Inicio Lanzamientos A-Z IRON MAIDEN – Dance Of Death

IRON MAIDEN – Dance Of Death

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Toda la magia, toda la pasión, toda la ilusión
o toda la decepción que pueda generar esta música en su amplio
sentido se pueden ver reflejadas en esta banda que a nadie deja indiferente.
Todos opinan, por que aunque no te gusten, es de necios no reconocer que estamos
ante unos estandartes del genero, unos dinosaurios que se niegan a extinguirse,
un referente para miles de personas. A partir de ahí y sabiendo esto,
cualquier crítica es absurda, todos tendremos la nuestra, quizás
ahí radique la grandeza de IRON MAIDEN. Sobran las
palabras, así que… al grano.

“Wildest Dreams”, el polémico primer single,
es un tema hecho para las masas, un single para recordar a las primeras de
cambio, para aquellos que busquen la sencillez y la música de rápida
digestión, a pesar de todo el in crescendo del final queda muy resultón.
“Rainmaker” posee unas líneas de guitarra magistrales en
sus 15 primeros segundos , lástima que no las vuelvan a usar hasta
el final, posee solos cristalinos doblados dentro de un tema repetitivo y
marchoso, donde Bruce pone a prueba su capacidad pulmonar, con él la
cosa sube de nivel amigo.

“No More Lies” es un tema seguro para el directo
de estructura similar a “The Clansman”, con un bajo y guitarra
susurrante e incansable que acompaña a Bruce hasta explotar en un estribillo
simple y a la vez que intenso, NO MORE LIES!!!! Preparaos para gritarlo en
su momento. Curioso que sea el único tema que Harris ha firmado en
solitario en este trabajo. Bien bien bien, la cosa sigue subiendo.

“Montsegur” nos devuelve una letra histórica
de tiempos de maría castaña, en un tema de los que entran rápido,
para mi de lo mejor del disco, y a pesar de su letra que habla de cómo
los católicos machacan a la peña, el ritmillo y todo lo que
lo envuelve es muy alegre, a botar un rato.

“Dance OF Death” dura más de 8 minutos
y medio. Está compuesto por Gers y Harris, es fantástico, te
va abrazando muy suavemente, sin que te des cuenta, hasta que acabas envuelto
completamente por sus notas. Nunca antes MAIDEN se habían
apoyado tanto en las instrumentaciones orquestales. La explosión a
mitad del tema es genial, en él Bruce, otra vez se deja las papillas.
Tema hiper intenso, repleto al final de combates a muerte entre MURRAY/GERS/SMITH,
en los que los únicos vencedores somos nosotros. Como podéis
ver es muy rico en matices.

En “Gates Of Tomorrow” dejan de subir peldaños
en la escalera de la calidad, Bruce dobla las voces en las estrofas y el estribillo;
te parecerá haberlo escuchado antes en infinidad de ocasiones. No se,
a mi este tema no me convence. Vamos a ver si lo arreglamos con “New
Frontier”… Es la primera aportación de Nicko en la composición
en toda la historia de la humanidad, es un corte rápido y rockero con
estribillo marchoso y pegadizo.

Otro tema que supera los 8 minutos es “Paschendale”.
Es de los más trabajados de MAIDEN donde se han mostrado
más inspirados, en cambio en los más directos se han quedado
un poco a medias. En este tema se vuelven a apoyar en las instrumentaciones,
es intenso, con un estribillo épico, y un duelo de solos bastante relevante.
“Face In The Sand” es otro tema que se inicia suavemente, y que
poco a poco va emergiendo, con un doble bombo de Nicko que lo recorre en su
totalidad, y un Bruce que otra vez "se sale" en un estribillo penetrante
y sin descanso alguno, en el que demuestra su buena capacidad torácica.
Es un campeón!! Con ésta canción vuelven a subir el nivelón.

Llegamos a la parte final del álbum con “Age
Of Innocence”, un tema un poco extraño. Al escucharlo me ha parecido
que se parecía al estilo de temas de “Accidenth Of Birth”
de Bruce en solitario, por el sonido y el ambiente, pero no, está compuesto
por Murray y Harris, será por Murray que tiene ese aire tan alegre.
Es un corte para subir el animo pese a no ser muy cañero. El cierre
corre a cargo de “Journeyman”, una canción arriesgada donde
las acústicas y las instrumentaciones son las que acompañan
a Bruce en el viaje hacía la calma y la reflexión; a pesar de
todo, Bruce se mantiene en sus trece, potente y espectacular. Es una manera
nueva de acabar un álbum para ellos, pero les ha quedado genial, impetuoso,
épico, memorable y fascinante.

Los músicos, perfectos, el bajo de Harris sigue ahí,
pero con el volumen más controlado, Nicko se ha desmelenado, ya no
es tan calculador y metódico como antes, las guitarras espectaculares,
el laberinto de solos que enmarañan todo el trabajo no deja lugar a
dudas que los 3 hachas, cada uno en su sitio y en su estilo, son grandes maestros.
La voz, como he comentado antes, perfecta. Pienso que es el trabajo donde
la voz de Bruce ha conseguido mayores cotas de calidad, si es que eso era
ya difícil de conseguir, la sirena no baja su timbre.

Siguiendo con detalles, el libreto interior es fantástico,
se ven fotos del grupo en una antigua habitación de baile de una mansión,
donde cada músico posa pensativo mientras figuras de mujer transparente
aparecen aquí y allá… muy artístico. La portada…
er, hay que irle pillando "el puntillo", aunque el Eddie (con una
estampita muy parecida a la usada por CHILDREN OF BODOM), hubiera quedado
más majete sin esa retahíla de bichos raros llenos de polígonos.

En fín, comparado con “Brave New World”,
para mi han bajado un poco listón, comparado con su carrera, es un
disco más, lleno de calidad pero sin llegar a extremos tan gloriosos
como “Seventh Son…”, “Powerslave” o “The Number…”,
en cualquier caso no se pueden comparar unas épocas con otras. Si no
nos apetece compararlo con nada, podemos decir que es otro buen trabajo de
la banda más grande que ha parido el planeta.

Álex Sánchez
alexsanchezcerro@telefonica.net