Inicio Lanzamientos A-Z DREAM EVIL – The Book of Heavy Metal

DREAM EVIL – The Book of Heavy Metal

0
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Estos chicos suecos no paran, en menos de tres años han publicado tres discos, algún mini CD y han girado por medio mundo. Y además han ido superándose en cada entrega. Con su último disco nos demuestran que no es necesario hacer enrevesadas composiciones, ni adornar los temas con estériles arabescos, para conseguir un trabajo de calidad, con temas pegadizos, potentes y bien construidos.

Riffs poderosos al más puro estilo Judas a cargo del joven hacha Gus G. y del líder del grupo Fredrik Nordström, melodías de voces referentes de la escuela escandinava arropando el buen hacer del vocalista Niklas Isfeldt, y una magnífica producción hacen de este “The Book of Heavy Metal” precisamente eso, un manual de lo que debe ser un disco de heavy metal actual sin perder nada de sabor clásico.

Desde su apertura con el tema que le da título, con grito a lo Halford incluido, observamos que, afortunadamente, poco tienen que ver con la invasión de grupos power metaleros que tanto se repiten y tan poco aportan últimamente. Lo suyo es heavy metal bastante melódico, cercano al hard rock por momentos, pero lleno de potencia y fiereza en las guitarras.

Un tema como “No Way” tiene un aire ochentero a lo Ozzy de su mejor época que lo convierten en una de las piezas claves de la obra, al igual que la más relajada “Tired”. “Into the Moonlight” desprende un aire misterioso a lo King Diamond (quizá tenga que ver el que el batería, Snowy White, estuviera una temporada que el Rey Diamante), con la participación del teclista Mats Olausson (ex Malmsteen entre otros), que también aporta en la más épica “Crusader’s Anthem”, en la más melódica llena de coros “Chosen Twice” y en la bonita balada de cierre “Unbreakable Chain”.

La parte más hard rockera del disco viene de la mano de “Let’s Make Rock” y “The Sledge” ideales para corear en directo, algo que ya estamos deseando hacer. Muy buen disco que muestra la imparable progresión de Dream Evil. ¿Dónde estará su techo?.

Mariano Palomo (Alianza)