Inicio Conciertos Crónica Concierto KREATOR – DARK TRANQUILLITY – EKTOMORF – HATESPHERE – Barcelona.

KREATOR – DARK TRANQUILLITY – EKTOMORF – HATESPHERE – Barcelona.

0
Century Media - LIQUID TENSION EXPERIMENT
SMITH/KOTZEN
Century Media - BAEST - WITHERFALL - EYEHATEGOD





Documento sin título

Domingo 13 de Febrero de 2005 – Sala Razzmatazz I – Barcelona

La noche se preveía interesante (y larga) en Barcelona. Atronando nuestros ojos y oídos se presentaban cuatro grupos y grandes dosis de tralla capitaneados por los inconmensurables KREATOR.

HATESPHERE

Empezó la maratoniana tarde/noche con los daneses HATESPHERE y su brutal thrash, logrando convencer a un público que llenaba media sala en su actuación. Venían presentando “The Killing EP”, un EP de cuatro temas, del cual pudimos escuchar “Murderous Intent” y “You’re The Enemy”.

La banda fue capaz de transmitir su energía y ganas a un público que respondió bien a su oferta. Gran parte del mérito lo tuvo el tatuado front-man Jacob Bredahl, quien bajó varias veces del escenario para cantar con los allí presentes.

El sonido fue bueno y la música sonó compacta y contundente. Interpretaron un total de ocho temas, a lo largo de media hora exacta. Entre los temas a destacar, a parte de los ya mencionados, “Only The Strongest”, de su último larga duración “Ballet Of The Brute”, un tema de corte doom en el que Bredahl emitió su registro más gutural.”Insanity Arise”, de “Bloodred Hatred” no dejó títere con cabeza (de tanto que la movieron y la hicieron mover). A destacar el importante trabajo de Anders Gyldenøhr a las baquetas, en un grupo en la que el (trepidante) ritmo es primordial.

Un concierto muy correcto, de ejecución milimétrica y buena respuesta, tras el cuál se pudo escuchar coreado tímidamente el nombre de la banda.

EKTOMORF

Era el turno de EKTOMORF, un grupo húngaro con algo más que una simple similitud con Soulfy o Sepultura. Su apuesta no es muy arriesgada y peca de poco original. De hecho fue difícil olvidar al clan Cavalera en todo lo que duró la actuación.

Aún y así el concierto fue ameno, y estuvo dividido en dos partes iguales. En la primera tocaron cuatro cortes de su álbum “Destroy”, como son “I Know Them”, “Destroy”, la más hardcore “A.E.A” y “Gypsy”.

Tras ellos llegó el turno de presentación de su nuevo “Instinct”, y lo hicieron con cuatro cortes más, “Show Your Fist”, “The Holy Noise”, “Fire” y “Fuck You All”, quizás el tema más original en el que se mezclan riffs de Sepultura y ritmo a lo Ramones.

Ni rastro del folkrore gitano (aparte del título “Gipsy” y sus notas finales), que el grupo de los hermanos Farkas profesa utilizar en su música, y el cual les podría aportar un poco más de distinción y personalidad.

DARK TRANQUILLITY

Y tras los entremeses llegó el primer plato fuerte de la noche, DARK TRANQUILLITY , quien logró congregar a un público que ya llenaba la sala barcelonesa. Se presentaban en la Ciudad Condal con un álbum impresionante, “Character”, que supone la confirmación de la vuelta a los orígenes más death, camino de retorno iniciado con “Damage One”, y que deja atrás su época más experimental (situación similar a la de KREATOR).

El grupo sueco se mantiene como uno de los más dignos representantes del llamado sonido Goteborg, del cual parecen ir desprendiéndose poco a poco co-fundadores y co-estilistas como In Flames o Soilwork. Y vinieron a demostrarlo al público barcelonés.

A destacar, como en cada concierto de DARK TRANQUILLITY un Mikael Stanne imparable. No estuvo quieto ni un instante, es increíble la energía del pelirrojo cantante. A la zaga le siguió el bajista Michael Nicklasson, segundo protagonista encima del escenario. Empezó bien el concierto con “Lost To Apathy”, primer single de “Character”. Siguieron la presentación de su nuevo álbum con “Through Smudged Lenses”. Dieron un paso atrás en su discografía con “White Noise/Black Silence”, para volver a “Character” con la rápida “The New Build”.

El sonido no era del todo nítido, pero aceptable. Lo que sí estuvo clara fue la respuesta de un público entregado con los suecos desde el primer tema. De hecho, los primeros gritos ya se oyeron tras EKTOMORF, al levantarse el telón de fondo con el anagrama de la banda, parcialmente cubierto por los las mamparas que escondían la escenografía de KREATOR.

“Wonders At Your Feet” precedió a “Scythe, Rage And Roses”, el antiguo temazo de “The Mind’s I”. Se fusionó con el tema que trajo consigo la locura, “Punish My Heaven”, vitoreada en sus ya clásicas líneas de guitarra y excelentemente ejecutada por la banda siguiendo el pulso acelerado de Anders Jivarp.

El tema que cierra “Character”, “My Negation” tuvo como protagonista las luces atmosféricas, la melancolía de los teclados de Martin Brändström, y los gritos desesperados de Stanne.

