón Rojo porque aquello fue muy grande y te dejó un tatuaje en el corazón para siempre porque ser un Barón significa resistir, tener sentido del humor, mala ostia y ternura al mismo tiempo. Y por eso digo que siempre seré un Barón… y Hermes siempre será un barón, y “los hermanos”, aunque tengan 90 años, siempre serán un barón porque aquello fue muy grande.

Para cerrar de verdad, te dejo el micro abierto para que comentes a la gente todo aquello que quieras, responder a algo que no te haya preguntado… En fin, lo que quieras:

Sherpa.- Pues nada, que espero que la entrevista no haya sido muy coñazo por mi parte, je, je pero es que siempre me gusta hablar de estas historias. Y agradecer de que me pongáis ahí en un “internés” y nada, que ahí seguimos luchando y subiendo el Everest.

Pues eso es todo, muchas gracias por tu tiempo y por todas las cosas interesantes que nos ha contado.

Sherpa.- (Con voz de dibujo animado) ¡Eso es todo, amigos! Un abrazo y nos vemos en el concierto de Madrid este sábado.

David Esquitino david_esquitino@rafabasa.com
www.rafabasa.com y “Corsarios del metal”
(Domingos de 22:00 a 24:00 en Radio Enlace, 107.5 fm y www.radioenlace.org)

Fotos: Rafa Basa (Piorno Rock – Granada)

1 COMENTARIO