Inicio Noticias Exclusiva STRATOVARIUS – Circo Volador – México D.F.

STRATOVARIUS – Circo Volador – México D.F.

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up




Documento sin título


Circo Volador 15 de agosto de 2003 – México D.F

Muy esperada era la visita de estos finlandeses aunque debo
confesar que yo no tenía especial interés en verles, sus últimos
trabajos para mi gusto personal han perdido un poco de la fuerza que tenían
discos como “Visions” o “Episode”, sin embargo siempre
hay que estar dispuesto a las sorpresas. La noche pintaba bien desde que llegué
al lugar, se veía que habría una buena entrada; aunque no imaginaba
lo buena que iba a ser; el recito se llenó hasta las lamparas, sólo
había un pequeño hueco en las butacas de la parte de arriba, pero
si me lo preguntan, la gente que andaba por los pasillos lo hubiera llenado
sin problemas. Esto es un punto muy positivo y merece un aplauso al público
heavy de esta ciudad pues con entradas como esta los organizadores se animarán
a traer más y más bandas, si permiten mi sugerencia Dio es muy
buena opción.

Abrió las actividades la banda mexicana AGORA,
pero por cuestiones ajenas a nosotros no pudimos entrar sino hasta que terminaron
su actuación a eso de las 8:30 de la noche. Una agradable sorpresa ver
a tantas mujeres y niños entre el público que ya mostraba un poco
de desesperación pues tuvo que esperar media hora mientras se colocaban
y probaban los instrumentos para el espectáculo de STRATOVARIUS.

Daban las 9 de la noche y empezaba el concierto, abría
un tema de su nuevos disco “Elements Pt 1” era “Eagle Heart”,
no puedo dejar de mencionar que la gente provocó literalmente que se
cimbrará el piso, no miento, de verdad se movía el suelo bajo
mis botas con tanto brinco del publico. Siguieron la infaltable “Kiss
of Judas” y la rapidisima “Speed of Light”. Timo Kotipelto
tenía un gran compromiso, después de lo ocurrido en el festival
Metalmania en España, donde no pudo dar todo de su voz, aquí vino
a sacarse la espina porque no sólo cantó muy bien sino que mostró
sus dotes de frontman platicando con el público durante todo el evento,
lanzando algunas frases en español y picando nuestro orgullo como un
publico escandaloso y efusivo, a lo cual obtuvo la respuesta que quería,
gritos y más gritos.

Sorpresas siempre las habrá en un concierto y aquí
“Fright Night” era el punto, un tema de su primer disco que sonó
muy bien como inicio de un medley que incluyó entre otras “We Are
The Future”, “Dreamspace” y cerró con la balada “Tears
of Ice”. El lugar no daba para más (o por lo menos eso creía
un servidor). Siguieron temas clásicos como “Agains The Wind”,
“Forever” o la mismisima “Visions”.

Nueve discos y tal vez demasiadas canciones que la gente quiere
escuchar fueron la razón de que tocaran dos medleys incluyendo temas
que tal vez de otro modo hubieran tenido que quedar fuera como “Fantasia”,
de la cual un fragmento se mezcló con “Destiny” de una forma
muy acertada. “Twilight Simphony” del disco “Fourth Dimension”
sonó impresionante, es obvia la calidad de estos músicos y la
evolución que han tenido a lo largo de los años, Jörg Michael
maneja como quiere la batería, igual que Jens Johanson en el teclado.
La guitarra sonó muy bien, Timo Tolkki conoce su instrumento y sabe explotarlo;
yo sé que no es obligación de ningún músico correr
por todo el escenario o dar saltos por todas partes, pero me parece que Tolkki
se mantiene demasiado estático, por momentos me olvidé que estaba
allí, él simplemente se mueve lo necesario para tocar y hasta
ahí; bueno cada quien tiene su estilo.

Entre gritos pidiéndoles que tocaran “Black Diamond”
comenzaron con “Hunting High And Low” para despedirse por primera
vez, y regresar al escenario tras unos momentos a ejecutar la emotiva “Coming
Home” y “Paradise” con la que se despidieron por segunda ocasión.
Más gritos pidiendo “Black Diamond”, ahora tardaron más
tiempo para regresar al escenario y cerrar definitivamente con… si, adivinaron
“Black Diamond” y aquí se vino abajo el lugar, la gente estaba
enloquecida con la música de esta banda que es definitivamente de las
más apreciadas en nuestro país.

Dos horas completas de show que incluyeron un doble Encore
y mucho (no demasiado) dialogo con el público contando el que tuvieron
después del último tema prometiendo regresar, dando las gracias
por el apoyo, y diciendo que somos el público más ruidoso (y quien
lo dude puede comprobarlo cuando quiera). Eso si, ante tal duración de
la despedida muchos creíamos que habría un tercer Encore (hubiera
sido un exceso, lo reconozco). Tal vez lo único que les podríamos
reprochar es que no hubo ningún solo, bueno, los músicos se lucieron
tocando durante los temas, pero esperábamos por lo menos un momento donde
Timo Tolkki hiciera gala de sus habilidades con las seis cuerdas.

Punto a favor de la organización es que ahora no hubo
los típicos vendedores estorbando la salida y la entrada, ahora fueron
colocados en un espacio adecuado para ello, algo así como un mini mercado
heavy a lado del lugar. Punto negativo ¡¿50 pesos por el estacionamiento?!.
Gran presentación que deja a su publico queriendo volver a verles por
estas tierras y esperando que no pasen otros tres años para su próxima
visita.

Texto y Fotos: Germán García.

Para ver las fotosa mayor tamaño, pincha sobre
ellas.