Inicio Lanzamientos A-Z BONRUD – Bonrud

BONRUD – Bonrud

0

Quizás no te suene el nombre de BONRUD. Pues no te asustes, no has
perdido tus conocimientos de rock melódico: estamos hablando de un primerizo,
BONRUD, que debuta con este álbum homónimo. Y como la mayoría
de discos noveles de rock del estilo en cuestión, ha sido acogido en
el seno de la familia italiana melódico/progresiva de Frontiers.

Paul BONRUD tiene cierta experiencia como músico de
sesión y productor, aunque hasta la fecha nunca había editado
un disco con su propia banda. En este auto-producido álbum toca todos
los instrumentos a excepción de la batería. La voz surge de la
garganta de David Hendricks, con un registro más que cercano al del veterano
Lou Gramm.

Y no es por casualidad, pues salvando las distancias (una gran
distancia si se me permite) el sonido de BONRUD tiene marcados destellos de
Foreigner o Journey. De los últimos ha heredado algo más que el
estilo musical, también el arte de las portadas. Y es que esta portada
de “BONRUD” es, sino un homenaje, un calco de portadas como son
las de “Capture” o “Journey Continues” del veterano
grupo de San Francisco.

Si bien este álbum presenta buenos temas, el resultado
final es un poco descafeinado. Al Paul BONRUD músico no se le puede achacar
nada, pero sí al Paul BONRUD compositor. Sólo consigue engancharte
completamente en tres o cuatro temas. Al resto le falta ese toque mágico
que hace de una buena canción un hit que no dudas en repetir una y otra
vez, o mostrarla, orgulloso de tu descubrimiento, a tus amigos. “BONRUD
es un buen álbum debut con altibajos pero que nos muestra a una banda
que apunta buenas maneras. El combinado explosivo está mezclado, pero
le falta la llama que lo haga explotar. Lo que sí es de agradecer es
la diversidad en el estilo de las composiciones que forman el álbum.

“Leap Of Faith” abre el álbum con una encendida
canción de puro y elegante rock. El optimismo inicial se ve mermado por
la siguiente canción. Más oscura, lenta y pesada transcurre sin
pena ni gloria “The Phoenix”. “Desperate Heart” es el
segundo hit del álbum, y la tercera diversificación del álbum.
Una excelente balada que sí recoge el espíritu de los honorados
Foreigner en lo que hace a la composición, al feeling y sobretodo a la
agradable voz de un Hendricks más Grammero que nunca.

“I’ve Changed” y “Give Me A Chance”
son dos canciones al más puro estilo Richard Marx, ambas con romántico
mensaje de imploración de una oportunidad. Pop/rock en su versión
más sencilla. “Take Me Home” empieza como lo podría
hacer cualquier balada de Guns n’ Roses, para luego convertirse en algo
más AOR y más típicamente americano con muy leves resquicios
country. Aún y así la esencia de Guns n’ Roses aflora en
más de una ocasión a lo largo del tema. Una balada más
suave que la anterior, menos compleja en composición, menos convincente
y parca en transmisión de sentimientos.

“Date With Destiny” es una buena canción
de rock empujada por dobles guitarras y decorada por unos acertados coros, que
hacen recobrar el interés por el álbum. “Once In A Lifetime”
mantiene un buen nivel de rock, con momentos baladísticos que van incrementando
en garra y velocidad (sin rebasar nunca el máximo permitido) hasta llegar
a uno de los estribillos más metálicos del álbum.

La semi-acústica “Live Your Dreams” empieza
poco prometedora, y a medida que transcurre el tema se confirman las negras
sospechas. Sí hay algo que me ha gustado del tema, y es que me ha evocado
gratamente a los Boston, y me han entrado unas terribles ganas de escuchar el
grandioso “Third Stage”. “Look Me In The Eyes” vuelve
a repartir rápido y puro rock sin sorpresas. Cierra el álbum “Hollywood
Movie Star” que sigue la estela de la otra gran balada “Desperate
Heart”. Ocupa el segundo lugar en el podio de baladas y tercero en cuanto
a hits del álbum. Todos los comentarios hechos para “Desperate
Heart” son perfectamente aplicables al que es el último tema del
álbum (si bien ambos son completamente distintos).

Buen álbum debut, aunque oído lo oído
podemos esperar bastante más en futuras entregas del multi-instrumentista
norteamericano. Lo comentado anteriormente, mucha calidad musical de Paul BONRUD,
buena y perfecta voz para el estilo de David Hendricks, pero cierta inestabilidad
en cuanto a composiciones. De todas maneras puede resultar interesante tanto
para los nostálgicos de bandas como Journey o Foreigner, como para quien
disfrute del pop/rock estilo Richard Marx.

Hèctor Prat