Para acabar un cambio en el set list. Era de esperar “Of Chaos And Eternal Night”, tal y como había sucedido en anteriores conciertos de la gira europea, lo que hubieran agradecido los seguidores del material más antiguo de la banda. De hecho en el papel del set list que había sobre el escenario, la palabra “Chaos” aparecía tachada y a su lado escrita “Final”, como si el cambio hubiera sido repentino. Y “Final” no indicaba otro tema que “Final Resistance”, con la que acabó un muy buen y aplaudidoconcierto, disponiéndonos a recibir a los reconquistadores del trono del thrah.

KREATOR

Y llegó el plato fuerte de la velada de manos de KREATOR. Hay críticas que podrían ser escritas el día antes del concierto (no es el caso) sin riesgo a equivocarse. Viendo el set list que se iba repitiendo a lo largo y ancho de Europa era imposible que Mille y compañía fallaran, y evidentemente no lo hicieron.

El concierto fue sencillamente brutal. Dos horas de thrash agresivo sin concesiones en las que los germanos repasaron casi toda su discografía, a excepción del injustamente defenestrado “Cause For Conflict” y el controvertido “Endorama”.

No hay duda que con “Enemy Of God” el grupo ha abandonado definitivamente el laboratorio volviendo a sus orígenes más crudos, y este concierto lo acabó de demostrar. Una sala a rebosar, un telón de fondo con elementos de la portada del último álbum, y entre medio, con mucho humo y poca luz, Sami Yli-Sirni a la guitarra, Christian “Speesy” Giesler a las cuatro cuerdas, Jürgen “Ventor” Reil inconmensurable a la percusión y el patrón Mille Petrozza, KREATOR.

El sonido fue correcto, si bien a Mille no se le oía del todo bien. Parecieron tener mejor sonido los dos primeros teloneros que los mismos cabezas de cartel. La puesta en escena fue la típica de la formación, poco movimiento de piernas (a excepción de Ventor y su endiablado doble bombo) y mucho de cabeza. Poco movimiento sobre el escenario pero mucho delante de él. Pocas sonrisas pero mucha gratitud. Poca luz pero mucha energía.

Empezó el concierto con la intro “Choir Of The Damned”, tras la cuál cayeron los dos primeros temas de “Enemy Of God”, el que le da título y “Impossible Brutallity”. No sólo cayeron los temas, también cayeron (más bien saltaron) algunos desde la valla de seguridad.

“Are you ready to kill each other?”, tras esta frase de Mille solo podía venir “Pleasure To Kill”, con el que nos fuimos casi veinte años atrás en el tiempo. Empalmó sin descanso con “Phobia”, la única representante de “Outcast”, que transcurrió entre humo y luces rojas y finalizó con gritos de “KREATOR, KREATOR“. Estábamos ante una banda y un sonido muy compactos, con un Mille con su clásica cara de pocos amigos y transmisor de rabia, un Ventor que de pequeño le daban dos, preciso y potente a las baquetas, y con Sami y Christian prácticamente estáticos a excepción de dedos y cuello, perfectos tras sus instrumentos.

A partir de aquí cinco canciones enlazadas sin pausa alguna : la intro “The Patriarch”, “Violent Revolution”, en la que vimos un gran solo de Sami y luces tan electrizantes como el propio tema, “World Anarchy” con su momento ambiental y únicamente Mille enfocado de rojo, la canción que abrió la veda a la experimentación, “Renewal”, y la nueva “Suicide Terrorist”, con un Ventor espectacular al doble bombo y tras la cual al fin descansamos.

“La atmósfera aquí es agresiva, ¿os sentís agresivos?”. Con esta frase Mille presentaba uno de los hits más esperados, “Extreme Agression”, cuyo final se cambió concientemente para empalmar con otro temazo, “People Of The Lie”, el único que escucharíamos del “Coma Of Souls”. Unas delicadas líneas del bajo de Speesy iniciaban “Voices Of The Dead”, otro tema del nuevo “Enemy Of God” y que no obtuvo excesiva respuesta.

El bombo de Ventor animando a gritar al público y un “uno, dos, uno, dos, tres, cuatro” en castellano de Mille arrancaban “All Of The Same Blood”, que acabó con un solo del front-man germano. Con Ventor tras el micro seguimos sin descanso con la brutal “Riot Of Violence”, tras la cuál el griterío del público seguro superó los decibelios permitidos por la ley, alentado por las luces y por el señor Petrozza.

“Terrible Certainty”, “Reconquering The Throne” (toda una declaración de principios) y “Betrayer” cerraron el set previo a los bises. La vuelta al escenario se inició con las notas melódicas de “Terror Zone” y continuó con un sorprendente “Ripping Corpse”.

Tras sopesar si quedaba energía en el público, y un discurso anti-gobierno, anti-fascismo (muy aplaudido) y anti-autoridades, y hacer gritar al público a niveles extremos, Mille izó la bandera del odio con “Flag Of Hate”, que enlazó con la tremenda “Tormentor”, que cerró magistralmente el atronador concierto.

Con un orgulloso “We Are KREATOR” de Mille, quien hizo el amago de tirar la guitarra al público (¡e incluso sonriendo tras la ocurrencia!), la banda desapareció dejando un muy buen sabor de boca, pero también mucho dolor de nuca y oídos.

Texto y Fotos: Hèctor Prat

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

KIVENTS REYLOBO - El Octavo PecadoEVANESCENCE - The Bitter TruthROCK GUITAR EXPERIENCE
REYLOBO - El Octavo Pecado
KIVENTS
EVANESCENCE - The Bitter Truth
ROCK GUITAR EXPERIENCE