Inicio Lanzamientos A-Z THE END – Transfer Trachea Reverberations From Point: False Omniscient

THE END – Transfer Trachea Reverberations From Point: False Omniscient

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Llevar la música hasta los límites (tarea difícil)
y con dignidad (todavía más difícil) es lo que se han propuesto
THE END, un quinteto (Aaron Wolf: vocalista; Steve Watson y Andrew Hercules:
guitarras; Sean Dooley: bajo; y Anthony Salejko: batería) de Ontario
formado en 1999 y que pese a su juventud han confeccionado una obra más
que prometedora. Sin duda, THE END son una de esas bandas que adoras u odias.
Su constante avasallamiento de complejos ritmos supone una verdadera muralla
sónica casi anárquica sin caer en aspectos banales o despreciables.
THE END son pura experimentación, una fusión de locura y genialidad
a partes iguales, capaz de trasladarte, dentro de un comportamiento totalmente
esquizofrénico, en cuestión de segundos, de sinuosos pasajes melódicos
a momentos apocalípticos.

THE END destacan además de por la complejidad de sus
temas, totalmente alejados de las leyes compositivas más comerciales,
por la calidad técnica de los músicos de la banda. El bajo, un
instrumento bastante imperceptible, cobra en esta formación momentos
de gloria, especialmente en situaciones que, junto con la batería y en
ausencia de guitarras, arrancan con influencias totalmente jazzísticas.

“Transfer Trachea Reverberations From Point: False Omniscient”
reúne siete temas que transcurren sin un segundo de descanso, de tirada.
Posiblemente, si uno no se fija en el lector del reproductor del CD, le costaría
a veces adivinar donde acaba y da comienzo un tema ya que los cambios de ritmo
son constantes y nada repetitivos. “Her (Inamorata)”, el primer
tema, es una perfecta muestra de la filosofía y sonido de la banda, una
verdadera prueba para el oyente, obligado a la fuerza a abrirse de mente y de
oídos. “Opalescene (I & 2)” se inicia con una melódica
introducción in crescendo que desemboca en una verdadera tormenta sónica
con numerosos momentos jazzísticos y progresivos. “The Asphyxiation
of Lisa-Claire”, un inquietante título para un tema que roza el
descontrol, con unas partes vocales desgarradoras. “For Mankind, Limited
Renewal”, una intro a base de samplers que proporciona un ambiente desolador
y asfixiante, introduce a “Sonnet” y “Entirety In Infancy”,
los dos últimos caóticos cortes que suponen un final agotador
y extasiante para esta excelente obra.

Que una revista totalmente “metálica” como
Metal Hammer, en su tradicional edición inglesa, hubiese incluido en
el año 2001 (verdadera fecha inicial de la aparición de este álbum)
el debut de THE END como una de las diez referencias imprescindibles en su género
(junto a bandas de la talla de Converge o The Dillinger Escape Plan) es sólo
una pequeña referencia del prometedor futuro de la banda. A mediados
de enero del 2004 se edita la nueva obra de THE END titulada “Within Dividia”
y que contará con la producción de Pierre Remillard, conocido
por trabajar con bandas canadienses de renombre internacional como Gorguts o
Cryptopsy. Ahora sólo queda esperar…

CARLOS OLIVER